Romanos 5:12-21 – El verdadero y mejor Adán – Estudio bíblico – Biblia.Work

Romanos 5:12-21 – El verdadero y mejor Adán – Estudio bíblico

Serie de sermones: La Trinidad: Dios el Hijo

  1. Sermón: El Cristo incomparable – Col. 1
  2. Sermón: El Verdadero y Mejor Adán – Ro. 5
  3. Sermón: El Rey Conquistador – Rev. 19

Escrituras: Romanos 5:1221

Conexión con el tema de la unidad

El Credo de Calcedonia declaró a Jesús como “verdadero Dios y verdadero hombre”. La humanidad de Jesús es tan importante como su divinidad. Él es el Dios-Hombre, plenamente Dios y plenamente Hombre. Sin esta verdad, no tenemos un Salvador perfecto.

Idea de introducción

En 1988, el estadio Wembley de Londres organizó un concierto para crear conciencia sobre el encarcelamiento de Nelson Mandela. El concierto contó con Dire Straits, Sting, George Michael, Guns & Roses, Natalie Cole, Joe Cocker, Simple Minds, Tracy Chapman, Bee Gees y Salt-N-Peppa. Durante 12 horas, estos artistas de pop y rock tocaron ante 70.000 fanáticos que gritaban. Pero el último acto no se esperaba. La cantante de ópera Jessye Norman subió al escenario sin banda ni coristas. Comenzó a cantar Amazing Grace. Toda la arena se quedó en silencio. En el segundo verso, 70.000 personas estaban de pie y cantando con ella. Philip Yancey, al comentar sobre este evento, dijo: “El mundo tiene sed de gracia. Cuando la gracia desciende, el mundo se queda en silencio ante ella” (¿Qué tiene de asombroso la gracia?, 282).

En Romanos 5:1221, Pablo contrastó a Adán con Cristo. Todo lo que Adán trajo al mundo, Cristo lo venció. La gracia de la que el mundo tiene sed está disponible en Cristo para todos los que abrazan el don gratuito de la salvación. Adán “era figura del que había de venir” (v.14). En todas las formas en que Adán se quedó corto, Cristo triunfó. En este texto vemos tres contrastes que hizo Pablo entre Adán y Cristo.

I. Adán trajo el pecado, Cristo trajo la justicia (vv. 12, 1819)

Adán trajo el pecado al mundo por su desobediencia (v.12, 19). El resultado es que “muchos fueron convertidos en pecadores” (v.19). Cuando Adán cayó, toda la raza humana cayó con él. Su culpa y condenación se extendió a todos. Pablo escribió anteriormente en Romanos 3: “No hay justo, ni aun uno; nadie entiende, nadie busca a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; nadie hace bien, ni siquiera uno… todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios” (3:1012, 23).

Pero Jesucristo obedeció perfectamente a Dios. A través de Su “un acto de justicia” (v.18), ya través de Su “obediencia” (v.19), muchos serán hechos justos. Los eruditos no están de acuerdo si Pablo tenía en mente toda la vida de obediencia de Cristo, o específicamente Su obediencia para morir en la cruz (Filipenses 2:8). Si bien la evidencia parece inclinarse más hacia la obediencia de la cruz, debemos tener en cuenta que Su vida sin pecado fue necesaria para que Él fuera el cordero perfecto de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29). Jesús es el verdadero Adán. Nunca tuvo lujuria en Sus ojos ni codicia en Su corazón. Fue tentado en todo, pero sin pecado (Heb. 4:15).

Aplicación: Meditar en la vida sin pecado de Jesús. Míralo obedeciendo en tu lugar. Que eso te anime a caminar en santidad e integridad.

II. Adán trajo condenación, Cristo trajo justificación (v.16, 18)

El resultado de la desobediencia de Adán fue la condenación (v.16). Todas las personas están condenadas ante Dios (v.18). Todos merecemos la separación eterna de Dios. Dios tenía todas las razones para dejarnos en nuestros pecados. Nada obligaba a Dios a moverse hacia nosotros en misericordia y gracia. Sin embargo, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Rom. 5:8). Dios entregó a Su Hijo en nuestro lugar para hacernos justos (v.19) y traer justificación a todos los que creen (v.18).

Por eso Pablo escribió: “sobreabundó la gracia sobremanera” (v.20). A través de la gracia derramada en Cristo, los pecadores pueden ser hechos justos y declarados justos ante Dios. Este es el corazón del evangelio. Nada en el mundo funciona de esta manera. En todo sistema, ya sea educativo, deportivo, económico, comercial o militar, uno debe actuar antes de recibir el veredicto. Debes completar la misión, hacer la prueba, ganar el juego, pagar la deuda o completar la tarea antes de que se emita un veredicto. Con el evangelio, el veredicto viene primero. Dios nos declara justos por la obra de Cristo, entonces hacemos buenas obras de acuerdo con la voluntad de Dios. Nunca debemos revertir esto. Nunca debemos creer o enseñar que Dios nos acepta en base a cómo nos desempeñamos. Cristo actuó en nuestro lugar a través de Su vida, muerte y resurrección.

Aplicación: ¿Crees que Dios te acepta por lo que haces o por lo que Cristo hizo? ¿Descansarás en la obra de Cristo y dejarás que transforme tu forma de obedecer a Dios?

III: Adán trajo la muerte, Cristo trajo la vida (v. 15, 17, 21)

Pablo hace referencia a la muerte seis veces en estos versos. El pecado de Adán hizo que la muerte viniera al mundo y se extendiera a todas las personas (v.15). Pero donde reinó el pecado por medio de la muerte, reinó la gracia por la justicia obrada por Jesús. Donde Adán trajo la muerte, Jesucristo trajo la vida eterna (v.21) a todos los que abrazan el regalo gratuito de la salvación. A través de la muerte, Cristo derrotó a la muerte.

CS Lewis capturó bien esta verdad con la muerte y resurrección de su personaje, Aslan. El gran león les dice a Lucy y Susan después de volver a la vida: “Cuando una víctima voluntaria que no había cometido ninguna traición fuera asesinada en lugar de un traidor, la Mesa se rompería y la Muerte misma comenzaría a trabajar hacia atrás” (El León, el la bruja y el armario, 163). Jesucristo triunfó sobre la tumba. Murió y ahora está vivo para siempre, teniendo las llaves de la Muerte y el Hades (Apoc. 1:18). Los que confían en Él no tienen por qué temer a la muerte.

Aplicación: ¿Cómo te consuela la victoria de Cristo sobre la muerte? Si no eres cristiano, ¿qué consuelo hay para ti al considerar la muerte? ¿Confiarás en la obra de Cristo como tu respuesta a la muerte?

Idea de conclusión

Jesús es el Verdadero y Mayor Adán. Él es la única respuesta al pecado, la condenación y la muerte. Ningún otro sistema religioso o cosmovisión puede responder a estos problemas. Mark Dever dijo: “Todas las religiones conducen a Dios… directamente a Su tribunal. Solo una te da un Salvador” (Mark Dever, Sermon: “Jesus Paid Taxes”). Jesucristo abunda en la gracia que el mundo anhela, la gracia que toda su gente necesita recibir.

Greg Breazeale es pastor de la Iglesia Bautista Metro East, Wichita, Kansas.