Por qué se escribió Hebreos (parte ocho): Hebreos 1 – Estudio Bíblico – Biblia.Work

Por qué se escribió Hebreos (parte ocho): Hebreos 1 – Estudio Bíblico

La epístola de Hebreos comienza de esta manera:

Dios , que en otro tiempo y de muchas maneras habló en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el mundo; el cual, siendo el resplandor de su gloria y la misma imagen de su persona, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la limpieza de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tal mucho mejor que los ángeles, ya que heredó más excelente nombre que ellos. ( Hebreos 1:1-4 )

Este párrafo inicial aborda el núcleo de toda la epístola. Debido a que el primer capítulo está repleto de tecnicismos que necesitarán una atención especial a su debido tiempo, en este artículo le daremos una mera descripción general. En este punto, necesitamos hacer avanzar la historia, y una descripción general nos ayudará a hacerlo. La notable cantidad de material aquí es una reminiscencia de lo que está escrito en Juan 21:25: “Y hay también muchas otras cosas que hizo Jesús, las cuales si fueran escritas una por una, supongo que ni aun el mundo mismo podría contener el libros que se escribirían.”

Los nombres y títulos identifican personas, objetos e incluso movimientos políticos, religiosos o culturales dentro de las sociedades. Los nombres y títulos históricos tienden a identificar a aquellas personalidades que vivieron al frente de acontecimientos humanos significativos del pasado. Aparecen en nuestras historias porque la gente deseaba conocer y comprender sus actividades para su propia edificación.

Los primeros tratos de Dios con Abram son un ejemplo. En Génesis 11:26 , Dios comienza la historia de su relación. Antes de que Dios hable directamente con Abram, encontramos que el nombre de su padre era Taré. Dios también nos proporciona el lugar de nacimiento de Abram, Ur de los Caldeos, y su linaje comenzando con Sem, hijo de Noé.

A medida que pasa el tiempo, Dios también le informa al lector que Abram se casó con Sarai, que entonces era estéril. Deja sin especificar el período de tiempo dentro de este primer contacto, pero finalmente Dios le habla a Abram en Ur y le ordena que se vaya. Sin embargo, cuando Abram y Sarai parten de Ur hacia Canaán, el anciano Téraj parece haber decidido mudarse con ellos y conduce al grupo de Ur a Harán, una ciudad muy al norte. En Harán, Taré aparentemente muere abruptamente a la edad de 205 años, dejando a Abram, Sarai, Lot y el resto innumerable del grupo de Abram para continuar a Canaán sin él.

Mientras Abram y Sarai estaban en Ur, Dios nunca se les apareció. No hizo más que hablarles. No fue sino hasta Génesis 12:7 que la Biblia menciona por primera vez que Dios se le apareció, y para entonces ya habían llegado a Canaán.

Además, en algún momento después de su llegada a Canaán, se agrega el término “el hebreo” a la identidad de Abram ( Génesis 14:13 ). Quizás esto se hizo para distinguirlo de otros Abram a quienes Dios no quería confundir con el Abram bíblico. Tal vez lo hizo para ayudar a los futuros lectores a hacer una identificación positiva. Siempre hemos aceptado que el término “hebreo” identificaba a una persona como descendiente de Eber. Sin embargo, los eruditos afirman que este no es el único uso de la raíz del término, diciendo que “hebreo” se usaba en la antigüedad para distinguir a una persona que había “cruzado”. Este uso implica un individuo sin raíces comunitarias a largo plazo, un vagabundo. Un hebreo, entonces, era un viajero a un área que había cruzado una frontera, una cadena montañosa o un río, o incluso uno que cambiaba de lealtad a, digamos, una nueva creencia religiosa.

El comienzo de la epístola a los Hebreos contiene una forma compacta de un procedimiento de identificación similar. Dios inspiró al autor humano a enfocarse inmediatamente en la Personalidad central de toda la carta, Jesucristo, identificándolo por títulos y por sus asociaciones con una serie magnífica de logros alucinantes y honores otorgados. Para el momento en que concluye el breve párrafo inicial de cuatro versículos, Dios ya ha establecido una base sólida para convencer a los escépticos acerca de las calificaciones de Jesús de que, sí, Él está calificado para ser Sumo Sacerdote bajo el Nuevo Pacto para ayudar a los hijos elegidos a quienes Dios está llamando a Su Familia.

