Lucas 3:15-22 Obediencia (Hyde) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 3:15-22 Obediencia (Hyde) – Estudio bíblico

Sermón Lucas 3:15-17, 21-22 Obediencia

Por Dr. Randy L. Hyde

Comienza temprano, real temprano, este disgusto, este total desprecio por la obediencia. Todo lo que tienes que hacer es mirar a un niño para entender que la obediencia no es la actividad favorita de la creación humana de Dios.

Espero que puedas soportar otra historia de nieto. Tiene que ver con nuestro hijo menor, Matthew Thomas, que cumplió dos años en noviembre. Sí, eso es lo que dije: ¡DOS! Hace un par de meses, la edad de dos años llegó a la casa Newberry en Macon, Georgia, con todo su terrible esplendor. Junto con su sonrisa contagiosa y sus ojos oscuros y penetrantes, ha aprendido lo que significa ser desafiante. Justo cuando su mamá pensó que estaba haciendo progresos en el departamento de entrenamiento para ir al baño, Mattie T, como lo llamamos cariñosamente, decidió aplicar los frenos con fuerza y rapidez. Lo intentó de nuevo el otro día. “Mateo,” ella dijo, “si te compro un tipo diferente de pull-ups (para los no iniciados, eso es lo que solíamos llamar pantalones de entrenamiento), ¿los probarías?”

¡¿Qué está haciendo ella?! ¿Ha olvidado toda su formación psicológica? Quiero decir, ella tiene una maestría en la materia. ¡No intentes razonar con un niño de dos años! ¡Ella debería saber eso! “Mateo,” ella dijo, “si te compro un tipo diferente de pull-ups, ¿los probarás?” Sin un momento de vacilación, sin siquiera darle a su madre la oportunidad de recuperar el aliento, de inmediato y enfáticamente pronunció un rotundo ‘¡NO!’ Le gustan las cosas tal como son, muchas gracias.

¡No intentes razonar con un niño de dos años! “Obediencia” está tan lejos de su forma de pensar como la física universitaria. Simplemente no va a suceder.

Pero aquí está la parte triste de esto: no tienes que ser un niño pequeño para que no te guste la palabra y no solo la palabra… el concepto… la realidad de la obediencia. Va directamente en contra de nuestro deseo de vivir la vida en nuestros propios términos y no en los impuestos por otros, especialmente si consideramos que los términos no son razonables. Por ejemplo, no hay un solo empleado en la faz de la tierra que aprecie a un jefe autoritario.

Odio molestar a los Yankees, realmente lo odio, aunque solo sea por mi amigo Gerald Berry. Él ama a sus Yankees. Crecí con ellos en el área de Tampa Bay, donde entrenan en la primavera. Pero si sigues la escena deportiva, sabrás que los Bronx Bombers han tenido algunos fracasos desde que perdieron la Serie Mundial el otoño pasado ante los Florida Marlins. Tan pronto como terminó la serie, y quiero decir, justo después de que se hizo el último out, George Steinbrenner comenzó a sacudir la jaula y, en respuesta, los jugadores y el resto del personal comenzaron a saltar del barco. Andy Pettite, quien ha sido uno de los jugadores más consistentes de los Yankees durante varios años, aprovechando su condición de agente libre, en realidad tomó una parte de $7 millones para firmar con los Astros de Houston. Creo que estaba cansado de lidiar con “The Boss” como se llama Steinbrenner.

Nos gusta avanzar a nuestra propia velocidad, hacer las cosas en nuestros términos, y si las aguas se enturbian por la presión de volver a conformarnos, especialmente si pensamos que no es razonable hacerlo bien encontrar otros pescados para freír. La obediencia no es nuestro juego favorito.

Es solo otra forma en que la vida de Jesús fue tan notable, tan diferente a la nuestra. Por sus palabras y por sus hechos, el Nazareno modeló lo que significa ser completamente obediente al deseo y propósito de Otro.

Aún aquellos que lo amaban y lo seguían no entendieron su visión unánime, y como no lo entendían a él ni a su misión, prestaron sus voces al encanto de ser desobedientes. Habiendo recién celebrado la temporada navideña, es interesante notar que cuando se trata de aquellos que buscaron desviar a Jesús de su objetivo, su madre María está justo en el medio del grupo.

Por supuesto, estaban familiarizado con la historia de cuando Jesús tenía doce años. La familia había subido a Jerusalén para la Pascua, y después de regresar a casa descubrieron que él no estaba en la caravana. Les tomó tres largos y ansiosos días encontrarlo, y cuando finalmente lo ubicaron, en el templo dialogando con los rabinos, María lo reprende por tratarlos de esa manera. “¿Por qué me buscaban?” él dijo. “¿No sabían que debo estar en la casa de mi Padre?”

