Juan 14,13-14; 16:23-24 – En el nombre de Jesús – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 14,13-14; 16:23-24 – En el nombre de Jesús – Estudio bíblico

El poder de orar en el nombre de Dios

  1. Invocar el nombre de Dios
  2. Hacer un nombre para ti mismo
  3. ¿Qué hay en un nombre?
  4. Por causa de su nombre
  5. Alabado sea su nombre
  6. Él es el Señor
  7. Él es personal
  8. El Dios definitivo
  9. Usando mal el nombre de Dios
  10. El Dios que llamamos Padre
  11. En el nombre de Jesús
  12. Mi nombre favorito

Escritura: Juan 14:13-14, 16:23-24

Una y otra vez en la Escritura lea: “En mi nombre”, “En el nombre de Jesús” o “En su nombre”. Los demonios no tenían poder a causa de su nombre (Lucas 10:17). Los demonios fueron echados fuera en su nombre (Marcos 16:17-18). La sanidad ocurrió en su nombre (Hechos 3:6, 3:16, 4:10). La salvación viene en su nombre (Hechos 4:12, Rom. 10:13). Debemos bautizar en su nombre (Mateo 28:19). Somos justificados en su nombre (1 Corintios 6:11). Todo lo que hacemos y decimos lo hacemos en su nombre (Col. 3:17). Pero es orar en el nombre de Jesús lo que quiero traer al frente. Jesús nos ha invitado, instado y mandado a orar en su nombre y ha prometido resultados increíbles.

Juan 14:13-14 y Juan 16:23-24 son algunos de los versículos más poderosos de todo el Escritura relacionada con la oración. De hecho, cuando la mayoría de nosotros oramos, concluimos con la frase “en el nombre de Jesús”.

Pero, ¿qué significa orar en el nombre de Jesús? Cuando oramos en el nombre de Jesús

1. Estamos admitiendo la bancarrota de nuestro propio nombre.

Cuando oro en el nombre de Jesús, vengo confiadamente ante Dios por el poder de su nombre. Sería como una novia que sale de la más abyecta pobreza para casarse con un marido rico. En ese momento la mujer toma el nombre de su esposo y todo lo que eso conlleva. Ya no actúa en su nombre, sino en el de él.

2. Nos identificamos con la persona de Jesucristo.

Jesús literalmente nos ha dado su nombre. Cuando uso ese nombre, estoy confesando que él es mío y que yo soy suya. Es como ir al banco del cielo sabiendo que no tengo nada depositado. Si voy en mi nombre no obtendré absolutamente nada. Pero Jesucristo tiene fondos ilimitados en el banco del cielo, y me ha concedido el privilegio de ir al banco con su nombre en mis cheques.

3. Oramos en su autoridad.

Somos como el niño que tomó la gorra de un policía, salió a una intersección concurrida y comenzó a dirigir el tráfico. Las personas en los autos siguieron la dirección del niño porque respetaron su posición de autoridad. Orar en su nombre es pedir por su autoridad; y pedir por su autoridad es pedir de acuerdo a su voluntad revelada en su palabra.

4. Nos sometemos a su voluntad.

La autoridad de Jesús descansaba en su sumisión al Padre, así que nuestra autoridad descansa en nuestra sumisión a él. Pedir en su nombre es pedir según su naturaleza, y su naturaleza es de sumisión. Por cierto, es por esto que las oraciones que piden cosas contrarias a la Palabra de Dios nunca serán contestadas.

5. Lo estamos representando a él y sus intereses aquí en la tierra.

Es muy parecido al arreglo legal conocido como poder notarial. En tales asuntos una persona puede representar a otra en su ausencia. Actúan en su nombre. Jesús le ha dado a cada creyente un poder notarial ilimitado y general en todos los asuntos y con el derecho de usar su nombre en cada situación.

6. Oramos expectantes.

Cuando oramos en el nombre de Jesús, podemos esperar la respuesta de acuerdo con el valor de su nombre. Para que podamos orar con gran y emocionada expectativa.

Rick Ezell es el pastor de First Baptist Greer, Carolina del Sur. Rick obtuvo un Doctorado en Ministerio en Predicación del Seminario Teológico Bautista del Norte y una Maestría en Teología en predicación del Seminario Teológico Bautista del Sur. Rick es consultor, líder de conferencias, comunicador y entrenador.