Problemas similares, preguntas similares, hombres similares, en circunstancias similares – Lecciones de la Biblia – Biblia.Work

Problemas similares, preguntas similares, hombres similares, en circunstancias similares – Lecciones de la Biblia

Uzías era un rey muy poderoso de Judá; reinó cincuenta y dos años, el reinado más largo de cualquier rey en Israel. Fue criado bajo la tutela del profeta Zacarías. Conquistó a los filisteos ya los árabes; los amonitas le trajeron presentes. Construyó torres y cavó pozos y construyó viñedos. Comandó una fuerza de combate de élite de 307.500 hombres. Apoyó a este ejército con un arsenal que construyó cotas de malla, yelmos, escudos, arcos, lanzas y hondas. Y como lo hizo el gran matemático Arquímedes para Cartago, Uzías construyó para Jerusalén grandes máquinas de guerra, catapultas y grúas, para defender la ciudad de los ataques. Uzías era de buena herencia, poderoso, inteligente y bendecido por Dios, y dejó que esto se le subiera a la cabeza. Porque aunque leemos en 2 Crónicas 26:3-15 de todos estos tremendos logros bajo su mano, también leemos en los versículos 16-21 de su gran caída: su orgullo.

Hubo entre los sacerdotes en Jerusalén un espíritu de valentía en este tiempo. Los sacerdotes respetaron la autoridad de Dios y posteriormente el silencio de las escrituras. Entendieron que los sacerdotes de Dios eran los únicos autorizados para entrar en el lugar santo y adorar allí y que solo Aarón y sus hijos debían quemar el incienso. Además, estaban dispuestos a respetar estas ordenanzas incluso si el rey mismo se proponía transgredirlas. Habían leído en Éxodo 30:7,8 la ley del altar, “Y Aarón quemará sobre él incienso dulce cada mañana; cuando prepare las lámparas, quemará incienso sobre él. Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará incienso en ellas, incienso perpetuo delante de Jehová por vuestras generaciones. Y supieron del orgullo que había venido contra el altar en los días de la rebelde Coré; Números 16:39, 40 les recordó: “Y el sacerdote Eleazar tomó los incensarios de bronce con que los que habían sido quemados habían ofrecido; y se hicieron planchas anchas para cubrir el altar, por memorial a los hijos de Israel, para que ningún extraño, que no sea de la simiente de Aarón, se acerque a ofrecer incienso delante de Jehová; que no sea como Coré y como su compañía, como le dijo Jehová por mano de Moisés.”

Hemos pues puesto ante nosotros en la historia de Israel un incidente con dos lecciones: una con respecto al gran orgullo, la otra con respecto a la gran valentía. Salomón en los Proverbios escribió: “El orgullo precede a la destrucción, y el espíritu altivo antes de la caída” (Proverbios 16:18). Leemos en el Salmo 10:4, “El impío, por la soberbia de su rostro, no buscará a Dios; Dios no está en todos sus pensamientos.” (¡Agregamos, como contraste a este versículo, que la persona humilde siempre pondrá a Dios en todos sus pensamientos!) El orgullo se menciona en Marcos 7:22 entre los pecados que corromperán el corazón desde adentro. “Y él dijo: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, el mal de ojo, la blasfemia, la soberbia, la insensatez: todas estas cosas malas de dentro salen, y profanar al hombre” (Marcos 7:20-23).

En contraste con el orgullo, una audacia que se ejerce más allá de sus habilidades, el valor, por otro lado, es una audacia que proviene de la humildad; es una audacia que conoce sus límites y se contenta con permanecer en ellos; ¡es audacia por la verdad! Jehová criticaría a los israelitas por su falta de valor; dice por medio de Jeremías, “. . . inclinan su lengua como su arco para la mentira: pero no son valientes para la verdad sobre la tierra; porque de mal en mal proceden, y no me conocen, dice Jehová” (Jeremías 9:3). David fue considerado un hombre valiente así como un hombre conforme al corazón de Dios. Este último era, de hecho, el secreto de su valentía. En 1 Samuel 16:18 leemos acerca de esta conexión: “Entonces respondiendo uno de los sirvientes, dijo: He aquí he visto a un hijo de Isaí de Belén, que es diestro en el juego, y varón valiente y poderoso, y varón de guerra, y prudente en los asuntos, y de buena apariencia, y Jehová está con él.” David reconoció esta conexión y habla de ella dos veces en los Salmos, “En Dios haremos proezas, porque él hollará a nuestros enemigos” (Salmos 60:12; 108:13). ¡La fuente de la verdadera valentía es Jehová Dios!

