Santiago 2:1-17 ¿A quién recibo? (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Santiago 2:1-17 ¿A quién recibo? (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Santiago 2:1-10 (11-13), 14-17 ¿A quién recibo?

Por el reverendo Charles Hoffacker

Conocí a la hermana Pauline solo una vez. Yo estaba en la escuela primaria y ella había venido a visitar a mi familia en uno de sus raros viajes de regreso a los Estados Unidos. Esa tarde mi padre me recogió en la escuela, y allí en el auto iba una mujer con un largo hábito negro.

La hermana Pauline era casi un miembro de la familia. Años antes, mucho antes de que yo naciera y antes de hacerse monja, Pauline estaba comprometida con mi tío. Mi tío murió repentinamente, y algún tiempo después, no sé cuánto tiempo, Pauline ingresó a la Orden de Maryknoll, que había sido fundada una generación antes.

La Orden de Maryknoll estaba y está dedicada al trabajo misionero en el extranjero. La hermana Pauline terminó lejos de los barrios urbanos de Elizabeth, Nueva Jersey, que conocía tan bien. Pasó gran parte de su vida en América Latina, sirviendo a la gente en las montañas de los Andes.

Toda familia debe tener a alguien que se vaya a perseguir una exigente vocación de servicio en respuesta al llamado de Cristo. Para nuestra familia en ese entonces, esa persona era la Hermana Pauline. Para todo el mundo más recientemente, esa persona era la Madre Teresa.

La Madre Teresa vivió toda su edad adulta como monja, pero fue solo en la mediana edad que respondió a un llamado dentro de su llamado que la llevó fuera de la relativa seguridad y en los horribles barrios bajos de Calcuta. Allí encontró a Cristo vivo entre algunas de las personas más indigentes sobre la faz de la tierra.

Es fácil para nosotros, creo, enfocarnos en la Madre Teresa como una especie de celebridad santa , una figura inusual y aislada, y pasan por alto el legado visible que dejó: las Misioneras de la Caridad, una comunidad religiosa vibrante que cuenta con miles de miembros y asociados en todo el mundo. Estos cristianos dedicados están activos en muchos lugares donde la pobreza ataca la dignidad humana. Trabajan aquí en los Estados Unidos tan cerca de nosotros como Detroit.

Para gran parte de los Estados Unidos y el mundo, la gran pregunta es: ¿Qué puedo obtener? El testimonio de la Madre Teresa nos plantea una pregunta diferente: ¿A quién acojo?

La pregunta no es original de ella, por supuesto. Lo encontró en la Biblia, que era una de sus pocas posesiones. La pregunta nos confronta hoy en lo leído de la Carta de Santiago: ¿A quién acojo?

El Apóstol Santiago aborda un problema en las congregaciones de su tiempo. Cuando aparece un recién llegado bien vestido, todo el mundo empieza a adularlo. “Tome asiento aquí, por favor.” “¿Quiere una taza de café?” Pero cuando las personas aparecen vestidas con lo último de Goodwill, no reciben el mismo trato, sino que son dirigidas a los asientos baratos. Nadie les trae café ni les ofrece galletas caseras. James identifica esto como prejuicio. Se pregunta si las personas que actúan de esta manera realmente creen en Jesús.

Una variante de esto sucede a veces en las congregaciones de hoy. Los miembros escanean con nostalgia el estacionamiento con la esperanza de que haya una afluencia de familias jóvenes agradables y millonarios que diezman para llenar la escuela de la iglesia y eliminar el déficit.

Mientras tanto, ignoran a la gente real, la carne. -y-personas de sangre que Dios realmente envía allí, personas que pueden ser pobres de una forma u otra, personas que al menos son lo suficientemente humanas como para no cumplir con los estándares de fantasía. Con demasiada frecuencia suspiramos por los que no están presentes y pasamos por alto a los que sí lo están.

En los próximos dos domingos, escucharemos otros pasajes de la Carta de Santiago. Cada uno de nosotros también podría leer esa carta por su cuenta. Es corto, solo cuatro o cinco páginas en muchas Biblias. La Carta de Santiago es clara y práctica. No encontrarás mucho allí que te inquiete porque no lo entiendes. Es posible que encuentre muchas cosas que le preocupen porque las entiende, porque es muy claro en el desafío que nos presenta.

