¿Por qué hay tantas denominaciones? – Lecciones de la Biblia – Biblia.Work

¿Por qué hay tantas denominaciones? – Lecciones de la Biblia

Recientemente me hicieron esta pregunta muy importante. Es una pregunta sobre la que muchas personas se han planteado. Es una pregunta que en gran medida queda sin respuesta por parte de muchos que optan por mantener el statu quo de los principales organismos religiosos de hoy. Sin embargo, es una pregunta que pide ser respondida por millones y ¡debemos responderla! Cristo oró por sus discípulos en Juan 17:20-23. Dijo:

No ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos; para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. Y la gloria que me diste, yo les he dado; para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en uno; y para que el mundo sepa que tú me enviaste, y que los amaste como me amaste a mí.
Jesús oró por la unidad de los que creen en él. Si esta era su gran preocupación y súplica, entonces ¿por qué tenemos tantas “iglesias?”

La primera razón por la que tenemos tantas “iglesias” es por algo que escribió Juan. Él dijo en 1 Juan 4:1 “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” De hecho, hay muchos falsos profetas que han salido por el mundo y algunos de estos falsos profetas han creado “iglesias” de los suyos. Y esto es parte del plan de Satanás para dividir a los seguidores de Cristo. La Biblia enseña que si es para su beneficio, Satanás puede transformarse en ángel de luz (2 Corintios 11:14). Continuamos leyendo en el siguiente versículo, “Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia.” En otras palabras, hay personas en el mundo de hoy que parecen ser ministros de justicia pero que en realidad están trabajando para Satanás. ¿Cómo sabes la diferencia entre los dos? Juan tiene la respuesta. “Examinad (probad) los espíritus si son de Dios.” Ahí radica la única vía disponible para saber si uno está enseñando la verdad o la falsedad, para probar la enseñanza del falso maestro. ¿Cómo se hace esto? Compare lo que están diciendo con lo que dice la Biblia y luego SÓLO crea lo que la Biblia REALMENTE enseña. Si la Biblia en realidad no lo enseña, entonces rechácelo. Muchos falsos profetas significan muchas falsas “iglesias.” He aquí una razón por la que hay tantas iglesias.

La segunda razón por la que tenemos tantas “iglesias” es porque hay muchos que no se contentan con ser simplemente cristianos. Muchos quieren ser “cristianos” de un tipo particular. Este era el problema que tenían los de la iglesia en Corinto. Pablo tuvo que reprenderlos porque se estaban llamando a sí mismos por algo que no era Cristo. Leemos en 1 Corintios 1:11, 12: “Porque me ha sido declarado de vosotros, hermanos míos, por los que son de la casa de Cloé, que entre vosotros hay contiendas. Ahora bien, esto digo, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.” Así como hoy muchos quieren decir que son bautistas-cristianos, metodistas-cristianos, presbiterianos-cristianos, pentecostales-cristianos, luteranos-cristianos, etc. ¿Cuál fue la respuesta de Pablo a este tipo de pensamiento? Él dijo: “¿Está dividido Cristo? ¿Pablo fue crucificado por ti? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?” En lugar de contentarse con ser seguidores de Aquel que fue crucificado por ellos, en lugar de contentarse con ser seguidores de Aquel en cuyo nombre fueron bautizados, querían ser conocidos como Pablo-cristianos o Pedro-Cristianos, o Apolos- cristianos. No estaban contentos con ser meros cristianos. Querían su propio “club cristiano” personalizado y con monograma. Esta falta de querer ser meramente cristianos hace que muchas “iglesias” para llegar a existir hoy.

La tercera razón por la que tenemos tantas “iglesias” es porque hay muchos que simplemente quieren salirse con la suya. Y lo quieren tanto que están dispuestos a permitir que una iglesia se divida por sus propias opiniones. Confunden su opinión con lo que enseñan las Escrituras. Para evitar esto se requiere que estudiemos y sepamos lo que la Biblia enseña para no empeñar nuestras propias opiniones como enseñanzas bíblicas y para no empeñar las enseñanzas bíblicas como nuestras propias opiniones. Cualquier error es desastroso cuando se trata de la unidad de la iglesia. Los cristianos de Borea practicaron esto. Leemos en Hechos 17:11 “Estos eran más nobles que los de Tesalónica, en cuanto recibieron la palabra con toda prontitud, y escudriñaban cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” No aceptaron simplemente la opinión del predicador con respecto a lo que enseñaba la Biblia. Revisaron las cosas; se aseguraron absolutamente de que lo que Pablo estaba diciendo era la verdad. No se contentaron con aceptar la opinión de Pablo. Aceptar las opiniones de los hombres como “verdad del evangelio” causa división y es en gran parte la razón por la que hay tantas “iglesias” hoy.

¿Cuál es tu deseo amigo mío? ¿Anhelas el tipo de unidad por la que oró Jesús? ¿Deseas probar las cosas en las que crees contra lo que dicen las Escrituras? ¿Quieres más que nada ser “solo un cristiano?” Entonces te ofrezco este desafío este mismo día. Encuentre una “iglesia.” Pregúnteles sobre lo que creen y practican. Si las escrituras no lo enseñan, entonces rechácelo. Si están haciendo lo que enseñan las escrituras y SOLAMENTE lo que enseñan las escrituras, entonces acéptelo y vuélvase parte de esa iglesia hoy. Es mi convicción personal que la iglesia de la que soy miembro, la iglesia que pertenece a Cristo, la iglesia de Cristo, está haciendo exactamente esto, ni más ni menos. La iglesia de Cristo no es una denominación como a muchos se les hace creer. Es simplemente un cuerpo de cristianos que se reúnen todas las semanas para adorar juntos y que se han unido en la iglesia de Dios para promover la obra de nuestro Señor Jesucristo. Te invitamos a conocer más sobre nosotros y a llevar la vida sencilla que se llama “cristiana”