Nuestro tiempo en la mesa del Señor – 1 Corintios 11:17-34 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Nuestro tiempo en la mesa del Señor – 1 Corintios 11:17-34 – Estudio bíblico

1 Cor. 11:17-34 NUESTRO TIEMPO EN EL TABULADOR DEL SEÑORLE

Intro: Jesús dejó Su iglesia 2 ordenanzas. Uno es el Bautismo y es la inmersión del creyente en agua como símbolo de la vida nueva de Cristo en el interior. La otra es la que vamos a celebrar esta mañana. La Cena del Señor. Esto también es una observancia simbólica. Sin embargo, es uno que tiene significado para el hijo de Dios. En la Cena del Señor, podemos encontrar la razón de nuestra existencia como creyentes y también la esperanza de nuestro futuro. Esta mañana, me gustaría hablarles sobre la Cena del Señor y darles una pequeña idea de lo que simboliza y lo que se espera de nosotros cuando venimos a la Mesa del Señor. Nuestro tiempo en Su mesa debe ser bendecido y puede serlo si entendemos exactamente qué es lo que estamos haciendo. Hoy, voy a predicar un rato sobre el tema de Nuestro tiempo en la mesa del Señor.

I. v. 24-26 ES TIEMPO DE RECUERDO

A. v. 24-25 Recuerda a un Señor agonizante – (El pan y el jugo representan el cuerpo y la sangre del Señor Jesús. El cuerpo que fue partido y la sangre que fue derramada.) III. ¡La cruel muerte que Él murió para salvar nuestras almas! Al morir, abrió de par en par las puertas de la salvación y ahora todo el que quiera puede entrar libremente. Al tragar el pan y el jugo, recuerda lo que Él hizo por ti en el Calvario – Es un. 52:14.

B. v. 26 Recuerda a un Señor triunfador – Cuando Jesús murió, ¡no se quedó así por mucho tiempo! ¡Gracias a Dios que 3 días después, resucitó de entre los muertos y conquistó la muerte, el infierno y la tumba, asegurando la vida eterna para todos los que lo reciban por fe! (Ill. Matt. 28:1-6) (Ill. Es por eso que la Cena del Señor no es más que un símbolo. ¡Jesús está vivo y bien esta mañana! Sí, murió, ¡pero ahora está vivo para siempre! )

C. v. 26 Recuerda a un Señor que aparece – Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, ascendió al cielo y tomó su lugar a la diestra del Padre, Heb. 10:12. Su promesa entonces fue que Él regresaría algún día por Su pueblo – Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11. (Ill. Cada vez que tomamos el pan y el jugo, debemos recordar que Él murió, Él vive y un día pronto, ¡Él regresará para llevarnos a estar con él en el Cielo!) (Ill. I Tes. 4: 16018; 1 Corintios 15:51-52.)

II. v. 27-30 ES TIEMPO DE ARREPENTIMIENTO

A. v. 27-30 De nuestros pecados – Estos versículos pintan un retrato muy solemne del servicio de la Cena del Señor. ¡Parece que el Señor se lo toma muy en serio! ¡Él espera que lidiemos con nuestros pecados antes de participar del pan y el jugo! Por eso tenemos un tiempo de oración en el altar antes de que se repartan los elementos. ¡Dios no ha cambiado de opinión! (Ill. La situación en Corinto. No se estaba tomando en serio y la gente estaba enferma y muerta por tomar la Cena del Señor a la ligera.) (Ill. Si has pecado, hay perdón en Jesús – 1 Juan 1:9)

B. v. 17-22 De nuestro egoísmo – (Ill. La actitud y la práctica en Corinto.) La Cena del Señor es un momento en el que debemos recordar la abnegación de Jesús y hacer que ese rasgo sea primordial en nuestras propias vidas. En otras palabras, debemos colocar a los demás por delante de nosotros. Es un buen momento para que el santo recuerde:

1. Los que faltan en la comunión – Galón. 6:22. Los que están fuera de Jesús y carecen de salvación – Es un. 51:1 (Ill. ¡Estas personas necesitan un informante que les hable acerca de Jesús!) (¿Estás echando tu red?)3. Que sin Jesús no somos nada – 1 Cor. 15:10; Juan 15:5

III. v. 31 ES TIEMPO DE RENOVACIÓN

A. Nuestros votos – ¿Qué le has prometido al Señor que no has cumplido? (Ill. Ecl. 5:1-5) Antes de tomar el pan y el jugo esta mañana, mira de cerca las cosas que le has prometido al Señor. ¿Los has hecho como dijiste que harías? ¡Examínate a ti mismo, júzgate a ti mismo, y Él no tendrá que juzgarte por tu error!

B. Nuestra Visión – Este tiempo en la mesa del Señor es un buen momento para que recordemos por qué estamos aquí de todos modos. Todos deberíamos tomar este tiempo para pedirle al Señor que renueve nuestra visión de:

1. Un mundo perdido sin Jesús. (Ill. Los horrores del hombre perdido – Ef. 2:12)2. Un Señor digno de nuestro mejor servicio, fidelidad y adoración.3. Una iglesia con un futuro tan grande como nuestro compromiso.

C. Nuestra victoria: este es un buen momento para traer sus derrotas, sus pruebas, sus valles , tus dolores y luchas al Señor y deja que Él te recuerde que no te ha olvidado. Que Él está obrando todo para tu bien – ROM. 8:28. Que en Él camines siempre en victoria – 1 Cor. 15:57. Que en Él eres más que vencedor – ROM. 8:37.

Conc: Antes de que tengamos nuestro tiempo en la Mesa del Señor, ¡pasemos un tiempo en el Altar del Señor! La invitación es triple hoy: 1. Si no eres salvo y Dios ha tratado con tu corazón, te invito a que vengas a Jesús ahora y lo recibas como tu Salvador.2. Si eres salvo, pero hay cosas en tu vida que te impiden caminar con Dios, tráelas a este altar esta mañana y deja que Él se ocupe de esas necesidades. Deshazte de esos pesos que retrasan tu progreso por Jesús.3. Si estás en medio de una tormenta hoy, ven a Jesús y deja que Él te recuerde tu gran victoria en Él. Cualquiera que sea la necesidad, tráela a Jesús hoy y Él puede satisfacerla y la satisfará. ¿Vendrás?