Pasos hacia una vida de oración victoriosa – Santiago 4:1-10 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Pasos hacia una vida de oración victoriosa – Santiago 4:1-10 – Estudio bíblico

Santiago 4:1-10

PASOS HACIA UNA VIDA DE ORACIÓN VICTORIOSA 

Intro: De todas las cosas que un creyente puede aprender a hacer en esta vida, ¡la cosa más importante es aprender a orar! Un día, los discípulos se acercaron a Jesús y le pidieron alguna instrucción. No le preguntaron cómo sanar a los enfermos. No preguntaron acerca de cómo resucitar a los muertos. No estaban interesados en Jesús’ secreto para caminar sobre el agua, o en Su receta para multiplicar los panes y los peces. Cuando vinieron a Jesús, le pidieron algo muy simple y elemental. Mire Lucas 11:1. Dijeron, “Señor, enséñanos a orar. Estos hombres sabían que la oración era fundamental para todo lo demás en su relación con Dios. ¡Querían tener una vida de oración como la que vieron en Jesús!

Amigos, ¡necesitamos aprender a orar! Todo en nuestro andar personal con Dios, así como nuestro andar colectivo como iglesia, depende de nuestra capacidad de hacer oraciones que sean escuchadas y contestadas. Oh, oramos mucho, pero a menudo nuestras oraciones no prevalecen. Necesitamos aprender a orar oraciones que “aprovechen mucho”, oraciones que prevalezcan con Dios, oraciones que sean escuchadas y contestadas. Este pasaje tiene algunas cosas importantes que decir sobre el tema de la oración. De hecho, veo en estos versículos los Pasos sencillos para una vida de oración victoriosa.

Quiero compartirlos con ustedes esta noche porque Creo que todos queremos saber cómo tener una vida de oración eficaz y poderosa. Creo que Dios quiere que tengamos ese tipo de vida de oración. Creo que ese tipo de vida de oración está disponible para cada uno de los hijos de Dios hoy. Note estos pasos simples para una vida de oración victoriosa.  

I. v. 1-2 EVITAR ORACIÓN ABANDONADA

A. He aquí un pueblo que va tras la vida. Están tratando de obtener todo lo que pueden por cualquier medio que puedan. Luchan, planean, planean, matan, trabajan, hacen la guerra y odian todo en un esfuerzo por obtener las cosas que creen que necesitan. ¡James les dice que carecen de las cosas que buscan en la vida simplemente porque no las piden!

B. ¿Cuántas veces hemos sido culpables de lo mismo? Operamos dentro del ámbito de nuestro propio poder, esforzándonos con nuestra propia energía para obtener las cosas que queremos y creemos que necesitamos, ¡pero fallamos en obtenerlas porque no nos tomamos el tiempo para pedirle a Dios!

(Ill. No hay ningún problema en su vida, la vida de esta iglesia, esta ciudad, este condado, este estado, esta nación ¡O este mundo que no se puede resolver a través de la vía de la oración! Cuando el pueblo de Dios comienza a invocar Su nombre de la manera correcta, se convierte en partícipe de Su poder, Su paz y Su gloria. Es la oración la que une nuestro ¡vive con el poder omnipotente de Dios! ¡Necesitamos aprender a utilizar Su poder, y eso solo se puede hacer a través de la oración!)

(Ill. Un niño pequeño estaba tratando con todas sus fuerzas de mover una piedra grande. Sus músculos estaban tensos, el sudor cubría su cara y frente mientras intentaba con todo lo que tenía para mover esa piedra. Su padre se sentó cerca mirando todo esto con una leve diversión. Después de un rato le dijo a su hijo: “Hijo, ¿estás usando todas tus fuerzas?&#8221 El niño respondió: “Sí, ¡estoy usando toda la fuerza que tengo!” Su padre dijo: “No, realmente no eres un hijo. Tú tienes”. 8217;¡t me pidió ayuda!”

¿Cuántas veces es eso cierto en nuestras vidas? Luchamos y nos esforzamos, peleamos y luchamos, pero no podemos lograr lo que queremos. ¿Podría ser que ¿Hemos fallado en un punto muy obvio?¿Será que hemos fallado en invocar al Padre y obtener Su ayuda en la situación? ¿en? Él quiere bendecirte. Él quiere moverse en su vida con poder y gloria, ¡pero a menudo no lo hace porque no se lo pedimos!)

