1 Timoteo 6:17-19 Dios depende de ti (Gerhardy) – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Timoteo 6:17-19 Dios depende de ti (Gerhardy) – Estudio bíblico

Sermón 1 Timoteo 6:17-19 Dios depende de ti

Por el pastor Vince Gerhardy

Como Miriam y yo viajamos por el este de Europa a principios de este año, vimos algunas cosas increíbles: pueblos, castillos e iglesias que se han mantenido durante siglos, montañas, bosques, lagos, paisajes impresionantes y gente muy interesante y amigable.

También Visité una serie de lugares que nos dejaron sacudiendo la cabeza consternados por cómo las personas pueden ser tan crueles con otras personas. Uno de esos lugares fue el campo de concentración de Auschwitz. He contado la historia del padre Maximiliano Kolbe, un sacerdote, en sermones y estudios en otras ocasiones, pero visitar el lugar que representa tanta crueldad y muerte fue una experiencia conmovedora. Tanto más cuanto que en este lugar sombrío y oscuro hubo un rayo de luz que infundió esperanza y coraje a los moribundos. Kolbe se había ofrecido voluntario para ser castigado en lugar de otro hombre. Aunque su propia muerte era inevitable, el Padre Kolbe atendió a los demás. Él era su pastor guiándolos a través del valle de sombra de muerte. En ocasiones se escuchaba un débil canto proveniente de las celdas subterráneas. Kolbe fue el último en morir después de una inyección letal.

Auschwitz es un lugar frío, hostil y siniestro donde murió tanta gente. También es un lugar donde la fe y el amor de un hombre tuvieron un profundo efecto en los que estaban dentro y fuera de esa celda.

A lo largo de las páginas de la historia podemos encontrar muchos ejemplos de personas que dieron su vida, o propiedad, o posición por el bien de los demás.

La Madre Teresa dedicó su vida a servir a los pobres ya los moribundos en las calles de Calcuta en la India. Era una mujer extraordinaria cuyo amor y dedicación nunca parecían cansarse. Y hay muchas de esas personas que con humildad y sinceridad se preocupan por las necesidades de los demás sin pensar en cuánto costará.

Sudie Black hizo todo lo posible para entablar amistad con extraños y recién llegados a su ciudad. No era nada para ella quedarse despierta toda la noche en un hospital, o ayudar a una madre enferma, cocinar y limpiar para los ancianos, y aún presentarse todos los domingos para enseñar su clase de escuela dominical.

Aquí fue una mujer que dedicó gran parte de su vida al cuidado de las necesidades de los demás. Como el pastor que persiguió a su oveja perdida de manera temeraria e implacable, así también ella dio una vida de amor y servicio a los demás de forma temeraria e implacable debido a su amor por las personas y su amor por Cristo.

Por qué ¿La gente hace cosas así?

¿Por qué ese sacerdote entregó su vida desinteresadamente por alguien que no conocía y siguió cuidando a los moribundos a pesar de que él mismo estaba muriendo?

¿Por qué la Madre Teresa soportó año tras año los rigores de una vida de cuidado de aquellos a quienes nadie más se preocupaba si vivían o morían?

¿Por qué Sudie Black renunció a tanto para cuidar de los demás? ?

Tales ejemplos de amor y servicio son repetidos diariamente por personas en toda la Iglesia, por personas en esta iglesia esta mañana. Las personas se atreven a amar y cuidar a los demás aunque no les beneficie. Y lo hacen en silencio y con humildad, sin buscar recompensa alguna.

¡Pero seamos realistas! Tú y yo sabemos muy bien que nuestra primera preocupación siempre es cuidarnos antes que nada. Decimos:

Mi tiempo es demasiado valioso como para dejarlo por otras personas…

Otros, incluso los que reciben asistencia social, obtienen un buen dinero. No puedo seguir corriendo detrás de aquellos que no saben cómo administrar lo que se les ha dado.

Hay un límite en cuánto de mí mismo, mi dinero y mi tiempo que puedo dar a los demás’.

Nadie pestañeará si gasto grandes cantidades en ropa, unas vacaciones, una nueva casa o voy a dar la vuelta al mundo. A nadie le importará si lo gasto todo en mí porque eso es lo que hacen los demás.

Observe que cuando comenzamos a pensar de esta manera, las palabras “yo” y “mi” decirnos que nuestro foco de atención está sólo en nosotros mismos. Terminamos sin preocuparnos por los demás y su situación. Sólo pensamos en nosotros mismos.

En mayor o menor medida todos pensamos así. Nadie que esté afligido por el pecado puede escapar de este tipo de pensamiento.

Las lecturas de hoy se han centrado especialmente en nuestro uso del dinero. Escuchamos la lectura del Evangelio sobre el hombre rico y Lázaro. Ahí está Lázaro, sólo piel y huesos, tirado en la puerta en harapos, con perros lamiendo sus llagas supurantes, y dentro de su hermosa casa está el hombre rico, bien vestido y bien alimentado. A él no le importa ni un poco Lázaro. Es egoísta y despreocupado por los demás, especialmente por los mendigos don nadie. – como Lázaro.

La lectura de 1 Timoteo nos advierte cómo el dinero y la riqueza pueden consumirlo todo. Pablo le recuerda a Timoteo que es fácil estar descontento y querer más y más al punto que nos hace sentir miserables e incluso puede hacernos perder la fe. Sabemos que las personas pueden estar tan concentradas en el dinero y las posesiones que la vida y las relaciones se convierten en víctimas de esta obsesión. Incluso el curso de la historia ha sido cambiado por el egoísmo y la codicia. Entonces, no es de extrañar que Pablo le diga a Timoteo y a nosotros que tengamos mucho cuidado con la forma en que consideramos el dinero. Él dice: “Raíz de todos los males es el amor al dinero” (1 Timoteo 6:10).

