Lucas 24:13-35 Sucedió algo divertido en el camino a Emaús (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 24:13-35 Sucedió algo divertido en el camino a Emaús (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 24:13-35 Sucedió algo divertido en el camino a Emaús

Por Dr. Philip W. McLarty

La lección del evangelio de esta mañana es un viejo amigo, la caminata a Emaús: dos hombres están en camino a casa desde Jerusalén después de la crucifixión. Jesús se acerca a ellos.

Le cuentan todo lo que ha pasado. Él les dice lo que significa. Lo invitan a cenar y, al partir el pan, se les abren los ojos y lo reconocen como el Cristo resucitado.

Entonces, ¿qué nos dice esta historia acerca de vivir una vida de fe en el espíritu de Jesús’ resurrección de entre los muertos? Eso es lo que me gustaría que pensemos en el sermón de hoy.

Primero, creo que nos dice que podemos esperar que Jesús se encuentre con nosotros en el camino, en el curso de la vida cotidiana.

Como la mayoría de ustedes saben, despegué el lunes después de Pascua y volé a Roma. Regresé tarde el miércoles por la noche. Aquellos de ustedes que han estado en Roma saben que hay mucho que ver, e hice lo mejor que pude para ver todo lo que pude en ocho días.

No hace falta decir que, Caminé mucho. Me imagino que debo haber caminado diez millas por día. Algunos días estuve de pie durante ocho horas o más. Caminando por las calles de Roma, era bastante común adelantar a otros individuos y parejas, caminar junto a ellos por un rato y luego seguir adelante. Y era igual de común notar que alguien caminaba a mi lado, que me había resbalado por detrás.

Teniendo la historia de Emaús en mi mente, comencé a imaginar lo que sería. ser como si Jesús estuviera caminando por las calles de Roma, acercándose a personas como las personas frente a mí escuchando su conversación, estando lo suficientemente cerca como para codearse con ellos.

Entonces comencé a preguntarme, ¿qué si la persona que estaba adelante, o la persona que estaba a mi lado en el autobúsfuera Jesús? ¿Lo reconocería? ¿Me gustaría conocerlo? Hay mucha gente desagradable en las calles de la ciudad y en los autobuses urbanos, ya sabes. ¿Estaría dispuesto a hacerle un lugar en mi corazón y compartir mis pensamientos, sentimientos y experiencias con él? ¿Lo harías?

En la fe cristiana, llamamos a esto la Encarnación de Dios con nosotros aquí y ahora, en lugar de sentarse en el cielo, distante y lejano. Bueno, no puedo pensar en una mejor imagen de lo que significa vivir una vida en el espíritu de la resurrección que buscar la presencia de Jesucristo en los rostros de quienes te rodean y acercarte a ellos en su nombre.

Caminé mucho, y no puedo decirte cuántas veces me perdí, lo cual es inusual para mí porque generalmente soy bastante bueno leyendo un mapa. . Solo que no siempre había muchas señales de tráfico en Roma. Y las calles cambian de nombre cada pocas cuadras. Además, casi ninguno de ellos corre paralelo o perpendicular entre sí.

Entonces, me encontraría dando vueltas en un círculo y, por supuesto, no quería preguntarle a nadie por ayuda. ¡Ya sabes lo que dicen que los hombres de verdad no piden direcciones! Pero una vez que me di por vencida, invariablemente, algún extraño amable vendría a rescatarme y me indicaría la dirección correcta.

En la historia de la caminata a Emaús, Cleofas y el otro discípulo también se perdieron, solo que de una manera diferente. Estaban en el camino correcto y conocían el camino a casa, pero no tenían idea de qué hacer con Jesús. pasión y muerte o el testimonio de las mujeres de que él había resucitado de entre los muertos. Geográficamente, sabían dónde estaban; teológicamente, estaban tan perdidos como yo en las calles de Roma.

Jesús se acercó a ellos y les preguntó: “¿De qué estás hablando?&#8221 ; Y le contaron toda la historia de Jesús’ pasión y muerte. Cuando terminaron, Jesús les explicó, a la luz de las profecías del Antiguo Testamento, el significado de lo que había sucedido.

