¿Son las apariciones de María, como la de la Virgen Fátima, verdaderos mensajes de Dios? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Son las apariciones de María, como la de la Virgen Fátima, verdaderos mensajes de Dios? – Estudio Bíblico

En la tradición católica, hay muchas ocurrencias reportadas de María , ángeles y/o santos apareciendo y entregando un mensaje de Dios. Es probable que, al menos en algunos de estos casos, la gente genuinamente estuviera viendo algo sobrenatural. Si bien parte de lo que se ve en varios lugares es quizás obra de charlatanes, otras apariciones aparentemente fueron auténticas. Sin embargo, que una aparición sea auténtica no significa que sea un mensaje de Dios o una aparición genuina de María, un ángel o un santo. Las Escrituras declaran que Satanás y sus demonios se disfrazan de ángeles de luz ( 2 Corintios 11:14-15 ). El engaño satánico es una explicación posible de las apariciones.

La única manera de determinar si una aparición es una “maravilla mentirosa” o un mensaje genuino de Dios es comparar el mensaje de la aparición con las Escrituras. Si las enseñanzas que se adjuntan a estas apariciones son contrarias a la Palabra de Dios, las apariciones mismas son entonces de naturaleza satánica. Un estudio de las enseñanzas de Nuestra Señora Fátima con el “Milagro del Sol” es un buen ejemplo.

De hecho, parecería que algo espectacular sucedió el 13 de octubre de 1917, y ese “algo” de hecho apareció y entregó un mensaje. El hecho de que su tiempo coincidiera con lo que se les había dicho a los pastorcitos tres meses antes parecería vincular este evento con las apariciones que habían estado viendo en los meses anteriores, primero del ángel y luego de la “Señora de Fátima”.

Cuando uno compara el mensaje de Fátima con lo que enseña la Biblia, es evidente que el mensaje de Fátima combina alguna verdad bíblica con varias prácticas y enseñanzas no bíblicas. Los siguientes párrafos se citan directamente de un sitio web dedicado a la “Señora de Fátima”, www.fatima.org. Las palabras u oraciones específicas están subrayadas para indicar que no son bíblicas (no enseñadas por la Biblia) o antibíblicas (contradictorias con la Biblia). Después de las extensas citas, se dará más información con razones específicas para clasificar estas apariciones como “maravillas mentirosas”. He aquí un resumen citado del mensaje general dado por la Señora de Fátima:

El Mensaje de la Señora Fátima en General

“El Mensaje general de Fátima no es complicado. Sus pedidos son de oración, reparación, arrepentimiento y sacrificio, y el abandono del pecado. Ante la aparición de Nuestra Señora a los tres pastorcitos, Lucía, Francisco y Jacinta, el Ángel de la Paz visitó El Ángel preparó a los niños para recibir a la Santísima Virgen María, y sus instrucciones son un aspecto importante del Mensaje que a menudo se pasa por alto.

“El Ángel demostró a los niños la manera ferviente, atenta y serena en que todos debemos orar. , y la reverencia que debemos mostrar hacia Dios en la oración. También les explicó la gran importancia de orar y hacer sacrificios en reparación por las ofensas cometidas contra Dios. Él les dijo: ‘Hagan de todo lo que puedan un sacrificio yofrécelo a Dios como acto de reparación por los pecados con los que es ofendido, y en súplica, por la conversión de los pecadores.’ En su tercera y última aparición a los niños, el Ángel les dio la Sagrada Comunión y les mostró la forma correcta de recibir a Nuestro Señor en la Eucaristía: los tres niños se arrodillaron para recibir la Comunión; A Lucía se le dio la Sagrada Hostia en la lengua y el Ángel repartió la Sangre del Cáliz entre Francisco y Jacinta.

“Nuestra Señora subrayó la importancia de rezar el Rosario en cada una de Sus apariciones, pidiendo a los niños que recen el Rosario todos los días por la paz. Otra parte principal del Mensaje de Fátima es la devoción aInmaculado Corazón de Nuestra Señora, que está terriblemente ultrajado y ofendido por los pecados de la humanidad, y somos exhortados amorosamente a consolarla reparando. Mostró Su Corazón, rodeado de espinas penetrantes (que representaban los pecados contra Su Inmaculado Corazón), a los niños, quienes entendieron que sus sacrificios podían ayudar a consolarla.

