Lucas 1:46-55 Simplemente cante la alabanza de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 1:46-55 Simplemente cante la alabanza de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 1:46-55

Por el reverendo Charles Hoffacker

El año eclesiástico contiene
una larga secuencia de domingos verdes
que se extienden desde finales de primavera hasta finales de otoño;
estos domingos verdes
ocupan aproximadamente la mitad del año.

Hoy interrumpimos eso serie
para celebrar la fiesta de Santa María la Virgen.
Podemos trasladar esta fiesta del 15 de agosto
a un domingo
porque nuestra capilla lleva su nombre;
María es la santa patrona de este lugar.

Varias otras fiestas
están relacionadas con la vida de María,
pero esta es su propio día especial
que marca el final de su vida terrenal.

Las iglesias ortodoxas llaman a esta fiesta
su dormición, que significa quedarse dormida.

Los católicos romanos la conocen
como la Asunción,
reflejando la creencia de que ella fue elevada,
en cuerpo y alma, a los cielos.

La Iglesia Episcopal llama a este día simplemente
la fiesta de Santa María la Virgen.

En la colecta rezamos:
“Oh Dios, has tomado para ti
a la Santísima Virgen María,
madre de tu Hijo encarnado.”
No pretendemos saber, como cuestión de fe,
cómo sucedió esto.
Sin embargo, sí afirme como cuestión de fe
que sí sucedió:
María está ahora en el cielo.

Al celebrar la vida y el testimonio
de la madre de Jesús,
haríamos bien en considerar
qué es lo que la hace tan especial.
Porque la Biblia la presenta como especial
y también lo hace la tradición de la iglesia.

La tradición cristiana distingue cuidadosamente
el honor y el respeto que tenemos por los ángeles y los santos
del culto absoluto
que se debe sólo a Dios.
El culto a al que sólo Dios tiene derecho
se conoce con la palabra latria.
El respeto mostrado a los santos
se conoce con la palabra dulia.

Pero t aquí hay un tercer término también, hiperdulia.
Este es el honor y respeto mostrado a María
como la más sobresaliente de los santos,
preeminente entre los siervos de Dios.

¿Cómo es posible
que María sea respetada y honrada
hasta tal grado?
Ella es, por supuesto,
la madre humana de Jesús,
encargado de cuidarlo
en todas las formas en que una madre
cuida a su hijo.
Pero hay más que eso.
Necesitamos mirar su respuesta a Dios.

Hoy, al reconocer
la vida terrena de María en su totalidad,
miremos hacia atrás a cuando apareció por primera vez
en la historia bíblica,
en la Anunciación
cuando el ángel Gabriel anuncia
a esta adolescente
que ella será
la madre de Dios&# el hijo de 8217.
¿Cuál es su respuesta?

Ella pide una aclaración.
“¿Cómo puede ser esto?,” ella dice:
“ya que soy virgen?”
El ángel glorioso le dice
cómo el Espíritu de Dios
la cubrirá con su sombra.

La respuesta de María
es la aceptación fiel:
“Aquí estoy,
la sierva del Señor;
que sea conmigo conforme a tu palabra.”

Fíjate en lo que ella no dice.
María no dice:
“No soy digno.”
Tampoco dice,
“Soy digno.”
El valor no es el punto.
De alguna manera esta joven entiende:
es&# 8217; no todo se trata de ella;
todo se trata de Dios.

El mensaje del ángel es continuo
con todos los caminos
Dios intentos de dar el propio Dios
a las personas.
Dios hace intentos de hacerlo
antes de la Anunciación.
Dios hace estos intentos
a lo largo de todo historia.
Dios hace intentos
de dar su propio ser a las personas
incluso ahora,
aquí mismo en Baden, Marylan d.

¿Y sabes lo que sucede,
la mayor parte del tiempo?
Inventamos una excusa;
rechazamos el regalo.
Oh, por lo general, somos lo suficientemente educados
al respecto.
Nuestra excusa más común es:
“No valgo la pena.”
Perdemos el punto ;
No se trata de ser digno.
De lo que se trata
es de que Dios hace lo que a Dios le gusta hacer,
ama hacer,
lo mejor de todo:
renunciar a Dios mismo.