Me gusta pensarlo de esta manera: solo cuando estaban dispuestos a dejar de hablar y comenzar a escuchar si pudieron escuchar las Buenas Nuevas de Jesús’ muerte y resurrección.

Mi amigo, Keith Hill, tenía un término para esto. Él lo llamó un espíritu enseñable. Keith y yo servimos juntos en el Comité de Ministerio en el Presbiterio de Palo Duro. Entrevistábamos a un candidato para el ministerio y Keith decía: ‘Creo que será un buen ministro, tiene un espíritu dócil’. Eso significaba que estaba dispuesto a escuchar y aprender y dejar que otros le ayudaran a aprender.

Este es uno de los atributos más importantes de vivir una vida de fe en el espíritu de la resurrección, escuchar el voz de Dios y confíe en la guía del Espíritu de Dios para que lo guíe en lugar de tratar de tener el control y tomar las decisiones usted mismo.

Como mencioné, la historia continúa diciendo que Cleofás y el otro discípulo invitó a Jesús a cenar con ellos y, al partir el pan, se les abrieron los ojos y pudieron contemplar a Cristo resucitado. Corrieron todo el camino de regreso a Jerusalén para decirles a los demás: “¡Ha resucitado! ¡Ciertamente ha resucitado!”

Y donde termina la historia, con Jesús’ autorrevelación y sus seguidores’ respuesta fiel. Pero donde me gustaría terminar el sermón es con lo que Paul Harvey llamaría “el resto de la historia”.

Como todos sabemos, esta fue solo una de muchas apariciones que hizo Jesús antes de ascender al cielo. Después de eso, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en Pentecostés, y recibieron poder para hablar y actuar en Jesús’ nombre, y en poco tiempo, se desplegaron en todas direcciones llevando el evangelio a los cuatro rincones del mundo. Es este alcance universal del evangelio en el que me gustaría que pensemos para terminar.

Nuevamente, vuelvo a mi viaje a Roma. De pie en la Plaza de San Pedro, no pude evitar pensar en lo que significa ser presbiteriano en el mundo de hoy. Llegué a la conclusión de que ser presbiteriano es algo bueno; es solo que representamos una porción tan pequeña del pastel. La iglesia de Jesucristo es mucho más grande, por lo que creo que nos incumbe mantener esto en perspectiva y buscar formas de ampliar nuestra fe y comprensión.

Mientras estuve en Roma, Hice una lista de todas las cosas que me gustan de la Iglesia Católica Romana, su rica historia y su enfoque inquebrantable en el misterio de la Eucaristía. También hice una lista de las razones por las que nunca podría ser católico romano. En la parte superior de mi lista estaba la infalibilidad del Papa. Para mí, eso es exagerado. Pero, ¿no podemos aprender unos de otros?

Esa es la pregunta.

En un sermón del Dr. Fred Anderson, pastor de la Iglesia Presbiteriana de Madison Avenue en Ciudad de Nueva York, dice Fred,

“La palabra presbiteriana en sí misma no es muy útil
después de todo, somos cristianos reformados;
en realidad, & #8216;católicos reformados’
venimos de esa tradición teológica
que se inició en el siglo XVI para reformar la Iglesia Católica
sobre la base de lo que la Biblia nos enseña a creer, hacer y ser.”
(Ser presbiteriano, 8 de junio de 1997)

Bueno, me gustaría vernos trabajar más duro para reformarnos más en nuestra religión católica; es decir, nuestra comprensión universal de la fe cristiana, abrazando las ricas tradiciones de la iglesia primitiva mientras perfeccionamos las habilidades para articular doctrinas reformadas tales como la justificación por gracia a través de la fe y el sacerdocio de todos los creyentes.

Pero… 8217; no se detiene aquí. Pasemos a explorar los puntos en común que compartimos con otras religiones del mundo.

Uno de los libros que me llevé para leer fue una breve biografía de Thomas Merton. Merton era un monje trapense que vivía en el monasterio de Getsemaní, Kentucky. Ganó notoriedad en los años 60 por su apoyo al Movimiento por los Derechos Civiles. En el momento de su muerte, Merton estaba abriendo nuevos campos al aplicar las disciplinas del budismo zen a la vida cristiana contemplativa. Les dijo a sus amigos que no tenía intención de convertirse al budismo, pero que no iba a dejar que eso le impidiera aprender todo lo que pudiera de los maestros zen.

