¿Qué significa venir confiadamente al trono de la gracia (Hebreos 4:16)? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Qué significa venir confiadamente al trono de la gracia (Hebreos 4:16)? – Estudio Bíblico

El autor de Hebreos escribe para informar a los lectores de la superioridad de Jesús y exhortarlos a seguirlo de cerca. En Hebreos 4:16 el autor explica que podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia: “Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia de Dios, para que alcancemos misericordia y hallemos la gracia que nos ayude en el momento de nuestra necesidad”. Entonces, seguir a Jesús se trata de confianza, no de timidez. El autor explica cómo: por Jesús, nuestro Sumo Sacerdote .

Jesús es descrito como un sumo sacerdote fiel y misericordioso en Hebreos 2:17 , y Él llevó a cabo la propiciación por el pecado (o la satisfacción de la ira de Dios a causa del pecado). En la Ley Mosaica, el sumo sacerdoteintercedería en favor del pueblo y era al menos cabeza simbólica de la actual administración sacerdotal ( Números 25 , 28 ). El sacerdote traería sacrificios a Dios en nombre del pueblo de Israel y lo haría repetidamente, como prescribía la ley. Mientras que normalmente el sumo sacerdote traería el sacrificio, Jesús mismo era el sacrificio. Su sacrificio personal fue un increíble acto de misericordia, y Él podía ser el sacrificio porque se había vuelto como aquellos por quienes se estaba entregando ( Hebreos 2:17 ). Gracias a Jesús, el Sumo Sacerdote, podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia ( Hebreos 4:16 ). En otra parte de la epístola, Jesús es el “Sumo Sacerdote de nuestra confesión” ( Hebreos 3:1). Jesús es un sumo sacerdote digno de confianza, como Dios Padre lo tuvo por fiel ( Hebreos 3:2 ). Si el Padre lo cuenta como fiel, entonces nosotros también podemos.

En la Ley Mosaica, lo que se sacrificaba moría, por lo que se necesitaban nuevos sacrificios para cubrir (temporalmente) el pecado. Pero Jesús como sumo sacerdote trajo un tipo diferente de sacrificio. Jesús se sacrificó a sí mismo, resucitó y ascendió al cielo ( Hebreos 4:14 ), otra evidencia de que Él es fiel y tiene la capacidad de lograr la salvación para todos los que creen en Él. Gracias a él podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia ( Hebreos 4:16 )). Él es un Sumo Sacerdote que se compadece de nuestra debilidad (Él conoce nuestras debilidades porque se hizo como nosotros cuando se hizo hombre); aun siendo tentado en todo como nosotros, permaneció sin pecado ( Hebreos 4:15 ).

Debido a que Jesús era un hombre, Él podía ser nuestra sustitución . Él podía ocupar nuestro lugar para pagar el precio del pecado: la muerte. Ninguno de nosotros puede terminar de pagar el precio porque nuestra deuda es muy grande y no tenemos con qué pagarla. Él podría pagar el precio en nuestro lugar como hombre. Debido a que Jesús era Dios, no tenía pecado propio y podía levantarse de la tumba mostrando que venció el pecado y la muerte. Su único sacrificio fue suficiente ( Hebreos 9:26 ). Gracias a Él podemos ahora acercarnos confiadamente al trono de la gracia (Hebreos 4:16 ), no por nuestros propios méritos, trayendo nuestro propio sacrificio, sino por Su mérito y Su sacrificio. Ahora que Él ha hecho posible que nos acerquemos a Dios, venimos a Él por fe, porque “sin fe es imposible agradar a Dios” ( Hebreos 11:6 ). Gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros, podemos acercarnos confiadamente y con confianza al trono de la gracia; ya no es un trono de juicio para nosotros; más bien, es donde hemos recibido el perdón en la misericordia y la justicia en la gracia .

Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, intercede por nosotros incluso hoy ( Romanos 8:34 ). No solo podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia para el perdón y la salvación ( Hebreos 4:16), pero también podemos acercarnos a ese mismo trono en oración sabiendo que ya no somos enemigos de Dios sino hijos amados que podemos llamarlo “ Abba, Padre ” ( Gálatas 4:6 ; Romanos 8:15 ).