¿Un combate de boxeo?

Durante el primer siglo, varios judíos muy ruidosos dudaban en aceptar a Jesucristo como Sumo Sacerdote bajo el Nuevo Pacto. La conferencia registrada en Hechos 15, realizada para resolver sus dudas, da evidencia de la existencia de este grupo. Sin embargo, en términos de una metáfora del boxeo, Dios, a través del autor humano, lideró con un golpe de gracia en el primer capítulo de Hebreos. Al leer las declaraciones poderosas y verdaderas acerca de Cristo de la propia Palabra de Dios, presentadas con una lógica devastadora, un converso no podría encontrar nada que contradecir.

¿Hay alguna otra persona además de Jesús, ya sea ángel o humano, a quien Dios nombra como su Hijo unigénito? ¿Hay alguien más a quien Dios nombra como Su Hijo que heredará todas las cosas? ¿A través de quién surgió toda la creación? ¿Quién ha dado la vida misma a todas las criaturas, incluidos los humanos?

Dios no se detiene allí. Él continúa Su ataque directo. ¿Nombró Dios a alguna otra persona además de Aquel que se convirtió en Jesús de Nazaret como “el resplandor de su gloria y la imagen misma de su persona”? ¿Alguien más también sostiene todas las cosas en la creación por la misma palabra de Su poder?

¿Alguien más que Su Hijo unigénito nos purgó de nuestros pecados al sacrificar Su vida perfectamente vivida en una muerte extremadamente dolorosa? ¿Alguien más se levantó de entre los muertos y ascendió al cielo para sentarse a la diestra del Padre, ocupando la segunda posición más alta de poder y autoridad en todo el universo?

Todas estas preguntas desafían a los escépticos a justificar sus razones para rechazarlo como Sumo Sacerdote. ¿Hay lugar para considerar incluso a un ángel, una creación de Jesús y, por lo tanto, en un plano más bajo que Él? Y ese es solo el comienzo de las preguntas que seguramente surgieron.

solo un comienzo

Lo que Dios establece al comienzo mismo de esta magnífica epístola no responde directamente a algunas de las dudas centrales de los judíos. Lo que realmente perturbó a los incrédulos fue que Jesús de Nazaret parecía ser solo otro ser humano, y obviamente murió como mueren todos los humanos. Estos hechos, basados ​​en la vista, no en la fe , no cumplieron con sus expectativas.

Las expectativas de los judíos acerca de la aparición del Mesías fueron construidas—y distorsionadas de vez en cuando—sobre un conocimiento intermitente de Dios de 1,400 años. Francamente, en términos de tiempo, estaba mucho más a menudo “apagado” que “encendido”. Dios no elogió ni siquiera a un rey de las diez tribus israelitas del norte por liderar un período de gobierno justo sobre ellas. Las tribus en el reino del sur, Judá, ocasionalmente tenían un David, Ezequías o Josías que se elevaban hasta el punto de que Dios daba tal alabanza. Sin embargo, este reino eventualmente cayó, ¡y Dios juzgó que su conducta había sido peor que la del Reino de Israel!

Jesús nació entre esta gente de Judá, ya ellos les predicó el evangelio del Reino de Dios . Los judíos habían tenido un período especialmente largo de libre acceso a los profetas que Dios envió a través de los siglos, por lo que habían tenido acceso a las Escrituras a medida que surgían a través de los profetas. Hebreos 1:1 declara que Dios se aseguró de que ocurriera este testimonio: “Dios . . . en varios tiempos y de varias maneras habló en otro tiempo a los padres por medio de los profetas.” Los israelitas nunca estuvieron totalmente sin acceso a la guía de Dios. El problema de ellos era que no creían lo suficientemente profundo en lo que Él decía para permitirles usarlo para traerle gloria. Como muchos estadounidenses modernos, en su mayoría hicieron lo suyo.

No estaban totalmente equivocados en todo, pero estaban tan equivocados que no pudieron llegar a conclusiones correctas para darles una imagen precisa. Por ejemplo, algunos judíos entendieron lo suficiente de la profecía de la Simiente Prometida ( Génesis 3:14-15 ) para saber que sería cumplida por un gran líder entre los israelitas. También sabían que Él sería “el Ungido” y el “Mesías” y guiaría a Israel a la grandeza material entre las naciones.

