Romanos 8:12-25 El Evangelio según Annie (Stevenson) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Romanos 8:12-25 El Evangelio según Annie (Stevenson) – Estudio bíblico

Sermón Romanos 8:12-25 El Evangelio según Annie

El reverendo Alex Stevenson

Estoy seguro muchos de ustedes están familiarizados con el personaje de Annie. Annie era una tira cómica y más tarde se convirtió en un musical de éxito y generó un par de películas. Annie era huérfana en la década de 1930. No la apreciaban e incluso la maltrataban en el orfanato.

Pero su vida cambia cuando es adoptada por un millonario llamado “Daddy Warbucks” De la noche a la mañana pasa de ser una huérfana indigente a ser la hija adoptiva del hombre más rico del mundo. Pasa de no tener suficiente para comer a tomar el té con gente como Eleanor Roosevelt. Ella pasa de tener que trabajar en el orfanato a tener sirvientes a su entera disposición.

A primera vista, eso parece ser lo que Pablo está diciendo que nos sucede a nivel espiritual. Una vez fuimos huérfanos en este mundo. A causa del pecado fuimos separados de aquel que nos dio la vida. Nuestras únicas perspectivas eran la muerte y el castigo eterno. Estábamos destinados a morar en el pecado.

Pero hemos sido adoptados por Dios. Dios envió a Su Hijo para pagar nuestra deuda y liberarnos del pecado. Y por el Espíritu hemos sido adoptados como hijos de Dios. Somos hijos del Rey de Reyes. ¡De la noche a la mañana hemos pasado de ser huérfanos indigentes a ser hija e hijos adoptivos del creador del mundo!

Por si alguien duda de esa adopción Dios nos dio su Espíritu como prueba de que somos sus hijos. El espíritu incita a nuestro espíritu a llamar a Dios “Abba,” Padre. Esto es importante. “Abba” no es cualquier palabra aramea para un patriarca. Literalmente significa “Da-da” o “Papá.” Nuestra relación con Dios es como la de un niño pequeño que corre hacia su padre llorando papi, papi, papi.

Recuerdo cuando mis hijas eran pequeñas. Llegaba a casa y corrían hacia mí y me gritaban “¡Papá, papá, papá!” Nadie dudaría ni por un minuto de que eran mis hijos. Su espíritu infantil fue testigo del hecho de mi paternidad. De la misma manera el Espíritu nos atrae a Dios como testimonio de que somos hijos de Dios.

Pero hay ciertos resultados y consecuencias de ser Hijos de Dios. Somos herederos. Romanos dice: “Somos herederos de Dios y coherederos con Cristo.” Cuando escuche la palabra “Heredero” automáticamente piensas en dinero. Un heredero recibe la riqueza acumulada del que deja la fortuna.

Pero en este caso estamos hablando de mucho más que dinero. ¡Somos herederos del Reino de Dios! No estamos hablando de oro y plata y acciones y bonos. Estamos hablando de gracia y paz y esperanza y amor. Estamos hablando de poder para hacer el bien y transformar y cambiar a las personas y al mundo.

Si somos herederos de tal fortuna, ¿por qué tantos de nosotros vivimos en pobreza espiritual? ¿Por qué no vivimos como herederos de una fortuna? ¿Por qué no estamos simplemente nadando en esperanza, paz, alegría y amor? ¿Por qué no estamos transformando el mundo y la vida de las personas? Creo que muchos de nosotros no nos damos cuenta de la riqueza que hemos recibido. Decimos “sí, soy un hijo de Dios. Dios es mi papi” pero nunca le preguntamos al contador de qué somos herederos. Somos herederos con Cristo de infinitos depósitos de riquezas espirituales, debemos vivir como herederos.

Pero ser herederos de las riquezas del Cielo no siempre es fácil. En el contexto de nuestro ser herederos, Romanos dice: “Si en verdad sufrimos con Cristo para que seamos glorificados con él.” Al igual que Annie, somos herederos, pero esta es la vida real, no una caricatura. Hay dificultades involucradas en ser un heredero de Dios. Somos herederos de un reino que está en guerra con el poder que gobierna este mundo. Somos príncipes y princesas del amor desinteresado en un mundo que sirve al egoísmo.

Jesús es el mejor ejemplo de esto. No hizo más que servir a su Padre y amar a su prójimo. Sin embargo, fue maltratado, difamado y calumniado. Sanó a otros, pero fue golpeado y clavado en una cruz. Levantó a otros, pero fue maltratado y levantado en una cruz para que otros lo ridiculizaran.

Pablo también es un ejemplo de esta verdad. Era coheredero con Cristo. Y como Cristo sufrió. Fue perseguido, encarcelado, golpeado e incluso apedreado. ¡Finalmente fue decapitado por ser un hijo de Dios!

Y sufriremos en este mundo. Algunos hoy todavía pierden la vida por ser hijos de Dios. Algunos pierden sus trabajos o cuentas o amigos. Pero Pablo, que debía saberlo, dijo que todo esto no es nada comparado con la gloria que se revelará en nosotros. Esto no es nada comparado con las glorias del Reino de nuestro Papi.

Eso nos lleva a la siguiente consecuencia de ser Hijos de Dios. Como Hijos de Dios vivimos en la expectativa. Romanos dice: “Porque la creación espera con anhelo la manifestación de los hijos de Dios.” Y esperamos con eso. El mundo en que vivimos es un mundo sin esperanza. Es un mundo en el que reina la injusticia y la maldad.

Pero nuestro papá va a arreglar eso. Nuestro Papá es más grande que el Diablo. El diablo es solo un gran matón que aterroriza a este mundo. Pero Dios prometió poner al Diablo en su lugar. Y toda la creación gime esperando el cumplimiento de esa promesa.

Romanos lo compara con una mujer que da a luz. Experimenta dolor durante el parto. A veces ese dolor puede estar más allá de cualquier dolor que haya conocido. Pero ella sabe que al final va a nacer un niño. Está dispuesta a pasar por todo para poder traer una nueva vida al mundo. Así también esperamos la venida de nuestra herencia sabiendo que las penas de esta vida palidecerán en comparación con las glorias de Dios.

Tú eres hijo de Dios. Si has entregado tu vida a Cristo y lo has aceptado como tu Señor, entonces has sido adoptado por Dios. Eres heredero de las glorias del cielo y coheredero con Cristo. Cuando tu corazón clama “Abba Padre” ese es el Espíritu Santo moviendo tu espíritu para que se vuelva a tu Papi celestial. Cuando os sintáis llevados a orar, a alabar, a servir, es prueba de que habéis sido adoptados por Dios.

Así que vivid como hijos del Rey. No le debes nada a este mundo. Pero le debes todo lo que eres a Dios. Así que sirva a Dios y glorifique a Dios en todo lo que haga. Comparte el gozo y la esperanza y la paz y el amor que eres como heredero de Dios y ten en infinitas medidas.

Claro, habrá dificultades en esta vida. Pero esas dificultades están muy por encima de las glorias del reino de tu papá. Dile al mundo que eres un hijo de Dios y que ellos pueden serlo. Dígalo conmigo, ahora. “Soy un hijo de Dios.” “¡Y tú también puedes serlo!”

Copyright 2008 Alex Stevenson. Usado con permiso.