Proverbios 4 – Cuida tu corazón – Estudio bíblico – Biblia.Work

Proverbios 4 – Cuida tu corazón – Estudio bíblico

Serie de sermones: Cuida tu corazón

  1. Cuida tu corazón
  2. Observadores de el Corazón
  3. Batalla por el Corazón
  4. Reinando con un Corazón Nuevo
  5. Siguiendo el Corazón de Dios

Escrituras: Proverbios 4:20-27

Introducción

La montaña Fairweather es una de las montañas más espectaculares de América del Norte. Ubicada frente a la costa sureste de Alaska, la montaña alcanza los 15,000 pies sobre el nivel del mar. Las enormes paredes de granito con profundos barrancos cortados por glaciares en cascada crean una vista inspiradora. Esta vista, sin embargo, solo se puede ver unos veinte días al año cuando hace buen tiempo. La montaña se llama Fairweather porque solo se puede ver toda la gloria y la belleza de la montaña cuando se despeja la niebla.

El autor, John Eldredge, usa Fairweather Mountain como ilustración para describir cómo la mayoría de las personas viven sus vidas.

Gran parte de nuestra confusión resulta de no entender la verdad proclamada en Proverbios 4:23 y otras Escrituras que describen el significado del corazón. En este breve pasaje, el sabio rey Salomón identificó cuatro principios para guardar nuestro corazón.

1. Reconocer el tesoro

Dos frases saltan de la página al leer este pasaje, “sobre todo” y “fuente de vida”. Para experimentar la plenitud de nuestra fe y participar de las bendiciones de Dios, debemos reconocer el tesoro del corazón. “Sobre todo” comunica prioridad, y “fuente de vida” comunica una gloriosa promesa. El texto identifica que cuidar tu corazón es más importante que cualquier otra cosa. Para la comunidad cristiana que aprecia la doctrina de la abnegación como uno de los aspectos clave del seguimiento de Cristo, guardar el corazón parece una contradicción. Esperamos “tomar nuestra cruz” no cuidar nuestro corazón. Estoy convencido de que Proverbios 4:23-27 contiene otra gran paradoja de la vida en el reino. ¿Será que solo podemos morir a nosotros mismos cuando guardamos nuestro corazón?

Jesús declaró que debemos amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas (Marcos 12:30) . Al describir el reino de Dios, Jesús reveló que las cosas que salen del corazón contaminan al hombre (Mateo 15:16-20). También enseñó: “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Lucas 12:34). El apóstol Pablo oró por los santos para que “los ojos de vuestro corazón sean iluminados” (Efesios 1:18). Encontramos instrucciones similares en el Antiguo Testamento donde se nos ordena confiar en el Señor con todo nuestro corazón (Pvbs. 3:5) y guardar la palabra de Dios en nuestro corazón (Salmo 119:11). El profeta Samuel reveló que Dios no evalúa a las personas por su apariencia exterior, sino que mira el corazón (1 Samuel 16:7). Quizás, el versículo más significativo que describe el tesoro del corazón se encuentra en Romanos 10:9 que dice que una persona puede ser salva “creyendo en su corazón” que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos.

El corazón es una misteriosa realidad espiritual que nos permite experimentar la plenitud de la vida. Incluye emoción, pero el corazón no se limita a la emoción. Según las Escrituras, el corazón puede estar afligido, turbado, quebrantado, traspasado, dividido y gozoso. El Dr. Charles Ryrie definió el corazón como “el núcleo mismo de la vida”. Nuestro corazón es la expresión más verdadera de lo que realmente somos.

2. Prioriza la tarea

Habiendo identificado el mandato bíblico para que reconozcamos el tesoro del corazón, debemos priorizar la tarea de guardar nuestro corazón. Si le pidiera a cualquier iglesia que identificara las principales disciplinas cristianas, ¿cómo crees que se clasificaría guardar tu corazón? Podríamos esperar respuestas como adoración, oración, estudio de la Biblia y evangelismo. Estas respuestas son correctas y ciertamente juegan un papel importante en la protección de nuestro corazón. Sin embargo, me parece extraño que el mandato de guardar nuestro corazón rara vez, si es que alguna vez, recibe la prioridad que las Escrituras le dan al corazón.