El gran contraste entre estos dos atributos se nos presenta en el pecado del rey Uzías. El orgullo del Rey hizo que fuera más allá de lo que Dios había escrito; la valentía de los sacerdotes les hizo exponer y oponerse al error. Leemos: “Pero cuando se fortaleció, su corazón se elevó a su destrucción, porque se rebeló contra el SEÑOR su Dios, y entró en el templo del SEÑOR para quemar incienso sobre el altar del incienso. Y el sacerdote Azarías entró tras él, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, que eran hombres valientes. Y se opusieron al rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, Uzías, quemar incienso a Jehová, mas a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemar incienso: salid del santuario; porque has delinquido; ni será para tu honra de parte de Jehová Dios. Entonces Uzías se enojó, y tenía un incensario en su mano para quemar incienso; y estando él enojado contra los sacerdotes, la lepra le subió en la frente delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso. Y Azarías el sumo sacerdote, y todos los sacerdotes, lo miraron, y he aquí, tenía lepra en la frente, y lo echaron de allí; sí, él también se apresuró a salir, porque el SEÑOR lo había herido” (2 Crónicas 26:16-20). Es importante que nos demos cuenta de la diferencia entre orgullo y valentía. El uno se busca a sí mismo más allá de los límites de Dios; el otro busca a Dios más allá de los límites de sí mismo. La diferencia es sutil, pero extremadamente importante.

Como muchos bien saben, la historia tiene una forma de repetirse. El pecado de Uzías no es único. Si lo desea, viaje conmigo a través del tiempo desde el 750 a. C. hasta el 1850 d. C. y observe algunas similitudes entre el rey Uzías y el campeón del liberalismo de antaño, Isaac Errett. Al igual que el rey Uzías, Isaac Errett tenía antecedentes notables. Fue criado en una estricta secta religiosa escocesa y se le enseñó a respetar la “letra de la ley”. El élder Robert McLaren finalmente lo bautizó en 1833. Se convirtió en aprendiz de imprenta y aprendió a escribir artículos que demostraban su notable talento para escribir. Para el 18 de junio de 1840, Errett, con solo veinte años de edad, habiendo sido fuertemente alentado por los hermanos mayores, fue “apartado” como evangelista por la iglesia como era su costumbre en ese tiempo. Errett era joven cuando empezó; tenía talento y fue “criado” en la iglesia de Pittsburgh sobre sermones de hombres como Alexander Campbell, Thomas Campbell, Walter Scott y Samuel Church. Errett predicó fielmente hasta que se mudó a la iglesia en Detroit, Michigan en 1863. Fue aquí donde sus tendencias liberales comenzaron a manifestarse.

Una de las primeras señales de su orgullo vino cuando puso una placa con su nombre en la puerta de su oficina que decía: “Rev. I. Errett.” También publicó lo que se tituló “Una sinopsis de la fe y la práctica de la Iglesia de Cristo.” Muchos hermanos sintieron que lo que había hecho Errett, en esencia, era establecer un credo. No hace falta decir que estos hermanos se opusieron a la ‘Sinopsis’ de Errett. Además, Errett estableció el Christian Standard el 7 de abril de 1866, y es la conclusión de al menos un historiador que este periódico se inició, al menos en parte, para dañar la influencia de Ben Franklin y la American Christian Review. La biografía de Errett de JS Lamar parecía confirmar esto en la mente de David Lipscomb; él escribe:

En una palabra, la teoría del hermano Lamar en cuanto al origen del Estándar cristiano es que toda la empresa fue proyectada por las ‘mentes líderes entre los hermandad” y que esas “mentes líderes” eran “más sabios, más dulces, mejores” que el espíritu desagradable y nacido en la tierra” que dominó periódicos como American Christian Review, Lard’s Quarterly y Gospel Advocate, e inspiró a hombres como Benjamin Franklin, Tolbert Fanning, Moses E. Lard, David Lipscomb, EG Sewell y Phillip S. Fall. Tal es la teoría del hermano Lamar.[1]

Errett no solo usó su influencia para socavar a estos hombres, sino que también promovió una agenda de “progresista” pensó que eventualmente resultaría en la división final de 1906 entre las iglesias de Cristo y la Iglesia Cristiana/Discípulos de Cristo. Con respecto al instrumento mecánico de la música en un artículo titulado “Música instrumental en nuestras iglesias” él dijo:

