Interpretación de 1 Corintios | Comentario Completo del Púlpito – Comentario Bíblico

Interpretación de 1 Corintios | Comentario Completo del Púlpito

Introducción.
SAN PABLO EN CORINTO

SOLO, y mucho desalentado por lo infructuoso de su estancia, San Pablo salió de Atenas después de su memorable discurso en el Areópago, y navegó a Corinto. En unas cinco horas su barco echó anclas en las brillantes aguas de la bahía Sarónica, bajo los bosques de pinos y el verde bajo. Una caminata de unas ocho millas a lo largo del valle de Hexamili lo llevó a la ciudad, anidada bajo la enorme masa de su ciudadela, el famoso Acrocorinthus, que arrojaba su sombra oscura sobre cada uno de los mares dobles de la ciudad. pasó más de un año y medio de su vida.

La ciudad de Corinto ya no era la ciudad vieja tan famosa y tan poderosa en los días de la Guerra del Peloponeso.Después de la decadencia de Esparta y Atenas , haba ostentado la hegemona de Grecia y se haba colocado a la cabeza de la liga aquea. En el ao 196 a. d en Corinto la independencia de Hélade. Pero en el año 146 aC la ciudad había sido tomada, sus edificios entregados a las llamas, sus tesoros saqueados y sus habitantes masacrados por L. Mummius. Después de haber estado en ruinas durante cien años, el ojo profético de Julio César había reconocido la belleza y la importancia del lugar y, deseando tanto inmortalizar su propio nombre como llamar la atención sobre su mítico descenso de Venus, quien, bajo su Nombre griego de Afrodita, había sido la diosa patrona de la ciudad: reconstruyó Corinto desde sus cimientos; le dio el nombre de Julia Corinto, y la pobló con una colonia de veteranos y libertos.
Con la ventaja de sus dos puertos, Lechaeum y Cencreas, y del Diolkos, o canal de tierra, por el que se arrastraban los barcos a evitar la circunnavegación del cabo Malea, la ciudad se hizo importante de inmediato. Era “el puente del mar”. Los judíos acudían a él para comerciar; fenicios, para el comercio; romanos, para visitar un lugar tan famoso y comprar “antigüedades”, genuinas y espurias, para el mercado romano; hombres de placer, para aprovecharse de la inmoralidad por la que pronto se hizo infame. Los griegos se sintieron atraídos en gran número por el renombre de los juegos ístmicos revividos. Fueron los griegos quienes imprimieron su propio carácter a la mayoría de los habitantes. Se hicieron proverbiales por su astucia litigiosa, inquietud intelectual y, sobre todo, indulgencia sensual. La mezcla de clases y nacionalidades en un puerto de mar y emporio de comercio produce invariablemente un efecto desfavorable, y Corinto, que sigue siendo en cierto sentido “la estrella de la Hélade” y el emporio de la mitad del mundo, se hizo conocida como la Feria de las Vanidades del imperio romano; tanto el Londres como el París del primer siglo después de Cristo.
En esta ciudad de seiscientos mil habitantes, esta bullente masa de judíos, mercaderes, filósofos, ex soldados, comerciantes y agentes del vicio, los solitarios y apóstol sufriente encontró su camino. Con todas sus faltas de cabeza y de corazón, estos griegos despertaron su más profundo interés. Evidentemente su estancia en Corinto impresionó su imaginación. Él dibuja muchas ilustraciones de su estadio, sus carreras, sus combates de boxeo, sus tribunales de justicia, sus teatros, sus guirnaldas de pino ístmico (1 Corintios 9:24 , 27; 4:9 ; 9:25; 2 Corintios 2:14 -16; 5:10; 9:25). Aprendió a amar a los corintios con intenso afecto, aunque nunca tuvo que tratar con una Iglesia tan inflada y tan inmoral, tan indiferente a sus sufrimientos, tan despectiva de su enseñanza, o tan tolerante con la oposición y las calumnias de sus enemigos personales. y rivales.