C. ¡La falta de oración es un pecado! Se nos ordena orar – 1 Tes. 5:17; Lucas 18:1. ¡Dejar de orar es cometer pecado! ¡Muchos necesitan arrepentirse de su falta de oración!D. ¡No hay sustituto para una fuerte vida de oración! ¡Tu grandeza y éxito en tu vida pública y ministerio están directamente ligados a tu armario de oración! ¡Lo que somos en el escenario de la vida no es tan importante como lo que somos en el armario de la oración!

E. ¡Hay tanto por hacer aquí en Calvary Baptist! Hay almas que necesitan ser salvadas; hermanos y hermanas descarriados que necesitan ser reclamados; trabajo que debe hacerse en estos edificios; vidas que necesitan ser cambiadas para la gloria de Dios; y una comunidad que necesita ser alcanzada por Jesús. Además de eso, ¡hay una gran necesidad de la presencia manifiesta y el poder de Dios!

Dios ve las necesidades y sabe todo lo que tenemos que hacer aquí, ¡pero espera que oremos! La oración abre el almacén de Sus bendiciones y le permite moverse en nuestros corazones y vidas de una manera profunda y poderosa. Dios tiene tanto que quiere darnos, pero si no le pedimos, ¡nunca lo tendremos! 

(Ill. ¿No sería una vergüenza llegar al cielo y que el Señor nos mostrara todo lo que podríamos haber sido? todo lo que podríamos haber tenido y todo lo que podríamos haber visto si solo se lo hubiéramos pedido a Él? ¡No debemos descuidar la oración!)

II. v. 3-4 EVITE LAS ORACIONES TONTAS

A. Ahora, James les dice que hay momentos en que oran y todavía no obtienen lo que piden porque lo piden por un motivo equivocado. Están pidiendo cosas que promuevan y satisfagan a sí mismos. ¡Están orando oraciones inaceptables y Dios simplemente no responderá ese tipo de oración! ¡Nos estamos engañando a nosotros mismos si pensamos que Dios apoyará nuestro egoísmo!

El tipo de oración a la que se refiere Santiago es la oración que ni siquiera considera la gloria de Dios, y mucho menos la convierte en la primera prioridad. Este tipo de oración busca lo que quiere sin tener en cuenta lo que Dios quiere. Este tipo de oración es egocéntrica, egoísta y básicamente pecaminosa; y no será atendida por el Señor. ¿Con qué frecuencia somos culpables de orar por cosas frívolas sin tener en cuenta la voluntad de Dios en el asunto? (Ill. ¿Qué pasaría si Dios te diera todo lo que alguna vez pediste? Hoy estarías en un lío). Este tipo de oración no llega más alto que el techo. ¡El tipo correcto de oración siempre busca la voluntad del Señor ante todo!

B. Note lo que dice Santiago en el versículo 4. Nos dice que ser amigo del mundo viola nuestra comunión con Dios y estorba nuestra vida de oración. Usa los términos “adúlteros y adúlteras.” Está usando la metáfora del matrimonio.

(Ill. Imagine que un hombre y una mujer se casan, están enamorados y las cosas van bien por un tiempo. Después de un tiempo, la esposa desarrolla un ojo errante. Ella encuentra a su otro hombre y comienza a pasar su tiempo con él y a darle su amor. No, supongamos que mientras vive de esta manera ella regresa con su esposo y le pide cosas como dinero, un automóvil para conducir, un lugar para vivir, etc. ¿Cuál crees que será su respuesta? La mayoría de los hombres le dirían un fuerte “¡No!”)

Bueno, cuando tú y yo fuimos salvos, nos convertimos en la novia de Cristo, 2 Cor. 11:2. Debemos permanecer puros y sin mancha del mundo. Nuestro amor, nuestra adoración y nuestra lealtad deben ser solo para Jesús. Cuando abrazamos el mundo e ignoramos al Señor, podemos olvidarnos de la oración eficaz. Esos dos no van juntos! Cuando cometemos adulterio espiritual contra nuestro Señor, ¡significará que nuestras oraciones quedarán sin respuesta! ¡No puedes ser amigo del mundo y andar por un camino mundano y esperar que Dios siga bendiciendo tu vida!

