Mateo 25:31-46 A través de los ojos del amor (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 25:31-46 A través de los ojos del amor (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 25:31-46 A través de los ojos del amor

Por el reverendo David Sellery

&# 8220;Ama a tu prójimo aunque toque el trombón.” Ese es un hermoso proverbio yiddish que refleja la esencia, si no el tono sobrio, del evangelio de este domingo. Pocos de nosotros tenemos los ingredientes de una Madre Teresa. Probablemente nunca seremos llamados a arrastrar a los indigentes y moribundos de las calles a nuestros hogares. Pero lo más probable es que Dios coloque a muchas personas que sufren en nuestro camino, ya sea de manera directa o tangencial. Puede que no demuestren estar agradecidos por nuestra ayuda. Y lo más probable es que sean inconvenientes e incluso molestos. Pero los ignoramos a nuestro propio riesgo.

No solo los pobres siempre están con nosotros, sino también los frágiles, los desafiados, los deprimidos, los ancianos, los atribulados, los adictos… ellos… Están en nuestros pueblos, en nuestros barrios hasta en nuestras familias. Vienen afligidos con cada raya y grado de patología. Los hay de todas las edades, razas y condiciones. Pero tienen una sola característica unificadora. Ellos, como cada uno de nosotros, están hechos a imagen y semejanza de Dios. Sus almas inmortales reflejan a su creador. Ellos son los amados de Dios. Jesús murió por todos y cada uno. No importa su condición, son nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Debemos amarlos.

Este evangelio nos ordena mirar más allá de sus quebrantos y defectos para ver la visión beatífica de Jesús resplandeciendo hacia nosotros. Pero para ver a Cristo en los demás debemos aprender a ver a través de los ojos del amor que es a través de los ojos de Cristo, que es el amor de Dios encarnado. Como todas las demás gracias, esa perspectiva es un don de Dios, no una aptitud que podamos adquirir. Pero una vez que se recibe esa gracia, no se la puede ignorar. Requiere práctica y aplicación en oración. Ver a través de los ojos de Cristo, vivir en su amor, nos da a cada uno de nosotros la oportunidad de estar entre los santos, de ser heroicos, de vaciarnos y llenarnos de la gracia de Dios.

En esto he sido particularmente bendecido. Doy gracias a Dios por traer a mi cuñado John a mi vida. Qué lluvia de gracia trae. Desde su nacimiento, John ha sido desafiado por la parálisis cerebral tetrapléjica. Sus discapacidades del desarrollo se han visto agravadas por una variedad de comportamientos autistas. Sin embargo, no conozco a nadie que ame o sea amado más completamente que John. Al comentar sobre el impacto que tienen en nuestras vidas las personas con necesidades especiales, Jean Vanier, el apóstol de las personas con problemas de desarrollo, escribe: No estoy seguro de que podamos entender realmente el mensaje de Jesús, si no hemos escuchado a los débiles, a las personas que tienen sido empujado a un lado, humillado, visto sin valor. Al mismo tiempo, a través de ellos vemos que nosotros también estamos quebrantados. Nuestras desventajas son las desventajas del poder del elitismo de los valores sin valor.

En Proverbios 29, la Biblia nos enseña:Donde no hay visión, el pueblo perece.La fe es el poder detrás de esta visión salvadora. Crea un sistema inspirador de valores compartidos. Y eso requiere una perspectiva compartida. El concepto operativo de este evangelio es compartir la perspectiva de Jesús, abrazar su visión, ver el mundo a través de los ojos de su amor. La parábola de esta semana plantea la pregunta:Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y… ¿sediento?La conclusión de Dios y nuestras instrucciones están contenidas en la respuesta: Cuanto hicisteis a…al menor deestos…a mí.

No podemos exagerar el significado de este evangelio. Es la última declaración pública de Cristo antes de entregarse a la cruz. Es el clímax del año eclesiástico. Sí, aquí hay poesía, pero el mensaje es directo e imperativo, sin solicitudes ingeniosas, sin engatusamientos, sin súplicas elevadas. Alimenta al hambriento. Vestir al desnudo. Bienvenido al extraño. Cuide a los enfermos. Visita a los encarcelados. Ver a Cristo y amarlo en los necesitados. Estas son nuestras órdenes de marcha en las buenas y en las malas.

¿Qué mejor momento para poner en práctica esta lección? Desde Acción de Gracias hasta Navidad es la temporada tradicional de dar. Nuestro amor traducido en moneda de tiempo, talento y tesoro se necesita ahora más que nunca, tanto en la parroquia como en la comunidad. Jesús nos ha dicho dónde buscarlo y cómo encontrarlo. No lo hagamos esperar.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.