No solo perdemos el punto.
Convertimos nuestro malentendido en un jaula de hierro
que mantiene cautiva a la sociedad
y reemplaza la fe auténtica
con un sustituto del cristianismo.
Llegamos a creer que se trata
de si somos o no son dignos,
cuando de lo que se trata
es en cambio
que Dios es misericordioso,
siempre intentando
regalar el propio ser de Dios .

La grandeza de María
es que no está atrapada
en preocupaciones sobre el valor.
Ella no se jacta del mensaje del ángel,
ni se aparta,
afirmando no merecerlo.
En cambio, reconoce ese mensaje
como lo que es:
puro regalo.

Con qué frecuencia nuestra respuesta
es tan contraria a la de ella.
Estamos atrapados en la timidez,
baja autoestima,
un enfoque en nuestras deficiencias.
O tenemos un sentido inflado de nosotros mismos,
y constantemente debemos trabajar
para mantener este globo inflado!
María, en el por otro lado,
evita estas trampas,
poniendo el énfasis
no en sí misma,
sino en el Dios
que inicia todas las cosas buenas.
Su centro no es su pequeño ego,
sino el Santo
que supera todo límite.

Jesús es nuestra salvación,
y representa y resume
la todo el misterio de cómo la salvación
nos es ofrecida por Dios.

María es para nosotros
la personificación,
la que representa y resume
cómo es la salvación recibida
por los seres humanos.
Ella es, pues, un sustituto, un ejemplo
para todos nosotros.
Por eso, las antiguas tradiciones cristianas,
incluidos los nuestros,
prestarle especial atención, extraordinario respeto.
María somos nosotros;
y si hemos de ser nosotros mismos,
los que Dios nos hizo ser,
hacemos bien en seguir su ejemplo. 1
Ella nos invita a dejar atrás
las obsesiones con nuestro valor
o indignidad,
y centrarnos en cambio
en cómo cada uno de nosotros es aquí,
no simplemente hacer la voluntad de Dios,
pero ser de una manera única
presencia de Dios, acción de Dios,
en este mundo.

La fiesta de hoy
tiene como evangelio
el Magníficat, el Canto de María.
También cantamos hoy el canto de María
como el himno antes del evangelio
en una magnífica paráfrasis titulada
“Proclama, alma mía, la grandeza del Señor.” 2

Es su canto, sin duda.
En el Evangelio de Lucas, sale de sus labios
durante su embarazo
cuando va a visitar a su pariente Isabel. 3
Pero cuán pronto en el canto de María
desaparece cualquier referencia a ella misma.
Realmente se trata
del poder y la bondad de Dios.
¡Y cómo esta jovencita
exclama al Señor,
elevando su joven voz en alabanza!

Lo mismo sucede también en nuestras vidas.
Nuestra dignidad no es la el problema.
Nuestra indignidad no es el problema.
Vivimos en un reino más grande que eso,
a saber, el reino de Dios.
Así como María recibe a Cristo
en el Anunciación,
para recibir a Cristo en el altar,
para que seamos presencia de Dios,
acción de Dios,
en el mundo.

Nuestra fe nos sigue invitando:
reconocer a Cristo
en el Pan y el Vino del altar,
reconocer a Cristo
en el mundo por el cual murió
y en cada prójimo,
reconocer a Cristo
presente en nosotros mismos.

No digas que eres digno.
No digas que eres indigno .
No se trata de ti;
es& #8217;s sobre el Santo.
Sé como la bendita María,
y con tu aliento, con tu vida,
simplemente canta la alabanza de Dios.

1. “María como personalidad corporativa” en Richard Rohr, Sí, y: Meditaciones diarias(Franciscan Media, 2013), 289.

2. Himno 437 en The Hymnal 1982 (Church Hymnal Corporation, 1985).

3. Lucas 1:46-55.

Copyright 2015 Charles Hoffacker. Usado con permiso.