Los peores pecados morales de la ciudad eran la deshonestidad, la embriaguez y, sobre todo, la sensualidad, que se debía directamente al culto a Afrodita Pandemos, y a las mil mujeres hieroduli, que se consagraron a su servicio. Contra estos pecados una y otra vez el apóstol alzó su voz (1 Corintios 5:10; 6:9-20; 10:7, 8; 11:21; 2 Corintios 6:14; 7:1; 12:21, etc.).

Los principales defectos intelectuales fueron un espíritu litigioso, una especulación inquieta, un faccioso fervoroso y una vanidad inflada. San Pablo no quiso complacer a estos ni por un momento. Tal vez porque había aprendido la experiencia del fracaso de su discurso más recóndito y filosófico en Atenas, decidió desechar toda la sabiduría y elocuencia humana, y predicar el evangelio en su máxima y más humilde sencillez, sin conocer nada entre ellos sino a Cristo Jesús, sí. , y Cristo crucificado (1 Corintios 1:17, 23; 2:1-5; 2 Corintios 1:18).

El carácter volátil y suspicaz de la gente hizo que el apóstol sintiera la necesidad de estar muy alerta. Estaba decidido a dar ejemplo de la abnegación más elevada y desinteresada. Había sido entrenado en un oficio, como cualquier otro niño judío, de acuerdo con una sabia regla de los rabinos. Su oficio era el humilde y mecánico oficio de hacer tiendas de campaña; y encontrando un compatriota judío llamado Aquila, que trabajaba en este oficio, con su mujer Priscila, se asoció con ellos. Habían sido expulsados de Roma por un decreto de Claudio, en el año 52 dC, y probablemente habían sido convertidos al cristianismo por los discípulos desconocidos que habían fundado la Iglesia romana. Con ellos San Pablo formó una amistad feliz y duradera, y trabajando con ellos pudo ganarse la vida, que era, sin embargo, tan escasa que a menudo apenas alcanzaba incluso para sus necesidades simples (Hechos 20:34; 1 Corintios 4:11, 12; 9:4, 12; 2 Corintios 7:2; 11:9).

Después de un tiempo, Silas y Timoteo se unieron a él, quienes no solo lo ayudaron eficazmente en su trabajo misionero, sino que también trajeron un suministro bienvenido para sus necesidades de la Iglesia de Filipos, la única Iglesia de la que siempre consintió en aceptar ayuda pecuniaria (2 Corintios 11:9; 2 Corintios 11:9; =’bible’ refer=’#b50.4.15′>Filipenses 4:15).

La misión fue exitosa. Crispo, el principal de la sinagoga, fue bautizado con toda su casa. Los judíos, sin embargo, como grupo, mostraron una oposición tan resuelta, que él tuvo que dejar la sinagoga por completo y volverse a los gentiles. Fue con sus conversos a una habitación cercana a la sinagoga, que le fue puesta a su disposición por un prosélito llamado Justo, y allí, en medio de mucha debilidad física y depresión mental, predicó durante muchos meses. Sus labores lograron la conversión de muchos gentiles (Hechos 18:8), y la fundación de iglesias, no solo en Corinto, sino también en Cencreas y otras ciudades de Acaya (2 Corintios 1:1; Romanos 16:1).

Los judíos, llenos de amargo odio contra él, aprovecharon la oportunidad que les ofrecía la llegada de un nuevo procónsul: Marcus Annaeus Novatus (galo), hermano de Séneca. — para acusarlo de actuar en contra de la Ley. Los galos, de hecho, rechazaron su acusación con verdadero desprecio romano; pero la fuerte indignación del apóstol contra sus compatriotas obstinados y encaprichados estalla en su Primera Epístola a los Tesalonicenses (1 Tesalonicenses 2:14- 16), la primera de sus Epístolas existentes, que, al igual que la Segunda, fue escrita desde Corinto.

Después de permanecer algún tiempo más en Corinto, navegó a Éfeso de camino a Jerusalén. , y, regresando de allí a Antioquía, partió con Timoteo y otros en su tercer viaje misional. Cumpliendo su promesa de que volvería a visitar Éfeso, hizo de esa ciudad su cuartel general durante casi tres años (Hechos 20:31).

