Servicio de la Salida del Sol – Cristo ha Resucitado -1 Corintios 15:55 – Estudio Bíblico – Biblia.Work

Servicio de la Salida del Sol – Cristo ha Resucitado -1 Corintios 15:55 – Estudio Bíblico

SERVICIO DE LA SALIDA DEL SOL
¡Cristo ha Resucitado!

1 Corintios 15:55

por Cooper Abrams

    Introducción:     Todos los años, los periódicos y las revistas publicaban artículos e historias que negaban la resurrección de Jesucristo. Muchos desacreditan a Jesús totalmente buscando destruir la fe de aquellos que creen en Él.

               Hay un grupo llamado Seminario de Jesús que se reúne dos veces al año para debatir documentos técnicos que han sido preparados y circulados con anticipación. Al final del debate sobre cada tema de la agenda, los miembros del Seminario votan usando cuentas de colores para indicar el grado de autenticidad de las palabras o los hechos de Jesús. Dejar caer cuentas de colores en una caja se ha convertido en una marca registrada del Seminario.

               En 1996, declararon que Judas no era culpable de traicionar a Jesús. Presentaron la evidencia de los escritores de los Evangelios en su contra… pero los panelistas declararon que era muy poco probable que Judas hubiera traicionado a su amo por 30 piezas de plata. Algunos concluyeron que probablemente los Apóstoles ayudaron a Judas si lo hizo.

               El ataque al Jesucristo histórico y no es nuevo. Llegan a la conclusión de que no se puede confiar en nada de lo que dice la Biblia que Jesús dijo. El Seminario de Jesús ha publicado los Evangelios marcando en rojo las palabras que creen que Jesús realmente dijo. En el Sermón de la Montaña, Mat. 5-7 en dos palabras se leen, Padre Nuestro, y Amad a vuestros enemigos.

               Sin embargo, estos supuestos eruditos no están de acuerdo entre sí. Cada uno tiene su propio punto de vista y hacha para moler y lo único en común es que todos buscan destruir al Cristo Jesús histórico y todos niegan la resurrección de Jesucristo.

               Sin embargo, todos tienen un problema… tienen una pregunta que no se atreven a abordar… Esta pregunta es una de las preguntas registradas más antiguas del mundo. .

               Se encuentra en el libro más antiguo de la Biblia, el Libro de Job:

      Job 14:14 “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?”

                Job responde además a la pregunta: “… todos los días de mi tiempo señalado esperaré, hasta que venga mi cambio”. La palabra “cambio” significa “renovación”. El hecho es que Job buscaba ser resucitado.

                Isaías unos 700 años antes de la venida de Cristo, profetizó el evento más importante en la historia del hombre…..

                Isaías 25:8 “Él se tragará a la muerte en victoria y el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros”.

                En Isaías 26:19 “Tus hombres muertos vivirán, juntamente con mi cuerpo muerto resucitarán. Despertad y cantad, vosotros que moráis en el polvo; porque vuestro rocío es como rocío de legumbres, y la tierra arrojará los muertos. ”

                David dijo en el Salmo 16:9 “Por tanto, mi corazón se alegra, y se regocija en la gloria; mi carne también reposará en esperanza. Porque no dejarás mi alma en el sepulcro, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

                En el Nuevo Testamento Pablo escribe para consolar a los que tenían seres amados que habían muerto:

        Oh muerte , ¿dónde está tu aguijón?
        Oh sepulcro, ¿dónde está tu victoria?
        1 Corintios 15:15

           &nbsp ;   El versículo 57 dice: “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”

                Puede que seamos gente normal, no perfecta en ningún sentido real. Puede que tengamos poco de lo que jactarnos, y sin embargo ricos o pobres, fuertes o débiles, éxito o fracaso —a los ojos del mundo–, aquellos que saben Cristo como su Señor y Salvador que venga la victoria!!!

             &nb sp;  Este es un mensaje maravilloso, un mensaje de esperanza. Arroja una luz pura y reveladora sobre el mayor temor del hombre, sobre el mayor misterio.

                Dios nos dice esto: ¡La muerte no tiene que ser temida, no tiene que haber ningún misterio!

                Este mensaje debe ser entendido por todos los que lo escuchan que la SEGURA Esperanza prometida en la Venida de Jesucristo y Su muerte y resurrección ES SÓLO PARA AQUELLOS QUE POR SENCILLA FE CONFÍAN EN ÉL.

                ROM. 10:9-10 “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.

      Salvado de qué??? muerte, y una eternidad separada de Dios, en un infierno ardiente.

               ¿Cuál es la importancia de la resurrección de Cristo?

                Simplemente esto: el hombre es un ser creado, hecho por Dios. El hombre también es un pecador. ¡Cada uno de nosotros, ninguno excluido!

               Por eso es importante la resurrección de Cristo, el hombre es pecador y necesita el perdón de los pecados. Cristo murió y pagó por nuestros pecados, para que todos los hombres “pudieran” tener vida eterna, si aceptaran la Salvación.