En su Carta a los Gálatas, Pablo escribe, “Para la libertad Cristo nos hizo libres. Estad firmes, pues, y no os sometáis otra vez al yugo de la esclavitud.” (Gálatas 5:1)

El contexto de este pasaje es la Torá, y la implicación es clara: por la muerte y resurrección de Jesús somos liberados de los estrechos límites de cualquier religión en particular. sistema.

Entonces, ¿cómo se desarrolla eso para nosotros hoy? Por un lado, compartimos una ascendencia común con el judaísmo. Cristo nos libera para ser más judeocristianos. También estamos relacionados con la fe musulmana a través de una ascendencia común con Abraham. Cristo nos hace libres para aprender de nuestros hermanos y hermanas musulmanes.

Hace varios años lideré un grupo de mi iglesia en una peregrinación a Tierra Santa. Era mediodía y acabábamos de salir de la Iglesia de la Natividad en Belén. Los minaretes hacían sonar la llamada a la oración del mediodía. Subimos al autobús y miramos hacia un estacionamiento para ver a cientos de hombres musulmanes arrodillados en sus alfombras de oración hacia La Meca.

Un miembro de nuestro grupo se quejó: “¿Podrían mirar eso?” Otro respondió: “Antes de criticar, ¿cuándo has visto a tantos presbiterianos de rodillas al mismo tiempo?”

No estoy sugiriendo que nos convirtamos al Islam, solo que busquemos el terreno común en el que todos estamos parados. Por ejemplo, todos lidiamos con los mismos problemas de salud y envejecimiento y accidentes y enfermedades. Todos luchamos por encontrar significado y propósito en la vida. Nos ocupamos de los problemas comunes de la vocación y la mortalidad. Y estoy seguro de que los padres musulmanes, judíos, hindúes y budistas aman a sus hijos tanto como cualquier otra persona.

Tenemos mucho en común. ¿Cómo podemos nosotros, como personas de la resurrección, relacionarnos con otros más allá de las fronteras de raza, religión y lealtad nacional sin ser sectarios, por un lado, o perder nuestra identidad distintiva como presbiterianos por el otro? De alguna manera, creo que hay un camino y, hasta que no lo encontremos, nuestra visión de Cristo y su reino será demasiado pequeña.

Te daré un ejemplo. Recientemente asistí a una conferencia sobre la vocación cristiana. La cuestión era cómo podemos reconocer y afirmar el llamado de Dios al ministerio de la Palabra y los Sacramentos entre los jóvenes de nuestras iglesias. En una de nuestras sesiones de grupos pequeños, surgió la pregunta: “¿Cómo entendemos el lugar de la revelación personal; es decir, ¿aquellos que dicen que Dios les ha hablado personal e individualmente y los ha llamado a predicar?”

Uno de los participantes dijo: “Tenemos un proceso claro para eso,& #8221; lo que significa que es un asunto que debe confirmar el Consistorio, la congregación y el Presbiterio. Otro respondió: “Sí, pero ¿qué pasa con el apóstol Pablo y su experiencia en el camino a Damasco? Ciertamente no buscó el respaldo de nadie. Y el primer participante dijo, “¡Pablo no era presbiteriano!”

¿Ves el problema aquí? Mientras interpretemos las experiencias de la vida únicamente a la luz de lo que se nos ha enseñado como presbiterianos, no podremos captar la plenitud de la gracia y el amor de Dios. Solo cuando estemos dispuestos a interpretar lo que significa ser presbiteriano a la luz de las Escrituras y el testimonio de otros, tanto cristianos como no cristianos, experimentaremos el pleno poder de Jesús. resurrección y la promesa de vida en toda su abundancia. Suficiente por ahora. Aquí es donde me gustaría detenerme. Algo gracioso sucedió en el camino a Emaús. Jesús apareció de la nada y abrió los ojos de dos de sus seguidores al milagro de su resurrección y el amanecer de la Nueva Creación de Dios. Que él también abra nuestros ojos.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Copyright 2006, Philip W. McLarty. Usado con permiso.

Las citas bíblicas son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.