“Antes de proceder a dar nuestras razones en contra de la música instrumental en el culto público, deseamos elaborar más completamente el pensamiento presentado en nuestro último artículo sobre el tema, a saber, que la verdadera diferencia entre nosotros es una diferencia de opinión en cuanto a la conveniencia de la música instrumental en el culto público, y por lo tanto, es incorrecto hacer de esta diferencia una prueba de compañerismo, por un lado, o una ocasión de tropiezo por el otro.& #8221;[2]

Franklin, Lard y otros no tardaron en cuestionar la caracterización del instrumento de Errett, argumentando que de ninguna manera el uso del instrumento podría ser una opinión. o un recurso porque no estaba autorizado originalmente. Esta división continúa hoy.

Hay un área más de interés que nos gustaría notar en relación con el enfoque “progresivo&#8221 de Errett’ espíritu. Esto se refiere a la cuestión de si hay o no verdaderos cristianos en las denominaciones. En el mes de agosto de 1861, Errett respondió a una consulta de R. Hawley; el tema registrado en el Millennial Harbinger fue “Comunión con las ‘Sectas.’” El punto clave de Errett se encuentra en los puntos tercero y cuarto de su carta. Reproducimos la carta en su totalidad para su consideración:

Muir, Mich., 20 de agosto de 1861.

Estimado hermano. Hawley: La suya del 15 está disponible y merece una respuesta mucho más completa de la que puedo darle en este momento. es un momento apresurado, y solo puedo tomar unos minutos para responder a sus preguntas. En cuanto a la admisión de personas no sumergidas a la Mesa del Señor, nuestro punto de vista es,

1. Que en tiempos primitivos no hay duda de que todos los que venían a la mesa del Señor, así como todos los que participaban en oración, canto, &c., eran creyentes sumergidos: y estamos tratando de traer de vuelta ese estado de las cosas.

2. Pero las corrupciones del Papado, de las cuales la iglesia aún no se ha recobrado a medias, han hecho del pueblo de Dios un pueblo errante, disperso y dividido.

3. Estamos rogando por una mayor reforma: nuestra súplica procede de la integridad de las súplicas anteriores: es una súplica por la reunión del pueblo disperso de Dios. No reconoce las sectas, sobre bases humanas, como divinas, pero reconoce un pueblo de Dios entre estas sectas, y busca llamarlos.

4. Estamos obligados, por lo tanto, a reconocer como cristianos a muchos que han estado en error en el bautismo, pero que en el espíritu de obediencia son verdaderamente cristianos. (Ver Romanos 2.28,29.) Confieso, por mi parte, que si entendiera la posición de los hermanos para negar esto, retrocedería de mi posición entre ellos con total repugnancia. Nunca servirá descristianizar a aquellos sobre cuyos hombros estamos parados, y debido a cuyas labores previas estamos capacitados para ver algunas verdades más claramente que ellos. Sin embargo, mientras que ellos están completamente de acuerdo con la piedad y la posición cristiana que merecen, es claro que están en un gran error sobre la cuestión del bautismo, y debemos tener cuidado de no comprometer la verdad. Nuestra práctica, por lo tanto, no es ni invitar ni rechazar clases particulares de personas, sino poner la mesa en el nombre del Señor, para el pueblo del Señor, y permitir que vengan todos los que quieran, cada uno bajo su propia responsabilidad. Es muy común que metodistas, presbiterianos, etc., se sienten con nosotros. No dejamos de enseñarles sobre todas estas cuestiones, y muy a menudo los sumergimos.

En cuanto a nuestra práctica en general, mi impresión es que dos tercios de nuestras iglesias en los Estados Unidos ocupan este posición; aquellas iglesias que originalmente eran bautistas, son bastante más inflexibles.

Por mí mismo, aunque totalmente dedicado a nuestra súplica, no deseo limitar y encadenar mis simpatías y afectos hacia nuestra propia gente.