FECHA Y DISEÑO DE LA EPÍSTOLA.

Fue durante la última parte de su residencia en la metrópolis jónica, probablemente un poco antes de Pentecostés, 57 d.C., que escribió su Primera Carta a los Corintios. Su intención había sido salir de Éfeso en breve y navegar a Corinto. Después de una breve estadía en la Iglesia, se propuso visitar Macedonia y luego regresar a Corinto, para que, después de una segunda visita, la Iglesia lo ayudara a avanzar en su camino a Jerusalén (2 Corintios 1:15-17). Las noticias que recibió de Corinto frustraron este plan. Se lo había informado (aparentemente) en una carta perdida, en la que también les había dado una regla “”no juntarse con fornicarios”,” de la cual habían confundido el debido significado. Pero en el cap. 16. había indicado en silencio su cambio de planes, y esto había llevado a sus oponentes a acusarlo de falta de sinceridad y frivolidad (2 Corintios 1:17 ).

Pero el motivo de este cambio de planes había sido el relato del mal estado de la Iglesia de Corinto, que había recibido, primero de Apolos; luego de una carta que le habían dirigido los conversos; y por último, de algunos miembros de “”la casa de Cloe”.”
De Apolos debe haber escuchado en general que algunos de los hermanos probablemente sucumbirían a los peligros del paganismo que los rodeaba; y debe haberle dicho al apóstol que le apremiaba satisfacer el anhelo de todos los conversos más fieles haciéndoles una visita lo antes posible.
La misma carta de los Corintios revelaba la existencia de algunos perplejidad genuina y de muchas especulaciones ávidas y malsanas.

1. Habían hecho muchas preguntas sobre el matrimonio y el celibato; sobre segundos matrimonios; sobre matrimonios mixtos; sobre el matrimonio de pupilos e hijas.

2. Deseaban dirección en las amargas disputas que habían surgido entre “”los fuertes”” y “”los débiles”” en la cuestión de las “carnes ofrecidas a los ídolos”.

3. Habían preguntado si hombres o mujeres debían presentarse en las asambleas con la cabeza cubierta o descubierta. p>

4. Tenían dificultades sobre el valor relativo de los dones espirituales, y la manera de regular los fenómenos de la glosolalia (“”hablar con la lengua”).

5. Estaban perplejos con las dificultades materiales acerca de la resurrección.

6. Preguntaron sobre la colecta para los pobres en Jerusalén.

6. Preguntaron sobre la colecta para los pobres en Jerusalén.

7. Invitaron a Apolos a hacerles otra visita.

Había muchos puntos en esta carta que daban motivo para la ansiedad; pero esto no fue nada comparado con el dolor con el que San Pablo escuchó las noticias traídas por Stephanas, Fortunatus y Achaieus, noticias que debería haber oído de la Iglesia, pero que su carta había pasado por alto con una reticencia que era poco honorable para él. su fidelidad y sinceridad.
En primer lugar, se enteró de que la Iglesia estaba desgarrada por un deplorable espíritu de partido. Apolos y otros, especialmente algunos emisarios o representantes de la madre Iglesia de Jerusalén, habían visitado Corinto durante la larga ausencia de San Pablo, y la consecuencia había sido que varias facciones se habían unido en torno a diferentes maestros. Un partido todavía se adhirió al nombre de Paul; otros prefirieron la majestuosa retórica y los refinamientos alejandrinos de Apolos; otros reclamaron lealtad por el nombre de Cephas; y algunos judeocristianos, probablemente de la escuela más estrecha, quisieron en vano monopolizar para su sector el nombre del mismo Cristo.
Entonces se habían causado graves escándalos y abusos en las reuniones de la Iglesia por el atrevimiento de las mujeres, por el egoísmo de oradores rivales, y sobre todo por el abuso desordenado y casi insano del impulso de hablar con la lengua. Además, las mismas ágapas que se celebraban en relación con la Eucaristía habían sido terriblemente deshonradas y profanadas por la codicia, el egoísmo, la envidia, la glotonería, e incluso por el vicio Corintio de la embriaguez que acosaba.
Lo peor de todo, la impureza no sólo había encontrado sus defensores abiertos, sino que una parte considerable de la Iglesia, en su sofistería inflada, había tolerado e instigado una caso de incesto tan flagrante que los mismos paganos se avergonzaron de ello.
Fue bajo estas circunstancias casi desgarradoras que San Pablo escribió su Primera Epístola a los Corintios. La Epístola, que es muy característica del apóstol, es en muchos sentidos muy interesante, y especialmente por estas razones:

