Efesios 3:14-21 Aplanando Cercas (Leininger) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Efesios 3:14-21 Aplanando Cercas (Leininger) – Estudio bíblico

Sermón
Efesios 3:14-21
Aplanando Cercas

Por el Rev. Dr. David E. Leininger

“Por eso me arrodillo ante el Padre…” ¿No te ENCANTA cuando un pasaje del leccionario comienza así? “Por esta razón…” QUÉ “razón,” ¿predicador? Está bien, te lo diré. La “razón” porque la oración de Pablo es que un proceso increíblemente especial haya comenzado en el mundo a través de este nuevo organismo único llamado la Iglesia de Jesucristo, y Pablo está orando para que la iglesia sea fortalecida para que la tarea pueda ser completada.

¿Qué proceso? El proceso de derribar barreras, remover barricadas, aplanar cercas, traer armonía y unidad a un mundo que está tristemente desafinado. En los versículos que preceden a estos que acabamos de leer, el Apóstol ha notado la particular división de su propia cultura, la que existe entre judíos y gentiles. Era una sociedad en la que la división étnica era tan profunda y amplia como nunca antes existió entre razas en nuestros días. La oración de la mañana judía incluía gracias a Dios por NO ser gentil; existía la creencia profundamente arraigada de que los gentiles no eran mucho más que combustible para el fuego del infierno. Y los gentiles no tenían en mayor estima a los judíos. ¡¡¡Cortés!!! Y ahora Pablo dice que estas divisiones están siendo superadas en Cristo en la iglesia.

A decir verdad, vivimos en un mundo que a menudo se define por sus divisiones. Ya sea en la literatura o la leyenda (los Montescos y los Capuleto, los Hatfield y los McCoy), la política (republicanos y demócratas, papas fritas o papas fritas Freedom), la sociedad (ricos y pobres, negros y blancos), las divisiones existen, a menudo desastrosamente. asi que. Hay algo muy dentro de nosotros que siempre quiere tomar partido.

Hace años, los comediantes Carl Reiner y Mel Brooks hicieron algunas rutinas maravillosas basadas en entrevistas con “The 2,000 Year Old Man&#8221 ; (que fácilmente podría haber sido el hombre de 20.000 años). De alguna manera surgió el tema de los Himnos Nacionales – ¿Existieron hace mucho tiempo? El hombre de 2K responde afirmativamente. ¿Lo recuerda? ¡Absolutamente! ¿Cómo se olvida su himno nacional – canta vigorosamente, “¡Que se vayan todos al INFIERNO, excepto la Cueva 17!”

Dicho esto, estamos de acuerdo con Robert Frost cuando dice “Algo hay que no quiere una pared.” El mensaje de Efesios es un gran AMEN! ¿Todavía hay divisiones que experimentamos en la iglesia de 2003? Incuestionablemente. ¿Hay alguna razón real para que continúen? Pablo dice NO. ¿Es realmente posible? La experiencia dice que SÍ.

Déjame contarte una historia real. Ocurrió hace apenas 20 años, en 1983, en el pequeño pueblo rural de Liberty Hill, Carolina del Sur. Como sabrán, fue en Liberty Hill donde comencé mi ministerio apenas dos años antes. Estaba sirviendo como pastor de los santos de la Iglesia Presbiteriana de Liberty Hill mientras completaba mi trabajo en el seminario.

Liberty Hill era mucho “Old South.” Hay grandes casas anteriores a la guerra intercaladas aquí y allá con chozas sin pintar. A nadie le costó imaginar cuáles estaban ocupadas por quién. Había poca confraternización entre negros y blancos, excepto en un nivel que respetaba la ‘posición’ del otro.

La aldea en algún momento había sido una comunidad próspera. Antes de la Guerra Civil, había plantaciones activas por todas partes que producían una gran cantidad de productos agrícolas. Había varias tiendas en el pueblo, un consultorio médico, una biblioteca, incluso una escuela que a veces educaba hasta setenta estudiantes. Las familias eran numerosas y prósperas. Pero con el advenimiento de las hostilidades entre los estados, Liberty Hill fue víctima de los estragos del conflicto, hasta el punto de ser la anfitriona involuntaria de los ejércitos del general Sherman durante diez días en su marcha por el sur. El área quedó desolada y nunca más se recuperó.

