EEUU impone medidas de seguridad para Acción de Gracias

Este martes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo francés, François Hollande, se reunieron en la Casa Blanca para coordinar la estrategia contra el terrorismo yihadista tras los atentados del pasado 13 de noviembre en París.

La cita se enmarca en el maratón diplomático que ha iniciado Hollande para reunirse con los principales líderes del mundo tras los atentados de París, que costaron la vida a por lo menos 130 personas.

Mientras tanto, varias ciudades de los Estados Unidos están en alerta esta semana de Acción de Gracias, en medio de preocupaciones de un posible ataque terrorista en el feriado.

En Nueva York, la Policía realizó un simulacro en una estación del metro.

“Estos ejercicios son una necesidad vital en la ciudad de Nueva York, estamos muy bien preparados”, dijo William Bratton, el comisionado de la Policía de Nueva York.

La seguridad es especialmente estricta en lugares considerados “objetivos blandos” -lugares cotidianos donde grandes multitudes se reúnen- como sitios deportivos o centros comerciales.

El fin de semana, la policía de Atlanta recibió una pista del grupo activista de hackers Anonymous sobre un posible ataque de ISIS durante un evento de la WWE. Aunque no pasó nada, los estadounidenses están en alerta máxima.

Mientras tanto, en Europa, las autoridades continúan su búsqueda de los sospechosos de los atentados de París.

La capital de Bélgica está en su nivel más alto de alerta ante un posible ataque terrorista. Bruselas prácticamente está detenida. Las autoridades han cerrado las escuelas y el servicio del metro ha sido suspendido.

En tanto, el Occidente se está uniendo a Francia, para acabar con el Estado Islámico.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que va a pedir al Parlamento que apruebe que los militares británicos se unan a los ataques aéreos contra ISIS en Siria.

“Apoyo firmemente la acción que el presidente François Hollande ha tomado para atacar a ISIS en Siria”, dijo Cameron. “Está claro que el mundo se está uniendo para hacer frente a esta amenaza terrorista”.