¿Qué es la morada del Espíritu Santo? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Qué es la morada del Espíritu Santo? – Estudio Bíblico

La morada del Espíritu Santo es la acción por la cual Dios toma residencia permanente en el cuerpo de un creyente en Jesucristo. En el Antiguo Testamento, el Espíritu vendría y saldría de los santos, capacitándolos para el servicio pero no necesariamente permaneciendo con ellos (ver Jueces 15:14 ; 1 Crónicas 12:18 ; Salmo 51:11 ; Ezequiel 11:5 ). Jesús reveló a sus discípulos el nuevo papel que jugaría el Espíritu de Verdad en sus vidas: “Él vive con vosotros y estará en vosotros” ( Juan 14:17 ). El apóstol Pablo escribió: “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque sois comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo” (1 Corintios 6:19–20 ).

Estos versículos nos están diciendo que el creyente en Jesucristo tiene la tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo, viviendo en él. Cuando un individuo acepta a Cristo como Salvador personal, el Espíritu Santo le da al creyente la vida de Dios, la vida eterna, que es realmente Su misma naturaleza ( Tito 3:5 ; 2 Pedro 1:4 ).), y el Espíritu Santo viene a vivir en él espiritualmente. El hecho de que el cuerpo del creyente se asemeje a un templo donde vive el Espíritu Santo nos ayuda a comprender de qué se trata la morada del Espíritu Santo. La palabra templo se usa para describir el Lugar Santísimo, el santuario interior en la estructura del tabernáculo del Antiguo Testamento. Allí, la presencia de Dios aparecía en una nube y se encontraba con el sumo sacerdote, quien venía una vez al año al Lugar Santísimo. En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote traía la sangre de un animal sacrificado y la rociaba sobre el propiciatorio del Arca del Pacto. En este día especial, Dios concedió el perdón al sacerdote ya su pueblo.

Hoy en día, no hay templo judío en Jerusalén y los sacrificios de animales han cesado. El creyente en Cristo se ha convertido en el santuario interior de Dios el Espíritu Santo, ya que el creyente ha sido santificado y perdonado por la sangre de Jesucristo ( Efesios 1:7 ). El creyente en Cristo se convierte en la habitación del Espíritu Santo de Dios. De hecho, la Escritura también dice que el creyente es habitado espiritualmente por Cristo ( Colosenses 1:27 ) y por Dios el Padre ( 1 Juan 4:15 ), la Trinidad está involucrada.

A medida que el Espíritu Santo vive en el creyente, produce algunos resultados que cambian la vida:

1) El Espíritu que mora en el interior viene a un alma muerta en pecado y crea nueva vida ( Tito 3: 5 ). Este es el nuevo nacimiento del que Jesús habló enJuan 3:1–8 .

2) El Espíritu que mora en nosotros confirma al creyente que pertenece al Señor y es heredero de Dios y coheredero con Cristo ( Romanos 8:15–17 ).

3) El Espíritu que mora en nosotros instala al nuevo creyente como miembro de la iglesia universal de Cristo. Este es el bautismo del Espíritu, según 1 Corintios 12:13 .

4) El Espíritu que mora en nosotros da dones espirituales (habilidades dadas por Dios para el servicio) al creyente para edificar la iglesia y servir al Señor eficazmente para Su gloria ( 1 Corintios 12:11 ).

5) El Espíritu que mora en nosotros ayuda al creyente a comprender y aplicar las Escrituras a su vida diaria ( 1 Corintios 2:12 ).

6) El Espíritu que mora en nosotros enriquece la vida de oración del creyente e intercede por él en oración ( Romanos 8:26–27 ).

7) El Espíritu Santo que mora en nosotros faculta al creyente rendido a vivir para Cristo para hacer Su voluntad ( Gálatas 5:16 ). El Espíritu guía al creyente por sendas de justicia ( Romanos 8:14 ).

8) El Espíritu que mora en nosotros da evidencia de nueva vida al producir el fruto del Espíritu en la vida del creyente ( Gálatas 5:22–23 ).

9) El Espíritu que mora en nosotros se entristece cuando el creyente peca ( Efesios 4:30 ), y Él convence al creyente a confesar su pecado al Señor para que la comunión sea restaurada ( 1 Juan 1:9 ).

10) El Espíritu que mora en el interior sella al creyente para el día de la redención para que la llegada del creyente a la presencia del Señor esté garantizada después de esta vida ( Efesios 1:13–14 ).

Cuando aceptas a Cristo como tu Salvador ( Romanos 10:9–13 ), el Espíritu Santo se instala en tu corazón, trayendo consigo una vida completamente nueva de amor, relación y servicio al Señor.