Es evidente a partir de la lectura de hoy que la gran La pregunta no es: ¿Qué puedo obtener? sino en cambio: ¿A quién doy la bienvenida? Santiago insiste en que demos la bienvenida a los pobres. Lo que motiva esta acogida no es una benevolencia prepotente, ni un paternalismo satisfecho de sí mismo, sino el simple hecho de que son los pobres quienes nos bendicen.

Sea cual sea la forma que adopten su pobreza y su sufrimiento, los pobres tienen la poder para bendecirnos. Los necesitamos tanto como ellos nos necesitan a nosotros. La Madre Teresa lo sabía y pasó toda su vida en los barrios pobres de Calcuta. Francisco de Asís lo sabía, así que fue y besó a un leproso. Henri Nouwen lo sabía y dejó la comodidad del mundo académico para cuidar a adultos con discapacidades mentales. Este es un secreto de los santos, mis amigos, pero está escrito en las páginas de las Escrituras para que todo el mundo lo vea: Dios ha elegido a los pobres para que sean ricos en fe y herederos del reino; son los pobres los que tienen el poder de bendecir.

¿A quién saludáis? Hagas lo que hagas, acoge a los pobres, a los pobres de cualquier tipo. Son ellos quienes tienen el poder de bendecirte.

Sin embargo, a menudo fallamos en hacer esto. Fallamos en hacer esto en la iglesia cuando buscamos en el estacionamiento familias jóvenes agradables y millonarios que diezman para que vengan a salvarnos, pero olvidamos al Cristo que ya se sienta a nuestro lado: la persona cuya pobreza puede ser una cuestión de dinero o salud o edad o apariencia o intelecto o problemas personales. Cristo viene como nuestro prójimo pobre, listo para bendecirnos, y con demasiada frecuencia lo pasamos por alto.

Debemos dar la bienvenida a los pobres de todo tipo. Son ellos los que tienen poder para bendecirnos. Sin embargo, a menudo fallamos en hacer esto. No logramos hacer esto como sociedad. Olvidamos que el país, el mundo, también les pertenece.

Cómo se gasta nuestra riqueza pública atestigua en nuestra contra. Siempre hay suficiente dinero para bombas; nunca hay suficiente dinero para las escuelas. Siempre hay suficiente dinero para las cárceles; nunca hay suficiente dinero para la rehabilitación. Los ingresos de algunas personas están aumentando considerablemente, sin embargo, para innumerables estadounidenses el sistema de atención de la salud sigue sin funcionar. Los recortes de impuestos ayudan a los ricos a hacerse más ricos mientras recortamos lo que los pobres necesitan para sobrevivir. Nuestra mayordomía pública de lo que Dios nos ha dado es nada menos que un escándalo. Como nación estamos ebrios con la pregunta: ¿Qué puedo obtener? No logramos enfrentar la pregunta que importa: ¿A quién doy la bienvenida? Y así nos perdemos la bendición que sólo los pobres pueden dar.

Debemos dar la bienvenida a los pobres de todo tipo. Sin embargo, a menudo fallamos en hacer esto. Fallamos en hacer esto en la iglesia y la sociedad; fallamos en hacer esto en los recovecos de nuestras propias almas. Porque en el fondo de cada uno de nosotros espera un pobre. Cualesquiera que sean nuestras circunstancias externas, hay una persona pobre esperando dentro de nosotros; esta es la condición humana.

A menudo no mostramos compasión hacia nosotros mismos. No aceptamos ni damos la bienvenida a nuestros propios pobres. Sin embargo, no podemos amarnos unos a otros a menos que nos amemos verdaderamente a nosotros mismos, amándonos a nosotros mismos como Dios nos ama. No podemos mostrar compasión a otra persona a menos que nos lo permitamos a nosotros mismos. Si queremos ver a los demás a la luz de la misericordia divina, entonces debemos reconocernos a nosotros mismos en esa luz y aceptar la gran necesidad que tenemos de Dios.

Venir al altar para comulgar es una forma de actuar sobre nuestra necesidad Al extender nuestras manos para el pan y recibir la copa, lo que hacemos es buscar misericordia para nosotros y para todo el mundo.

Allí en el altar encontramos una acogida y somos llevados a su vez a pedir vida&#8217 Es una pregunta importante: ¿A quién doy la bienvenida?

Copyright 2006 The Rev. Charles Hoffacker. Usado con permiso.

Fr. Hoffacker es un sacerdote episcopal y autor de “A Matter of Life and Death: Preaching at Funerals,” (Publicaciones de Cowley).