Ese escenario ni siquiera comienza a rascar la plenitud de los logros de la Simiente Prometida, y mucho menos que todas las naciones se beneficiarán tanto espiritual como materialmente de Su grandeza. Solo tenían la más mínima idea de que Su aparición y los logros subsiguientes también traerían la salvación al mundo gentil.

Por lo tanto, tenían dificultades con el concepto de que Jesús de Nazaret era Dios y hombre al mismo tiempo, incluso con la idea de que podía ser divino en la carne. Tuvieron problemas para conectar su comprensión del Mesías Prometido con el ministerio público de Jesús de palabras y sanidades de mente y cuerpo, con Su muerte sacrificial y con los dones espirituales que Él da para sanar la mente y el espíritu de los elegidos, aunque una mente espiritual puede ver que la profecía en Génesis 3 contiene indicios de ellos. Para algunos judíos, influenciados por el judaísmo, estos elementos fueron un salto más allá de su capacidad de comprensión.

La pared del medio comienza a disolverse

Cuando concluyeron los tres años y medio de ministerio de Cristo y comenzó la iglesia, prácticamente todos los llamados y convertidos eran judíos. No era que Jesús no predicara a los gentiles. Predicó a los gentiles samaritanos ya en Juan 4, y su mensaje los atrajo, pero ninguno se convirtió durante su ministerio. Los gentiles captaron cierto nivel de la verdad, pero no fue sino hasta que Dios envió a Pedro a la casa de Cornelio, un soldado romano, y él y su familia se convirtieron y bautizaron en la Familia de Dios, que la pared intermedia de división que separaba a los israelitas—la mayoría específicamente los judíos—y los gentiles comenzaron a disolverse, poco a poco, dentro de la iglesia, el Israel de Dios .

El registro bíblico no sugiere de ninguna manera que los gentiles llamados a la iglesia de Dios tuvieran más dificultad que los judíos para convertirse a Jesucristo. La Conferencia de Jerusalén resolvió gran parte del “problema de los gentiles” que desafiaba a los judíos, y la iglesia comenzó a moverse para corregir cualquier problema pendiente relacionado con esta disputa.

Tres cosas ayudaron a los judíos a superar este problema:

La enseñanza consistente y veraz de los apóstoles y otros del Antiguo Testamento en los servicios de sábado y estudios bíblicos.

Los gentiles llamados comprendieron rápidamente la verdad, al menos en parte como resultado de no tener que vencer las falsas enseñanzas judías.

La escritura gradual de evangelios, cartas y otros materiales por parte de los apóstoles, especialmente aquellos que se convirtieron en parte de lo que ahora es el Nuevo Testamento.

Dios presenta un desafío

Dios desafía al lector enHebreos 1:5 : “Porque ¿a cuál de los ángeles dijo jamás: ‘Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy’? Y otra vez: ‘Yo seré para Él un Padre, y Él será para Mí un Hijo’?”

Nótese nuevamente que el asunto central en la epístola es que Jesucristo es el Sujeto solitario del tema del autor del cual nunca se desvía a lo largo de su argumento. Este tema de los ángeles puede haber surgido en la mente de algunas personas porque el Antiguo Testamento los llama “hijos de Dios” en Job 1:6 y 2:1. Además, la nación de Israel es llamada hijo de Dios en Éxodo 4:22 , y Salomón recibe ese título en II Samuel 7:14 .

Sin embargo, Dios no le da a ninguna de estas entidades el estatus exaltado de Su Hijo engendrado, ya que toda la epístola se refiere a Jesucristo. Uno buscará en vano a través de las Escrituras a Dios dirigiéndose a cualquier ángel de esta manera privilegiada. No aparece ni una sola vez.

La cita en Hebreos 1:5 se deriva del Salmo 2:6-8:

Sin embargo, he puesto a Mi Rey en Mi santo monte de Sion. Declararé el decreto: El Señor me ha dicho: “Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra”.

Dios puede haber dicho esto aquí porque deseaba establecer la relación entre ellos como padre e hijo, como la relación humana, para ser revelada más tarde cuando Jesús naciera en la carne.

