Romanos 5:12-6:24 – Reinar con un nuevo corazón – Estudio bíblico – Biblia.Work

Romanos 5:12-6:24 – Reinar con un nuevo corazón – Estudio bíblico

Serie de sermones: Cuida tu corazón

  1. Cuida tu corazón
  2. Anteojos del corazón
  3. Batalla por el corazón
  4. Reinar con un corazón nuevo
  5. Siguiendo el corazón de Dios
  6. li>

Escrituras: Romanos 5:12-6:14

Introducción

Roscoe y Bubba estaban matando el tiempo un día cuando descubrieron un pozo abandonado. Roscoe preguntó: “¿Qué tan profundo crees que es?” Bubba escupió y escucharon hasta que la saliva tocara fondo. Cuando no salió ningún sonido del pozo, Bubba arrojó una piedra y escuchó un chapoteo. Nada. Roscoe encontró una traviesa y la arrojó al pozo. Ambos hombres se inclinaron y escucharon un sonido, pero nunca escucharon que la traviesa tocara fondo. Mientras se inclinaban sobre el pozo, los dos hombres se sorprendieron cuando una cabra corrió hasta el borde del pozo y saltó dentro. Momentos después, un granjero local llegó al lugar y preguntó si los hombres habían visto su cabra. Roscoe dijo: “Señor, no va a creer esto, pero hace un momento una cabra corrió hasta el borde de este pozo y saltó dentro”. El granjero dijo: “¡Esa no pudo haber sido mi cabra porque mi cabra estaba encadenada a un lazo cruzado!”

A menudo nuestra experiencia cristiana es como el episodio de Roscoe y Bubba. Nuestras vidas están ocupadas con actividades sin sentido que nos llevan a problemas. Romanos 5:17 dice: “Cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia”. ¿Eso describe tu vida? ¿Estás reinando? ¿Decisión? ¿Conquistando?

Muchos creyentes operan desde una filosofía de manejo del pecado. Viven en la culpa y la vergüenza porque no cumplen con el estándar de santidad asociado con seguir a Cristo. Esperan reducir las cosas malas en su vida en lugar de reinar en la vida. Como un equipo de fútbol en una defensa preventiva, vivimos tratando de no perder un partido en lugar de presionar hacia la victoria prometida. La primera mitad de Romanos 5 describe nuestra unión con Cristo, y en los versículos finales del capítulo y la primera parte del capítulo seis descubrimos principios para transferir la realidad espiritual de la vida eterna a vivir con un corazón nuevo diariamente.

1. Reconocer el pago

Para reinar con un corazón nuevo, primero debemos reconocer el pago que Cristo hizo no solo por el pecado, sino por nuestro corazón nuevo. El versículo diecisiete menciona “la dádiva, que resulta en justificación”. Dios no solo nos redimió del pecado; Él transformó nuestro corazón. Esta transformación es factual. Las referencias históricas a Adán, Moisés y Cristo y el uso de la terminología contable (“no cargado a la cuenta”) ilustran la realidad de la transacción. Puede que no sintamos que tenemos un corazón nuevo, pero a aquellos que “reciben la gracia” (v.17) se les ha prometido un corazón nuevo. La promesa es universal. La salvación no se limita a unos pocos elegidos. No es solo para personas de noble cuna o de una raza en particular. Está disponible para “muchos por la gracia de un solo hombre, Jesucristo” (v. 15). El sacrificio expiatorio de Cristo también es eficaz y eterno. Cuando uno recibe la gracia de Dios, el resultado cambia nuestra vida para siempre. El pecado de Adán tuvo enormes consecuencias, pero el sacrificio de Cristo es “mucho más” efectivo. Donde el pecado se multiplicó, “la gracia se multiplicó aún más” (v. 20). La vida que recibimos no está garantizada por siete años o 100,000 millas; ¡es para siempre!

2. Calcule su posición

Como padre de cuatro hijos, he escuchado mil veces la pregunta: “¿Ya llegamos?” La respuesta parece obvia. Si estuviéramos allí, entonces no seguiríamos conduciendo. La incapacidad de un niño para comprender este concepto no es muy diferente de nuestra incapacidad para apreciar nuestra nueva posición en Cristo. Romanos 6:11 dice: “Considérense muertos al pecado y vivos para Dios”. The Message de Eugene Peterson proporciona una interpretación útil de nuestra nueva identidad o posición: “Si hemos dejado el país donde el pecado es soberano, ¿cómo podemos seguir viviendo en nuestra antigua casa allí? ¿O no se dieron cuenta de que empacamos y ¿Dejó allí para siempre? Eso es lo que sucedió en el bautismo. Cuando nos sumergimos en el agua, dejamos el viejo país del pecado y subimos al nuevo país de la gracia – ¡una nueva vida en una nueva tierra!… De ahora en adelante , piénsalo de esta manera: el pecado habla un lenguaje muerto que no significa nada para ti; Dios habla tu lengua materna, y tú te aferras a cada palabra. No debes darle un voto al pecado en la forma en que conduces tu vida”.

La analogía de Peterson da justo en el blanco. Cuando recibimos la gracia de Dios, es como moverse. Tenemos una nueva dirección. Pero, nuestro nuevo hogar no está al otro lado de la calle; nos hemos mudado a otro país que habla un idioma diferente. Ahora estamos muertos al pecado. Esto no significa que nunca más volvamos a pecar. Significa que el pecado ya no controla nuestra vida como lo hacía antes de recibir la gracia de Dios. Solíamos sucumbir a la fuerza del pecado como un miembro muerto flotando en un río. El río del pecado controlaba nuestra vida. Ahora, tenemos la capacidad de elegir nuestras acciones.