Ni siquiera salió de los bloques en su ministerio público antes de que comenzara la presión, y nuevamente comenzó con su propia mamá. Fue en Caná, las bodas, recuerdas. María sabe que su hijo tiene un poder extraordinario. Cuando el anfitrión, para su gran vergüenza, se queda sin vino, ella se acerca sigilosamente a su hijo mayor y le dice simplemente: “No tienen vino”. Por su reacción, uno pensaría que ella le había dicho algo realmente terrible. “Mujer,” dice bastante groseramente, al parecer, “¡eso no es asunto tuyo y no es asunto mío!” (Una traducción suelta, si no te importa). Todo lo que dijo fue, “No tienen vino.” Pero si lees entre líneas, sabes que Mary realmente está diciendo: “Hijo, puedes hacer algo con esta situación”. Y si lees un poco más entre líneas, te das cuenta de que ella lo está tentando a dirigir su bote en su dirección y no en la que su Padre Celestial le ha dado. La desobediencia puede venir vestida con ropas muy sutiles.

No tan sutil fue lo que sucedió en Capernaum. La noticia del comportamiento público de Jesús ha llegado a casa y María está alarmada. Así que carga a todos sus otros hijos en el carro familiar y lo lleva a la costa donde le hace señas a Jesús. Ella quiere que él vuelva a casa, tome sus herramientas de carpintero nuevamente y olvide toda esta tontería de ser el Mesías. Han pasado unos treinta años desde que el ángel visitó a la joven doncella de Nazaret, y tal vez el mensaje se haya atenuado un poco. Ha perdido de vista la visión proyectada en su útero en ese fatídico día, y ahora simplemente quiere que la vida vuelva a la normalidad para ella y su familia. Y eso incluye a su hijo mayor, Jesús.

“¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Jesús dice, cuando le dicen que su familia lo está esperando afuera. Y luego, señalando a los que le escuchan hablar del reino de los cielos, dice: “¡Aquí están mi madre y mis hermanos! El que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre.”

Los discípulos de Jesús entraron en acción en varias ocasiones. Cuando finalmente pensó que era hora de decirles lo que le sucedería en Jerusalén, que sería juzgado, golpeado, crucificado y resucitado, resistieron sus palabras con todo en ellos. “¡Esto nunca te sucederá, Señor!” Pero lo hizo, y por una sola razón: Jesús fue totalmente obediente a la voluntad de su Padre.

Pero después de que Jesús resucitó y volvió a sentarse a la diestra del trono de Dios en el reino celestial, y había dejado la misión de la iglesia en las hábiles manos de sus discípulos, todo iba sobre ruedas, ¿no? No exactamente. Una pista se encuentra en los relatos de los evangelios del Nuevo Testamento sobre el bautismo de Jesús. La evidencia es más clara en la historia de Lucas que en las demás.

Juan el Bautista ha salido al desierto proclamando un bautismo que será en respuesta al arrepentimiento de los pecados. Sin embargo, Jesús, a quien la comunidad cristiana primitiva se esfuerza por representar sin pecado, viene a Juan para el bautismo. La pregunta en la mente de la iglesia es, ¿por qué? No pueden evitar la pregunta. Ocurrió. Así que la historia tiene que ser contada. Sin embargo, Lucas expresa el bautismo de una manera que revela que tal vez la iglesia primitiva esté algo avergonzada por todo esto.

Lucas se refiere al bautismo de Jesús casi como algo aparte. No nos dice directamente que Juan lo bautizó, aunque el contexto ciertamente lo implica. No menciona el río Jordán. En cambio, se enfoca en la Voz del cielo que afirma a Jesús como el Amado de Dios. La iglesia primitiva, al parecer, está mucho más interesada en el Cristo exaltado que en el candidato bautismal obediente.1

La mayoría de la gente en este lugar ha experimentado el bautismo, y un alto porcentaje de ustedes entró al agua con la entendiendo que era el bautismo de los creyentes. En otras palabras, se suponía que sabías lo que estabas haciendo. Sabías que las aguas representaban la limpieza, que mientras estabas en el bautisterio antes de la inmersión estabas ilustrando tu vida antes de que Jesús entrara en ella, liberándote de tu pecado y ofreciéndote la vida eterna. Estabas sucio por tu desobediencia. Pero una vez que descendiste a las profundidades, Cristo te limpió de lo que antes te había apartado de las promesas de Dios. ¡Y cuando saliste estabas limpio! Tu corazón ya no pertenecía a nadie más que a Aquel que murió en la cruz para salvarte.

También sabías que las aguas del bautismo representaban una tumba. Una vez más, mientras estaba allí antes de que lo bajaran, estaba dibujando un cuadro humano de su vida antes de que la gracia de Cristo hubiera sido recibida y afirmada. Vivías, como dicen las Escrituras, “en tus delitos y pecados”. Pero como fuiste deslizado debajo de la superficie del agua, moriste… murió a tu viejo yo, a tus viejos deseos, a lo que una vez te había reclamado. ¡Y a medida que saliste, como Lázaro aún más, como Jesús! estabas vivo otra vez, listo para vivir en Cristo, Aquel que dio su vida tan desinteresadamente por ti!