Como se mencionó anteriormente, encontramos que la instrucción de guardar nuestro corazón no nos resulta familiar. debido a la abundancia de enseñanzas sobre negarse a sí mismo para seguir a Cristo. A menudo hacemos la falsa suposición de que cuidar el corazón es una búsqueda egoísta. La mayoría de nosotros podría testificar de una experiencia en la que alguien usó la pobre excusa del egoísmo para justificar una decisión impía.

Por ejemplo, un hombre dice que está dejando a su esposa y abandonando a sus hijos porque “Dios lo quiere”. para ser feliz.” Debemos entender que cuidar tu corazón no es egoísmo ni irresponsabilidad. El énfasis desequilibrado en ciertos aspectos de la fe ha contribuido al descuido de guardar el corazón, y debemos tener cuidado de no perder los tesoros del corazón debido a abusos egoístas.

Un segundo factor que ha impedido la santos de hacer de los asuntos del corazón una prioridad es la limitación de guardar su corazón en la pureza. La lucha por la pureza moral es una parte admirable y necesaria del seguimiento de Cristo. Consideraremos proteger el corazón de la basura en la siguiente sección del mensaje, pero cuidar es más que proteger; incluye buscar y proporcionar.

Un artículo de Readers Digest ofreció un análisis divertido de algunas de las tendencias dietéticas que afectan nuestra cultura. Los japoneses comen poca grasa y sufren menos problemas cardíacos que los estadounidenses o los británicos. Los franceses comen mucha grasa y sufren menos ataques al corazón que Estados Unidos o Gran Bretaña. Los italianos beben mucho vino tinto y tienen menos riesgo de problemas cardíacos que sus vecinos occidentales. ¿Qué podemos concluir de estos hechos? Puedes comer lo que quieras, ¡pero hablar inglés te matará!

Cuidar tu corazón se trata más de alimentar tu alma que de evitar el pecado. Cuando nuestro corazón es fuerte, somos capaces de resistir las tentaciones que hacen tropezar a muchos santos. El libro de Proverbios identifica algunas cosas que se deben evitar, pero también contiene numerosas instrucciones para buscar la sabiduría, la gracia, la disciplina y la vida.

3. Minimice la basura

Cuidar su corazón incluye buscar a Dios, pero no podemos ignorar la instrucción de minimizar la basura de nuestras vidas. Los versículos que siguen al mandato de guardar nuestro corazón describen desechar las palabras perversas, mirar al frente y elegir los buenos caminos. Estos versículos son similares al desafío del Nuevo Testamento contenido en Hebreos 12:1-2: “Por tanto, puesto que también nosotros tenemos alrededor de nosotros una nube tan grande de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, la fuente y consumador de nuestra fe”. Ambos pasajes revelan la necesidad de eliminar algunas cosas de nuestras vidas para que podamos correr la carrera de la fe. La siniestra trampa del legalismo atrapa a aquellos que hacen de la eliminación el objetivo de la fe en lugar de eliminar el pecado con el propósito de avanzar en la fe.

Alguna basura es fácil de identificar. La corrupción moral, el comportamiento perverso y los actos malvados que dañan a otros se oponen audazmente a la voluntad de Dios para su vida. Otra basura es más difícil de discernir y eliminar. La falta de fe, la falta de voluntad para perdonar, el materialismo, el orgullo y los sistemas de creencias falsas pueden detener el flujo de las “fuentes de la vida” al igual que los pecados fácilmente identificables. La basura, grande o pequeña, sigue siendo basura. Debemos aceptar el desafío que el apóstol Pablo le dio a Timoteo de purificarse a sí mismo para que fuera un “instrumento especial, apartado, útil al Maestro, preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 2:24).

4. Energízate con la verdad

Una cuarta estrategia para proteger tu corazón es energizarte con la verdad. Tenga en cuenta la instrucción “prestar atención y escuchar con atención” (Pr. 4:20). Este énfasis en prestar cuidadosa atención a la verdad divina es seguido por la promesa de vida y salud. Necesitamos la verdad. Jesús dijo que la verdad nos haría libres. Salomón exhorta a su hijo a discernir y mantener la instrucción cerca de su corazón.

