Por la gracia de Dios soy – 1 Corintios 15:10 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Por la gracia de Dios soy – 1 Corintios 15:10 – Estudio bíblico

1 Cor. 15:10 POR LA GRACIA DE DIOS YO SOY

Introducción: Gracia: Esta es una de esas palabras especiales que pertenecen al hijo de Dios. Dios nos ha dado algunas palabras que el mundo simplemente no sabe cómo apreciar adecuadamente. Por ejemplo, hay palabras como gloria, amén, aleluya, fe, etc. El diccionario define la gracia como, “ayuda inmerecida dada a las personas por Dios“. Sin embargo, ¡la gracia es mucho más que eso! Escuche esta definición, “la bondad misericordiosa por la cual Dios, ejerciendo su santa influencia sobre las almas, las vuelve a Cristo, las guarda, las fortalece, las aumenta en la fe cristiana, el conocimiento, el afecto y las enciende para la ejercicio de las virtudes cristianas.” ¡Eso, amigos míos, es la gracia!

En estos versículos, el gran apóstol defendía la resurrección del Señor Jesús contra las dudas de los incrédulos . Menciona el hecho de que el Cristo resucitado fue visto por Pedro, los 12.500 hermanos, su hermano terrenal Santiago y luego por último Pablo. Pablo procede a decirles a sus lectores que debido a sus pecados y ataques contra la iglesia, él era el más pequeño de los apóstoles y ni siquiera es digno de ser nombrado entre ellos. Sin embargo, Paul continúa diciendo que él sabe que Dios lo ha usado y que todo lo que tiene, es o será, se debe a la preciosa gracia de Dios.

Me gustaría recordarles a cada uno de esta noche que lo mismo es cierto para ti y para mí. Debido a nuestra pecaminosidad, merecemos nada menos que una eternidad en Hel, separados de la presencia del Todopoderoso. Sin embargo, debido a que Su gracia nos fue revelada en la Persona de Su Hijo el Señor Jesús, podemos ser salvos y usados por el Señor de una manera maravillosa. Esta noche, con la ayuda del Señor, me gustaría mostrarles algunas de las posesiones que pertenecen al hijo de Dios por la gracia. Únase a mí por unos momentos mientras consideramos, juntos, el pensamiento: “¡Por la gracia de Dios, yo soy!”

I. SOY SALVADO POR GRACIA  Ef 2:8, “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios:”
Ef 1:7 , “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”;

II. ESTOY SEGURO POR GRACIA  Rom 5:2, “Por quien también tenemos acceso por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

tercero ESTOY SEGURO POR GRACIA  Rom 3:24, “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús:”

IV. ME FORTALECE LA GRACIA  2 Cor 12:9, “Y me dijo: Mi gracia te basta; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, que el poder de repose en mí.”
2 Cor 9:8, “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todo abunde para toda buena obra:”

V. SOY SABIDO POR LA GRACIA Hebreos 4:16, “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro .”

VI. SOY ALGUIEN POR GRACIA  Ef 3:7-8, “De lo cual fui hecho ministro, según el don de la gracia de Dios que me ha sido dado por la eficacia de su poder. A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me es dada esta gracia de anunciar entre los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo;”

VII. ESTOY SATISFACTORIO POR LA GRACIA  Ef 2:7, “Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

VIII. ME SORPRENDE LA GRACIA  1 Cor 15:8-10, “Y al último de todos me apareció también a mí, como a uno nacido fuera de tiempo. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguía a la iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia que me fue dada no fue en vano, sino que trabajé más abundantemente que todos ellos; sino la gracia de Dios que estaba conmigo.”

Conc: Muchas cosas en la vida nos fallarán. Las amistades florecerán y luego morirán. La salud puede ser algo esquivo. Las riquezas y la riqueza a menudo permanecerán fuera del alcance de la punta de sus dedos. Aquellos a quienes amamos pasarán de escena dejando un vacío en nuestros corazones difícil de llenar. Sin embargo, hay una cosa que todo hijo de Dios posee que nunca puede fallar, nunca terminar, nunca agotarse, nunca agotarse y que nunca será insuficiente, ¡y esa es la gracia de Dios! Sí, el camino puede ser largo y tedioso, los días pueden estar llenos de dificultades y luchas, pero tengan la seguridad de que habrá gracia suficiente para cada necesidad y cada prueba. ¡Esa es la promesa de Dios y esa es la esperanza de los santos!