Efesios 3:14-17 La Plenitud del Reino de Dios (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Efesios 3:14-17 La Plenitud del Reino de Dios (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón
Efesios 3:14-17
La Plenitud del Reino de Dios

Por el Dr. Philip W. McLarty

¿Viste alguno de los partidos de la Copa Mundial en la televisión? Aquí está el resumen: Treinta y dos equipos de tantos países alrededor del mundo, jugando varias veces en un torneo de doble eliminación, en doce lugares diferentes durante un período de un mes, con una asistencia combinada de más de tres millones de personas. y visto por quién sabe cuántos millones en la televisión de todo el mundo.

Si no lo sintonizaste, no te preocupes. La Copa del Mundo tuvo muy poca cobertura en este país. Alcanzó su punto máximo cuando EE. UU. llegó a los Sweet 16 y luego cayó cuando perdimos ante Bélgica. Pero, anímate; no es demasiado tarde. El partido final entre Argentina y Alemania comienza esta tarde a las dos en punto. ¿Puedes deletrear futbol?

Lo que obtuve de la Copa del Mundo, lo poco que vi fue el alcance de todo: equipos de todos los continentes que representan una plétora de culturas e idiomas. Y la diversidad: no solo los jugadores, sino también los fanáticos vestidos tan coloridos y llenos de vida.

Lo vi como una instantánea de la plenitud del reino de Dios, que Dios no solo es soberano sobre los Estados Unidos y América del Norte, pero América del Sur, Europa, Asia, África y Australia. Él es el Dios de nuestros enemigos, así como de nuestros amigos; nuestros socios comerciales, así como nuestros competidores. En las palabras de la antigua canción popular que nos encantaba cantar, “Él tiene el mundo entero en Sus manos.”

Es este mundo global dimensión del reino de Dios Me gustaría que pensemos en el sermón de esta mañana que el reino de Dios se expande mucho más allá de estas cuatro acogedoras paredes; y, por la gracia de Dios, estamos invitados a abrazar la plenitud de todo …

“a fin de que, arraigados y cimentados en amor,
seamos fortalecidos para comprender con todos los santos
cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad,
y conocer el amor de Cristo que supera al conocimiento,
para que seamos llenos de toda la plenitud de Dios.”
(Efesios 3:17-19)

Un buen lugar para comenzar es para preguntar: ¿Qué tan extensa es su visión del mundo? ¿Cuánto más allá de la parroquia de Minden y Webster se extiende?

Mi cuñado, Charlie, nació y se crió en Winnie, Texas, una pequeña comunidad agrícola al este de Houston. Se graduó de la escuela secundaria East Chambers, fue a la universidad y terminó en Atlanta, Georgia. Estuvo en casa por Navidad un año y nos pusimos a hablar de sus viajes. Se rió y dijo: ‘Sabes, mientras crecía, siempre pensé que el mundo entero era como Winnie, Texas, solo que más grande. No sabía lo pequeño que había sido mi pequeño mundo.

Aquellos de ustedes que han viajado mucho y han visitado algunos de los grandes centros cosmopolitas del mundo saben lo que es. A 8217 le gusta ver a la gente vestida con el atuendo colorido de su cultura y escuchar a la gente a su alrededor hablando otros idiomas además del inglés.

El mundo es un lugar grande y lo que nosotros somos. Lo que he visto en los partidos de la Copa del Mundo es solo una pequeña fracción. Es tan grande como te puedas imaginar, pero la verdad permanece: Dios lo creó, todas y cada una de sus moléculas; Dios lo reclama, hasta el más pequeño de los bebés; y Dios está obrando, incluso ahora, reconciliándolo consigo mismo por la muerte y resurrección de Jesucristo. El evangelio de Juan lo dice mejor:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo el que cree en no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para juzgar al mundo,
sino para que el mundo sea salvo por él.”
(Juan 3:16-17)

¿Qué tan extensa es su cosmovisión? Esa es la primera pregunta, y la segunda es esta: ¿Cuán integral es su visión de Cristo?

Hace años tuve un colega que llegó a un acuerdo con sus mayores para un noveno mes sabático. abandonar. Lo llamó una licencia de estudio, pero se apresuró a decir que no se trataba de libros, sino de personas. Quería pasar suficiente tiempo en partes no cristianas del mundo para tener una idea de cómo las personas de otras religiones lidian con las realidades de la vida que todos experimentamos: nacimiento, muerte, vocación, envejecimiento, sexualidad, matrimonio, familia, etc.

Tenía dos preguntas: ¿Compartimos un hilo común de entendimiento? Si es así, ¿cómo podría este hilo común acercarnos más en la fe y el propósito común?

