Juan 3:14-15 – Mordedura de serpiente: El juicio del pecado y la cruz de Cristo – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 3:14-15 – Mordedura de serpiente: El juicio del pecado y la cruz de Cristo – Estudio bíblico

Serie de sermones: La vida y el ministerio de Jesús

  1. Sermón: El gran misterio de Dios Revelado
  2. Sermón: Los reinos rivales y reales
  3. Sermón: El profeta, sacerdote y rey de los milagros
  4. Sermón: Mordedura de serpiente: El juicio del pecado y el Cruz de Cristo
  5. Sermón: La resurrección lo cambia todo

Escrituras: Números 21:4-9, Juan 3:14-15

Conexión al tema de la unidad

Jesús es el Mesías sufriente, el Cordero sacrificado y el Rey que se da a sí mismo. En este pasaje, Jesús vence la maldición de la muerte por el poder de Su autosacrificio.

Idea de introducción

¿Te imaginas vivir en un país durante una epidemia que mató al menos a un -tercio de la población? Esto no solo le sucedió a una nación, sino a todo un continente. En el siglo XIV, la peste negra (bubónica) se extendió por toda Europa y mató a unos 75 millones de personas. Algunos historiadores creen que esto puede haber totalizado hasta dos tercios de la población. Se dice que los veleros encallaban con toda la tripulación muerta porque la Plaga acababa con todos a bordo.

Si esa situación suena mal, en realidad todos estamos en una peor. Es posible que no seamos conscientes de ello. Todos estamos infectados con una enfermedad mortal que finalmente acabará con nuestras vidas. Esta enfermedad se llama pecado. Esta pandemia no solo reclamará nuestras vidas físicas, sino que también nos condenará en la eternidad si no recibimos la cura. Este pasaje proporciona una imagen clara de la enfermedad con la que todos estamos luchando y el remedio para finalmente curar la enfermedad.

I. Dios juzga todo pecado con la muerte (Núm. 21:4-9)

Mientras la nación de Israel viajaba por el desierto durante su éxodo de Egipto, se impacientaron y arremetieron contra Dios y Moisés. “¿Por qué Dios nos ha sacado al desierto para morir cuando nos dijo que nos iba a salvar? ¿Qué clase de Dios no da a sus hijos comida o agua?” Estaban cansados, doloridos y furiosos. Por sus quejas, Dios los juzgó enviando serpientes ardientes que mordían al pueblo y mataban a muchos (21:6). El texto también dice que las serpientes son serpientes ardientes. Los historiadores no están muy seguros de lo que esto significa. Fiery es a menudo un término usado en el lenguaje bíblico para el juicio de Dios, pero también podría ser un tipo de serpiente que podría tener las capacidades de un antiguo “dragón que escupe fuego”. Pase lo que pase, fue un mal día para Israel.

El pueblo finalmente se humilló ante Dios. Le pidieron a Moisés que interviniera por ellos. Así que Moisés oró y Dios respondió con algunas instrucciones inusuales. Dios le dijo a Moisés que hiciera una serpiente y la pusiera sobre un asta. El que miraba a la serpiente viviría.

Aplicación: ¿El castigo de Dios en este pasaje parece injusto y drástico? Adán y Eva tomaron frutos que Dios les prohibió comer. Al hacerlo, el mundo entero cayó en pecado. ¿Podría Dios haber reaccionado de forma exagerada? El pecado no es solo hacer algo malo, sino desobedecer y no creer en nuestro Dios-Creador. El pecado no se trata solo de lo que hacemos, sino contra quién lo hacemos. Adán y Even creyeron y obedecieron a Satanás en lugar de a Dios. Los israelitas dudaron de la bondad de Dios. ¿Qué hay de tu pecado? ¿Lo trivializa, lo minimiza o lo excusa?

II. Dios cura todo pecado con el evangelio (Juan 3:14-15)

Jesús le dijo a Nicodemo: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado, para que cualquiera cree en él tenga vida eterna” (Juan 3:14-15). Dios sanó a los israelitas del veneno de serpiente mientras miraban la serpiente de bronce en el asta. De la misma manera, si creemos en la muerte de Cristo cuando fue levantado en la cruz por nuestros pecados, seremos espiritualmente sanados de la enfermedad de la muerte. Jesús literalmente se convirtió en maldición por nosotros (Gálatas 3:13). Creemos en Su vida, muerte y resurrección para nuestra salvación. ¡Lo buscamos, lo seguimos como nuestro Señor, y Dios nos salva! La historia de la serpiente nos señala la cruz.

Aplicación: Si aún no eres un seguidor de Jesús, debes saber que la única manera de lidiar con tu culpa, deshacerte de tu vergüenza y ser perdonado toda vuestra maldad es por el evangelio. Dios ha hecho todo el trabajo. Simplemente miramos a Jesús, quien murió por todos nuestros pecados, quien resucitó de la muerte y quien ahora reina como Rey. Nos alejamos de nuestro miserable pecado en arrepentimiento, y nos volvemos a nuestro Señor Jesús en fe. Si ya eres creyente pero estás perdiendo una batalla contra el pecado, mirar a Jesús sigue siendo la única salida. Persiga a Jesús a diario para que Él se vuelva más apremiante y el pecado menos atractivo. De la misma manera que somos salvos de nuestro pecado, también somos santificados a pesar de nuestro pecado: el evangelio. Crecer profundamente en las buenas nuevas. Oren en su fuerza. Vive de acuerdo con su verdad.

Idea de conclusión

En el año 1666, el Gran Incendio de Londres arrasó con las casas de 70.000 ciudadanos. Se dice que las llamas del fuego eran tan intensas que incineraron todo, incluso en las afueras de la ciudad. No quedó nada que fuera reconocible. Se cree que este fuego detuvo la peste negra, que duró alrededor de 300 años, al matar a las pulgas, ratas y personas enfermas que portaban la peste. Se necesitó una mayor muerte de fuego para detener la muerte de la enfermedad.

Se necesitó la mayor muerte de Jesucristo para vencer la muerte del pecado. Continuarás luchando con el pecado, pero el poder de la cruz de Jesús es mucho mayor que el poder del pecado mismo.

Chip Dean es pastor estudiantil en Capshaw Baptist Church, Harvest, Alabama. Tiene una maestría del Seminario Teológico Bautista del Sur.