Vivimos en un mundo que a menudo se opone a la verdad. Nuestra cultura promueve la tolerancia sobre la verdad, pero el rey sabio nos recuerda que hay una diferencia entre el bien y el mal, el bien y el mal, la justicia y el mal. Los caminos llanos que tienen una base sólida conducen al éxito, pero las decisiones malas e inestables conducirán a la destrucción.

También debemos apreciar la diferencia entre los hechos y la verdad. No basta con saber hechos acerca de la fe. Los hechos brindan información, pero la verdad produce transformación. A través de la aplicación de “guardar la verdad en tu corazón”, avanzamos en el camino de la fe en lugar de desviarnos del rumbo. La mayoría de las personas que se identificarían como cristianos conocen los hechos de la fe. Saben acerca de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Ellos saben acerca de la oración. Ellos saben acerca de testificar. Pero muy pocos oran para conocer al Señor y el poder de la resurrección en un esfuerzo por compartir a Cristo de manera más efectiva.

Demasiados creyentes tratan el conocer a Cristo como un simple hecho en lugar de una verdad transformadora. Considere la diferencia entre las siguientes definiciones de un beso. Una definición clínica es “La presión de dos mandíbulas juntas que resulta en el intercambio de saliva”. Ahora escucha la definición de un beso en la canción de Faith Hill titulada This Kiss (nota: reproduje el CD de la canción en este punto del mensaje. Fue una ilustración efectiva, creativa y divertida). La canción dice: “Es la forma en que me amas, es un sentimiento como este, es movimiento centrífugo, es dicha perpetua, es ese momento crucial, es (ah) imposible, este beso, este beso… imparable, este beso, este beso.”

Cuidar tu corazón implica energizar tu vida con la verdad transformadora del amor de Dios y Su Palabra. Nunca trate la Escritura como una colección de hechos. Presta atención y escucha atentamente porque la Palabra de Dios está viva. Es más cortante que una espada de dos filos. El profeta Jeremías describió la Palabra de Dios como un fuego que quema el alma del hombre y un martillo que hace añicos la roca.

Conclusión

Cuidar tu corazón es fundamental para experimentar todo lo que Dios deseos para tu vida. Cuando reconocemos el tesoro, priorizamos la tarea, minimizamos la basura y nos energizamos con la verdad, nos colocamos en una posición para recibir las bendiciones de Dios.

Los submarinos nucleares consisten en algunas de las tecnologías más sorprendentes del mundo. el planeta. Estos increíbles barcos militares pueden permanecer bajo el agua durante noventa días, pero cada noventa días el submarino debe resurgir para mantener la alineación adecuada con la Estrella Polar. Mientras está bajo el agua, el sistema de navegación del submarino se ve afectado por las fuerzas magnéticas de la tierra. Debido a que estos submarinos llevan misiles de destrucción masiva, deben prestar mucha atención para mantener el equipo de navegación alineado con el verdadero punto de referencia de la Estrella Polar (Chip Ingram, I Am With You Always, Grand Rapids: Baker Book House, 2002, p. 217).

El submarino nuclear proporciona una imagen excelente de nuestro corazón. Así como el submarino puede tener suficientes provisiones físicas como comida, agua o combustible para sobrevivir, no puede funcionar al más alto nivel o completar su misión sin mantener la alineación adecuada con el verdadero punto de referencia. Tu corazón es el equipo de navegación de tu vida. Debe permanecer alineado con Dios. Al proteger su corazón, permanece encerrado en la voluntad de Dios y en las “fuentes de la vida”.

El Dr. Steve Andrews es el pastor principal de la Iglesia Bautista Alabaster, Alabaster, Alabama. Él y su esposa Karen tienen cuatro hijos. Tiene un Doctorado en Ministerio del Seminario Luther Rice, una Maestría en Divinidad del Seminario Teológico Bautista Mid-America y una Licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad de Georgia.