Mateo 21:33-46 ¿De quién es la viña? (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 21:33-46 ¿De quién es la viña? (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 21:33-46 ¿De quién es la viña, de todos modos?

Por el Dr. Philip W. McLarty

Pensemos en la parábola de los labradores malvados como una alegoría:

Dios es el terrateniente
El la viña es el reino de Dios.
Los labradores son el pueblo de Israel.
Los siervos son los profetas.
El hijo es Jesús.

Según cuenta la historia, el dueño, Dios, hizo pacto con el pueblo de Israel, les dio una tierra que mana leche y miel y lo único que pidió a cambio fue que lo adoraran solo a él y guardaran sus mandamientos. De esta manera, iban a ser una luz para las otras naciones llevándolas a una vida de paz y justicia y así establecer el reino de Dios en la tierra.

Pero los labradores fueron infieles. Adoraban a otros dioses. Ellos no guardaron la ley. Y ciertamente no guiaron a las otras naciones a la verdad de los caminos de Dios. Entonces, Dios envió profetas para llamar a Israel de vuelta a sus sentidos. Dijeron cosas como: ¿Recuerdas cómo Dios te libró del cautiverio en Egipto? ¿Recuerdas cómo te alimentó con maná en el desierto? ¿Recuerdas cómo te dio la victoria sobre los cananeos, los amoritas, los hititas y los filisteos? ¿Recuerdas cómo te trajo de vuelta del exilio en Babilonia? Apartaos de vuestros malos caminos y adorad a Yahvé, que creó los cielos y la tierra.

Pero los labradores no quisieron escuchar. En lugar de prestar atención al mensaje, apedrearon a los mensajeros. Isaías, Ezequiel, Jeremías, Joel, Amós, Miqueas, estos y otros trataron de persuadir al pueblo de Israel para que se volviera a Yahweh, pero el pueblo de Israel no escuchó.

Entonces, Dios envió su hijo unigénito, Jesucristo, a la tierra, no sólo para proclamar la Buena Nueva del amor de Dios, sino para mostrar al pueblo de Israel cómo vivir en paz y así reconciliarse con Dios y unos con otros.

Pero en lugar de escuchar a Jesús y seguir su ejemplo, los líderes judíos lo condenaron como hereje y lo mataron. Al hacerlo, perdieron su lugar como pueblo escogido de Dios, y la tarea de proclamar el reino fue dada a aquellos que aceptaron a Jesús como el Cristo, tanto judíos como gentiles. Como explica Pablo,

“Lo que Israel busca, eso no lo alcanzó él, sino que lo alcanzaron los escogidos, y los demás se endurecieron.&# 8221; (Romanos 11:7)

La parábola nos pide que nos hagamos la pregunta: ¿De quién es la viña, de todos modos?

Retrocediendo al Antiguo Testamento, la parábola de los labradores malvados es similar en muchos aspectos al Cantar de la viña de Isaías. Esto es lo que dijo Isaías hace tanto tiempo:

“Déjame cantar a mi bien amado una canción de mi amado acerca de su viña.
Mi amado tenía una viña sobre una colina muy fértil.
La cavó, quitó sus piedras, la plantó de vid escogida,
edificó una torre en medio de ella, y también labró en ella un lagar.
Esperó que diera uvas, pero dio uvas silvestres.”

“Ahora, habitantes de Jerusalén y hombres de Judá,
juzguen por favor entre mi viña y yo.
¿Qué más se podría haber hecho a mi viña, que yo no haya hecho en ella?
¿Por qué, cuando esperaba que diese uvas,
dio uvas silvestres?”

“Ahora les diré lo que le haré a mi viña.
Quitaré su vallado, y será devorado.
Derribaré su muro, y será hollado.
La convertiré en desierto. No será podada ni azada,
sino que crecerá cardos y espinos.
También a las nubes mandaré que no llueva sobre ella.”

“Porque la viña de Yahweh de los ejércitos es la casa de Israel,
y los hombres de Judá su planta deleitosa:
y buscó la justicia, pero he aquí , opresión;
por justicia, mas he aquí, grito de angustia.” (Isaías 5:1-7)

Bueno, se podría decir que Dios estaba atacando con dureza al pueblo de Israel. Por otra parte, de todos modos, ¿de quién es la viña?

