Lucas 24:13-35 Una tradición como ninguna otra (Molin) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 24:13-35 Una tradición como ninguna otra (Molin) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 24:13-35 Una tradición como ninguna otra

Por el pastor Steven Molin

Queridos amigos en Cristo , gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre, y de su Hijo, nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Amén.

Bueno, la temporada de golf finalmente ha llegado a Minnesota. Después de cinco largos meses, los greens se vuelven verdes y los roughs se vuelven ásperos, y los golfistas ahora están desempolvando sus palos para otra temporada.

Se supone que el pastor Keith y yo jugaremos mañana por la mañana, si el clima lo permite. . ¡Estoy orando por la lluvia! Verá, Keith ya ha jugado alrededor de una docena de rondas y está en forma a mitad de temporada, y todavía tengo que hacer swing con un palo. Y después de que me gane en los primeros nueve, sé que pagaré el almuerzo. Y después de que juguemos los últimos nueve para Diet Cokes, sé que compraré Diet Cokes. No jugará conmigo en julio, ¡pero le encanta jugar conmigo el primer día todos los años! ¡Tramposo!

Para los que jugáis, sabéis que el golf es un juego con más tradición y más saber que cualquier otro deporte. La historia, la etiqueta, las reglas de vestimenta adecuada y el código de conducta en el campo son ricos y completos. Y ningún evento de golf tiene más historia y más tradición que The Masters, que se desarrolla este fin de semana en Augusta, Georgia. ¿Conoces la historia?

En 1934, el campeón de golf retirado Bobby Jones decidió construir un campo de golf para albergar un torneo anual, invitando a algunos de los mejores jugadores del mundo. Se llamaría “Los Maestros” Desde entonces, los miembros del August National Golf Club han usado chaquetas verdes cuando cenan en la casa club, y las chaquetas nunca salen del campo de golf. Los jugadores que ganan el Masters también obtienen una chaqueta verde y un casillero, y luego se convierten en uno de los chicos de Augusta National. Después de 75 años, el torneo sigue creciendo. Es un poco como Lambeau Field, en el sentido de que es prácticamente imposible conseguir una entrada para The Masters. En 1978, incluso dejaron de tomar nombres para la lista de espera. Es la “tierra santa del golf’s,” Augusta National, por lo que no es de extrañar que la televisión CBS haya acuñado la frase para describir The Masters “Una tradición como ninguna otra.”

Pero hay otros aspectos del Augusta National Golf Club que también hacen es “Una tradición como ninguna otra.” Hasta 1990 (eso es hace solo 15 años) las únicas personas negras en el campo de golf eran caddies negros que llevaban los palos de los hombres blancos. Las mujeres no están permitidas en el club, ni para jugar en el campo, ni en la casa club. Hace dos años, cuando los anunciantes de televisión se negaron a comprar comerciales para la transmisión del Masters porque no se permitía la entrada de mujeres al club, el presidente del club dijo “Está bien, pagaremos por la transmisión del torneo nosotros mismos.” Preferimos pagar millones de dólares que permitir mujeres en nuestro pequeño club privado. Una tradición como ninguna otra, de hecho.

No vine aquí para hablar de golf hoy; Vine a hablar de tradiciones en la Iglesia; prácticas y protocolos que los cristianos han observado durante generaciones. Lo vimos la semana pasada, cuando el Papa Juan Pablo II fue enterrado en la Basílica de San Pedro. Toda la pompa y circunstancia; es una tradición de larga data para nuestros amigos católicos. Lo vimos hace dos semanas, cuando nos reunimos para el culto de Pascua e intercambiamos el saludo centenario; “¡Ha resucitado!” “Ciertamente ha resucitado.” Lo presenciamos nuevamente esta mañana, cuando nos pusimos de pie y le confesamos a Dios que somos pecadores, y escuchamos la misericordiosa absolución de Dios; “Sé que sois pecadores, pero os amo y os perdono!” Ahora ESTAS son “tradiciones como ninguna otra.” Solo en la comunidad cristiana se te dirá que, aunque tus pecados sean rojos como escarlata, eres perdonado y tu alma es blanca como la nieve.

Creo que otra tradición valiosa se revela en nuestro evangelio. lección de esta mañana. Es sutil. Incluso puede estar escrito entre líneas de las Escrituras, pero creo que está ahí para que lo veamos y lo emulemos en nuestras vidas de fe, y es esto.

En ese primer La noche de Pascua, apenas unas horas después de que el Señor resucitado se hubiera mostrado a María en la tumba, dos de sus seguidores caminaban de regreso de Jerusalén a su ciudad natal de Emaús. Con la cabeza gacha, el corazón roto, hablaban mientras caminaban sobre todas las cosas horribles que habían vivido en Jerusalén el Viernes Santo. De repente, y aparentemente de la nada, otro caminante se les unió. “¿De qué hablaban en el camino?” les preguntó.

“Oh, acerca de todas las cosas que sucedieron en Jerusalén, ustedes saben” murmuraron.

“¿Qué cosas?” preguntó el extraño, y los dos seguidores quedaron asombrados. "¿En qué parte del mundo has estado este fin de semana? ¿No lo sabes? ¿No has oído? El hombre llamado Jesús, a quien creíamos profeta de Dios, fue entregado a los principales sacerdotes y lo crucificaron. Y peor aún, existe este loco rumor de que está vivo de nuevo, pero no lo hemos visto.