C. Dios te ama y desea satisfacer tus necesidades, pero espera que camines con Él en una relación de amor devoto. Cualquier otra cosa pierde Su poder y Sus respuestas a tus oraciones, Sal. 66:18; Pro. 15:8; Pro. 15:29.

III. v. 5-10 ADOPTA LA ORACIÓN FIEL

(Ill. Queremos evitar esas oraciones olvidadas y esas oraciones necias. Queremos aprender a orar oraciones que se escuchan en el Cielo y se contestan en nuestras vidas. Los siguientes versículos comparten algunos principios poderosos que nos enseñan sobre el tipo de vida de oración que necesitamos adoptar.)A. v. 5 Se sensible Este versículo literalmente significa, El Espíritu de Dios en tu corazón tiene fuertes deseos y es muy celoso por la gloria de Dios. Santiago nos está diciendo que debemos ser sensibles a la voz del Espíritu de Dios en nuestra vida de oración. El Espíritu sólo desea lo que da gloria a Dios. Quiere que Dios reciba todo el honor y la gloria.

Si aprendemos a escuchar la voz del Espíritu, Él nos enseñará a orar por aquellas cosas que honran a Dios. Él conoce la mente de Dios, 1 Cor. 2:11. Él compartirá la mente de Dios con nosotros y nos enseñará a hacer oraciones apropiadas, Rom. 8:26-27. Aprenda a escuchar la voz del Espíritu de Dios y mírelo revolucionar su vida de oración.

B. v. 6 Sea sumiso Una de las cosas que el Espíritu de Dios hará en nuestras vidas es hacernos más sumisos al Padre. ¿Sabías que la oración no se trata de obtener lo que quieres de Dios? La oración se trata de que Dios trabaje en nosotros para alinear nuestra voluntad con la Suya. Cuando llegamos al lugar donde no queremos nada más que lo que Dios quiere; cuando Su voluntad se convierte en nuestra voluntad; cuando estamos dispuestos a entregar todos nuestros planes, metas, anhelos y anhelos, ¡estamos listos para ver a Dios moverse en respuesta a nuestras oraciones!

Cuando Jesús enseñó a Sus discípulos a orar, observe lo que les dijo primero, “Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así en la tierra., Lucas 11:2. El primer Adán se perdió esto en el Jardín del Edén. Él dijo: ¡No se haga tu voluntad, sino la mía! y se metió en problemas. De hecho, causó tantos problemas que todavía estamos pagando el precio hoy. ¡Nuestro objetivo en la oración no es doblegar la voluntad de Dios a la nuestra, es abandonar nuestra voluntad y abrazar Su voluntad totalmente! Cuando lleguemos al lugar donde estemos dispuestos a entrar en Su presencia con humildad y quebrantamiento, Dios contestará nuestras oraciones. Mientras sintamos que podemos pavonearnos en la sala del trono de la gracia y tomar la decisión, diciéndole a Dios lo que Él va a hacer, entonces nuestra vida de oración no será nada. ¡Dios está buscando un pueblo quebrantado y humilde sobre el cual pueda derramar Sus bendiciones!

C. v. 7 Sé constante Santiago nos dice a continuación que parte de lograr una vida de oración victoriosa es aprender a resistir al diablo. ¿Sabías que la oración es guerra? Es por eso que la mayoría de nuestras oraciones no son contestadas. Vemos la oración como una oportunidad para compartir nuestra lista de deseos con el Señor con la esperanza de que Él nos dé las cosas que deseamos. De hecho, Dios ha escogido obrar a través de las oraciones de Su pueblo.

Ill. Eph. 6:10-20. En este pasaje familiar, Pablo habla de la armadura de Dios. Note el versículo 17; aquí, se nos dice que oremos. Si entiendo bien esto, nos ponemos toda la armadura de Dios. ¡Nos preparamos para la batalla, y luego vamos a la guerra cuando nos inclinamos para orar! ¿Has pensado en ello de esa manera? ¡La oración es guerra! ¡No es un momento para tonterías frívolas y sin sentido! Es tiempo de desenvainar la espada del Espíritu e ir a la guerra contra el enemigo. Por eso debemos aprender a ser sensibles al Espíritu y sometidos al Padre antes de enfrentarnos al enemigo. ¡Solo entonces seremos lo suficientemente fuertes para resistir!

