Catalina de Siena: Activista mística y política – Biblia.Work

Catalina de Siena: Activista mística y política

“[No debes] amarme por ti mismo, ni a tu prójimo por ti mismo, sino amarme por mí mismo, a ti mismo por mí mismo, a tu prójimo por mí mismo”. – de una visión divina a Catalina de Siena

Cuando era niña, Catherine solía ir a una cueva cerca de su casa en Siena para meditar, ayunar y orar. Aproximadamente a los 7 años, afirmó haber tenido una visión de Jesús con Pedro, Pablo y Juan el evangelista; luego anunció a sus padres su determinación de vivir una vida religiosa. Convencidos de su devoción, le cedieron una pequeña habitación en el sótano de su casa que hacía las veces de ermita.

Esta chica extraordinaria se convirtió en una mujer no menos extraordinaria cuyos esfuerzos espirituales, morales y políticos tuvieron un efecto duradero.

Niño místico

El nacimiento de Caterina Benincasa en la familia de un tintorero de lana sienesa de clase media apenas causó sensación; ella era la vigésimo tercera de 25 hijos. Otro evento de ese año, una pulga llena del bacilo Yersinia pestis que ingresó al puerto italiano de Messina, provocó una marea de enfermedad llamada “Peste Negra”. En solo tres años, de 1348 a 1350, murió más de un tercio de Europa. La bebé Catherine sobrevivió al ataque y, en la edad adulta, salvó a muchas víctimas de la peste gracias a su compasiva atención.

Después de mudarse a su ermita, durmió sobre una tabla, usó un tronco de madera como almohada y meditó en su única señal espiritual, un crucifijo. Afirmó haber recibido un estigma invisible (de humildad) por el cual sintió las heridas de Cristo. En un momento, sus padres intentaron persuadirla para que se casara, pero Catherine se mantuvo firme y, a los 15 años, se cortó el cabello para frustrar sus diseños.

Catalina no estaba satisfecha con vivir una vida contemplativa; quería ayudar a los pobres y enfermos. Pero ella no quería ser una monja corriente. A través de la influencia de su primo, un sacerdote dominico y su primer confesor, Catalina se unió a la Orden Dominicana de Penitencia (más tarde conocida como la Tercera Orden Dominicana) en 1363. Esta “tercera vía” era una organización de religiosos laicos que vivían en casa. , usaban vestimentas distintivas y dirigían sus propias actividades en servicio sacrificial a los pobres y enfermos.

De los 16 a los 19 años, Catherine continuó viviendo una vida aislada en su hogar y atrajo a muchos seguidores, quienes se sintieron atraídos por su personalidad luchadora y santidad ejemplar. Durante este tiempo, aprendió a leer y se familiarizó con los padres de la iglesia, como Gregorio el Grande y Agustín, así como con los predicadores populares de la época. Al final de esta reclusión de tres años, Catalina experimentó lo que luego describió como “matrimonio espiritual” con Cristo. En esta visión, Jesús le puso un anillo en el dedo y su alma alcanzó la unión mística con Dios. Ella llamó a este estado una “célula interna en su alma” que la sostuvo durante toda su vida mientras viajaba y ministraba.

Misticismo en acción

Catalina comenzó un ministerio activo para los pobres, los enfermos y los encarcelados de Siena. Cuando una ola de peste azotó su ciudad natal en 1374, la mayoría de la gente huyó, pero ella y sus seguidores se quedaron para cuidar a los enfermos y enterrar a los muertos. Se decía que era incansable de día y de noche, curando a todos los que los médicos desesperaban; algunos incluso afirmaron que resucitó a los muertos.

Cuando la crisis disminuyó, se embarcó en un ministerio de redacción de cartas para convertir a los pecadores y reformar la iglesia y la sociedad. Como muchos reformadores de la época, estaba perturbada por la corrupción desenfrenada de la iglesia y creía que la fuente del problema era el llamado Cautiverio Babilónico. Debido a las intrigas políticas de principios del siglo XIV, el papado se había trasladado a Aviñón, Francia. Esto escandalizó a la gente por dos razones: primero, el papado se divorció de la santidad especial de Roma. En segundo lugar, los papas se volvieron cada vez más cautivos de la política y el estilo de vida franceses, que eran decadentes y corruptos.

En una serie de cartas, Catalina exhortó al Papa a abordar los problemas de la iglesia y le encargó que regresara a Roma: “¡Responde al Espíritu Santo que te está llamando! Yo te digo: ¡Ven! ¡Ven! ¡Ven! No espere el tiempo porque el tiempo no lo está esperando “.

Un año más tarde, en 1377, después de que Catalina lo visitara en Aviñón, Gregorio XI finalmente regresó a Roma. Fue el gran momento de su vida pública.

En sus 383 cartas existentes y El Diálogo, al que se refirió como “mi libro” y que describe sus experiencias místicas, expresó su motivación impulsora para amar a Dios. Ella escribió que Dios le dijo que “no me ames por ti mismo, ni a tu prójimo por ti mismo, sino que me ame por mí mismo, a ti mismo por mí mismo, a tu prójimo por mí mismo”.

En el corazón de las enseñanzas de Catalina estaba la imagen de un Cristo sangrante, el Redentor, que ardía con caridad ardiente, sacrificio entusiasta y perdón incondicional. Y no fue la cruz o los clavos lo que sujetó a Cristo al madero; aquellos no eran lo suficientemente fuertes para sostener al Dios-Hombre. Fue el amor lo que lo mantuvo allí. Ella registra las palabras de Dios para ella: “Los pies clavados de mi hijo son una escalera por la cual puedes subir a su costado, donde verás revelado su corazón más íntimo. Porque cuando el alma ha… mirado con el ojo de su mente en el corazón abierto de mi hijo, comienza a sentir el amor de su propio corazón en su amor consumado e inefable “.

Catalina murió en Roma a la edad de 33 años. En 1970, la Iglesia Católica Romana la declaró doctora de la iglesia, un honor otorgado solo a otras 31 personas (y solo a otra mujer).