Lucas 9:57-60 – Apto para el servicio – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lucas 9:57-60 – Apto para el servicio – Estudio bíblico

Serie de sermones: Preguntas que hizo Jesús

  1. Migajas para perros
  2. Apto para el servicio
  3. La batalla por el corazón
  4. Un llamado a recordar: La Cena del Señor
  5. Ve y dilo en la montaña

Escrituras: Lucas 9:57-60

Introducción

Imagínese a un pastor que hace que tres miembros de la iglesia respondan a un sermón desafiante sobre servir a Cristo y se ofrecen como voluntarios para trabajar en la guardería, enseñar en una escuela dominical de secundaria clase y limpiar después de las cenas de los miércoles. Los voluntarios son miembros respetados de la iglesia y tienen éxito en sus vocaciones. Los tres voluntarios son moralmente puros y no parecen tener ningún defecto que los descalifique para servir. Son el tipo de voluntarios por los que el equipo de nominaciones ha estado orando al comenzar un nuevo año eclesiástico. La mayoría cree que la decisión de estos voluntarios de “dar un paso al frente” es una respuesta a la oración, pero el pastor les dice a cada uno: “¡No necesitamos voluntarios como ustedes porque no son aptos para el servicio!”

Si bien puede ser difícil para nosotros imaginar a un pastor diciendo a sus miembros que no son aptos para servir en el reino, Jesús les hizo exactamente eso a tres posibles discípulos no identificados. Tres hombres se ofrecieron a seguir a Jesús, pero él les dijo: “No”. Bueno, Jesús en realidad no dijo, “No”, pero desafió su compromiso con Su causa. Luego, ofreció una reprensión punzante: “El que pone su mano en el arado y mira hacia atrás, no es apto para el reino de Dios”.

Antes de analizar las razones específicas que dieron los futuros discípulos para no seguir Cristo, debemos considerar algunas de las características del llamado del Salvador.

I. Es universal

Estos hombres no se identifican por su nombre, pero reciben el mismo llamado que los 12 discípulos originales. Seguir a Cristo no es un club de campo donde pagas diferentes cuotas dependiendo del nivel de tu membresía. Puede unirse a un club y pagar un precio más alto por golf ilimitado en comparación con un precio más bajo por golf entre semana. Puede elegir las opciones de tenis y piscina.

Seguir a Cristo no es un paquete de jubilación en el que puede aumentar las donaciones a medida que envejece. Algunos planes de jubilación le permiten invertir o retirar un mayor porcentaje a medida que aumenta su edad. Jesús no ofrece un llamado para seguirlo el 50 por ciento del tiempo hasta que tenga 40 años, aumentando su servicio al 60 por ciento durante los 60 y finalmente dando el 100 por ciento cuando tenga 70 años o más. Jesús se extiende sobre el llamado universal a “¡Sígueme!” Es el mismo llamado hoy como lo fue para Pedro, Santiago y Juan. Es un llamado a amar a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas.

II. Es volitivo

Las palabras “Sígueme” no son una orden; son la mayor invitación que jamás recibirá. Jesús nos invita a unirnos a Él en un viaje increíble de avance de Su reino. Él no nos obliga a seguirlo, ni nos engaña para que lo sigamos. Debes elegir voluntariamente abrazar Su legítimo reinado como Rey de Reyes o rechazar Su oferta de ser el Señor de tu vida. La Biblia contiene numerosas historias tristes de aquellos que rechazaron a Cristo y lo que Él ofreció.

III. Es general

Utilizo el término general como las clases básicas básicas que un estudiante universitario tomaría antes de tomar clases específicas en su especialización declarada. Ya sea que un estudiante se especialice en premedicina o ingeniería, debe tomar una clase de inglés o historia. Las clases generales o básicas abren puertas a áreas de estudio más definidas.

El llamado a seguir a Cristo es un llamado general. Decides seguir sin saber todos los detalles sobre lo que harás o adónde irás. Al darle a Dios todo su corazón, experimentará un liderazgo más específico con áreas de servicio definidas. La característica general del llamado de Cristo te permite desarrollar tus dones únicos para Su gloria.

Seguir a Cristo no es una “fe de molde” donde todos se ven y actúan de la misma manera. Más bien el llamado del Salvador te abre puertas para cumplir el propósito por el cual Dios te puso en esta tierra.

IV. Es direccional

Este llamado es general, pero también es muy específico en cuanto a la dirección en la que va un discípulo. El escritor de Hebreos describió a Jesús como el “autor de nuestra fe”, lo que significa que Jesús es el iniciador y director del llamado. Si bien la geografía del llamado puede conducir a muchos lugares diferentes, Jesús es quien está abriendo el camino. Él va delante de nosotros, provee nuestras necesidades y promete nunca dejarnos. Dondequiera que Él nos dirija, cualquiera que sea la tarea, nuestro trabajo es mantener nuestros ojos enfocados en Cristo, obedeciéndolo, honrándolo y siguiéndolo.

V. Desafíos compartidos

En este texto, se nos presentan tres excusas, que en realidad son desafíos u obstáculos que todos enfrentamos cuando consideramos el llamado a seguir a Cristo. Estos tres desafíos no son una lista exhaustiva, pero sin duda formarían parte de la lista de las diez razones principales por las que las personas rechazan el llamado a seguir a Cristo.

A. Seguridad

Jesús dijo que el Hijo del Hombre no tiene un lugar donde recostar Su cabeza, y aquellos que lo siguen pueden tener dificultades para encontrar una almohada también. El Evangelio de Mateo proporciona información adicional, donde identifica al primer prospecto como un fariseo, que disfrutaba de los privilegios de ser un líder respetado en la comunidad. Debido a que la cultura social, política y religiosa de Israel estaba tan entrelazada, los fariseos eran como senadores en el congreso de los Estados Unidos. Disfrutaban del prestigio y los beneficios de vivir en el nivel más alto de la estructura social.

