La depravación radical del hombre (Efesios 2: 1-10) – Sermón Bíblico – Biblia.Work

La depravación radical del hombre (Efesios 2: 1-10) – Sermón Bíblico

“En cuanto a ti, estabas muerto en tus transgresiones y pecados.” (Efesios 2: 1).

Pablo comienza su discusión en Efesios 2 diciendo que los efesios estaban muertos. No dice que estaban casi muertos, o que estaban sin aliento a punto de morir. No, él dice que estaban muertos, totalmente desinteresados ​​en la vida verdadera.

El diablo no los obligó a hacerlo

Continúa diciendo que ellos “siguieron los caminos de este mundo y del gobernante del reino de los aires, el espíritu que ahora obra en los desobedientes” (Efesios 2: 2). De buena gana cumplieron los deseos del diablo. Esto no significaba que estuvieran poseídos por un demonio o que de alguna manera se vieron obligados a hacer los planes de Satanás. Más bien, significa que estaban felices de seguir su ejemplo.

Cuando el presidente Kennedy fue asesinado, los comentaristas intentaron describir el horror del atroz hecho cometido por Lee Harvey Oswald. “Este fue un acto demoníaco”, dijeron. Usaron el mismo lenguaje cuando Martin Luther King Jr. fue asesinado y cuando Bobby Kennedy recibió un disparo. “Este fue un hecho inhumano”, dijeron. “Fue diabólico”.

¿Pero es esto cierto? ¿Fueron estos hechos “inhumanos, demoníacos, diabólicos”? Para nada. Eran hechos precisamente y exactamente humanos. Son ejemplos de hombres que actúan de acuerdo con su naturaleza pecaminosa.

Solo Dios puede salvar

Pablo continúa diciendo que “Dios, que es rico en misericordia, nos dio vida con Cristo aun cuando estábamos muertos en transgresiones” (Efesios 2: 4-5). Note que Pablo no dice que “el hombre, a punto de morir, echó mano de su bondad interior y se volvió a Dios”. Para nada.

Vemos las profundidades de la depravación humana en este pasaje a modo de contraste. La salvación es totalmente gratuita, dada a personas muertas que de ninguna manera estaban interesadas o ni siquiera podían pedirla.

Así como Adán culpó a Eva en el Jardín del Edén, nosotros naturalmente tendemos a culpar a otras personas, o al Diablo, por nuestras fechorías. Sin embargo, cuando hacemos esto, solo nos lastimamos a nosotros mismos, porque nos impide volvernos a Dios y dejar que Él nos limpie. Pídale hoy que le muestre los lugares de su vida en los que ha estado culpando a otros. Después de la confesión, llévale esos pecados para que te perdone.

Para un estudio adicional lea: Génesis 6: 1–8, 8: 13–22; Eclesiastés 9: 1–6