Verdaderamente su hermano,

Isaac Errett.[3]

Aunque Errett está abordando la cuestión de la comunión abierta, con franqueza hace afirmaciones sobre la existencia de cristianos de buena fe en el “sectas.” Esto parecería invalidar la necesidad de enseñarles acerca de la verdadera forma del bautismo si fueran verdaderamente cristianos. ¿Qué necesidad tendrían del perdón de sus pecados? Son cristianos, y cristiano es aquel a quien se le han perdonado los pecados. El bautismo se vuelve ineficaz, improductivo e impotente. No tiene el poder para el que fue diseñado: poner a los hombres en contacto con la sangre de la cruz y lavar los pecados del hombre. Sus argumentos de que no podemos rechazar a aquellos en quienes nos apoyamos se quedan cortos porque ha indicado en el punto dos que el catolicismo no contiene a ningún cristiano, sin embargo, la iglesia “se mantiene” en parte del trabajo que hizo esa institución, incluso tan corrupta como era. Nos vemos obligados a preguntar: “¿Los hombres se hacen cristianos porque apoyan, al menos en lo que respecta al plan de salvación, alguna verdad? ¿O es todo el plan lo que hace que una persona sea cristiana? Muchos hoy, que afirman influencias similares a las de Errett, deben responder estas preguntas. Entonces, es con este espíritu que llegamos a nuestro propio tiempo y vemos problemas similares y hacemos preguntas similares de hombres similares en circunstancias similares a las del rey Uzías e Isaac Errett.

Tenemos en mente un cierto compañero, quien, como el rey Uzías e Isaac Errett, se encargó de imponer sus opiniones sobre la autoridad de Dios. Y las similitudes son sorprendentes cuando comparamos los antecedentes, las acciones y los escritos de este individuo con aquellos que lo han precedido, ya sea en la historia sagrada o profana. Empezamos, como hicimos con los otros dos, con el trasfondo del caballero. Era un joven prometedor, o eso se nos dice, tanto elocuente como poderoso en las Escrituras. Sus artículos fueron de enorme valor en defensa de la verdad y todavía se utilizan ocasionalmente para mostrar el alcance de su partida. Sin duda, al igual que el rey Uzías e Isaac Errett, su educación y antecedentes resultaron en su ruina. Porque cuando era “fuerte” fue vencido por el orgullo y buscó hacer lo que estaba más allá de los límites de la autoridad de Dios. Y así, hombres se levantaron, hombres valientes, hombres que fueron acusados de ser orgullosos, como lo fueron David Lipscomb, Moses E. Lard, Benjamin Franklin y Azarías y sus sacerdotes. “Quien eres,” pide a Uzías, a Errett ya nuestro amigo moderno, “desafiar la voluntad del rey.” “Tú eres un humilde sacerdote;” o “eres un dogmático sectario;” o “no tiene un doctorado” Tales son los argumentos ad hominem que se esgrimen contra aquellos que confrontan el error con la verdad.

Nuestro amigo moderno sigue a Errett en otro asunto. Ha iniciado en los últimos años una nueva publicación que tiene como objetivo provocar un “cambio” en las iglesias de Cristo. Y al igual que el artículo de Errett que atacó y menospreció a los hermanos fieles como Moses E. Lard, David Lipscomb y Benjamin Franklin, esta publicación, en general, ataca a los hermanos fieles de la actualidad que se esfuerzan por aferrarse al patrón del sonido. doctrina como lo hicieron sus antepasados espirituales antes que ellos. De hecho, el documento ridiculiza la idea de que el Nuevo Testamento es un modelo para la teología cristiana de hoy; se burla del mismo plan de salvación; se burla de la iglesia, la hermosa novia de Cristo, como una especie de monstruo en el mundo moderno de hoy; y pone en ridículo a la preciosa madre de Jesucristo nuestro Señor como una mujer de dudosa reputación.

Además, las palabras de nuestro amigo moderno son muy similares a las de antaño. Isaac Errett. Por favor, léalas cuidadosamente y compárelas con lo que se escribió hace poco más de 100 años. Con respecto a la música instrumental como prueba de compañerismo, escribe:

No trazo la línea en el instrumento. No creo que el Señor haya muerto por eso. No voy a hacer de eso una prueba de comunión contigo en Cristo. . . No quiero ser divisivo al respecto. Me niego a ser divisivo al respecto. Si yo estuviera en una congregación donde la voluntad de esa congregación, la decisión de los ancianos, fuera que el instrumento se usaría la próxima semana, no subiría al púlpito y los condenaría y dividiría la iglesia. Tendría dudas de conciencia sobre si podría quedarme y adorar con esa iglesia, pero no me levantaría y diría: ‘Permitan que los fieles de Dios crucen la línea y estén conmigo’. [4]