En ese momento, una de las aerolíneas ofreció un pase alrededor del mundo para que, por un precio, pudieras despegue de cualquier aeropuerto principal y vuele hacia el este o hacia el oeste hasta que regrese al punto de partida. Podría detenerse en cualquier lugar del camino y quedarse todo el tiempo que quisiera, y luego continuar desde allí. Solo había dos estipulaciones: no podía dar marcha atrás y tenía que completar el viaje en un año.

Entonces, él y su esposa se fueron. Se dirigieron al oeste. Vivieron entre sintoístas en Japón, budistas en China, hindúes en India, musulmanes en Indonesia y una multitud de otras personas y religiones en otros lugares antes de regresar a casa.

Bueno, yo no… No sé cómo salió todo. Nuestras vidas tomaron caminos diferentes y perdimos el contacto. Pero siempre he pensado que él estaba en lo cierto de que más allá del dogma político y religioso que tiende a segregarnos y ponernos en campos diferentes, no somos tan diferentes.

Como el equipos de fútbol de todo el mundo, podemos tener diferentes colores de piel y hablar diferentes idiomas, pero nos regimos por las mismas reglas; es decir, las mismas realidades de la vida; y a nuestra manera, estamos haciendo lo mejor que podemos para darle sentido a todo.

Esto no quiere decir que no importe lo que creas o cómo lo hagas. vive tu vida. Si importa. Jesús dijo:

“Yo soy el camino, la verdad y la vida.
Nadie viene al Padre, sino por mí.”
(Juan 14:6)

No hay dos formas de hacerlo. Jesús es el único camino de salvación. La pregunta es, ¿cuán completamente entendemos quién es Jesús?

En nuestro estudio de Cuaresma, vimos varios videos de la película La Pasión de Cristo, protagonizada por Jim Caviezel. Si has visto la película, sabes que las partes habladas están en hebreo y arameo con subíndices a continuación para que sepas lo que se dice.

Mucha gente encuentra eso fuera de lugar. -putting: ¿Por qué no pueden hablar inglés como el resto de nosotros?

¿Ves a dónde voy con esto? Nuestras imágenes de Jesús están impulsadas culturalmente. Se ve y se parece más a uno de nosotros que a un nativo de Judea del primer siglo.

Otras culturas hacen lo mismo: representan a Jesús como uno de ellos. Un día visité a un ministro en su estudio y estaba admirando una hermosa talla de madera de la Última Cena en su escritorio. “Es ébano,” él dijo. “Fue un regalo de despedida de la tribu del Congo con la que viví como misionera. Piensan en Jesús como el gran jefe tribal que un día se sentará a la mesa con todos los demás jefes tribales en paz.”

En 1961, JB Phillips publicó un pequeño libro titulado, Tu Dios es demasiado pequeño. Bien podría haber escrito: Tu visión de Cristo es demasiado estrecha. Pensamos en Jesús como uno de nosotros y que su reino se parece a una porción de América, solo que más grande.

Desde las imágenes que vemos en la escuela dominical hasta las películas de gran éxito que salen en Hollywood, Jesús es más que las imágenes que hemos inventado. Regrese al Nuevo Testamento. Dibuja tu imagen de Jesús a partir de lo que dijo e hizo; y, lo que es más importante, por el hecho de que entregó su vida por los pecados del mundo.

Nuestra visión de Cristo es demasiado estrecha; también lo es nuestra visión del reino de Cristo. El reino de Cristo es más inclusivo que cualquier denominación o sistema de fe. Jesús aludió a esto cuando les dijo a sus discípulos:

“Yo soy el buen pastor.
Yo conozco a los míos, y soy conocido por mis propias;
así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre.
Doy mi vida por las ovejas.
Tengo otras ovejas, que no son de este redil.
También a ellos debo traer, y oirán mi voz.
Serán un solo rebaño con un solo pastor.”
(Juan 10:14-17)

¿Quiénes son estas otras ovejas que no son de este redil? No dice. Pero sabiendo que están ahí fuera, y que le pertenecen a él, que él es su Buen Pastor, así como el nuestro, debería darnos una pausa para considerar el alcance más amplio del reino de Cristo y apreciar la plenitud del reino de Dios.

La promesa es que cuando estás dispuesto a buscar la plenitud del reino de Dios, Dios te abrirá la puerta a un mundo más grande y colorido. mundo de lo que puedas imaginar. Si no lo eres, tu mundo comenzará a encogerse, a hacerse más pequeño, aislado y encarnado.