Los niños también vieron que Dios está terriblemente ofendido por los pecados de la humanidad, y que Él desea que cada uno de nosotros y toda la humanidad abandonemos el pecado y hagamos reparación por sus crímenes a través de la oración y el sacrificio. ¡Señor nuestro Dios nunca más, porque Él ya está demasiado ofendido!’

“A los niños también se les dijo que oraran y se sacrificaran por los pecadores, para salvarlos del infierno.A los niños se les mostró brevemente una visión del infierno, después de lo cual Nuestra Señora les dijo: ‘Ustedes han visto el infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os digo, muchas almas se salvarán y habrá paz.

“Nuestra Señora nos indicó la raíz específica de todos los problemas del mundo, la que causa las guerras mundiales y sufrimientos tan terribles: el pecado. Luego dio una solución, primero a las personas individuales, luego a los líderes de la Iglesia.Dios nos pide a cada uno de nosotros que dejemos de ofenderlo. Debemos rezar, especialmente el Rosario. Por esta oración frecuente del Rosario, obtendremos las gracias que necesitamos para vencer el pecado. Dios quiere que tengamos devoción al Inmaculado Corazón de María y que trabajemos para difundir esta devoción por todo el mundo. Nuestra Señora dijo, ‘Mi Inmaculado Corazón será vuestro refugio y el camino que os conducirá a Dios.’ Si deseamos ir a Dios, tenemos un camino seguro hacia Él a través de la verdadera devoción al Inmaculado Corazón de Su Madre.

“Para acercarnos cada vez más a Ella, y por lo tanto a Su Hijo, Nuestra Señora subrayó la importancia de rezar al menos cinco decenas del Rosario diariamente. Nos pidió que usáramos el Escapulario marrón. Y debemos hacer sacrificios, especialmente el sacrificio. de cumplir con nuestro deber diario, en reparación por los pecados cometidos contra Nuestro Señor y Nuestra Señora. También subrayó la necesidad de oraciones y sacrificios para salvar a los pobres pecadores del infierno. El Mensaje de Fátima, a las almas individuales, se resume en estas cosas. ”

En el mismo sitio web, se registra una entrevista entre la Hermana Lucía (la pastora de 10 años que estaba entre los tres niños que vieron las apariciones en 1917) y el Padre Fuentes. La entrevista tuvo lugar en 1957. En esta entrevista centrada en Fátima y su mensaje, la Hermana Lucía dice lo siguiente:

“Padre, el demonio está de humor para dar una batalla decisiva contra la Santísima Virgen, y el demonio sabe qué es lo que más ofende a Dios, y lo que en breve espacio de tiempo ganará para él el mayor número de almas. Así el demonio hace de todo para vencer a las almas consagradas a Dios, porque de esta manera el demonio logrará dejar las almas de los fieles abandonadas por sus líderes, para así poder apoderarse de ellos más fácilmente.

“Padre, la Santísima Virgen no dijo Me dijo que estamos en los últimos tiempos del mundo, pero Ella me hizo entender esto por tres razones. La primera razón es porque Ella me dijo que el demonio tiene ganas de librar una batalla decisiva contra la Virgen.Y una batalla decisiva es la batalla final donde un lado saldrá victorioso y el otro lado sufrirá la derrota. Por lo tanto, de ahora en adelante debemos elegir bandos. O somos de Dios o somos del diablo; No hay otra posibilidad.

“La segunda razón es porque Ella dijo a mis primos como a mí mismo, que Dios está dando dos últimos remedios al mundo. Ellos son el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Estos son los dos últimos remedios que significan que no habrá otros.