Hebreos 1:6 lleva este desafío a otro paso. Para afirmar la grandeza de Cristo, el Padre encarga a los ángeles esta directiva: “Adórenle todos los ángeles de Dios”. Este orden claramente refuerza que el Hijo también es Dios. Si alguno de los ángeles hubiera elegido adorar a cualquier otro personaje que no fuera el Dios Creador, habría equivalido a idolatría. Para los judíos, este mandato confirma que el Hijo está muy por encima de cualquier ángel que hayan elegido para ser el sumo sacerdote dentro del Nuevo Pacto. Jesús es claramente superior en todos los sentidos a todos los ángeles.

Otro término griego un tanto único aparece en este contexto: prōtotokos . No es exclusivo de la Biblia ni de la humanidad en general, pero es excepcional porque se usa en términos absolutos en relación con Cristo. Prōtotokos significa “primogénito”. La Escritura lo usa en conexión con Jesús siendo el primogénito de varios hermanos (p. ej., Mateo 1:25 ); en referencia a la iglesia como primogénito de Dios ( Hebreos 12:23 ); en referencia al lugar de Jesús como la fuente y suprema sobre toda la creación ( Colosenses 1:15 ); y con respecto a su lugar preeminente en el proceso de redención ( Colosenses 1:18 ; Apocalipsis 1:5). Es un término raro en griego secular, que se usa principalmente en su sentido literal, pero puede ser un título que otorga a un ciudadano una importancia social dentro de una comunidad.

Aquí, sin embargo, parece significar que el Hijo (nótese el título) tiene el mismo estatus con Dios el Padre que un hijo humano primogénito tiene con su padre: Él es el Heredero. En el caso de Jesús, Su estatus, debido en parte a este factor primogénito, llega incluso a Su exaltación y entronización como Soberano sobre el universo.

Espíritus y llamas de fuego

El autor escribe en Hebreos 1:7 , “Y de los ángeles dice: ‘El que hace a sus ángeles espíritus ya sus ministros llama de fuego’”. Esta declaración nos desconcierta porque es una expresión figurativa susceptible de un par de interpretaciones. Es una cita cercana al Salmo 104:4 , “El que hace a sus ángeles espíritus, a sus ministros llama de fuego”, que no ayuda en nada a nuestra comprensión. Puede ser útil recordar que los ángeles pueden entenderse correctamente como mensajeros. Por lo tanto, el versículo puede traducirse en una declaración más comprensible, que Dios “hace de los vientos Sus mensajeros, y de las llamas de fuego Sus siervos”. La Nueva Versión Internacional y otras Biblias modernas lo traducen de manera similar.

La mayoría de los expositores resuelven el problema de esta manera. Creen que, dado que el propósito del capítulo es exponer y glorificar a Jesús como inconmensurablemente superior a los ángeles, los “mensajeros” y los “siervos” deben identificarse como ángeles, no como diferentes tipos de cosas creadas. Por lo tanto, ambos son creaciones angelicales, aunque representados como poco más que espíritus elementales que cumplen las órdenes de su Creador. El Hijo, sin embargo, permanece mucho más alto y más grande que ellos, porque es Él quien los creó y los envía a cumplir sus encargos.

Esta solución al versículo 7 encaja de la mano con el versículo 8, que presenta a Jesús como poseedor de un trono y un reino: “Pero del Hijo dice: ‛Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos; cetro de justicia es el cetro de tu reino’”. Comparados con el trono, el reino y el estatus del Hijo como Creador, los ángeles están haciendo un trabajo relativamente menor, siendo enviados por el Hijo para hacer varias tareas. Jesús continúa siendo exaltado, y los ángeles, aunque honrados por su fidelidad, se muestran en posiciones subordinadas.

El versículo 9 lleva la exultante alabanza aún más lejos: “Has amado la justicia y aborrecido la iniquidad; por eso te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros. No sólo es la justicia la norma donde Él reina, sino que Él la ama, mientras que al mismo tiempo odia el pecado . En términos de carácter, Cristo es indiviso. El Padre entonces se dirige a Su Hijo directamente como Dios, declarando que, debido a que Él ha hecho esto, Él recibe una unción superior, marcándolo como digno de mayor alabanza que los demás.

Jesús es verdaderamente eterno

El autor escribe en Hebreos 1:10-12 , citando el Salmo 102:25-27:

Y: “Tú, Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, pero Tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como un vestido; como un manto los envolverás, y serán mudados. pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán.