1. Muestra el poderoso autocontrol del apóstol. a pesar de su debilidad física, sus circunstancias angustiosas, sus problemas incesantes y su naturaleza emocional. Fue escrito, nos dice, en amarga angustia, “”por mucha aflicción y opresión del corazón…. y con abundantes lágrimas”” (2 Corintios 2:4); sin embargo, reprimió la expresión de sus sentimientos, y escribió con una dignidad y una santa calma, lo que pensó más calculado para recuperar a sus hijos descarriados.

2. Nos da una cuadro vívido de la Iglesia primitiva antes de los días de su organización y gobierno episcopal; y disipa por completo el sueño de que la Iglesia apostólica se encontraba en una condición excepcional de santidad de vida o pureza de doctrina.

3. Muestra cómo se pueden decidir los detalles más triviales. por grandes y solemnes principios. Los problemas, por oscuros que sean, los detalles por intrincados que sean, se vuelven lúcidos y ordenados bajo el tratamiento de San Pablo a la luz de la distinción eterna. San Pablo muestra que la regla de la caridad y la voz de la conciencia son suficientes para decidir todas las cuestiones.

4. Está dirigida a una Iglesia predominantemente gentil, y así nos muestra el método adoptado por los más grandes maestros cristianos cuando se enfrentan a los problemas sugeridos a la mente de los conversos del paganismo.

AUTENTICIDAD.

La La autenticidad de la Epístola está fuera de toda duda. Está atestiguado desde los tiempos más antiguos, y entre otros por San Clemens Romanus (96 d. C.), dentro de los cuarenta años posteriores a la fecha en que se escribió la carta. Tanto la evidencia externa como la interna son tan indiscutibles que ni un solo escritor de la menor importancia, por “”avanzada”” que sea su escuela de crítica, se ha atrevido jamás a cuestionar su contundencia. a veces discutido a modo de Introducción a la Epístola, como la supuesta visita no registrada a Corinto, la naturaleza de las facciones, el tema y el estilo, etc., se encontrará discutido en las siguientes notas.

CONTENIDO.

El esquema de la Epístola, debido a las circunstancias en las que se originó, es muy simple. Es el siguiente: —

1. Saludo. 1 Corintios 1:1-3.

2. Acción de Gracias. verso 4-9.

3. La locura y el pecado del PARTIDO ESPÍRITU. 1 Corintios 1:10-4:20.

4. El infractor incestuoso. 1 Corintios 4:21-5:13.

5. El pecado de ir a la ley ante los paganos. 1 Corintios 6:1-8.

6. El pecado y la vergüenza de la fornicación. 1 Corintios 6:9-20.

7. Respuestas a las indagaciones de los corintios.

(1) En cuanto al MATRIMONIO y CELIBATO. 1 Corintios 7:1-40.

(2) En cuanto a ÍDOLO OFERTAS. (1 Corintios 8:1-11:1; con una larga ilustración de su propio ejemplo de abnegación, 1 Corintios 9:1-10:14.)

(3) En cuanto a PÚBLICO ADORACIÓN.

(a) La cubierta de la cabeza. 1 Corintios 11:2-16.
(b) Trastornos en el ágape y la Eucaristía. 1 Corintios 11:17-34.
(c) El uso y abuso de los dones espirituales. 1 Corintios 12:1-30.
(d) La supereminencia del amor. 1 Corintios 12:31-13:13.
(e) Uso y abuso del don de la lengua. 1 Corintios 14:1-40.

(4) En cuanto a la RESURRECCIÓN DE EL MUERTO. 1 Corintios 15:1-58.

3. Conclusión. Mensajes, saludos y bendición final.1 Corintios 16:1-24.