“La tercera razón es porque en los planes de la Divina Providencia, Dios siempre, antes de castigar al mundo, agota todos los demás remedios. Ahora bien, cuando ve que el mundo no hace caso alguno entonces, como decimos en nuestro imperfecto decir, nos ofrece con cierto temor el último medio de salvación, Su Santísima Madre , es con cierto temor porque si desprecias y rechazas este último medio, no tendremos más perdón del Cielo, porque habrá cometido un pecado que el Evangelio llama pecado contra el Espíritu Santo. Este pecado consiste en rechazar abiertamente, con pleno conocimiento y consentimiento, la salvación que Él ofrece. Recordemos que Jesucristo es un Hijo muy bueno y queÉl no permite que ofendamos y despreciemos a Su Santísima Madre. Hemos registrado a través de muchos siglos de historia de la Iglesia el testimonio evidente que demuestra por los terribles castigos que han caído sobre aquellos que han atacado el honor de Su Santísima Madre, cómo Nuestro Señor Jesucristo siempre ha defendido el honor de Su Madre.

“Los dos medios para salvar al mundo son la oración y el sacrificio. [Sobre el Santo Rosario, la Hermana Lucía dijo:] Mire, Padre,la Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que vivimos, ha dado una nueva eficacia al rezo del Rosario hasta tal punto que no hay problema, por difícil que sea, temporal o sobre todo espiritual, en la vida personal de cada uno de nosotros, de nuestras familias, de las familias del mundo o de las comunidades religiosas, o incluso de la vida de los pueblos y naciones, que no puede ser resuelta por el Rosario. No hay problema, os digo, por difícil que sea, que no podamos resolver con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos santificaremos. Consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas. “Finalmente, la devoción al Inmaculado Corazón de María, nuestra Santísima Madre, consiste en considerarla como el asiento de la misericordia, del bien y del perdón,

En los párrafos anteriores sobre el mensaje que la Hermana Lucía sintió que la aparición deseaba comunicar al mundo, hay muchas cosas que no solo no se encuentran en las Escrituras sino que son contrarias a las Escrituras.

1) Se hace referencia a María como la “Santísima Madre” y que tiene un “Corazón Inmaculado”. Con esto, los católicos no quieren decir que se le dio la justicia y la santidad dadas a los santos a través de la justicia imputada de Cristo ( 2 Corintios 5: 17-21 ), sino que fue salvada del pecado en todas sus formas por haber sido concebida en el vientre de su madre. sin la mancha del pecado original. La Biblia nunca se refiere a María como sin pecado. Nunca se refiere a que ella tenga un corazón inmaculado. Más bien, María se refiere a Dios como su Salvador ( Lucas 1:47). Esto la ubica con el resto de la humanidad, como pecadora que necesita un Salvador, pero la Iglesia Católica sostiene que María fue salvada del pecado por los méritos de Cristo al ser concebida sin pecado y luego vivir una vida sin pecado. Una vez más, esto nunca se enseña en las Escrituras. Más bien, lo que la Escritura enseña es que solo hay una excepción a la verdad de que todos somos pecadores ( Romanos 3:10 , 3:23 , etc.). Esa única excepción es Jesucristo ( 2 Corintios 5:21 ; 1 Pedro 2:22 ; 1 Juan 3:5 ).

2) Sor Lucía habla de la devoción al “Inmaculado Corazón” de María y del rezo del Rosario como los “dos últimos remedios para el mundo”. También afirma que no hay problema que no se pueda resolver rezando el Rosario. Es la enseñanza de Fátima que rezar el Rosario conducirá a la salvación de muchas almas. Una vez más, nunca se encuentra tal enseñanza en las Escrituras. La oración principal del Rosario es el “Ave, María”, que se repite cincuenta veces. La primera mitad es una cita de la Escritura del saludo del ángel a María: “Salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. pero la segunda mitad dice: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte”. Además de darle a María un título que la Escritura no le da, le pide a María que ore por nosotros. De hecho, los católicos no solo ven a María como aquella a través de la cual fluye TODA la gracia de Dios, y la que intercede ante su Hijo en nuestro nombre, sino que los católicos también le dirigen oraciones para que libere a las personas del pecado, de la guerra, etc. Papa Juan La oración de Pablo II de principios de la década de 1980 a María es un ejemplo de ello. En esta oración suplica repetidamente a María que nos “libere” de la guerra nuclear, el hambre, la autodestrucción, la injusticia, etc.

