2 Timoteo 1:1-14 Criando el futuro (Bowen) – Estudio bíblico – Biblia.Work

2 Timoteo 1:1-14 Criando el futuro (Bowen) – Estudio bíblico

Sermón 2 Timoteo I:1-14 Criando el futuro

Por el Dr. Gilbert W. Bowen

¿Hay algo aparte de la seguridad nacional y el cuidado de la salud que nos importa más que la educación? Especialmente en esta época en la que el trabajo escolar se ha vuelto tan relacionado con las perspectivas de carrera. Dudo que la gran mayoría de los jóvenes vayan a la universidad para convertirse en seres humanos alfabetizados, cultos y completos. Claramente ven la universidad como la puerta a una carrera que, con suerte, les permitirá replicar su estilo de vida de crecimiento.

Pero, ¿dónde deja esto a la comunidad de fe, que es por definición un lugar de crecimiento y aprendizaje. Si está claro que las escuelas seculares son absolutamente esenciales para un futuro exitoso para nuestros jóvenes, ¿dónde deja eso el aprendizaje de la fe que no es tan transparentemente importante para su futuro? Nuestros niños y jóvenes pueden asumir fácilmente sobre la base de su experiencia diaria que la religión no puede ser tan crítica. Nunca se encuentra entre todos los cursos de boletas de calificaciones que claramente tienen prioridad. Por no hablar de la prioridad que se da al deporte, al teatro, a la música, y al atesoramiento de otras actividades que generan currículum.

Hay grupos religiosos que intentan acceder a la cultura moderna restituyendo la vieja ansiedad por muerte y fuego del infierno. Pero, para pocos es ese un miedo que los conduce a diario. Y, sin embargo, algunos de nosotros, en nuestros momentos de mayor reflexión, sabemos que cosas como la fe, la esperanza, el amor, los valores morales y una vida familiar sólida son importantes. El problema parece no ser el rechazo de estos, sino cómo mantener un sentido real de su importancia en el mundo secular que no piensa mucho en ellos.

Aquí, creo, es donde entran los niños. Extraño, no importa lo lejos que nos volviéramos de la comunidad de fe y adoración en ese período de alejamiento de la escuela secundaria y la edad adulta joven, cuando llega el primer niño, comenzamos a pensar en su educación religiosa. Comenzamos a investigar las escuelas de la iglesia local. El instinto es correcto y apropiado. Aunque sanos y seguros de nosotros mismos, nos las hemos arreglado para vivir sin una fe intensa propia, sentimos que de alguna manera es importante que nuestros hijos estén expuestos a ella.

La fe antigua y la investigación social moderna unirse para insistir en que si queremos vivir una vida vital, con propósito y esperanzada con los demás, necesitamos una fe. Para la mayoría de nosotros, a largo plazo, una fe viva es mucho más crítica que las tablas de matemáticas o la geografía. Porque la fe es ante todo una comprensión de la realidad que permite una confianza y una esperanza sinceras en medio de los altibajos de la vida. No importa cuán irreflexivos seamos al respecto, la mayoría de nosotros hemos internalizado tal comprensión, tal perspectiva, y sabemos que sin ella, estamos en problemas.

Pero los niños nos empujan, ¿no es así? Buscan, lo mejor que pueden, algún orden en su universo. ¿Hay alguna autoridad aún mayor que el padre y la madre? ¿Son sus límites morales en los que podemos confiar? ¿Quién hizo este asombroso mundo? Nada hace más para dar a los niños y niñas pequeños una sensación de seguridad y propósito que una sensación de amor y justicia divinos. No es una tarea simple ayudarlos con esto, pero ciertamente están lo suficientemente listos para creer.

