Mateo 27:11-54 La Pasión (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 27:11-54 La Pasión (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 27:11-54 La Pasión

Por el reverendo David Sellery

El evangelio de esta semana es un drama se desarrolla en múltiples actos de traición contra un gran acto de amor general. Es una tragedia transformada en triunfo por la mayor llamada a escena que jamás haya existido o existirá. Es el relato épico de Mateo sobre la Pasión de Jesús en el que no somos solo espectadores, sino participantes y beneficiarios de la mayor historia jamás contada.

La crucifixión de Jesús no es un giro sorprendente de los acontecimientos en la narración que han estado siguiendo desde la Natividad. Jesús ha sabido hacia dónde se dirigía su vida y ha compartido libremente su visión con nosotros. Ahora le ha llegado el momento de enfrentarse a las fuerzas del mal que le han acechado durante tanto tiempo tramando su destrucción en respuesta a su mensaje de amor.

¿Lucha o huye? Ha corrido antes, ¿por qué no ahora? No peleará y no correrá, porque ha llegado su hora. Por eso vino. Ha predicado la nueva alianza basada en el amor a Dios y al prójimo. Ha demostrado su poder sobre el mal, sobre la enfermedad, sobre la muerte. Ahora es el momento de demostrar que no se trata solo de palabras inspiradoras o incluso de señales y prodigios. Ahora es el momento para que Jesús lleve nuestras traiciones a la cruz, para desterrar el pecado y darnos la vida eterna.

Él no simplemente dará su vida. Le será arrebatado en la forma más diabólica que sus enemigos puedan concebir. Pero aún más doloroso que los clavos, el látigo y las espinas será el camino de la traición que deberá recorrer hasta la cruz. En Getsemaní, Jesús pide a sus apóstoles que se queden y vigilen con él mientras ora. Responden roncando a través de su agonía de anticipación. La suya es una traición de indiferencia seguida de una traición de cobardía en su huida de Jesús cuando es arrestado. Judas, cuyo nombre se ha convertido en sinónimo de traición, agrega una floritura a su traición al traicionar a Jesús con un beso. Entonces, en total desprecio por el mensaje de Cristo de la misericordia divina, tira el regalo de Dios de la vida en una horca casera.

Pedro es un traidor múltiple en esa noche. Tres veces niega a Cristo. Pero, a diferencia de Judas, en su desesperación, Pedro busca el perdón y Dios lo escucha. Luego está la multitud voluble de traidores casuales. Hace una semana saludaron a Jesús con: Hosanna. Ahora su grito es: Crucifícale. Son superficiales. Son erráticos. Están aburridos y se distraen con facilidad. Quieren estar con la multitud. Solo apoyarán al equipo ganador. ¿Suena familiar?

La mayoría de los pecados del mundo son actos banales u omisiones indolentes. Son obra de traidores casuales, como nosotros. Ya sabes cómo es: no nos proponemos hacer el mal. Probablemente incluso tengamos una alta opinión de nosotros mismos. Pero algunos pecados parecen demasiado buenos para dejarlos pasar. Además, realmente puede ser un montón de problemas hacer lo correcto todo el tiempo. ¿Qué diferencia hace? Eso de la escuela dominical está bien para los niños, pero los negocios son los negocios. ¿Quién podría culparnos por un coqueteo en la oficina que simplemente se sale de control? Nadie lo sabe; para que nadie salga lastimado. Claro, todo el mundo hace trampa en sus impuestos. Simplemente no te dejes atrapar. ¿Escuchaste lo que ella me dijo? No es de extrañar que lo perdí. Solo algunos moretones, estará bien. Así que tomo algunas pastillas y luego tomo algunas más; tú también lo harías, si tuvieras mis problemas. Todo esto de los pobres es realmente exagerado. No lo tienen tan mal. ¿Qué se supone que debo hacer al respecto?

Y nuestras traiciones siguen acumulándose una y otra vez. Pero Jesús se lleva todos tus pecados y los míos cada uno de ellos van con él a la cruz. Entonces nuestras traiciones quedan clavadas en esa cruz. Son resucitados para morir con él y ser arrojados a la tumba. Resulta que todo el tiempo hemos tenido un papel protagónico en la Pasión de Jesús. Se podría decir que siempre se ha tratado de nosotros. Nuestros pecados lo llevaron a la cruz. Pero no termina ahí. Por la gracia salvadora de Dios, esta obra tiene el final más feliz de todos los tiempos. En Cristo, nuestros pecados están muertos y enterrados mientras Jesús resucitado recibe una milagrosa llamada de Pascua. Y de la cruz y del sepulcro nos levantamos con él triunfantes a la ovación de la vida eterna.

Gracias, Jesús. Por tu vida, muerte y resurrección nos has hecho libres.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.