Nuevamente, nunca encontramos a una persona piadosa en las Escrituras orando a nadie más que a Dios o pidiendo la intercesión de nadie más que aquellos que aún viven en esta tierra. La oración a María oa los santos no se encuentra en la Biblia. ¡Más bien, las Escrituras nos dirigen a orar a Dios ( Lucas 11:1-2 ; Mateo 6:6-9 ; Filipenses 4:6 ; Hechos 8:22 ; Lucas 10:2 , etc.)! Dios nos ruega que nos acerquemos confiadamente al trono de la gracia (Su trono) para que podamos hallar gracia y ayuda en tiempos de necesidad ( Hebreos 4:14-16 ). Dios nos prometió que el Espíritu Santo intercede por nosotros conforme a la voluntad de Dios con gemidos indecibles ( Romanos 8:26 ).). ¿Por qué necesitamos pasar por un santo, un ángel o María, especialmente considerando el hecho de que ni el ejemplo ni el mandato de hacerlo se dan en las Escrituras? En cuanto a la oración, tenemos el ejemplo repetido de dos cosas en la Escritura:

a) La oración se hace sólo a Dios ( 2 Corintios 13:7 ; Romanos 10:1 ; 15:30 ; Hechos 12:5 ; Hechos 10:2 ; Hechos 8). :24 ; Hechos 1:24 ; Zacarías 8:21-22 ; Jonás 2:7 ; 4:2 , etc.)

b) Las peticiones de oración se hacen sólo a los vivos ( 1 Tesalonicenses 5:25 ; 2 Tesalonicenses 3:1 ;Hebreos 13:18 , etc.)

Además, en ninguna parte se enseña que María todo lo ve, todo lo oye y omnisciente (o casi), como tendría que serlo para escuchar y responder a la multitud de oraciones que están dirigidos hacia ella por los muchos católicos que le rezan simultáneamente en todo el mundo. En cambio, las Escrituras enseñan que tanto los ángeles como los espíritus de los muertos son seres finitos, que solo pueden estar en un lugar a la vez ( Daniel 9: 20-23 ; Lucas 16: 19f ).

3) Uno de los mensajes repetidos de Fátima es el llamado a la “reparación” o “penitencia” personal. Este concepto católico enseña que debemos reparar a Dios ya María por los pecados que hemos cometido contra ellos. Repitiendo una de las frases de “El Mensaje en General”, el ángel les dijo a los niños que “hagan de todo lo que puedan un sacrificio y ofrézcanlo a Dios como un acto de reparación por los pecados con los que Él es ofendido…” Reparación se define como “una expiación … algo hecho o pagado como reparación; compensación”. Esto se vincula con la enseñanza católica romana del castigo temporal del que una persona puede ocuparse a través de la penitencia ahora o pasando el tiempo en el purgatorio más adelante. La Biblia NUNCA habla de la necesidad de hacer “reparación” por nuestros pecados o hacer “penitencia” para pagar por nuestros pecados. Más bien, lo que enseña es que debemos ofrecer nuestras vidas como sacrificios vivos a Dios en agradecimiento por todas las misericordias que nos ha mostrado en la salvación (Romanos 12:1-2 ). Cuando una persona se convierte en cristiana, sus pecados son perdonados y pagados en su totalidad por Cristo. No queda ningún pago adicional que pueda hacerse por ellos, no se requiere más expiación.