El desafío que presenta Jesús no es el del peligro comparado con la seguridad. Más bien, desafía a sus seguidores a abandonar las comodidades y la identidad del mundo por la oportunidad de seguir a Cristo. ¿Derivan su seguridad e identidad de sus posesiones mundanas, posición en el mercado o popularidad en la sociedad? O, ¿encuentras tu identidad y seguridad como seguidor de Cristo?

¿Estás dispuesto a decir como el apóstol Pablo: “¡Soy un loco por Cristo!”? Pablo declaró que él consideraba las cosas del mundo como basura en comparación con la incomparable grandeza de conocer a Cristo. Hoy en día, muchas personas encuentran que su seguridad es cosas como la educación, la destreza atlética, las posesiones materiales, el éxito comercial, las relaciones significativas, y la lista sigue y sigue. ¿Por qué renunciar a todas esas comodidades del mundo para seguir a Cristo que no ofrece ninguna de esas seguridades?

B. Urgencia

Otro prospecto dijo que necesitaba enterrar a su padre. La mayoría de los comentaristas están de acuerdo en que el padre del hombre aún no había muerto, por lo que realmente estaba pidiendo una oportunidad para seguir a Jesús en una fecha posterior. Quería seguir a Jesús, pero no quería hacerlo hoy.

La Biblia contiene varias advertencias sobre la urgencia de obedecer a Dios ahora. Jesús contó una parábola acerca de un hombre rico que optó por construir graneros más grandes en lugar de honrar a Dios porque no sabía que el juicio de Dios vendría sobre él esta noche (Lc. 16). Jesús dijo que debemos trabajar durante el día porque viene la noche cuando nadie puede trabajar (Jn. 9:4). La Biblia dice: “No te jactes del día de mañana porque el hombre no sabe lo que traerá el día” (Pvbs. 27:1).

Querido amigo, no des por sentado el llamado de Dios. No te engañes pensando que obedecerás más tarde. No creas la mentira del enemigo de que puedes esperar. El llamado a seguir a Cristo es un llamado urgente.

C. Tenacidad

El tercer prospecto solicitó seguirlo, pero quería regresar con su familia para una última visita. Jesús emite lo que parece una dura reprensión diciéndole al hombre que no es apto para el servicio en el reino.

Debemos reconocer que la declaración de Jesús no es un desafío aislado u oscuro. A lo largo de la historia bíblica, los seguidores de Dios han sido desafiados a servir al Señor con una intensidad enfocada. Cuando Dios dirigió a la nación de Israel, colocó un fuego detrás de ellos, para que no retrocedieran. Cuando cruzaron el Mar Rojo, Dios hizo que las aguas se cerraran ahogando a los egipcios e impidiendo que Israel retrocediera. Dios le dijo a Josué que no se apartara a la derecha ni a la izquierda, sino que debía concentrarse en seguir cuidadosamente el llamado de Dios. Jesús usó la imagen verbal de tomar una cruz para ilustrar la tenacidad que espera de sus seguidores. Pablo describió la fe cristiana como una lucha.

Cuando aceptamos el llamado a seguir a Cristo, nunca debemos mirar atrás y nunca darnos por vencidos. ¡Toma tu cruz, pelea la buena batalla, mantén el rumbo y nunca sueltes el arado!

La triste realidad es que muchos santos lo han soltado. Han decidido que otras cosas son más interesantes o importantes. Tal vez se hayan cansado. Tal vez una prueba les haya dejado sin aliento, pero la mayoría acaba de pasar de la tenacidad a la complacencia. Di como este posible discípulo: “Quiero seguir, pero quiero hacer otra cosa ahora mismo”.

¿Qué pasaría si le dijeras a tu jefe: “Quiero un trabajo, pero no No quiero trabajar muy duro. ¿Solo quiero hacer lo mínimo para salir adelante? ¿Cuánto tiempo de juego obtendría un jugador si dijera: “Entrenador, quiero jugar los viernes por la noche, pero solo puedo practicar dos días a la semana porque me gusta ir a pescar los martes y jueves?” Nunca aceptaríamos un compromiso pobre en nuestro trabajo o equipo de fútbol, pero muchos santos ofrecen sus propias condiciones egoístas y excusas a Cristo todos los días. Es hora de arrepentirse y agarrar el arado y nunca soltarlo.

Conclusión

Cuando Julio César desembarcó en las costas de Gran Bretaña durante el primer siglo con legiones de soldados romanos, dio un paso audaz y decisivo para asegurar el compromiso de sus hombres. Les ordenó marchar a los acantilados de Dover, donde pudieron ver todos los barcos que habían utilizado para cruzar el Canal de la Mancha, envueltos en llamas. César había quemado los barcos eliminando la posibilidad de retirada. Con un nuevo sentido de urgencia y tenacidad, César y su ejército conquistaron Britania.

¿Qué te impide seguir a Cristo hoy? Para de poner excusas. Quema cualquier barco que te haga mirar hacia atrás en lugar de seguir adelante para la gloria de Dios.

El Dr. Steve Andrews es el pastor principal de la Iglesia Bautista Alabaster, Alabaster, Alabama. Él y su esposa Karen tienen cuatro hijos. Tiene un Doctorado en Ministerio del Seminario Luther Rice, una Maestría en Divinidad del Seminario Teológico Bautista Mid-America y una Licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad de Georgia.