El bastante conocido, al menos en algunos círculos, Russell Kirk habla de diálogos animados con su hija mayor, Monica. , de 3 años a punto de cumplir 4. “Te amo, mamá,” Mónica dijo el otro día, ” excepto cuando Dios te diga que me castigues.” “Mónica, Dios no me dice que te castigue,” Annette (mi esposa) respondió. “Ay, ¿El diablo te dice entonces?” A Mónica le resulta bastante fácil entender al diablo: su disculpa habitual por mal comportamiento es que se le metió un diablo. De qué fuente obtuvo ella esa información, no estamos seguros de nosotros.

¿Por qué el apóstol Pablo le escribe a su amado hijo, recordándole que avive la llama de su fe? Porque esa fe en Jesús y en su camino es para ambos el núcleo mismo de la vida. “Su promesa de vida en Cristo Jesús.” ¿Refleja la forma en que ordenamos nuestros días en familia y comunidad la importancia de esta prioridad?

Entonces, hay algo más profundo en juego aquí que solo asegurarnos de que nuestros hijos reciban una buena educación cristiana. Algo que nos involucra a todos en el crecimiento y mantenimiento de nuestra fe. Desde el principio, la vieja historia deja en claro que la fe no es un asunto privado y personal. Moisés se para ante la comunidad y dice: “Deja que las palabras permanezcan en tu corazón, y cuéntaselas a tus hijos, y continúa hablándolas.”

La realidad de la fe depende de vida en comunidad donde la fe se nutre y se confirma. La fe no es algo que pueda sustentar solo en un rincón. La fe no se enseña tanto como es una realidad que se capta de otros de fe. La fe se trata de una comunidad de amor, justicia y esperanza que Dios busca construir en este mundo a través de Moisés y Jesús. Es, sobre todo, en esa posibilidad en la que creemos. Y sólo podemos realmente sostenerla en nosotros mismos mientras la vivimos unos con otros en tal comunidad. Pablo escribe a Timoteo de “la fe que habitó en la abuela Loida y en la madre Eunice, y que estoy seguro que también habita en ti.” Su fe no es algo que Timoteo inventó o aprendió en un espléndido aislamiento de otros de fe.

¿Quieres aprender la fe, profundizar la fe? Compártelo. Compartiendo, aunque sea tentativamente, nuestras dudas y luchas, nuestras esperanzas y confianza, crecemos juntos más fuertes en la fe. En su carta a Roma, Pablo les dice a los cristianos de esa ciudad pagana que confiesen con la boca y crean en el corazón la Buena Nueva del amor de Dios. Creo que el orden es significativo. Si quieres creer en algo, reúnete con aquellos que también luchan por creer y hablar.

Ahora sé que no vamos a salir corriendo de aquí esta mañana y convertirnos en evangelistas de esquina. Aunque hubo uno de esos tipos en Manhattan hace unos años, con un megáfono, llamando a las hordas en la ciudad de Gotham a arrepentirse y hacer las paces con su Dios. Un cristiano amable y más correcto se le acercó y le dijo: ‘¿Por qué lo haces? Sabes que no vas a llegar a ninguno de este sofisticado grupo secular.” El tipo le dirigió una mirada larga y oscura y dijo: “No lo estoy haciendo por ellos”. Lo hago porque no quiero ser como ellos.” A menudo se me ha ocurrido que le predico durante muchas semanas a la persona que sé que más lo necesita.

Por más vacilantes y libres de jerga que tengamos, compartimos unos con otros nuestras dudas y convicciones, nuestros miedos y nuestra fe, nos encontramos cada vez más convencidos de su realidad, simplemente por la retroalimentación que nos brindamos unos a otros. Y en ninguna parte eso es más cierto que en nuestros hijos. No existe una verdadera comunidad de fe que no se preocupe por su transmisión a la próxima generación.

¿Alguna vez se detuvo a pensar que la misión más importante de la iglesia es pasar la fe a la próxima generación? Las denominaciones de línea principal, presbiterianos, metodistas, episcopales, luteranos, UCC’s están disminuyendo rápidamente en membresía. Así que cada dos o tres años ponen en marcha un proyecto de evangelización de nuevos miembros para salir y atraerlos. Hace unos años, alguien pensó en estudiar por qué la disminución. ¿Quiénes eran los que se iban? La respuesta: sus jóvenes. Detente siempre y piensa que la misión más importante de tu vida es la comunicación de una fe sana, inteligente, esperanzadora y amorosa a tus hijos y nietos. ¿Qué mayor regalo para el mundo?