4) Un aspecto clave del seguimiento de la Señora de Fátima es inclinarse ante las imágenes asociadas con la aparición y venerarlas. A lo largo de la Biblia, encontramos que cada vez que alguien se inclina ante uno de los “santos” o ángeles, se le dice que se levante y se detenga. Solo cuando se hace al “Ángel del Señor” (una aparición preencarnada de Cristo) o ante Jesús o Dios Padre, se acepta tal veneración. Los católicos hacen una distinción entre “adorar” a Dios y “venerar” a María y los santos, pero cuando el apóstol Juan se postra ante un ángel, el ángel no pregunta: “¿Me estás adorando o venerando?” El ángel simplemente le dice que se detenga y “adore a Dios” ( Apocalipsis 19:10 ). Asimismo, cuando Pedro estaba siendo “venerado”- la palabra griega que la Iglesia Católica usa para “veneración” en oposición a “adoración” que solo Dios merece) por Cornelio en Hechos 10:25 , Pedro le dice a Cornelio: “Levántate, yo también soy un hombre”. Cabe señalar que prokuneo también se usa en el pasaje de Apocalipsis. ¡Así, tenemos el ejemplo repetido de un ángel o “santo” siendo “honrado” y la orden de dejar de hacerlo!

Por lo tanto, orar a María es contrario a la admonición bíblica de orar a Dios y al ejemplo bíblico de hacerlo. También es ilógico sustituir la oración por un Dios omnisciente, omnipotente y amoroso ( Salmo 139 ; Hebreos 4: 14-16) por orar a algún santo o a María, cuando no hay evidencia bíblica de que incluso puedan escuchar oraciones. Orar a los santos ya María en todo el mundo es atribuirles los atributos de omnipresencia y omnisciencia que solo Dios posee; ¡esto es verdaderamente idolatría!

5) Con respecto al “Milagro del Sol”, hay casos repetidos en los que se habla de “prodigios mentirosos” en la Escritura ( Éxodo 7:22 ; 8:7 ; 8:18 ; Mateo 24:24 ; Marcos 13:22 ; Apocalipsis 13:13-14 ). Dios nos dice en Deuteronomio 13:1fque cuando alguien hace una predicción que se cumple o da una “señal” aparentemente milagrosa, pero está enseñando a adorar a dioses extraños, no que le hagan caso sino que lo traten como a un falso profeta.

Para un cristiano, el “contenido de la fe” debe ser la Biblia y lo que enseña ( Isaías 8:20 ; 2 Timoteo 3:16 ).). Y aunque los católicos pueden argumentar que la “Señora de Fátima” no nos llama a adorar a “dioses extraños” sino a adorar al Dios verdadero, la idea de venerar a María hasta tal punto que su “Inmaculado Corazón” se pone en el mismo El nivel de devoción como el “Sagrado Corazón” de Jesús es innegablemente la exaltación de una mujer a una posición que nunca se le ha dado en las Escrituras: la igualdad con Dios. Honrarla como se honraría a Cristo es exaltarla. Del mismo modo, enfocarnos en María hasta tal punto que pasamos más tiempo orando a ella que a Dios también es idolátrico, especialmente a la luz de los mandatos directos de las Escrituras de orar a Dios y el completo silencio en las Escrituras con respecto a cualquier exaltación de, o Oración a, María.

¿Fue el “Milagro del Sol” una maravilla mentirosa? Basado en la enseñanza bíblica, ciertamente parecería que sí. Satanás no tiene ningún problema en mezclar suficiente verdad para hacer que una enseñanza parezca correcta con el error suficiente para condenar almas al infierno. ¿Dónde se menciona alguna vez en todo el mensaje de Fátima el evangelio de la salvación por gracia mediante la fe en Cristo, el mensaje repetido a lo largo de todo el Nuevo Testamento? ¿Dónde se menciona alguna vez que la salvación es solo a través de la fe en la obra consumada de Cristo en el Calvario y que nuestras obras no tienen ningún mérito aparte de Él ( Efesios 2: 8-9 ))? La penitencia y las ofrendas para la reparación de nuestros pecados son la antítesis de la obra consumada de Cristo en el Calvario y de nuestra necesidad de salvación solo por gracia a través de la fe en Él solo. Invocar a María y su “Inmaculado Corazón” y ver el Rosario como el medio supremo para salvar almas va en contra de verdades bíblicas como Hechos 4:12 y 1 Timoteo 2:5 . “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” ( Isaías 8:20 ).