Esto lo sabías cuando te sometiste para el bautismo.

Pero ¿cuánto tiempo ha pasado? ¿Desde que consideraste que en aquellas aguas bautismales te comprometiste a una gozosa obediencia que trasciende todos tus deseos personales, y te aguijonea y empuja a niveles más altos y profundos de fe y discipulado? ¿Cuánto tiempo ha pasado?

Si tienes mucha edad o experiencia bautista, estás familiarizado con el himno “Confía y obedece.” Puede que los bautistas no hayamos inventado esa canción, ¡pero seguramente la hemos gastado! Las palabras, incluso la melodía, parecen bastante tediosas.
Pero confiar y obedecer.

Todavía está en el himnario, pero con mucho gusto lo asignaríamos al eterno montón de chatarra musical, si pudiéramos, porque transmite un sentimiento que difícilmente se sostiene. querido para nuestros corazones. Bueno, puedes olvidar la canción todo lo que quieras, pero el problema no desaparecerá… y no debería Si hay un día y un momento que necesita entregar su corazón más plenamente en obediencia a la voluntad de Dios, es ahora. Sin embargo, la forma en que se hace eso podría sorprenderte.

A riesgo de leer demasiado en una sola palabra, encuentro la clave de la historia del bautismo de Jesús, al menos en el evangelio de Lucas, en lo que la Voz del cielo llama a Jesús. Se le conoce como el Amado de Dios. Creo que la fuente de la obediencia, especialmente la obediencia a la voluntad de Dios, es la intimidad.

Eso es una sorpresa, ¿no? ¿Quién hubiera pensado que la obediencia y la intimidad van juntas? Pero piénsalo. Francine Klagsburn, en su libro Married People, analiza los factores clave de la intimidad.2 Mientras se los recito, piense en ellos no en el contexto del matrimonio sino en la relación de uno con Dios.

Primero que nada , la intimidad requiere una aceptación completa de la otra persona tal como es, de modo que cada persona no tenga miedo de ser abierta y honesta con la otra. La intimidad implica que cada persona se sienta importante para la otra. Significa la creación de un entorno en el que los secretos se pueden compartir con total confianza. Acepta el hecho de que habrá períodos tanto de distanciamiento como de cercanía, y que el distanciamiento no destruirá la relación. La intimidad significa comunicarse verdaderamente, escuchar con sensibilidad y asegurar al otro que él o ella está a salvo en el intercambio.

¿No describe eso lo que sabemos que es la relación entre Jesús y su Padre celestial? La pregunta es, ¿hasta qué punto puede ser indicativo de cómo tú y yo también nos relacionamos con Dios? La obediencia no es trabajo pesado, es intimidad. Y la verdadera intimidad se basa en la voluntad de una persona de entregarse por completo al amor y al afecto de otra.

Eso es ciertamente lo que Jesús hizo en su relación con su Padre Celestial. Obviamente, era bastante difícil de entender para su madre. Fue difícil de comprender para sus seguidores. Fue una lucha para la iglesia primitiva transmitir cuando llegó el momento de compilar sus escritos sagrados. Y es el desafío más grande que usted y yo enfrentamos cuando se trata de nuestra fe en Cristo.

Pero Aquel que murió por nosotros en una cruz romana, porque fue tan obstinadamente obediente a la voluntad de su Padre, es Aquel que nos invita a obedecerle hasta el final y nos ofrece una relación íntima que trasciende todas las demás. El gozo del camino que conduce a la vida eterna es que tal obediencia se encuentra en tener esa intimidad con él a lo largo del camino.

¿Tienes esa relación íntima con Cristo? ¿Se te ocurre un mejor momento para empezar que ahora mismo? La respuesta que des es lo que marcará la diferencia, ahora y para siempre.

Padre, que seamos obedientes a tu voluntad. Te pedimos que te acerques a nosotros, que a la hora de caminar en la fe conozcamos tu cercanía y aceptemos plenamente tu presencia en nuestros corazones. Por Jesús nuestro Señor oramos, Amén.

Notas

1R. Alan Culpepper, The New Interpreters Bible: Volume IX (Abingdon Press: Nashville, Tennessee, 1995), p. 90, y Fred B. Craddock, et. al., Preaching Through the Christian Year: Year C (Trinity Press International: Harrisburg, Pennsylvania, 1994), pág. 76.

2Francine Klagsburn, Gente casada, citado por John Killinger, “Intimidad con Dios,” (sermón inédito, 11 de junio de 1989).

Copyright 2004 Randy L. Hyde. Usado con permiso.