En el Salmo 102, estas palabras se aplican simplemente a la eternidad de Dios, pero aquí se aplican directamente a Cristo sin calificación. Por el Espíritu de Dios en nosotros, Él también nos ha hecho entender que Jesús era el Dios del Antiguo Testamento . Hasta donde sabemos, no muchos judíos captaron esta realidad, pero el pasaje presupone este hecho. El escritor de Hebreos lo usa como otra oportunidad para exaltar a Jesucristo por encima de los ángeles. A diferencia de ellos, Él vive eternamente.

La mención del autor de la ropa ayuda, ya que aborda el tema de las cosas creadas en contraste con el Dios eterno que creó todas las cosas físicas. La mención de la cita de la ropa que será enrollada y desechada ilustra una verdad eterna. Toda la creación física se desgasta lenta pero constantemente. Perece absoluta e implacablemente. De aquí extraemos una verdad fundamental de la vida: Jesucristo, el Dios Creador, comenzó el universo y lo terminará. Se establecerán un cielo nuevo y una tierra nueva ( Apocalipsis 21:1 ), pero a pesar de todo, Él sigue siendo el mismo ( Hebreos 13:8 ).

El autor continúa en Hebreos 1:13: “¿Pero a cuál de los ángeles ha dicho jamás: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?” Este versículo deriva del Salmo 110:1 , un salmo considerado mesiánico incluso por eruditos judíos. Podemos pensar en esta cita como una reverberación del versículo 4, en el sentido de que debemos considerarla de la misma manera que está escrito allí del Dios eterno, Jesucristo: “. . . habiéndose hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.”

La frase interesante aquí es “habiéndose convertido”. Pero, ¿cómo puede el Dios eterno y constante, eternamente superior, cambiar o “ser mucho mejor”? Por supuesto, el Hijo siempre fue eternamente superior a los ángeles. Eso, sin embargo, no es lo que está en juego aquí. El escritor se refiere a lo que hizo el Hijo al hacerse hombre y quitar los pecados de los hombres. Debido a que Él pagó la pena por los pecados, pudo sentarse en el trono de Dios en el lugar de mayor honor, y desde este punto de vista, Él es considerado más grande que cualquier ángel. Ningún ángel se ha acercado jamás a lograr ese magnífico triunfo.

Con respecto a los ángeles, Hebreos 1:14 pregunta retóricamente: “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para ministrar a favor de los que heredarán la salvación?” Esta conclusión del capítulo hace una declaración definitiva acerca de los ángeles en comparación con Jesucristo. Tienen un lugar de dignidad y honor en el Reino de Dios, pero son siervos. El término “todos” se aplica a cada uno de los ángeles sin distinción. A pesar de su excelencia poco común en muchas áreas, se apartan para servir, especialmente a los salvos entre la humanidad.

Anteriormente, mencionamos brevemente lo que algunos eruditos judíos entendieron acerca de la profecía de la Simiente Prometida en Génesis 3:14-15 . La Simiente Prometida llegó a la tierra al nacer como Jesús de Nazaret. Se ha convertido en nuestro Salvador, Maestro, Hermano mayor y ahora en nuestro Rey. Isaías 11:1-5 , 10-12 dice esto de Él:

Saldrá una Vara del tronco de Isaí, y un Retoño brotará de sus raíces. Reposará sobre él el Espíritu del Señor, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de poder, Espíritu de conocimiento y de temor del Señor. Su delicia está en el temor del Señor, y Él no juzgará por la vista de Sus ojos, ni juzgará por el oír de Sus oídos; mas con justicia juzgará a los pobres, y juzgará con equidad por los mansos de la tierra; Herirá la tierra con la vara de Su boca, y con el aliento de Sus labios matará a los impíos. La justicia será el cinturón de Sus lomos, y la fidelidad el cinturón de Su cintura. . . .

Y en aquel día habrá una Raíz de Jesé, que se erigirá como estandarte al pueblo; porque los gentiles le buscarán, y su lugar de reposo será glorioso.

Acontecerá en aquel día que Jehová volverá a extender Su mano por segunda vez para recobrar el remanente de Su pueblo que haya quedado, de Asiria y de Egipto, de Patros y de Cus, de Elam y de Shiner, de Hamat y de las islas. del mar. Levantará pendón a las naciones, y juntará a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro ángulos de la tierra.

El reinado de la Simiente Prometida, el Mesías, no se limitará a los convertidos sino que gobernará sobre todas las naciones de la tierra.