Gran parte del Presupuesto Federal se gasta en la patología que producen las familias que no hacen este trabajo. La familia y la iglesia, que no son más que familias reunidas, siguen siendo el departamento más eficaz de salud, educación y bienestar. Y el semillero de la fe que da vida.

Y cómo lo hacemos. Lo hacemos ante todo por el tipo de vida que llevamos ante nuestros niños y jóvenes. Observan cómo empleamos nuestro tiempo y qué prioridad tienen la adoración, la comunidad y el servicio en nuestras vidas. Si estos no parecen desempeñar ningún papel urgente en nuestro horario, sacarán la conclusión inevitable. No es tan importante. Observan cómo empleamos nuestro tiempo y si los incluye.

Pero junto con vidas que incluyen un lugar para el servicio fiel, es igualmente importante que escuchen de nosotros, sobre nuestros miedos y nuestra fe, sobre nuestras más profundas convicciones y profundos sentimientos acerca de la vida. La realidad es que escuchan de nosotros con mayor frecuencia cuando nos ponen nerviosos o hacen alguna tontería. ¿Y qué oyen? Apropiadamente escuchan órdenes y corrección, ira y desilusión. Pero, ¿cuándo escuchan una palabra sobre cómo somos por dentro, qué es lo que más queremos, en quién confiamos? Estas son palabras poderosas que quieren y necesitan. ¿Qué piensan mamá y papá sobre el bien y el mal, además de los deberías y los deberías que llueven sobre mí cuando me equivoco? ¿Cómo se sienten acerca de la esperanza y la fe? ¿Cómo entienden la vida? Mi papá hablaba muy poco de esas cosas. Pero todavía recuerdo cuando lo hizo. Y las palabras dejaron su marca en mí.

Y es papá, real o sustituto como lo fue Paul para Timothy. Probablemente estoy en problemas con mi título. Engendrando el Futuro. ¿Qué pasa con la madre? Por supuesto, madre. Pero no me preocupo tanto por ella, excepto que la liberación moderna de la mujer la ha dejado a menudo tratando de hacerlo todo, dejó al padre justo donde siempre se inclinaba a estar, dejando la religión a mamá.

Ciertamente en los días de Moisés y Jesús, reinaba el patriarcado.

Con algunas excepciones e interrupciones interesantes, sin embargo, en comparación con las culturas paganas de alrededor. Pero también puede haber una cierta lectura profunda de la naturaleza humana en la escena ante la montaña. Moisés les dice a los padres, a los hombres de la comunidad, que se las digan a sus hijos y nietos. Porque papá necesita escuchar esto.

¿No lo sabrías? La investigación moderna sugiere la sabiduría en esta escena antigua. En 1994 los suizos llevaron a cabo una encuesta. El objetivo era determinar si la religión de una persona se transmitía a la siguiente generación y, de ser así, por qué. Si no, porque no. El resultado es bastante sorprendente. Hay un factor crítico. Es abrumador, y es este: Es la práctica religiosa del padre de familia, la que, sobre todo, determina la futura participación o ausencia en la comunidad religiosa de los hijos.

La imagen es bastante claro Si tanto el padre como la madre asisten con regularidad, el setenta y cuatro por ciento de sus hijos terminarán asistiendo a la iglesia. Solo una cuarta parte de sus hijos terminará sin practicar nada. En resumen, si un padre no participa en la comunidad de fe, no importa cuán fiel sea la devoción de su esposa, solo uno de cada 50 hijos se convertirá en un participante regular. Tal vez Moisés sabía lo que estaba haciendo cuando alineó a los hombres para su conferencia.

Ahora saben por qué estoy tan agradecido y feliz por la participación de padres y madres, abuelos y jóvenes aquí. en Kenilworth Union, mientras hablan con los niños.