Howard Clinebell cuenta la historia de una pequeña estación de salvamento en una costa rocosa. Consistía en una cabaña de madera tosca, un viejo bote salvavidas y un par de docenas de chalecos salvavidas. Estaba a cargo de voluntarios. Cuando se enteraban de que había habido un naufragio, corrían a la estación de salvamento, arrastraban el bote al agua y remaban con todas sus fuerzas para alcanzar a las víctimas antes de que se ahogaran. Luego los traían de regreso a la cabaña y los cobijaban alrededor de un fuego tibio y les daban café caliente, pan y tal vez una taza de caldo.

A menudo, los rescatados daban dinero para expresar su gratitud. Algunos pidieron unirse para que ellos, a su vez, pudieran salvar la vida de otra persona.

La pequeña estación de salvamento creció. Derribaron la choza y construyeron un bonito edificio nuevo en su lugar. Lo amueblaron muy bien y, cuando el clima estaba en calma, lo usaban como una casa club donde podían disfrutar de la compañía del otro e intercambiar historias de estar en un mar agitado por la tormenta por la noche.

La estación de salvamento siguió creciendo. Los miembros, ahora envejeciendo, decidieron comprar más barcos y contratar tripulaciones para tripularlos. En cuanto a ellos, dedicarían sus esfuerzos a administrar el club de manera más eficiente.

Una noche se desató una tormenta terrible. Más de un barco se hundió en las rocas. Las tripulaciones trabajaron toda la noche, remando de un lado a otro sobre olas embravecidas, trayendo bote tras bote de hombres, mujeres y niños fríos, mojados y medio hambrientos. La casa club estaba en desorden. “¿De dónde vino toda esta gente?” preguntaron los miembros. “¡Y miren qué lío están haciendo!”

Una vez que las víctimas fueron atendidas y enviadas a sus destinos, los miembros convocaron una reunión. La mayoría votó a favor de suspender por completo el salvamento, ya que se había convertido en una carga para el club. Otros protestaron diciendo que, después de todo, su misión era salvar vidas, sin importar el costo.

Fueron rechazados y les dijeron que si todavía querían operar una estación de salvamento, deberían subir por la costa y comenzar su propio. Entonces, lo hicieron. Pero con el tiempo, sucedió lo mismo: prosperaron y crecieron y perdieron de vista su misión de salvar vidas.

Bueno, si visita esa costa hoy, encontrará varios clubes exclusivos, todos luciendo el motivo de salvamento. Todavía ocurren naufragios, como siempre han ocurrido y, supongo, siempre ocurrirán. Las víctimas a menudo se ahogan; pero después de todo, así es la vida.

En su Carta a los Efesios, Pablo dice que ha descubierto “el misterio de Cristo:”

“… que los gentiles son coherederos,
y miembros del cuerpo,
y copartícipes de su promesa en Cristo Jesús
por medio de la Buena Noticia …”
(Efesios 3:6)

Para nuestros oídos del siglo XXI, esto suena tonto: ¡Por supuesto, los gentiles son coherederos! ¿Por qué no deberían serlo? Pero para los judíos devotos de la época de Pablo, esto era impensable. Judíos y gentiles no se mezclaban. Todos los niños y niñas judíos sabían eso.

Sin embargo, Pablo dice que ese día ya pasó. Hay una Nueva Creación hecha posible por la muerte y resurrección de Jesucristo. Se han eliminado los antiguos límites. En Cristo, somos uno. Escribe:

“No hay judío ni griego,
no hay esclavo ni libre,
no hay hombre ni mujer;
porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”
(Gálatas 3:28)

La plenitud del reino de Dios incluye a todos los que invocan el nombre de Jesucristo. Depende de nosotros abrir las puertas lo suficiente para recibirlos.

Pero no podemos esperar hasta que entren. Es nuestro trabajo salir y encontrarlos para compartir las Buenas Nuevas del amor de Dios y hacer discípulos del Señor Jesucristo.

Porque la iglesia de Jesucristo no es una especie de club santo, sino un puesto de misión, un estación de salvamento, llena de aquellos que están dispuestos a desafiar los peligros de un mundo enfermo de pecado para llevar esperanza y la promesa de salvación a los descarriados y perdidos.

Al dejar el servicio de hoy y partir De vuelta a la vida de la comunidad esta semana, pregúntese: ¿Quién es la persona que conozco que más necesita la gracia y el amor de Dios? Luego diríjase a esa persona y comparta con él o ella en sus propias palabras lo que eso significa para usted, y confíe en que Dios hará el resto.

Citas bíblicas de la Biblia en inglés mundial.

Copyright 2014 Philip McLarty. Usado con permiso.