El diablo lo sabe y es por eso que lucha contra nuestra vida de oración con tanta fuerza. A él no le importa que vayas a la iglesia. A él no le importan las cosas que hacemos aquí en la iglesia. A él no le importa si predico. A él no le importa lo que hagamos siempre y cuando pueda evitar que hagamos lo más importante de todo: ¡orar!

Si decides esta noche que vas a ser un guerrero de oración, ¡es mejor que tengas cuidado! El diablo te peleará con uñas y dientes. ¡Él agitará la carne, y la carne odia la oración tanto como el diablo! Él te dará razones ilimitadas por las que no deberías molestarte en orar. A él no le importa lo que hagas mientras no te involucres en una oración seria y agonizante. ¡Porque él sabe que el poder de Dios se manifiesta a través de las oraciones de los santos!

Pero, si podemos resistir sus tentaciones de evitar las oraciones y si podemos aprender a ver la oración como una guerra, entonces podemos ver la victoria de ¡el diablo! Si quieres poner al diablo a raya, ¡desarrolla tu vida de oración y lo pasará mal a tu alrededor!

D. v. 8 Sepárese Ningún hombre puede venir a Dios con las manos sucias, un corazón dividido y una mente doble. Ningún hombre puede venir a Dios con pecado abierto en su vida, Sal. 66:18. Ningún hombre puede venir a Dios si su corazón está dividido entre el mundo y el Señor, Mat. 6:24. Ningún hombre puede venir a Dios si está tratando de enfrentar dos caminos al mismo tiempo, 2 Crón. 7:14. La victoria en nuestra vida de oración exige que nos aclaremos ante el Señor y nos arrepintamos de nuestros pecados. Exige que nos liberemos del mundo y pongamos nuestros corazones y mentes en Él. Dios no puede y no bendecirá la vida de oración de una persona que quiere lo mejor tanto del mundo como del reino de Dios. Es o bien, ¡pero no ambos!

E. v. 9-10 Sea sincero ¡El punto central de estos dos versículos es que debemos tomar en serio este asunto de la oración! Con toda honestidad, gran parte de nuestra oración se hace con prisa. Muchos ni siquiera pueden recordar de qué hablaron con Dios esta mañana, si es que oraron. Cuando tomamos en serio la oración, habrá un corazón quebrantado por el pecador perdido, habrá lágrimas en los ojos buscando la presencia y el poder de Dios en la iglesia. ¡Necesitamos un regreso al quebrantamiento ante el Señor! Necesitamos un retorno a las oraciones fervientes que hacen sonar las campanas de oración de la gloria. Necesitamos orar como lo hizo Ezequías, 2 Crón. 32:20. ¡Necesitamos orar como Elías, Santiago 5:16-18! Con toda honestidad, ¿cuándo fue la última vez que lloraste por los pecadores? ¿Cuándo fue la última vez que ayunaste y oraste para conocer la mente de Dios? ¿Cuándo fue la última vez que el sueño te evadió y un espíritu de oración te llevó al campo de batalla por los demás? ¿Cuándo fue la última vez que usted, como Jacob, se aferró a Dios por algo y se negó a soltarlo hasta que Él respondió? ¡Que el Señor te perdone cuando oras débilmente! ¡Hay algo en estas oraciones que realmente va en serio! Dios conoce nuestros corazones y nuestros motivos. Si queremos tener vidas de oración efectivas, entonces debemos tomarnos en serio la oración y convertirla en nuestra principal prioridad. 5in .75in 1.0in 1.25in 1.5in 1.75in 2.0in’>Conc: Entonces, ¿cómo es tu vida de oración? Si no es todo lo que debería ser, este altar es el lugar para estar. Aquí, puedes confesar tus pecados y buscar a Dios para una carga renovada para orar. Tal vez quieras traer a tu familia perdida aquí y llorar por ellos ante el Señor. Tal vez quieras venir y orar por el ministerio de esta iglesia. Ore para que Dios tome el Calvario y haga grandes cosas para Su gloria. Tal vez quiera venir y orar por sus hermanos y hermanas en Cristo que están luchando hoy. Tal vez quieras venir y reclamar la victoria sobre el diablo. Tal vez estás fuera de la voluntad de Dios y necesitas estar bien con Él. Tal vez no seas salvo y te gustaría serlo. No sé tu necesidad, pero este altar es el lugar para traerlos a todos.