Aquí es donde la parábola de los labradores malvados nos impacta hoy: como iglesia, somos los herederos del nuevo pacto de Dios en Jesús. Cristo. Somos el nuevo Israel. Se nos ha dado el privilegio de compartir las Buenas Nuevas del amor de Dios con los demás. Y Jesús nos encargó específicamente, diciendo:

“Id, y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
enseñándoles a guardar todas las cosas que yo os he mandado.
He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:19-20)

El juicio es este: si no podemos o no queremos, la llamada irá a otra persona. El reino de Dios no es nuestro para disfrutarlo solo, sino nuestro para compartirlo generosamente con todos los que estén dispuestos a aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador y seguir sus pasos.

¿Te pasó? ver el partido LSU-Tennessee por televisión el lunes por la noche? LSU dominó la primera mitad del juego, tenía a Tennessee abajo 21-7. El mariscal de campo de renombre de Tennessee, Erik Ainge, fue totalmente ineficaz. Pero cuando Tennessee recibió el balón en la segunda mitad, ¿adivina qué? El entrenador puso a Rick Clausen. Demostró ser la chispa que necesitaban para poner en marcha la ofensiva. Terminaron venciendo a LSU 30-27 en tiempo extra.

Sucede todo el tiempo cuando los que están en el asiento del conductor no logran hacer el trabajo, son reemplazados. La llamada va a otra persona. Es justo. ¿Y por qué deberíamos esperar que la iglesia sea diferente?

Hoy es el Domingo de Comunión Mundial. Es el único domingo del año cuando hacemos un balance del cristianismo en todo el mundo. Por un lado, es inspirador pensar en cómo la fe cristiana se expresa en tantos idiomas, culturas y países diferentes.

Al mismo tiempo, es humillante ver cómo el cristianismo está creciendo tan rápido en otras partes del mundo; sin embargo, está disminuyendo en los Estados Unidos.

Chris Romig predicó el sermón en el servicio de instalación de David Elton en la Iglesia Presbiteriana Covenant hace dos semanas. En su sermón, nos contó cómo la iglesia está creciendo en Sudamérica, África y Corea. No los aburriré con los números, excepto para decirles que hay literalmente miles y miles de nuevas iglesias que se plantan y nuevos cristianos que nacen en otras partes del mundo, mientras que aquí en los Estados Unidos, las iglesias están disminuyendo. , y los jóvenes se están alejando de la iglesia.

¿Por qué crees que es así?

Creo que es porque la gente en estos países en desarrollo está ardiendo por El Señor. Están llenos del Espíritu. Al tener tan pocos recursos materiales, tienen un gran entusiasmo por el Evangelio y están dispuestos a compartirlo con cualquiera que los escuche.

Nuestro pasante ministerial, Russ Ramsey, fue a Ruanda este verano en un viaje misionero. En solo cuatro días, él y su equipo recibieron 4500 profesiones de fe de nuevos cristianos que se comprometieron a convertirse en discípulos de Jesucristo.

Por supuesto, algunos se quedarán en el camino. Algunos volverán a caer en sus viejas costumbres tribales. Pero no todos. Y de aquellos que perseveren, la iglesia en Ruanda se fortalecerá, hasta que los días del genocidio sean un recuerdo lejano, y los hutus y los tutsis podrán vivir juntos en armonía.

En cuanto a nosotros , nos hemos vuelto demasiado complacientes para nuestro propio bien. Damos por sentado a la iglesia. Nos sentimos cómodos con la forma en que están las cosas y, en todo caso, resistimos el nuevo crecimiento y el cambio que lo acompaña.

Claro, el predicador dice que deberíamos estar haciendo más para compartir el evangelio y invitar a otros a una relación con Jesucristo. Él dice que deberíamos pedirles a nuestros vecinos, compañeros de trabajo y recién llegados que vengan a nuestra iglesia. Pero, en realidad, ¿no es eso lo que se supone que deben decir los predicadores? Además, ya estamos sobrecargados. No tenemos tiempo para evangelizar, y ciertamente no queremos imponer nuestras creencias a los demás.

Vivimos en un mundo de vive y deja vivir donde Está bien si vienes a la iglesia y está bien si no lo haces. Está bien si sigues a Jesucristo y, si no lo haces, bueno, Dios todavía te ama de todos modos. En cuanto a la iglesia, bueno, se llevará bien de alguna manera. Siempre lo ha hecho, siempre lo hará. No me refiero a pisar los dedos de los pies. No todo es culpa tuya. Pero la verdad permanece, como congregación y como denominación, nosotros los presbiterianos hemos hecho un trabajo miserable al dar testimonio del señorío de Jesucristo y hacer nuevos discípulos en su nombre.