La otra noche en la televisión hubo un informe sobre las súper modelos que ganan cientos de miles de dólares al día. Con tanto dinero a su disposición, no es difícil ver cómo se pueden destruir vidas por exceso de indulgencia. Pablo dice: “Los que están determinados a enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en ruina y destrucción” (1 Timoteo 6:9).

Puede pensar que nos estamos volviendo bastante negativos con respecto al dinero. En realidad, no es el dinero la fuente de todo tipo de maldad en la vida de las personas, pero así es como la gente usa el dinero y cómo Dios queda completamente fuera. Es el amor al dinero, que es idolatría, poner el dinero y las posesiones como el enfoque principal en nuestras vidas de lo que Pablo está hablando. El dinero y todas las cosas de este mundo son regalos de Dios para nosotros y él quiere que los usemos sabia y cuidadosamente. Él no quiere que el dinero gobierne sobre nosotros y nos haga ser egoístas e indiferentes como el hombre rico en Jesús. historia. Él quiere que dejemos que nuestra fe y el hecho de que somos miembros de la familia de Dios gobiernen la forma en que usamos el dinero y las posesiones que Él nos da, sin importar si se nos da mucho o lo suficiente para vivir.

¿Pero no todos luchamos por dedicar nuestras vidas al servicio amoroso?

Toda persona afligida por el pecado sufre de egoísmo.

Padre Kolbe, Madre Teresa y otros dieron todo lo que tenían para servir a los demás. Jesús lo dio todo, hasta su vida, sirviéndonos. Él murió para darnos perdón por nuestro egoísmo y actos de crueldad y por aquellas ocasiones en las que deliberadamente miramos hacia otro lado y fingimos no ver las necesidades de los demás.

Él ha muerto por aquellas ocasiones en las que hemos se comportó como el sacerdote y el levita en la historia del buen samaritano y no quiere involucrarse,

No quiere perder el tiempo en nuestras vidas ocupadas y demasiado programadas,
No quiero salir de nuestra zona de confort,
No quiero acercarme a aquellos que siempre están buscando dádivas porque no saben cómo usar su dinero sabiamente .

Gracias a la cruz, el Espíritu Santo nos asegura que a pesar de nuestro continuo mal uso de los dones de Dios, somos sus hijos y que tenemos un lugar en el cielo para siempre.

Cuando somos perdonados somos limpiados; somos hechos nuevos.

Estamos llamados a mostrar en nuestra vida diaria que somos personas nuevas.

Hemos sido salvados para servir usando los dones que Dios nos ha dado en el primer lugar, nuestro tiempo, nuestra energía y habilidades, y nuestro dinero. Nuestra fe se muestra en el servicio en cada parte de nuestra vida.

Dios nos está llamando a cada uno de nosotros a usar las oportunidades que Él nos da, los dones de tiempo, energía y dinero para alcanzar en servicio y amor a otros. Él nos proporciona un suministro adecuado de cada uno de estos para nuestro propio uso y para satisfacer las necesidades de los demás.

Un hombre, que había sido despedido del trabajo y tenía una familia de niños hambrientos para siempre, dio los últimos dólares que tenía a alguien que dijo que tenía una mayor necesidad que él". No sabía cómo iba a encontrar suficiente dinero para que su esposa hiciera las compras semanales. Cuando llegó a casa de la iglesia al día siguiente, encontró varias cajas de comida en la terraza trasera. Nadie más sabía sobre la situación de su familia. En lo que a él concernía, sólo había una explicación. Dios se había encargado de que su familia no sufriera debido a su generosidad.

Ahora se podría decir que este hombre fue imprudente al regalar lo que hizo.

Su la generosidad lo cegó a la necesidad allí mismo en su propia familia.

Debería haber sido más responsable con sus propios hijos.

Podemos argumentar de esa manera muy fácilmente, pero para ese hombre era era una cuestión de fe en Dios llevándolo a hacer algo por otra persona. Tomó en serio las palabras de Jesús: ‘Cualquier cosa que hagas por cualquiera de los míos, no importa lo poco importantes que parezcan, lo haces por mí’ (Mateo 25:40, paráfrasis del autor).

Puede que te sorprenda un poco, pero Dios te está esperando y depende de ti para hacer su trabajo.

Él depende de ti para ser generoso con tu tiempo, habilidades y dinero para los demás.

Él depende de ti para dar tu tiempo y recursos para ayudar a la persona necesitada.

Él depende de ti para pasar tiempo con los enfermos y los solitarios.

Él cuenta contigo para usar tu dinero para que otros puedan llegar a conocer a Cristo – aquí estoy pensando en cosas como apoyar a un misionero, patrocinar a un niño en un país del tercer mundo, dar al Servicio Mundial Luterano Australiano.

Él cuenta con usted para usar sus habilidades en el ministerio de nuestro congregación en nuestra área local. Dios te está llamando a llevar su amor a los demás.

Este tipo de servicio no es algo que hacemos de mala gana o dando lo mínimo para calmar nuestras conciencias.

Tenemos un Salvador que ha dado todo por nosotros, incluso muriendo en una cruz por nosotros.

Tenemos un Padre celestial que diariamente nos proporciona todo lo que necesitamos con tanta generosidad.

Tenemos un Dios que tiene amorosamente nos trajo a su familia y perdona diariamente. Incluso si no tuviéramos un centavo, somos las personas más ricas de todas.

Que Dios inspire en ti el deseo de ser generoso y solidario.

Dios bendiga tu amoroso servicio y dar.

Citas bíblicas de la World English Bible.

Copyright 2007 Vince Gerhardy. Usado con permiso.