Un tecnicismo con respecto a Jesús

Antes de concluir estos comentarios sobre Hebreos 1, necesitamos considerar un tecnicismo acerca de Jesús que se encuentra en Juan 1. Este primer capítulo de Juan presenta a Jesucristo a la humanidad, pero especialmente a aquellos que están siendo llamados. Jesús, el Hijo unigénito de Dios, fue enviado directamente desde el cielo para ser Su testigo personal ante la humanidad para revelar tanto al Padre como al Hijo y Su propósito. El Padre envió a Su Hijo, Su Heredero, para ser un ejemplo vivo de Su amor hacia todas las personas. Sus elegidos necesitan conocerlo y cultivar una relación cercana con Él, ya que Él es el elemento más importante en nuestras vidas.

El apóstol Juan escribe en Juan 1:1-5:

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los Hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.

Inmediatamente presenta a Jesús como el Creador literal del universo y, por lo tanto, el Creador y Dador de vida de la humanidad (y de todas las demás formas de vida). Por sí sola, esta sorprendente revelación debe haber asombrado a los apóstoles, considerando que habían caminado con Él durante tres años y medio.

Nosotros también necesitamos reflexionar profundamente sobre su profundo significado para nosotros. Los apóstoles disfrutaron de un paquete de elementos que a nosotros nos falta. Literalmente podían escuchar Su voz mientras enseñaba, verlo con sus propios ojos y extender sus manos y tocarlo. Enseñó directamente a los apóstoles, y ellos vieron Su comportamiento mientras cumplía con Sus responsabilidades. Al principio, no conocían Su divinidad con certeza absoluta, pero aprendieron a medida que continuaban siguiéndolo. En el momento de Su crucifixión, ese conocimiento se había grabado a fuego en sus mentes como una convicción.

El apóstol Juan se centró en la unidad de Jesús con el Padre con más frecuencia que los demás apóstoles. Su evangelio proporciona así una descripción más completa y exacta de la identidad de Jesús. En Juan 10:30 , Jesús dice: “Yo y el Padre uno somos”. Juan 8:56-58 agrega:

Vuestro padre Abraham se alegró de ver Mi día, y lo vio y se alegró. Entonces los judíos le dijeron: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo, antes que Abraham fuese, YO SOY.

Durante Su ministerio, Jesús declaró claramente quién era Él varias veces, pero para la mayoría, era demasiado para aceptar. Especialmente en Juan 8, hay más en lo que Jesús dijo de lo que los angloparlantes pueden pensar. A juzgar por las reacciones de los judíos, algunos aparentemente captaron el significado de Su declaración mucho más que la mayoría de los estadounidenses, a pesar de su cultura predominantemente cristiana. ¡Tomaron piedras para tirárselas, pensando que era una blasfemia ( Juan 8:59 )!

Note Juan 1:14 , 18:

Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. . . . Nadie ha visto a Dios en ningún momento. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, Él lo ha declarado.

En ambos versículos, el término griego traducido como “unigénito” es monogenes. Solo Juan usa este adjetivo para describir a Jesús, y lo usa cinco veces. Su uso más común en griego es como un término cariñoso, aunque eso no es todo lo que agrega a la posición de Jesús ante la humanidad. La forma en que John lo usa también indica específicamente una relación familiar humana .

También lleva el sentido de “solo”, intensificando el sentido de cariño con la idea de singularidad o unicidad. Por lo tanto, el sentido de “solo” se convierte en una adición importante. No hay otros como Él, y la Escritura agrega que nunca ha habido. Él es único incluso con respecto a todos los demás usos de “hijo de Dios” en la Biblia. Él está solo. Nuestro Salvador no tiene competencia.

En este punto, necesitamos comprender una regla gramatical griega simple a la que la mayoría de los angloparlantes normalmente no están expuestos. En griego, ho es el equivalente del artículo definido en inglés “the”. Sin embargo, el apóstol Juan no coloca ho antes de “unigénito” en el versículo 14, ni antes de “Padre” en el versículo 18 (aunque la mayoría de las traducciones al inglés lo proporcionan de todos modos). Su ausencia es legítima en el uso griego, ya que intensifica el poder descriptivo del término “unigénito” y, por lo tanto, lo que Juan intenta explicar. Amplifica su poder.

Al escribirlo así, Juan quiere decir específicamente que Jesús es el único, único, exclusivo, único representante y —esto es importante— carácter (imagen) del Ser, el Padre, que lo envió. Esto pone mayor gloria adicional sobre las características reveladas acerca de Jesús en el contexto.

