Marcos 9:30-37 El Círculo de Inclusión (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Marcos 9:30-37 El Círculo de Inclusión (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Marcos 9:30-37 El Círculo de Inclusión

Por el Rev. Charles Hoffacker
Hoy me gustaría que consideráramos lo que significa tener éxito en el camino del mundo, y lo que significa ser el primero en el reino de Dios.

Nuestra cultura nos dice que la persona exitosa adquiere. ¿Qué adquiere esa persona exitosa? Puede ser dinero. O la fama. O poder.

Lo que adquiere la persona exitosa siempre escasea. Sea lo que sea, siempre es una porción de algo limitado. Si obtienes más del pastel, hay menos para mí. Si gano más, hay menos para ti.

Además, lo que la persona exitosa adquiere siempre es algo que se le puede escapar de las manos.

Las fortunas pueden hacerse y perderse. Pregúntele a un inversor cuya cartera se está desangrando.

La fama viene y luego se va. Pregúntale a un viejo actor de cine que pasa desapercibido.

El poder pasa de uno a otro. Pregúntele a un político que teme el día de las elecciones.

Lo que hace que una persona tenga éxito siempre escasea y se le escapa fácilmente. Sin embargo, sorprendentemente, la gente está desesperada por el éxito mientras el mundo cuenta el éxito.

Existe una alternativa. Puede que tardemos en darnos cuenta de esto. Los discípulos ciertamente lo son. Lo que importa es que, tarde o temprano, todos nos damos cuenta.

Mientras recorren los caminos de Galilea, Jesús va enseñando a sus discípulos– o al menos tratando de enseñarles– que pronto será traicionado y asesinado y luego resucitará de entre los muertos.

Lo que los discípulos están discutiendo, sin embargo, es algo diferente. Caminando a pocos pasos de Jesús, discuten entre ellos cuál de ellos es el más grande. Estos discípulos están inmersos en una polémica competencia sobre quién es el que tiene más probabilidades de tener éxito a medida que el mundo cuenta el éxito.

Cada uno de ellos quiere que el pastel del prestigio se reparta para su beneficio. Esta visión del mundo goza de una popularidad perenne. Alguien termina arriba. Otros terminan en el fondo. Es mejor estar en la cima.

Los discípulos, en compañía de tantos otros, no ven alternativa a este arreglo.

Así que Jesús les proporciona uno. Les dice lo que significa ser grande a los ojos de Dios.

Fíjate en lo que Jesús no hace. No argumenta contra la ambición. La ambición está bien, solo asegúrate de que tu ambición sea lo suficientemente audaz. No se conforme con ser el segundo mejor.

“Si quiere ser el primero,” él dice, “entonces sirve a los últimos.”

“Haz esto,” Jesús dice, “y lo tomaré personalmente. Te deberé una.”

Hay tanto dinero, fama y poder para todos. Agárrate a estos, y eventualmente los perderás. Pero las oportunidades de servir siempre son abundantes. Cada uno de nosotros es una persona necesitada de una forma u otra, sin importar cuán autosuficientes parezcamos. La dependencia mutua ayuda a definir nuestra condición humana.

La escalera del éxito se estrecha a medida que llega a la cima. Tenemos la tentación de ascender trepando sobre las espaldas de los demás. Y si llegamos a la cima, podemos descubrir que la escalera se apoya contra la pared equivocada.

En lugar de la escalera del éxito, Jesús propone el círculo de inclusión, que se expande indefinidamente a medida que más personas se unen a él. Allí cada uno se enriquece con los demás y los enriquece a su vez. Este es el modelo que Jesús nos ofrece.

La escalera del éxito insiste en que pocos pueden ser importantes y ninguno puede seguir siendo importante para siempre. El círculo de inclusión deja en claro cómo todos pueden ser importantes, cómo cada uno de nosotros puede ser el primero a los ojos de Dios.

La escalera del éxito anuncia quién es importante en el camino del mundo, y así lo hace. con tediosa previsibilidad. Quien se sienta arriba es importante; todos los demás no lo son.

El círculo de inclusión es más divertido. Mire alrededor de ese círculo y se sorprenderá de todas las personas que están presentes. Y se sorprenderá de cómo las personas llegan a estar allí, las múltiples formas en que expresan su fe a través del amor.

Elizabeth Kubler-Ross se hizo conocida en todo el mundo por promover nuevas y mejores actitudes sobre la muerte y las personas que enfrentan muerte.

En el curso de su trabajo en un hospital, Kubler-Ross notó que una mujer parecía tener una forma especial con los pacientes que estaban muriendo. Esta mujer no era alguien con responsabilidad directa por los pacientes– su trabajo consistía en limpiar habitaciones y hacer camas y vaciar orinales. Sin embargo, los pacientes moribundos siempre parecían más tranquilos cuando ella estaba cerca. Kubler-Ross le preguntó a la mujer cuál era su secreto. Esto es lo que dijo la mujer:

“Bueno, he estado arriba y abajo de la montaña. He vivido en muchos valles. Lo peor fue cuando fui a una clínica pública con mi hija de tres años en brazos, y antes de que pudiéramos ver a un médico, murió de neumonía.

La mujer continuó:

“Podría haberme vuelto cínico y enojado, pero en cambio decidí usar mi dolor para ayudar a otros. No soy ajeno a la muerte, y por eso no tengo miedo de hablar y tocar a los que están muriendo. Trato de darles esperanza.”

Tomar nuestro lugar en el círculo de inclusión puede requerir un viaje a través del valle más oscuro posible.

Jesús no se levantó triunfante sin experimentando la traición y la muerte.

Cierta trabajadora de mantenimiento del hospital se convirtió en una verdadera amiga de los moribundos porque su propio corazón había sido roto por el dolor.

Hay innumerables formas en que nuestra hambre por lo ordinario el éxito debe romperse como la cáscara de un huevo para que surja una nueva ambición.

Por muy espantoso que se sienta este proceso a medida que lo atravesamos, no se pueden imaginar términos mejores. Porque nos alejamos del éxito que nunca podremos conservar para ganar una vida que nunca podremos perder.

Copyright 2015 Charles Hoffacker. Usado con permiso.