Marcos 5:21-43 – Ministerio en crisis física – Estudio bíblico – Biblia.Work

Marcos 5:21-43 – Ministerio en crisis física – Estudio bíblico

Escrituras: Marcos 5:21-43

En una vida normal, todos encontrarán crisis físicas. A veces, una crisis tiene un efecto a corto plazo y termina en una resolución completa. A menudo, sin embargo, una crisis deja tensiones emocionales, físicas o financieras persistentes. Otras crisis físicas conducen finalmente a la muerte.

Los pastores, los miembros de la iglesia y los líderes sienten agudamente la fuerza de la crisis física dentro de la familia de la iglesia. Trabajando con los afligidos, los compañeros espirituales buscan dar sentido a la crisis, brindar consuelo y ayudar a los involucrados a descubrir la suficiencia de Jesucristo como Señor de la vida.

¿Cómo podemos ayudarnos unos a otros en tiempos de crisis fisica? El objetivo del ministerio en crisis física es ayudar a los que sufren a encontrar consuelo en Jesucristo. Si bien ningún enfoque único funciona en todas las situaciones de crisis, sí encontramos modelos bíblicos útiles que pueden equiparnos para ministrar en tiempos de necesidad. La historia de Jairo y su hija ofrece un modelo para el ministerio en una crisis física.

I. Venid a Cristo (vv. 21-24)

Las Escrituras no dicen si Jairo había oído y visto personalmente a Cristo o si alguien le había hablado de Cristo, pero Jairo sabía adónde acudir en busca de ayuda. Incluso antes de que Jesús saliera de la barca, Jairo estaba allí buscando la ayuda de Cristo. El ministerio no tiene lugar cuando un amigo o pastor anuncia: “¡Estoy aquí para rescatar!” Sucede cuando las personas realmente comienzan a tener un encuentro personal con Cristo.

A veces es difícil dirigir a las personas que están pasando por una crisis a Cristo sin parecer trilladas, insensibles o incluso simplistas. El éxito de tal ministerio comienza cuando las personas están dispuestas a encontrarse con Jesús personalmente.

Como funcionario de la sinagoga, ¡Jairo habría sido un candidato poco probable para correr hacia Cristo! Pero, alguien, quizás sin darse cuenta del impacto o el momento, probablemente aprovechó la oportunidad para señalar a Jairo a Cristo.

El ministerio es así ayudado por actos de aliento. ¿Qué mejor estímulo que señalar la forma en que Cristo obra en diversas situaciones? En la providencia de Dios, Jairo observó y escuchó mientras Jesús ministraba a la mujer sanada de una hemorragia continua (vv. 25-34). En un momento de crisis personal, Jairo buscó la ayuda de Jesucristo.

II. Confía en Cristo (vv. 35-36)

Jairo recibió la inquietante noticia de la muerte de su hija, la peor noticia que un padre podría recibir. Sorprendentemente, sin embargo, Jairo pudo escuchar las palabras de Cristo. Suave y amorosamente, aquellos que ministran deben ayudar a los que sufren a escuchar las palabras de Cristo. Leer las Escrituras con el necesitado, ofrecer comentarios sobre el texto, compartir un himno apropiado y orar por la gracia puede ayudar a fortalecer la confianza en Cristo del que sufre.

La confianza en Cristo no garantiza que el que sufre recibir todo lo que él o ella desea. A menudo, una solución inmediata no está a la vista. Sin embargo, el cristiano, como Jairo, aprende a descansar en la fidelidad de Cristo. Jesús le ordenó a Jairo que dejara de tener miedo y siguiera creyendo. ¡Jairo debía seguir creyendo en Cristo! No sabía cómo manejaría Cristo la situación, pero creía que Cristo era fiel. Muy a menudo, en crisis, nuestras mentes se fijan en una única solución. No debemos dejarnos absorber por anticipar una solución fija, sino aprender a confiar en la fidelidad de Cristo.

III. Recibe de Cristo (vv. 37-43)

Cualquiera de nosotros estaría encantado de ver una crisis física personal resuelta de una manera similar a la respuesta de Cristo en la vida de la hija de Jairo. A veces, el Señor, en Su sabiduría y de acuerdo con Su propósito, resuelve las crisis de manera demostrable, lo que resulta en una respuesta pública de alabanza. Nuestra alabanza, ya sea pública o privada, debe ir a Jesucristo. Pero no todas las situaciones se resuelven como la de Jairo. Pablo se quedó con su “aguijón en la carne” (2 Cor. 12:7-10); Herodes mató a espada a Santiago; pero Pedro fue librado de la prisión (Hechos 12:1-19).

La resolución que Cristo elige no es nuestro llamado, sin embargo, la presencia de Cristo es realmente suficiente y es mayor que el alivio temporal de una crisis. La hija de Jairo eventualmente moriría, pero ninguna situación podría robarle a Jairo, a su esposa o a su hija el conocimiento de que Jesucristo es suficiente como Señor de la vida.

Como familia de fe, procuremos señalar aquellos en crisis a Cristo para que puedan saber que Él es suficiente como el Señor de la vida.

Ilustración

Como pastor joven conocí a otro pastor que había pasado por una gran crisis personal. El nacimiento de su tercer hijo, un niño, fue normal hasta que un error del personal médico dejó al niño con daño cerebral. Me maravillé cuando, años más tarde, este pastor y su esposa empujaron con alegría a su hijo en una silla de ruedas, lo alimentaron y se ocuparon de todas sus necesidades. No detecté amargura o espíritu de venganza hacia el trabajador médico errante. En cambio, mostraron una confianza genuina en la fidelidad de Jesucristo como Señor de sus vidas.