Por favor, explique el paraíso y el purgatorio – Preguntas bíblicas – Biblia.Work

Por favor, explique el paraíso y el purgatorio – Preguntas bíblicas

Si al morir el espíritu es devuelto a Dios, ¿estarán los cristianos en el cielo antes del día del juicio? Explique “Paradise” y purgatorio. Gracias.

Gracias por su pregunta.

No necesariamente diría que Eclesiastés 12:7 significa que volvemos a la presencia de Dios, sólo a su cuidado. IE Él controla nuestro destino en ese punto. Así que no creo que esto signifique que los cristianos están en el cielo inmediatamente después de la muerte.

El término “paraíso” se usa varias veces en el Nuevo Testamento. Jesús le dice al ladrón que allí es donde él y Jesús estarían después de su muerte (Lucas 23:43). Paul declara que él “sabía” un hombre que fue arrebatado allí en 2 Corintios 11:4. Apocalipsis 2:7 dice que el árbol de la vida está en el paraíso, y Apocalipsis 22:2 dice que el árbol de la vida está en el cielo.

Nos conviene pensar en “espacio“ 8221; en el más allá, porque así es como pensamos acerca de estar en algún lugar hoy. Sin embargo, no estoy seguro de dónde están todos estos espacios y cómo Dios ha dispuesto las cosas, y no creo que necesitemos saber esas cosas con certeza aquí en la tierra.

Si miramos el caso del hombre rico y Lázaro en Lucas 16:19 y siguiendo, obtenemos una buena imagen de las cosas que Dios quiere que sepamos después de la muerte. Habrá quienes estén sanos, salvos y cuidados. Luego estarán aquellos que están en agonía, dolor y sufrimiento. Sabemos quién va a dónde. Por cierto, el purgatorio es un concepto del catolicismo que no se encuentra en la Biblia.

La otra cosa que debemos recordar es que habrá un día de juicio en el que cada persona será juzgado. Así que el orden de las cosas parece ser el siguiente: 1) inmediatamente después de la muerte, los fieles van al paraíso y los impíos van al lugar de los tormentos. 2) Entonces, todos serán juzgados en el día del juicio. 3) Entonces, todas las almas resucitadas entrarán en el cielo o en el infierno, que serán las moradas finales de todas las almas.