Lucas 21:25-36 Lluvia Púrpura, Reino Púrpura (Londres) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 21:25-36 Lluvia Púrpura, Reino Púrpura (Londres) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 21:25-36 Lluvia Púrpura, Reino Púrpura

Por Dr. Jeffrey K. London

En En un barrio de Bagdad, un niño juega en la acera frente a su casa cuando pasa un convoy militar. De repente, un camión explota. Estallan disparos. El niño es golpeado. Su cuerpo, maltratado y sangrando, yace sobre la acera. Su madre llora pidiendo ayuda. Los soldados son iraquíes, estadounidenses, no le importa, simplemente quiere que alguien, cualquiera, ayude a su hijo. Un soldado levanta al niño y lo lleva hacia una ambulancia que espera. El cielo se vuelve púrpura, las nubes se abren y llueve, y llueve, y llueve.

El sonido de “Hark! El Ángel Heraldo Canta” fluye casi imperceptiblemente desde un altavoz en el pasillo del piso de quimioterapia en el hospital. Puedes distinguir a los veteranos de los novatos. Los veteranos caminan en sus batas de baño, sus goteros intravenosos sobre ruedas, una mirada de determinación feroz en sus ojos. Los novatos aún no han llegado. Todavía tienen ese “ciervo asustado en los faros” Mira. Una mujer se sienta sola en la esquina, mirando por la ventana, una mirada vacía e indescriptible en su rostro. Un joven entra por la puerta, mira a su alrededor, la ve y se mueve con prisa en su dirección. Se arrodilla y entierra la cabeza en su regazo. Ella pasa suavemente sus manos por su cabello mientras una lágrima corre por su mejilla. Mira por la ventana y ve que el cielo se ha puesto morado las nubes se abren y llueve y llueve y llueve.

La oficina del abogado está decorada en verde y rojo; una corona gigante está unida a la puerta principal. Vienen por separado y ni siquiera hacen contacto visual cuando se sientan en el salón. El abogado los llama a su oficina. Habla y explica, pero en realidad no la escuchan. Firman los papeles y ya está. Él conseguirá a los niños esta Navidad, ella los conseguirá el próximo año. Se van sin haber dicho nunca una palabra. El sol se está poniendo, el cielo se ha vuelto púrpura, las nubes se abren y llueve, llueve y llueve.

******************* *

La verdad de la vida es que nadie se escapa de vivirla. Y vivir implica dificultades y dolor tanto como gozo y alegría. Llueve y llueve con tanta fuerza sobre los buenos como sobre los malos. La verdad de la vida es que Dios no eleva a nadie por encima de la agitación y el sufrimiento, ni siquiera a su Hijo. Todos nos dejamos caer en medio de ella.

La redención que es nuestra en Jesucristo no es una especie de crucero de lujo por las tranquilas aguas del Mar del Dolor. El plan de Dios nunca ha sido aislar a su pueblo de la lluvia que cae, sino prepararnos para las tormentas que se nos presenten.

Hay una razón por la cual el púrpura es el color litúrgico para tanto Adviento como Cuaresma. La púrpura de Adviento nos recuerda que el niño nacido en el pesebre nació Rey. El morado es el color de la realeza. El púrpura de la Cuaresma nos recuerda que el niño que nació Rey creció para ser un adulto con un destino divinamente humano sobre el trono de la Cruz.

El púrpura, por lo tanto, es un color real y alegre mientras que en el al mismo tiempo real melancolía. Pero en ambos casos, el morado nos recuerda que nuestro Rey aún reina, ahora y para siempre. Estamos cubiertos en su reinado púrpura; el mundo entero está cubierto de su reinado púrpura.

Aquí y ahora, en Adviento, estamos llamados a esperar el día del regreso prometido de nuestro Rey, un día en que cada rodilla se inclinará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor de todos. (Filipenses 2:10-11) Pero este día de regreso viene con un grado de presentimiento. La visión domesticada del Adviento se enfoca solo en el nacimiento inminente del bebé Rey Jesús. Pero Adviento también tiene este lado salvaje e indómito que está conectado con el Rey Jesús & # 8217; segundo advenimiento.

En nuestra lección del evangelio, Jesús nos dice que todo se suma a algo. Toda la lluvia que cae del cielo púrpura sobre los buenos, los malos y los indiferentes, todo suma algo. Todas las cosas del mundo que parecen tan sin sentido, tan desprovistas de propósito, todo el dolor y el sufrimiento, todas las guerras y los desastres, todo el cáncer y el SIDA, todas las esperanzas y los miedos de todos los años apuntan hacia algo.

