Lucas 1:68-79 Canción de Zacarías (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 1:68-79 Canción de Zacarías (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 1:68-79 Canción de Zacarías

Por Dr. Philip McLarty

Nuestro La serie de Adviento concluye esta mañana con la canción de Zacarías. Se divide en dos partes: la primera alabando a Dios por la promesa de la redención; el segundo, profetizando el papel de Juan el Bautista para preparar el camino para la venida del Mesías Prometido. Lucas escribe,

“Zacarías, fue lleno del Espíritu Santo,
y profetizó …” (Lucas 1:67)

Es una breve introducción, pero llena de significado. Zacarías no está hablando como un padre orgulloso de un hijo recién nacido, está hablando como uno de los profetas de la antigüedad que hablan sobre la autoridad de Dios por la inspiración del Espíritu Santo.

Este no es un asunto menor. Ahora, como entonces, hay una gran cantidad de personas con fuertes convicciones y habilidades persuasivas. Simplemente mire la televisión o escuche los programas de entrevistas en la radio o lea los comentarios políticos en el periódico o en línea.

Se le llenará el oído, pero no será necesariamente la Palabra de Dios. Será una opinión personal basada en las noticias del día. En el mejor de los casos, estará bien informado y contendrá una medida de verdad, pero no es probable que tenga una vida útil prolongada. Habrá otros temas de los que hablar mañana.

La Palabra de Dios, por otro lado, es eterna y relevante para todas las épocas. Mientras que las naciones y los reinos se levantan y caen, y los principados y potestades van y vienen, la Palabra de Dios es soberana sobre todas las generaciones. Isaías lo dijo mejor:

“La hierba se seca, la flor se marchita;
pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.”
(Isaías 40:8)

Antes de que Zacarías abriera la boca, el Espíritu llenó su alma y lo inspiró a cantar alabanzas a Dios. Y esto dijo:

“Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo;
y nos ha levantado un cuerno de salvación en la casa de su siervo David …
salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecen;
para mostrar misericordia a nuestros padres ,
para acordarse de su santa alianza, …
para concedernos que … , sirviéndole sin temor,
en santidad y justicia …todos los días de nuestra vida.”
(Lucas 1:68-75)

La La historia del pueblo de Israel está llena de largos períodos de sometimiento y esclavitud. Estuvieron cautivos en Egipto durante más de cuatrocientos años. Una vez en la tierra de Canaán, fueron derrotados por los filisteos, los asirios y los babilonios, solo para ser conquistados por los romanos. Sus días de gloria bajo David y Salomón fueron una breve excepción a un patrón recurrente de dispersión y exilio.

No es de extrañar que su esperanza yaciera en la promesa de un Salvador de lo alto, que los liberaría, de una vez por todas. para todos; un rey cuyo reino sería para siempre.

Inspirado por el Espíritu, Zacarías ve venir ese día. El Mesías tan esperado, el “cuerno de salvación de la casa de David” está en camino. Es solo cuestión de tiempo. El pueblo podrá adorar y servir a Dios sin temor a una mayor opresión de sus enemigos.

Esto plantea dos preguntas fundamentales para nosotros hoy: ¿Quiénes son nuestros enemigos? ¿Y cuál es nuestro objetivo final?

Si escuchas las noticias del día, nuestros enemigos incluyen a Al-Quaeda, Corea del Norte, Irán, extremistas musulmanes y terroristas en general. Si bien no dudo que estos y otros representen una amenaza para nuestra seguridad nacional, me pregunto si estos son los enemigos a los que más debemos temer.

Nuestro mayor temor debería ser el enemigo en acción. dentro de nosotros nuestro propio orgullo egoísta y la preponderancia de la codicia y la lujuria y el narcisismo que prevalece en nuestra cultura. Como nación, nos estamos matando con el consumismo desenfrenado y toda forma de entretenimiento y violencia. Parece que no podemos tener suficiente para comer y beber o juguetes y aparatos para jugar. Pogo habla por todos nosotros:

“Nos hemos encontrado con el enemigo, y él somos nosotros.”