No somos un miembro muerto; estamos “vivos para Dios en Cristo Jesús” (6:11). La salvación es un don gratuito, pero también un cambio creciente de percepción y acción. Calcular, contar o considerar es un término contable. Hacemos un esfuerzo consciente de agregar a nuestras vidas disciplinas espirituales que reflejen el cambio de corazón que Dios creó cuando recibimos el regalo de la vida eterna.

3. Redirigir la provisión

Habiendo discutido la transformación teológica de un corazón que reina en la gracia, Pablo ofrece algunas sugerencias prácticas para aplicar este concepto a nuestras vidas. La Christian Standard Bible captura con precisión la intensidad del desafío al traducir el versículo 13 como “armas de iniquidad y armas de justicia”. La palabra arma es la misma palabra raíz que se usa en Efesios 6:11, donde se nos instruye a ponernos toda la armadura de Dios. Eso puede parecer un detalle menor, pero considere su respuesta a las siguientes opciones. ¿Qué te viene a la mente cuando te pido que participes en un proyecto ministerial que requiere que traigas una pala o un saxofón? Considere cuán diferente podría ser su respuesta si dijera: “Necesito su ayuda con un proyecto de divulgación. ¡No olvide traer su pistola!”

Con tremenda intensidad, debemos matar de hambre a la carne, satisfacer la espíritu, y aléjate del legalismo. Muchos hombres están aburridos del cristianismo porque ven el seguir a Cristo como un programa de estudio para ser una buena persona, pero Dios nos ha llamado a ser valientes guerreros que entrenan nuestro cuerpo para ser un arma en la batalla por la justicia. El entrenamiento comienza con matar de hambre a la vieja naturaleza o carne pecaminosa, “no ofrezcas ninguna parte de ella al pecado”. Debemos protegernos de las influencias destructivas. La maldad no reina en la vida de un creyente, pero la maldad sí reside en nuestra vieja naturaleza. No debemos sobrestimar nuestra capacidad para resistir el pecado. La acción más segura y sabia para convertirse en un guerrero justo es restringir cualquier provisión para los deseos pecaminosos (Romanos 13:14).

Debemos matar de hambre la carne y debemos satisfacer el espíritu. Jesús dijo que los que tienen hambre y sed de justicia serán saciados. Podemos alimentar nuestras almas con alimento espiritual. Usando el ejemplo anterior de mudarnos a un nuevo país, debemos aprender el idioma, ver los lugares de interés y comer en los restaurantes locales. Cuando mi familia viaja a diferentes lugares, comemos en restaurantes que sirven comida exclusiva de esa ubicación geográfica. En la Costa del Golfo, comemos mariscos del golfo. Cuando visitamos Montana, comimos hamburguesas de búfalo. En Nueva Orleans, comimos Cajun. En el reino de Dios, debemos comer carne de la palabra de Dios, beber el agua fresca de la adoración y deleitarnos con el fruto de la oración.

En los versículos 6:14-15, Pablo advierte que nos mantengamos alejados forma el legalismo. La Biblia identifica el legalismo como una de las amenazas más peligrosas para la fe genuina. La oración, el estudio de la Biblia, la asistencia a la iglesia, la mayordomía, la evangelización y el activismo político han sido víctimas del legalismo. Individuos y algunas denominaciones han adoptado estándares legalistas en un intento por edificar cristianos disciplinados. La madurez a menudo se ha definido por la adhesión a un estándar artificial que se puede medir fácilmente en lugar del estándar bíblico de “estar lleno del espíritu de Dios”. El legalismo convierte la tarea (orar, estudiar, testificar, diezmar, etc.) en el objetivo. Nuestro objetivo no es orar ni diezmar; nuestra meta de conocer a Cristo. Las disciplinas de la fe son peldaños en un camino que conduce a Jesús, no el estándar de logro o madurez.

Conclusión

Hace varios años, vi una entrevista con el ex entrenador de fútbol de los Petroleros de Houston, Bum Phillips. Un reportero le preguntó al entrenador Phillips sobre Earl Campbell quien, en ese momento, era el corredor más dominante de la NFL: “Entrenador, ¿es cierto que Campbell no completó la carrera de una milla requerida de todos los jugadores en el campo de entrenamiento?”. Bum Phillips, conocido por su visión simplista de la vida, dijo: “Sí”. El reportero dijo: “¿Le preocupa que Campbell no esté en forma?” Phillips dijo: “No. ¡Un campo de fútbol americano no mide una milla de largo!”

Debemos aprender del entrenador Phillips a mantenernos enfocados en el objetivo principal. Él no necesitaba un corredor para correr una milla, y no necesitamos vivir como gerentes legalistas tratando de producir buenos santitos. Dios promete un corazón nuevo que mora en gracia rebosante a todos los que reciben al Señor Jesús como Salvador. Nuestro objetivo no es ser creyentes agradables y respetables. ¡Estamos llamados a manifestar la gloria de Dios al reinar como guerreros justos para el Rey de reyes!

El Dr. Steve Andrews es el pastor principal de la Iglesia Bautista Alabaster, Alabaster, Alabama. Él y su esposa Karen tienen cuatro hijos. Tiene un Doctorado en Ministerio del Seminario Luther Rice, una Maestría en Divinidad del Seminario Teológico Bautista Mid-America y una Licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad de Georgia.