El objetivo del apóstol era demostrar y enfatizar lo mejor que pudiera con meras palabras la altura del nivel de gloria que él y sus compañeros apóstoles presenciaron en su relación de tres años y medio con Jesús. Con palabras, separa a Jesús de Nazaret, hijo de José y María, de todos los demás hijos de Dios apartados en las Escrituras, así como de cualquier tipo de relación terrenal, humana, generacional.

Esencialmente, está afirmando que la relación de Jesús con el Padre no tuvo origen. Todas las relaciones humanas se originan y continúan a través del emparejamiento de un padre y una madre. La relación de Jesús con el Padre no fue así. No hay nada que los humanos podamos concebir como un acto sexual del Padre que produjo a Jesús.

Esta realidad debería tener un gran impacto en cómo entendemos Su unidad. Recuerde que Jesús dice en Juan 10:30 : “Yo y el Padre uno somos”. Por lo tanto, todo lo que el Padre es en carácter también lo es Jesús, aunque Jesús es una personalidad separada del Padre. Así como el Padre siempre ha existido, también el Hijo. El apóstol Juan usó esta regla gramatical cinco veces, así que entenderíamos el punto. Jesús fue y es tanto Dios como el Padre.

Por lo tanto, el término “engendrado” tal como se usa con respecto a Jesús no se aplica de la misma manera que se aplica a los humanos. Sin embargo, Juan lo usó para establecer el concepto de una relación familiar para que pudiéramos entender más claramente nuestra relación con Dios, como Padre e hijo.

El hijo no tiene origen

El apóstol escribe en Juan 1:1-3:

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

La mayoría de los lectores captan rápidamente quién es la Palabra. Dado que el Verbo, el Jesús pre-encarnado, estaba al principio con Aquel identificado como Dios, a quien conocemos como el Padre, el pasaje implica que nunca hubo un tiempo en que Jesús y el Padre existieron separados el uno del otro. Por lo tanto, Jesús, llamado Verbo y luego Hijo, no tiene origen.

Puede ser más fácil para un ser humano entender este concepto al darse cuenta de que el Padre y el Hijo tienen la misma edad. Ninguno es “mayor” que el otro. Ambos son Seres eternos sin principio ni origen ni ningún tipo de nacimiento.

Juan agrega otra señal de su relación en el versículo 3. Ambos existieron antes de que se creara cualquier otra cosa, se les concediera vida y se les diera un propósito por el cual vivir. Esto también sugiere que el Hijo no tiene origen: No había nada antes de Él que fuera Su fuente. El versículo 3 es especialmente una glorificación de los poderes de la Palabra, que debe alertarnos de que el Nuevo Pacto en el que estamos involucrados es mucho más importante para el propósito de Dios que el que Él propuso a través de Moisés .

Podemos resumir el primer párrafo de Juan de esta manera: “En el principio” (versículo 1) enlaza con Génesis 1:1 y se refiere al comienzo de la creación, no al comienzo de la vida de Dios. El versículo confirma que el Hijo es una personalidad distinta del Padre. Citando Su compañía, el versículo 2 asigna inequívocamente una Deidad plena e igual al Hijo como el otro Dios-Ser poseído.

El versículo 3 enfatiza la Palabra como Creador. Es útil comprender que “todas las cosas fueron hechas por medio de Él” significa todo : todos los cuerpos celestes, animales, vegetales, minerales, leyes, fuerzas y energías que operan dentro de la creación para sustentar la vida. Ni la más mínima cosa se hizo sin Su participación. También confirma que estos dos Seres trabajan juntos en perfecta armonía, y ninguno es inferior al otro como Dios. En esta creación y sus funciones, la Palabra tuvo la delantera. El pasaje no da indicios de competencia entre Ellos.

Los versículos 4-5 son una expansión de los esfuerzos creativos de Cristo. Juan se está asegurando de que entendamos que era responsabilidad de Cristo ser la fuente, fuente, origen y causa de la vida. De Él fluye toda la vida. Cuando añadimos Hebreos 1:3 —“el que sustenta todas las cosas con la palabra de su poder”— a esto, podemos decir con confianza que Él mantiene todo vivo y en orden hasta el día de hoy.

¡Con qué poderoso Salvador nos ha bendecido el Padre!