Aquí, Errett y nuestro amigo están justo en la fila. Errett no hizo del instrumento una prueba de compañerismo para disgusto de Lipscomb, Lard, Franklin y otros, y así también, nuestro amigo no hace del instrumento una prueba de compañerismo para disgusto de muchos hermanos fieles hoy. La pregunta clave es, por supuesto, ¿es el instrumento una innovación o no? Si lo es, entonces su inserción no es menos pecado que la innovación de la ofrenda de incienso del rey Uzías en el templo y es pecado y debe ser tratado en consecuencia cortando la comunión con aquellos que continúan insertando tales innovaciones en Dios. #8217; adoración de s. Si nuestro amigo puede demostrar lo contrario –que el instrumento no es una innovación en la adoración–entonces estaremos felices de unirnos a él en comunión y no tener problemas de conciencia con el instrumento–por haber probado que es no es una innovación, necesariamente debe ser lo que Dios ha incluido en su adoración. El desafío está ante él, tal como lo hizo en los días de antaño.

Respecto a si hay o no cristianos de buena fe en las denominaciones, escribe:

Seguramente los hay individuos en prácticamente todas las denominaciones conocidas hoy que han aprendido de Jesús, lo miraron con fe sincera, se apartaron de la rebelión de su conciencia contra su voluntad y lo abrazaron como salvador a través de la inmersión en su nombre. Y su desafortunado enredo en algún error denominacional u otro de ninguna manera altera el hecho de que son cristianos.

Hay cristianos sinceros, conocedores y devotos dispersos entre todas las diversas denominaciones. . Sin embargo, están separados unos de otros por formulaciones de credos, nombres humanos, estructuras organizativas engorrosas.

Nuestro amigo no comete los mismos errores que Errett con respecto al bautismo. Afirma que se requiere antes de que uno pueda convertirse en cristiano. Errett no necesariamente hizo esta afirmación. Sin embargo, afirma que hay cristianos, cristianos sinceros, cristianos informados, cristianos devotos, dispersos entre las denominaciones. Sin embargo, si son tan devotos, ¿por qué no se han dado cuenta de que el cristianismo denominacional es inherentemente divisivo y, por lo tanto, contrario a la voluntad del Señor, tal como se encuentra en 1 Corintios 1:10? Si tienen tanto conocimiento, ¿por qué no se dan cuenta de que el bautismo eficaz solo se basa en darse cuenta de que uno está en pecado y necesita la sangre de Cristo para quitar esos pecados (Efesios 1:7); que el bautismo es la forma en que entra en contacto con la sangre de Cristo; que la sangre de Cristo compró la iglesia de Cristo; y que cuando uno entra en contacto con esa sangre es añadido a la iglesia de Cristo? (Y si puede encontrar una persona con conocimientos que crea estas cosas en una denominación, entonces le mostraré a un apóstata, uno que se niega a salir del compañerismo sectario). Si son tan sinceros, entonces, ¿cómo pueden vivir con sus propias conciencias sabiendo que continúan en vano culto mientras permanezcan entre las denominaciones? De hecho, la noción misma de cristianos sinceros, devotos y eruditos que permanecen en las denominaciones es la antítesis de las súplicas de Cristo en Juan 17 con respecto a la verdadera unidad de los cristianos… No ruego solamente por éstos, sino por ellos. también los que creerán en mí por la palabra de ellos; para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste" (Juan 17:20, 21). Nuestro amigo Rubel Shelly no es diferente al rey Uzías o Isaac Errett.

A menudo, los liberales acusan a los conservadores de orgullo porque se atreven a enfrentar a un liberal contra el estándar de la verdad. Por el contrario, son los liberales como Errett y Shelly quienes muestran el tipo de orgullo que mostró el rey Uzías, porque buscan ir más allá de los límites que Dios ha establecido. Y cuando los individuos valientes les señalan la verdad, confunden la valentía con el orgullo. Cuando alguien defiende la verdad en defensa de la palabra de Dios, que nunca se diga que esa persona es orgullosa; sin embargo, aquellos que levantan la cabeza contra lo que Dios ha atado finalmente caerán porque han ido más allá de los límites de Dios en busca de la gratificación propia, ¡el epítome del orgullo!

&#8212 ;—————

[1]David Lipscomb,”Sobre la anchura y la dulzura de las cosas,” Gospel Advocate, Vol.XXXIV, No.24 (16 de junio de 1892), p.370.

[2]Isaac Errett, “Instrumental Music in Our Churches, ” Estándar cristiano, vol. V. No. 20 (14 de mayo de 1870), p.156.

[3]Isaac Errett, “Carta de I Errett,” Millennial Harbinger, Fifth Series Vol.IV, No.12 (diciembre de 1861) p 711.

[4]He aquí el patrón, pg.279