Qué bendición para nuestros niños. Qué regalo para el futuro de nuestra comunidad y país. Leemos mucho sobre los niños en riesgo. Pero todos los datos sugieren que donde corren mayor riesgo es en la pérdida de valores firmes, sentido de significado para sus vidas, confianza en que son amados, esperanza real para su futuro. ¿Dónde más que de familias unidas en comunidad como aquí, reciben estos preciosos dones?

Y en esta comunidad de fe, todos ellos son nuestros hijos. Es interesante que junto con la referencia a la madre y la abuela de Timothy, no hay ni una palabra sobre el padre y el abuelo. Es muy posible que no estuvieran allí por Timoteo. Pero Pablo lo es. A Timoteo, amado hijo mío, gracia, misericordia y paz de Dios. Por eso te vuelvo a recordar que avives el don de la fe que posees por la imposición de mis manos.

Recuerdo haber oído a una mujer inflamada con el don de la fe. Su nombre era Georgia Harkness. En un momento en que requirió mucho coraje, se abrió camino en el mundo académico del pensamiento religioso, enseñó en la Escuela de Religión del Pacífico, el Seminario Garrett en las cercanías de Evanston, la Universidad Cristiana Internacional en Mitaka, Japón, el Seminario Teológico Unión en Manila, Mount Colegio Holyoke. Es autora de más de treinta libros e innumerables artículos. Su influencia fue vasta y mundial. Sus títulos honoríficos son innumerables.

Os he hablado antes de su padre, campesino, a quien atribuye su fe. Ella escribió sobre él: “Si las oportunidades de hoy, o incluso un entorno más amplio en su propio tiempo, hubieran estado abiertos a mi padre, habría llegado lejos”. Así las cosas, su influencia fue profunda. Cuando era joven, se separó considerablemente de su entorno local para asistir a la Escuela Normal de Oswego, ahora State University College, y esperaba poder enseñar. Justo cuando se graduó, su padre murió y, como hijo único, sintió que debía quedarse en casa para cuidar a su madre y hermanas. Una entrada en su diario cuando tenía veintidós años cuenta la historia de su vida en embrión: “Estoy sentado en la vieja mesa cerca de la vieja estufa, en la vieja habitación donde me he sentado tantas, muchas veces, y el mi viejo hogar me parece querido esta noche. Aquí nací. Aquí he llegado a ser un hombre, y aquí hace hoy un año que murió mi padre, y aquí me encantaría vivir y morir si pensara que aquí podría ser tan útil a Dios, al mundo y a mis semejantes, como en cualquier otro lugar.

Cuando murió en la misma vieja casa a la edad de ochenta y ocho años, amado por todo el campo, cualquiera que fuera su influencia en el mundo, nadie podía dudar de su utilidad para Dios. y sus semejantes. En nuestra casa no hablábamos mucho de religión. Había una taciturnidad escocesa-irlandesa en nuestro entorno que nos hizo vacilar a la hora de decir mucho sobre lo que yace en lo más profundo de nosotros. Sin embargo, asistíamos a la iglesia tan regularmente como llegaba el domingo. Excepto cuando mi padre estaba en la escuela, enseñó una clase de escuela dominical desde los dieciséis años hasta los ochenta y cuatro. Me pregunto quién más ha enseñado a sus vecinos durante sesenta y ocho años en la misma comunidad. Pablo dijo: “Tú puedes tener diez mil ayos en Cristo, pero tienes un solo padre.” Es cierto, pero cuando un padre en un hogar es al mismo tiempo el principal guía en la fe, qué grande es la bendición.

Padres, madres, abuelos, maestros, amigos , quizás nuestro mayor servicio a Dios, al mundo y a nuestros semejantes estará en la fe que compartimos con los que vienen después, quienes son nuestro futuro y última compañía en nuestro hogar eterno.

Copyright 2003 Gilbert W. Bowen. Usado con permiso.