Sumisión bíblica, el ejemplo de una esposa sumisa – Reseñas bíblicas – Biblia.Work

Sumisión bíblica, el ejemplo de una esposa sumisa – Reseñas bíblicas

Biblia de la esposa sumisa

INTRODUCCIÓN: Lea Ef. 5:22

1. Muchos en el mundo desprecian la noción de una sociedad patriarcal, junto con la idea de una esposa que se somete a su esposo.

2. Sin embargo, no hay duda de que el Señor enseña que una esposa cristiana debe estar sujeta a su esposo.

3. La Biblia está saturada de enseñanzas sobre la sumisión.

1) Al padre ya la madre, Ef. 6:1-3.

2) A las autoridades, Rom. 13:1-7.

3) A Dios, Santiago 4:7.

4) A los ancianos, 1 Ped. 5:5.

4. La sumisión en estos casos es un problema mucho menor.

1) Debido al poder que requiere que nos sometamos.

2) Debido a la edad y el aura de autoridad.

3) Por superioridad real.

5. La esposa sumisa se convierte en un ejemplo, no solo para las esposas, sino para todos nosotros.

1) El esposo no tiene autoridad para someterla, ni por la Biblia ni por la ley.

2) Es probable que sea igual en capacidad mental.

3) Probablemente sea igual socialmente.

4) Sam Colt nos hizo a todos iguales físicamente, más o menos.

5) Se somete por devoción. Para la esposa cristiana, primero la devoción a su Dios, luego la devoción a su esposo. Se hace humilde, pero exaltada.

DISCUSIÓN:

I.   Ella es un ejemplo de sumisión y paciencia.

1. Es devota cuando el esposo es inmaduro, cuando el dinero escasea, cuando los niños están un poco fuera de control.

2. 1 Cor. 15:58.

II.  Ella es un ejemplo de sumisión en la encrucijada.

1. Cuando marido y mujer no pueden ponerse de acuerdo, uno debe dar e irse con el otro.

2. ¿No estás de acuerdo con los ancianos?, ¿los padres?, ¿la ley?, ¿el Señor?

3. Mira a la esposa cristiana y su ejemplo de fidelidad en la encrucijada.

4. Mate. 8:9ss.

III. Ella es un ejemplo de sumisión bajo fuego.

1. Cuando el esposo ordena a la esposa en contra de su conciencia.

2. Puede ser sumisa y, aun así, cuando algo está moralmente mal, puede decir… (Hechos 5:29).

3. Así debemos hacerlo cuando el gobierno, los padres o los ancianos ordenan lo inmoral.

CONCLUSIÓN:

1. Aquellas mujeres que entienden que la sumisión bíblica no es degradante o degradante tienen la oportunidad de convertirse en ejemplos para jóvenes y viejos, hombres y mujeres.

2. Son una lección objetiva de lo que Pedro quiere decir: 1 Ped. 5:6. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo: