Mateo 13:1-9, 18-23 De suelos y almas (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 13:1-9, 18-23 De suelos y almas (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 13:1-9, 18-23 De suelos y almas

Reverendo David Sellery

El verano de este año litúrgico es rico en parábolas. Y apropiadamente comenzamos con una parábola de nueva vida la parábola del sembrador, la semilla y la tierra. Para facilitar nuestra entrada en la temporada de parábolas, Jesús proporciona una interpretación instantánea de su analogía. Dios es el sembrador. Su palabra es la semilla. Somos el suelo.

Sustituya el alma por el suelo y la lección se vuelve aún más fácil de entender. El sembrador y la semilla son constantes. El suelo es la variable. Dios y su palabra nunca titubean. Dios constantemente se acerca a nosotros. Difunde su palabra a lo largo y ancho. Cómo recibimos su palabra, cómo la nutrimos, esas son las variables que conducen a una vida de plenitud oa una vida de frustración.

Pero hay una anomalía significativa en esta parábola. Las almas no son suelos. No son inertes. El suelo no puede elegir ser estéril. Pero las almas pueden. Los suelos no se convierten en un desierto. Pero podemos elegir hacer un desierto de nuestras almas. A diferencia de los suelos, las almas tienen voluntad. Pueden elegir recibir la palabra o rechazarla. Pueden elegir nutrir la palabra o matarla de hambre. Pueden optar por dar fruto o convertirse en polvo.

Para una audiencia que vivía cerca de la tierra, sin duda esta parábola en todas sus permutaciones dio en el blanco. Las espinas, los pájaros, el suelo pedregoso, todos eran obstáculos para sobrevivir en su economía de subsistencia. No hay abstracciones encantadoras aquí, eran peligros cotidianos de vida o muerte para las personas que vivían a una cosecha del desastre.

Ese es el significado de este mensaje. Se nos da una temporada, una vida para dar fruto. Nuestra vida está llena de segundas oportunidades, pero sigue siendo solo una vida. Podemos desperdiciarlo entre la mala hierba del pecado. Podemos descuidarlo en la desnudez de la indiferencia. Pero la cosecha es segura. Y el Sembrador amoroso es también el Segador justo. Todos seremos llamados a rendir cuentas por la mayordomía de su simiente. Todos responderemos por lo que hemos hecho con una vida de gracia. Y en ese caso esta parábola tiene otra anomalía muy afortunada.

A diferencia del primitivo agricultor de subsistencia, Dios no se limita a esparcir su palabra y esperar lo mejor. Dios no es solo un Creador motor principal. Él no puso el universo en movimiento y nos desea buena suerte mientras atiende asuntos más importantes. Dios es el Creador constante, Redentor y Espíritu Permanente. Él nos ama, nos protege, nos guía y nos nutre a través de cada segundo de nuestra existencia. En adoración y compañerismo, enriquece el suelo. En el perdón nos desyerba del pecado. Llueva o truene, su gracia nutre y repone el suelo sin cesar.

Pero, nuestras almas deben elegir. Y esa no es una elección única en la vida. En un breve momento de inspiración, no podemos simplemente defender a Jesús y luego continuar con los negocios como de costumbre. Todos los días debemos decidir qué tipo de suelo seremos un alma que florece en el servicio amoroso a Dios o un terreno estéril de orgullo. ¿Creceremos en el amor de Dios o nos encogeremos en egoísmo?

Escoge crecer. Elige a Dios. La temporada de crecimiento siempre abundará en rocas y espinas, pájaros y tizón. Nuestras almas siempre estarán acosadas por desafíos y tentaciones, caídas y resurrecciones. Pero en la fe sabemos dónde terminará a salvo en Cristo, descansando en nuestro propio suelo nativo, el jardín del Señor.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.