Mientras estamos en el umbral de Navidad, necesitamos que se nos recuerde que somos nosotros los que necesitamos ser librados de las cadenas del pecado y la muerte. La promesa es que Cristo viene para abrir las puertas de nuestra prisión y liberarnos. La pregunta es: ¿Estás dispuesto a salir de tu zona de confort y dejar que Jesús sea el Señor de tu vida?

La promesa de redención se aplica solo a aquellos que están dispuestos a ser redimidos a aquellos que están dispuestos a convertirse de sus caminos pecaminosos y entreguen sus vidas al Redentor.

Durante varios meses he estado recibiendo un devocional diario de un miembro de AA desde hace mucho tiempo. Son breves y al punto. Todos tienen que ver con la dinámica de seguir los Doce Pasos. Se basan en un principio cardinal: no se pueden tener las dos cosas. No puede seguir bebiendo y mantenerse sobrio. Para experimentar una nueva vida de sobriedad, tienes que dejar atrás tu antigua vida y volverte hacia un Poder Superior.

Cualquiera que sea la adicción, esta es la esencia de la nueva vida en Cristo: apártate del pecado y vuélvete a Dios Todopoderoso.

La segunda parte del cántico de Zacarías tiene que ver con Juan el Bautista. Él profetiza:

“Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado,
porque irás delante del rostro del Señor para preparar sus caminos,
para dar a conocer a su pueblo la salvación por la remisión de sus pecados,
por la tierna misericordia de nuestro Dios …”

Allí& #8217;una diferencia entre el conocimiento de la salvación y la realidad. Mucha gente habla de ser salvo pero no logra experimentar el gozo de la nueva vida en Cristo. Esto no es nada nuevo. Pablo se encontró con un grupo de cristianos como este en Éfeso. Lucas escribe:

“Pablo, habiendo atravesado las tierras altas,
llegó a Éfeso y encontró a algunos discípulos.
Les dijo: ‘¿Recibiste el Espíritu Santo cuando creíste?’
Le dijeron: ‘No, ni siquiera hemos oído que haya un Espíritu Santo.‘ 8217;
Él dijo: ‘¿En qué, pues, fuisteis bautizados?’
Ellos dijeron: ‘En el bautismo de Juan.’
Pablo dijo: ‘Juan ciertamente bautizó con el bautismo de arrepentimiento,
diciendo a la gente que creyeran en el que había de venir después de él,
es decir, en Jesús.&# 8217;
Al oír esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Cuando Pablo les hubo impuesto las manos, descendió sobre ellos el Espíritu Santo,
y hablaron con otros idiomas y profetizó.
(Hechos 19:1-6)

Juan le dijo a la gente que se arrepintieran de sus pecados, y eso está muy bien. No puedes abrazar una nueva vida en Cristo si todavía te aferras a tu antigua forma de vida. Es solo que el arrepentimiento es solo la mitad de la historia. La otra mitad es volverse a Cristo. Cuando eso sucede, despiertas a una nueva realidad. Te conviertes en una nueva creación. Naces de nuevo a la vida del Espíritu. Zacarías lo expresó de esta manera:

“… por la cual nos visitará desde lo alto la aurora,
para iluminar a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte;
para encaminar nuestros pasos por el camino de la paz.”

Charles Wesley tomó esta imagen y le puso música, y es con sus palabras que me gustaría cerrar. El himno comienza con alabanza y termina con oración. Que nos hable a cada uno de nosotros y nos lleve a una vida nueva en Cristo.

Cristo, cuya gloria llena los cielos, Cristo,
la verdadera, la única Luz;
Sol de justicia, levántate;
triunfa sobre las sombras de la noche;
Amanecer desde lo alto, acércate;
Lucero, aparece en mi corazón.

Oscura y triste es la mañana
sin Ti;
Sin alegría es el regreso del día
hasta que veo los rayos de Tu misericordia ;
Hasta que impartan luz interior,
alegran mis ojos y calientan mi corazón.

Visita entonces esta alma mía,
atraviesa la penumbra del pecado y del dolor;
Lléname, Resplandor divino,
Esparce toda mi incredulidad;
Más y más Tú mismo muéstrate,
Brillando hasta el día perfecto.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Las citas bíblicas son de la World English Bible.

Copyright 2013 Philip McLarty. Usado con permiso.