Santiago 4:1-10 – Por qué peleamos – Estudio bíblico – Biblia.Work

Santiago 4:1-10 – Por qué peleamos – Estudio bíblico

Serie de sermones: Puntos de presión

  1. Cuando sufres – Santiago 1
  2. La tentación de Pecado – Santiago 1
  3. ¿Actuación o misericordia? – Santiago 2
  4. El poder de las palabras – Santiago 3
  5. Por qué luchamos – Santiago 4
  6. ¿Represalias o rescate? – Santiago 5

Para usarse con: Sesión cinco, La presión del conflicto
Título alternativo: ¿Por qué no nos llevamos bien todos?
Escrituras: Santiago 4:1-10

Conexión con el tema de la unidad

Todos enfrentamos conflictos. La mayoría de nosotros lo odiamos. James es franco sobre el origen de nuestro conflicto. Esto es a la vez doloroso y útil. Podemos superar la presión del conflicto al identificar su fuente y buscar la humildad que establece complacer a Dios como su principal objetivo.

Introducción

Por lo general, comienzo en el mismo lugar cuando hago consejería matrimonial. . Comienzo pidiendo a las parejas que expresen la mayor fuente de sus dificultades juntos. Sus respuestas son diversas. Por lo general, tiene algo que ver con el dinero, el sexo, los hijos o algún otro factor estresante externo en su relación. Ocasionalmente, serán cosas más específicas como la falta de confianza, las diferencias espirituales o los problemas familiares.

La mayoría de los consejeros de pareja dedican la mayor parte del tiempo a intentar resolver estas diferencias. Si bien hay valor en hacer esto, James parece tomar una ruta diferente. Llega directamente al corazón del conflicto. Nos gusta culpar de cosas como nuestra ira a otra cosa. Pensamos para nosotros mismos: “Si esto cambiara, ya no estaría enojado”.

James nos haría mirar la fuente de nuestro conflicto en lugar de simplemente enfocarnos en los desencadenantes del conflicto. El conflicto es el resultado de la caída. Por lo tanto, al igual que la caída, toca todos los aspectos de nuestras vidas. No son sólo los matrimonios los que están destrozados por los conflictos. Es toda relación e institución humana. Por lo tanto, lo que Santiago tiene que decirnos es vital para la vida diaria. En Santiago 4:1-10 vemos la fuente de nuestro conflicto con el hombre, nuestro conflicto con Dios y la fuente de nuestra resolución de conflicto.

I. La fuente de nuestro conflicto con nuestro prójimo

En 4:1 Santiago muestra que la fuente de nuestro conflicto está en “las ansias que luchan dentro de vosotros”.

A. La fuente de todo conflicto relacional es la falta de agradar a Dios

  • Como se ve en nuestros deseos desordenados (4:2)
  • Como se ve en nuestra falta de pedir (4:2) 2)
  • Como se ve en nuestra petición con motivos equivocados (4:3)

B. Cita de Robert D. Jones, Persiguiendo la paz, página 49

“El fracaso en agradar a Dios – nuestro fracaso o el de la otra persona o ambos – es la causa última de todo conflicto relacional. Confíe en ello: cada vez que hay un conflicto, una o ambas partes no están agradando a Dios”.

Esta es realmente una buena noticia. El conflicto es confuso. Podríamos pasar toda nuestra vida tratando de desentrañar los detalles del conflicto relacional. Afortunadamente, las Escrituras lo hacen simple. En el corazón de todo conflicto relacional está la falta de agradar a Dios. Esta verdad puede redirigirnos para enfocarnos en lo que realmente importa; es decir, agradar a Dios.

II. La fuente de nuestro conflicto con Dios

En 4:4 Santiago pasa rápidamente a nuestro conflicto con el Señor. Esto nos ayuda a ver que las líneas entre el conflicto con Dios y el hombre a menudo son bastante borrosas.

A. Dios está en conflicto con el sistema mundial

  • Aquí “mundo” se refiere al sistema mundial caído
  • Dios se opone al deseo caído e idólatra del mundo

B. Dios está en conflicto con nosotros cuando hacemos amistad con el mundo

  • Él lo llama adulterio
  • Dios debe ser nuestro amante y no el sistema mundial caído

C. Dios es celoso de nuestros afectos

Los mismos afectos desordenados que causan nuestro conflicto con nuestro prójimo también causan conflicto con nuestro Esposo. No podemos tener corazones que pidan a Dios para “gastarlo en [nuestros] malos deseos” y todavía esperar ser amigos de Dios. La Escritura es clara “el amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios”.

III. La fuente de nuestra resolución de conflictos

Santiago describe algunas actitudes del corazón que conducirán a la resolución de conflictos entre nosotros, nuestro prójimo y Dios. Es posible que estas actitudes del corazón no resuelvan todos los conflictos, pero ciertamente nos pondrán en una posición favorable para agradar a Dios.

A. Todo comienza con la gracia

  • La gracia nunca la reciben los orgullosos
  • La gracia es el bálsamo que anhelan los humildes

B. Humildad empapada de gracia

  • Se somete a Dios
  • Resiste al diablo
  • Busca la pureza
  • Dirige nuestras emociones
  • Conduce a la exaltación

La humildad es el camino para resolver los conflictos. La humildad valorará correctamente a Dios por encima de sí mismo y, por lo tanto, la atracción del sistema mundial perderá su brillo. La humildad también nos hará buscar la piedad en medio del conflicto. Nos ayudará a confesar nuestro pecado ante los hombres y ante Dios y también nos ayudará en nuestro esfuerzo por seguir agradando a Dios en medio del inevitable conflicto humano.

Conclusión

En su libro, Viendo con nuevos ojos, el autor y consejero bíblico David Powlison reflexiona sobre la esperanza de Santiago 4.

Uno de los gozos del ministerio bíblico llega cuando puedes encender las luces en la habitación oscura de otra persona… Todavía tengo que conocer a una pareja atrapada en la hostilidad (y el miedo, la autocompasión, el dolor y la justicia propia que la acompañan) que realmente entendieron y consideraron sus motivos. Santiago 4:1-3 enseña que las ansias son la base de los conflictos. ¿Por qué peleas? No es “porque mi esposa/esposo…” – es por algo acerca de ti. Las parejas que ven lo que los gobierna (anhelos de afecto, atención, poder, reivindicación, control, consuelo, una vida libre de problemas) pueden arrepentirse y descubrir que la gracia de Dios se hace realidad para ellos, y luego aprender a hacer las paces.

La franqueza del diagnóstico de James puede ser difícil de digerir, pero también está lleno de gracia. Que reconozcamos nuestro papel en el conflicto y busquemos agradar a Dios en medio del conflicto, ya sea que tengamos la culpa o no.

Mike Leake es el esposo de Nikki, padre de Isaiah y Hannah, así como pastor asociado en First Iglesia Bautista, Jasper, Indiana. Escribe con frecuencia en SBC Voices y en su blog personal, mikeleake.net. También está trabajando lentamente para completar su Maestría en Divinidad en el Seminario Teológico Bautista del Sur.