                Job en Job 14:14 declara su seguridad de resucitar y estar para siempre en la presencia del Señor. Pero también en 21:30, declara la Verdad escalofriante, que “Los impíos, ¿son reservados para el día de la destrucción? Él responde: “serán sacados para el día de la ira”.

                 La parte vital de confiar en Cristo, de tomarle Su Palabra, y por fe sencilla confiar en Él para nuestra Salvación, es la esperanza segura que Él nos ha dado en que como resucitó de la tumba, y así lo harán todos los que confían en Él.

                A los que confían en Cristo y reciben por fe Su promesa Él dice:

      1 Tesalonicenses 5:9-11 “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros, para que ya sea que velemos o durmamos, debemos vivir junto con él. Por tanto, consolaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”

               Aquella mañana

               Al amanecer de aquel domingo por la mañana, las dos Marías fueron al sepulcro para ungir y terminar de preparar el cuerpo de Jesús (Marcos 16: 1-3)

                Con tristeza en sus corazones, probablemente sin ansiar la tarea, pero resuelto fielmente a ella.

    &nbsp ;           Cuando llegaron al sepulcro, encontraron la gran piedra removida, y el sepulcro vacío!

                 Incluso cuando los ángeles les dijeron: “¡Ha resucitado!”, estoy seguro de que no pudieron haber entendido la implicación completa.

          ;       Aun cuando Cristo se les apareció, no podían comprender completamente lo que había tenido lugar!

    Esta mañana

                Usted y yo nos reunimos aquí, venimos a adorar al Salvador, ¿no puedo creer que comprenda completamente lo que se logró hace casi 2000 años?

                Muchos hoy asistirán a los servicios de Pascua, mostrando nuevos vestidos y trajes, tantos asistirán a la iglesia hoy que rara vez asisten a los servicios regulares porque es un día festivo especial.

                Muchos asistirán y luego se irán, sin cambiar por la Verdad más grande que el mundo puede conocer, que Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores de su pecado y de la muerte.

                Pablo lo tocó, acercándonos lo más posible en estos cuerpos mortales, a lo que significa conocer a Cristo Jesús como el Salvador de uno, cuando expresó el deseo de su corazón:

      “Que yo pueda conocerlo, y el poder de su resurrección, y la participación en sus padecimientos, haciéndose semejantes a su muerte”. FIL 3:10

    Pedro dijo:

      “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de los Muertos”. (1 Pedro 1:3)

    HOY

                Es un gran consuelo saber que nuestro Señor conquistó la Muerte y el Pecado, por nosotros en aquella Vieja Cruz Escarpada. Un día, seguro, para algunos pronto para otros más tarde, pero para todos a tiempo, dejaremos estos cuerpos viejos, cansados y cargados de pecado. En ese día que todos nosotros veremos, ALGUNOS que mueran habiendo recibido a Cristo como su Salvador, experimentarán de primera mano el pleno significado de lo que realmente logró la resurrección de Cristo.

                Uno no puede celebrar la Resurrección del Señor Jesucristo sin aceptar quién es Jesús y por qué vino y se fue a través de la horrible tarea de pagar la deuda del pecado del mundo.

                Qué cosa más gloriosa les espera a todos los que por fe sencilla confían en Cristo.

    En Hechos 17:18, Pablo predicó en la cima de una montaña en Atenas, Grecia:

                Las Escrituras dicen, “Él les predicó a Jesús, y la resurrección….. V32 Cuando oyeron de la resurrección de los muertos, algunos se mofaban; pero otros decían: Te volveremos a oír acerca de este asunto”.

                Que tragedia… que algunos se burlaran de la misma verdad que libera al hombre de la seguridad de la muerte y del infierno.

               Sin embargo, hubo quienes escucharon, quienes buscaron la verdad… dieron el primer paso para llegar al conocimiento salvador del Señor Jesucristo, procuraron saber más.

                Para terminar, permítanme leer 1 Tes. 4:14, palabras de seguridad para el cristiano. Palabras de esperanza para aquellos que todavía están en sus pecados, que aún no confían en Jesucristo como su Señor y Salvador.

      “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también los que durmieron en Jesús, Dios traer consigo: porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.”

      2 Tim. 1:10 “Pero ahora se manifiesta por la aparición de nuestro salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio”.

    Dios es un Dios maravilloso y amoroso. Él no hizo que la salvación fuera complicada. Lo hizo simple.

               El regalo de Dios de la salvación es gratis. No se puede trabajar por ella, hacer buenas obras para obtenerla. Dios dice en Su Palabra que ir a la iglesia, orar, participar en los rituales de la iglesia o cualquier otra buena obra… para obtenerlo.

               Sólo se recibe en la fe sin ningún mérito propio. Si creyéramos en las promesas de Dios. Si nos arrepentimos de nuestros pecados y por fe lo recibimos en nuestra vida, para que sea nuestro Salvador, nuestro guía a través de cada paso de la vida a partir de entonces… Él prometió que cuando llegue la muerte no debemos temer, sino verla como una puerta. camino que conduce al cielo y a una eternidad con Cristo.