Por supuesto, estaban hablando con Jesús pero no lo hicieron… no lo se Y fue entonces cuando Jesús les explicó a estos dos viajeros todos los misterios de las escrituras, y cómo el Salvador debe sufrir y morir y resucitar. Todavía no sabían que era Jesús, pero cuando llegaron a Emaús, parecía que Jesús iba a continuar. “Es tarde” los viajeros dijeron: “Quédate con nosotros.”

Y cuando se sentaron a la mesa y Jesús partió el pan, reconocieron que era él y luego desapareció. E inmediatamente, estos dos hombres corrieron de regreso a Jerusalén, irrumpieron en la habitación donde estaban los 11 discípulos, y escuchen ahora y LOS DISCÍPULOS les dijeron “¡El Señor ha resucitado!” Y los dos dijeron “Lo sabemos!!! ¡Lo acabamos de ver en Emaús!” Y se inició una tradición, ya ves. Las personas que sabían la verdad acerca de Jesús estaban emocionadas de contarles a los que no la sabían.

He usado la siguiente ilustración antes, así que si la recuerdan, tengan paciencia conmigo, porque debo usarla aquí.

En un pequeño seminario católico, el decano le pidió a un estudiante de primer año que predicara un día en la capilla. Este novato trabajó toda la noche en un sermón, pero aún así no obtuvo nada. En el momento apropiado, se paró en el púlpito, miró a sus hermanos y dijo “¿Saben lo que voy a decir?” Todos negaron con la cabeza “no” y él dijo “yo tampoco, el servicio ha terminado, vete en paz.”

Bueno, el decano se enojó y le dijo al estudiante: “Predicarás de nuevo mañana, y será mejor que tengas un sermón.” Una vez más, el noviciado se quedó despierto toda la noche, pero aún no había sermón. Cuando se paró en el púlpito, preguntó “¿Sabes lo que voy a decir?” Todos los estudiantes asintieron “sí” entonces el predicador dijo “Entonces no hay necesidad de que te lo diga. El servicio ha terminado, en paz.”

Ahora, el decano estaba furioso. ‘Hijo, tienes una oportunidad más. Predica el evangelio mañana o serás expulsado del seminario.” Nuevamente trabajó toda la noche, ya la mañana siguiente se paró frente a sus compañeros y les preguntó “¿Saben lo que les voy a decir?” La mitad de ellos asintió “sí” mientras que la otra mitad negó con la cabeza “no.” El noviciado decía “Los que saben, que se lo digan a los que no saben. El servicio ha terminado, vayan en paz.”

Esta vez, el decano solo sonrió. Se acercó al predicador novato, le pasó el brazo por los hombros y le dijo: “Hmmm, los que saben, díganselo a los que no saben”. Hoy, el evangelio ha sido proclamado. El servicio ha terminado, vayan en paz.”

¡Y eso es todo! Esa es la tradición que comenzó en el camino a Emaús en esa primera noche de Pascua. Que los que sabían del Salvador resucitado se sintieron obligados a decírselo a los que no sabían. Más de 2000 años, la historia cristiana todavía se cuenta mejor a una persona a la vez. Oh, los predicadores pueden predicar, los escritores pueden escribir, se puede llegar a millones a través de la televisión, la radio e Internet, pero la forma en que se pretendía compartir esta historia de salvación es cuando una persona que sabe le cuenta a otra persona que no sabe. Y eso, mis amigos, es una tradición como ninguna otra.

El problema es que esa tradición ha atravesado tiempos bastante difíciles en este siglo XXI, y especialmente entre los luteranos. Somos reacios a hablar de nuestra fe, porque la religión es algo muy privado y personal. No estamos dispuestos a compartir nuestra historia con otros por temor a ofenderlos. Y el resultado es que dejamos el evangelismo en manos de los audaces legalistas, que a menudo pintan el evangelio como una lista de lo que se debe y no se debe hacer y las buenas obras farisaicas. Y eso, mis amigos, es triste. El evangelismo es tanto un privilegio como una responsabilidad para cada cristiano, y ha llegado el momento de que hagamos lo que hemos sido llamados a hacer.

Una de las tareas que nuestro pastor interno Jason está tratando de lograr durante estos cinco meses de su tiempo con nosotros es para hacer un cambio de imagen de nuestro Comité de Evangelismo. No es para culpar a nadie, pero ese comité se ha transformado en un grupo que tiene solo dos responsabilidades; alimentar a nuestros nuevos miembros con una comida tres veces al año y brindar un servicio de adoración a los asilos de ancianos locales cuatro veces al año. El evangelismo puede ser mucho más. ¡Y el Comité de Evangelismo en sí es aparentemente tan impopular que incluso el Comité de Mayordomía tiene más miembros en él! Actualmente hay tres miembros. Así que Jason tiene las manos ocupadas.

Pero todos tenemos una historia que contar. Cada uno de nosotros nos hemos encontrado cara a cara con Jesús a nuestra manera única, al igual que los viajeros en el camino a Emaús. No tenemos que ser graduados de seminario; ¡no lo estaban! No tenemos que tener la biblia memorizada; claramente, no lo hicieron. Pero saber que Jesús está vivo, que elige perdonar los pecados de quienes lo invocan, y que promete acompañarnos en todos los rincones de nuestra vida. Esa es la historia que cada uno de nosotros tiene que contar. Y tal como alguien les dijo una vez, y tal como alguien me dijo una vez, hemos sido llamados a ser contadores de historias para otros, para que puedan conocer a este Dios de gracia. “Los que saben, que se lo digan a los que no saben.” Esa es una tradición por la que vale la pena vivir. Gracias a Dios. Amén.

Copyright 2005 Steven Molin. Usado con permiso.