Pensamos en el crecimiento de la iglesia como transferencias de membresía, no profesiones de fe por primera vez. No puedo decirte cuántas veces he oído hablar de una nueva familia que se muda a la ciudad y alguien hace la pregunta: ‘¿Son presbiterianos?’ Siempre quiero decir, “¿A quién le importa si son presbiterianos?

¿Están vivos? Esa es la pregunta. ¿Conocen el amor de Dios en Jesucristo? ¿Y podemos hacer un lugar para ellos en nuestra familia de fe?” Fíjate en mi palabra: si no estamos dispuestos a dar un paso al frente, si no estamos dispuestos a darle al dueño su parte del fruto de la cosecha, para usar el lenguaje de la parábola, él traerá otros para hacer el trabajo. Después de todo, ¿de quién es el viñedo?

Bueno, permítanme detenerme aquí y decir que creo que la mayoría de ustedes entienden de lo que estoy hablando: es de Dios. viñedo, y no hemos estado pagando el alquiler. Y creo que estarás de acuerdo: no hemos producido una cosecha decente en mucho, mucho tiempo. La pregunta es ¿qué podemos hacer al respecto? Me gustaría sugerir cinco pasos:

Uno, haga un balance de su propia fe. ¿Qué tan fuerte es su compromiso con Jesucristo? ¿Qué lugar tiene Dios en tu vida cotidiana? Hablar a otros sobre el amor de Dios en Jesucristo solo es válido si sabes de primera mano de lo que estás hablando.

Dos, si estás espiritualmente vivo, muerto en el agua , o en algún punto intermedio, pídele a Dios que renueve tu fe. Todos podemos usar una infusión fresca del Espíritu de Dios. Confiesa tus pecados, luego pídele a Jesús que entre de nuevo en tu corazón.

Tres, ten claro lo que tienes que decir. No todos tienen una experiencia de conversión dramática de la que hablar. No todos han sido sanados de una enfermedad terminal o salvados de una terrible experiencia. ¿Cual es tu historia? Verdades simples como, “orar a Dios me fortalece” o, “Ir a la iglesia me ayuda a hacer lo correcto” o “Hacerme amigo de alguien que lo necesita me hace sentir que estoy haciendo algo que vale la pena” puede recorrer un largo camino para llevar a otros a Cristo.

Cuatro, decida cuál es la mejor manera de compartir su fe con los demás. Es posible que no se sienta cómodo simplemente hablando de ello. Es posible que prefieras expresarte a través de un simple obsequio, un acto de bondad o enviando una tarjeta amable.

No puedo decirte con qué frecuencia pido a alguien que ponga un libro o una revista artículo o recorte de periódico en mi mano y decir, “Toma, me gustaría que leyeras esto. Dice lo que he estado pensando.” Entonces, encuentra un libro, un poema o un artículo que exprese lo que crees y dáselo a alguien a quien te gustaría presentarle a Jesucristo. O invítelos a conocer a alguien que pueda hablar por usted. En otras palabras, “No sé qué decir, pero conozco a alguien que lo sabe.”

Y cinco, haz algo, aunque lo hagas mal. Bien puede ser que si te acercas a alguien con el amor de Dios, te malinterpretará o te rechazará por completo. Si es así, supéralo. Habrás hecho tu parte. Y nunca sabes cómo lo que dijiste se asimilará más tarde.

Tenía un amigo en Odessa que era vendedor. Dijo que contaba con hacer diez llamadas por cada venta que hiciera. ¿Qué pasaría si cada uno de ustedes compartiera su fe con diez personas y las invitara a este servicio? Si solo uno de cada diez obtuviera como resultado, duplicaría el tamaño de esta congregación.

Bueno, aquí está el resultado final: es el Domingo de Comunión Mundial, un tiempo para celebrar nuestra conexión con otros cristianos en otras naciones alrededor del mundo. Y, al celebrar nuestra unidad en Cristo, comparando nuestro registro de fidelidad con el de ellos, no lo estamos haciendo muy bien. Y no es solo una cuestión de orgullo; es un asunto de vida o muerte de vivir en el reino o morir a los pecados del mundo. Tenemos la responsabilidad de ser buenos mayordomos de esta viña que llamamos el reino de Dios. Y buenos mayordomos debemos ser. Porque, después de todo, ¿de quién es la viña?

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Copyright 2005 Philip W. McLarty. Usado con permiso.

Las citas bíblicas son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.