Jesús usa el lenguaje de la metáfora y la poesía para conectarse con las partes inefables de nuestras vidas, esos lugares duros y tiempos difíciles que desafían la articulación. Jesús’ las palabras no son la materia de la ciencia o la historia, sino que son la materia de la promesa divina. La promesa es que Dios está presente y actuando en la historia humana, en lo bueno, lo malo y lo feo, para lograr una conclusión victoriosa; cuyo resultado será un nuevo comienzo, una nueva creación donde Dios mismo enjugará toda lágrima; donde la muerte no será más; donde no habrá más llanto ni llanto ni dolor, porque las primeras cosas habrán pasado. (Apocalipsis 21:4) ¡No es una amenaza, es una promesa! Es una promesa púrpura.

Estamos llamados en Adviento a ser envueltos por esta promesa púrpura, a estar alerta y atentos; estamos llamados a pensar y sentir fiel y sacramentalmente, a sentir la cercanía del reino. Estamos llamados a buscar la mano de Dios en toda la vida en lo bueno, en lo malo y sí, hasta en lo feo. “Es como las hojas en ciernes de una higuera,” dice Jesús, “Cuando ves los capullos sabes que el verano está cerca.” (Lucas 21:29-30)

Pero, ¿cómo y por qué cosas como los desastres naturales, las guerras y la agitación política serían señales de que el Reino está cerca? ¿No tendría más sentido ver cosas como el fin de la guerra, que las personas se cuiden unas a otras después de los desastres naturales y la limpieza de la política como signos de la cercanía del Reino? ¿Por qué parece que Jesús está acentuando lo negativo?

No, lo que Jesús está acentuando es una evaluación veraz de la realidad tal como la conocemos, una realidad que contrasta con el Reino de Dios que está aquí. en parte, pero viniendo en plenitud. Nuestra fragilidad humana, nuestro pecado humano, los dolores de parto de nuestro mundo reflejan las señales de cuánto necesitamos que “tu Reino venga”.

Cuando nos reunimos en esta Mesa , repetimos Jesús’ palabras “Cuando coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor hasta que él venga de nuevo.” Proclamamos un misterio que dice que es a través de la muerte que Dios es victorioso en Jesucristo. Proclamamos que Jesús murió, y sí, resucitó de la tumba, pero su muerte es lo que expió nuestro pecado y preparó el camino para Jesús. resurrección para ser las primicias de muchos por venir. (1 Corintios 15:20-34) En esta Mesa proclamamos que nuestro presente, nuestro pasado, no es todo lo que existe. En esta Mesa proclamamos que el pasado, el presente, y el futuro están en las manos de Dios y esperamos el cumplimiento de la promesa de Dios en la venida de Jesucristo.

Y Jesús vuelve de una manera muy real y especial cada vez que celebramos juntos esta comida. Es un anticipo de Jesús’ segundo advenimiento cada vez que celebramos esta comida. Es una señal de que el Reino está cerca. Su reino púrpura nos cubre, nos perdona, nos resucita, nos nutre, nos anima y nos transforma.

Lo que cambia en esta Mesa es todo, porque lo que cambia en la Mesa somos nosotros. Esta Mesa transforma nuestras vidas. Aquí es donde somos incorporados a Jesús’ reino púrpura, en el Cuerpo de Cristo, para que cuando la lluvia de vida viva se derrame en nuestras vidas, tengamos la fe, la esperanza y el amor para capear la tormenta, para sentir la cercanía del Reino de Dios en Jesucristo y saber que nunca, nunca estamos solos ni en la vida ni en la muerte. (Romanos 8:38-39)

Esta Tabla nos recuerda una verdad de la vida de que no escapamos de las grandes tribulaciones de la vida solo porque somos cristianos, y que Dios tampoco se les escapa. Dios está presente, obrando y actuando a través de la historia, a través de nuestras vidas, a través de lo bueno, lo malo y lo feo realizando la redención del mundo.

Esa es la buena noticia que nos lleva levantarse y negarse a ceder ante el cinismo y la desesperación sin esperanza del mundo. A través de la fe en Jesucristo podemos sentir en todas las cosas la cercanía del Reino de Dios.

Por la fe en Jesucristo,
podemos comer y beber,
vivir y amar,
sin temer la lluvia y las tormentas de la vida.

Porque en Jesucristo
nuestras vidas están aseguradas, salvadas, redimidas;
nuestras vidas están cubiertas por el reinado púrpura de nuestro Rey.

Amén.

Copyright 2006 Jeffrey K. Londres. Usado con permiso.