Había dos iglesias en Liberty Hill, una negra, una blanca, ambas presbiterianas, ubicadas a 300 yardas una de la otra, separadas por un cementerio, una arboleda , y un abismo racial/cultural que era más ancho que cualquier océano. La congregación blanca – la Iglesia Presbiteriana de Liberty Hill – fue fundada en 1851 durante los días felices de la ciudad y estaba afiliada a la Iglesia Presbiteriana de EE. UU. (la iglesia del sur); la congregación negra – la Iglesia Presbiteriana Unida de Liberty Hill – fue fundada en 1873 durante las profundidades de la reconstrucción y estaba afiliada a la Iglesia Presbiteriana Unida en los EE. ;). Ahora, llegamos a 1983, el año en que la Iglesia Presbiteriana Unida en los EE. UU. (la iglesia del norte) y la Iglesia Presbiteriana en los EE. UU. (la iglesia del sur) se fusionaron después de una separación de 122 años. La nación tardó unos cuatro años en resolver la guerra; a los presbiterianos nos tomó un poco más de tiempo.

Sería hermoso decir que una vez que la iglesia nacional se reunió, las pequeñas iglesias en Liberty Hill vieron la sabiduría de tal acción en su propio nivel y decidieron hacer lo mismo. Después de todo, las dos iglesias habían sido originalmente una hasta las dificultades de la reconstrucción. No sería una fusión; sería legítimamente una reunión. Y seguramente habría hecho realidad la elevada visión de Pablo de la iglesia en Efesios. Pero…

Domingo 12 de junio. Dos días después de la histórica votación en Atlanta que reunió a los presbiterianos del norte y del sur. Nuestra sesión se reunió el segundo domingo por la tarde del mes. Cuando llegamos al final de nuestro negocio ese día, uno de los ancianos dijo que dado que las dos iglesias en el pueblo ahora eran miembros de la misma denominación, deberíamos hacer algunos esfuerzos para conocer a nuestros vecinos de PCUSA con miras a construir algunas relaciones fraternas. El resto de la sesión estuvo de acuerdo por unanimidad. Como no habíamos tenido absolutamente ningún contacto con la otra congregación hasta este momento, el plan de acción era que uno de los ancianos averiguara los nombres de los oficiales de la iglesia negra (incluido el ministro) y luego informara. Una vez que se logró eso, se me encargó contactar a mi contraparte en el púlpito vecino (el reverendo Jesse L. Moore, como iba a aprender) para simplemente conocernos y comenzar a sentir las posibilidades de algunos esfuerzos conjuntos.

Mientras tanto, salió a la luz nueva información que, en mi opinión, hizo que nuestra misión de allanar la cerca fuera aún más urgente – se supo que la congregación negra quería construir una nueva iglesia. Buena cosa. Su edificio se estaba cayendo literalmente alrededor de sus oídos. Solo estaba en posición vertical porque estaba apuntalado de esa manera por una serie de 2’4′ estratégicamente colocados. Sin esos tirantes, la estructura habría sido un montón de escombros. En otras circunstancias, uno difícilmente podría haber objetado el deseo de esa congregación de una nueva instalación. Pero ahora que había otro edificio de iglesia de la misma denominación que el de ellos a solo 300 yardas de distancia (un edificio que estaba en excelentes condiciones, por cierto), no tenía sentido para mí ver miles de dólares gastados para preservar una división que había no más necesidad de existencia.

En ese momento me estaba entusiasmando con las posibilidades. Sabía que habría ciertas dificultades con respecto a la reunión debido a la situación racial en el sur, pero comencé a ver que el Señor les estaba dando una oportunidad a los cristianos en este pequeño pueblo adormecido para dar testimonio, no solo a la nueva iglesia, sino al mundo entero, de lo que se podría hacer cuando se toma en serio el evangelio. Los presbiterianos blancos y negros de Liberty Hill no solo eran ahora miembros de la misma denominación, sino que pronto podría llegar el día en que podrían ser miembros de la misma congregación – un evento increíble en el sur rural, similar a la unión de judíos y gentiles en la iglesia primitiva.

Mientras tanto, Jesse Moore y yo hicimos esfuerzos para reunirnos para seguir conociéndonos. De alguna manera, parecía que no podíamos manejar – simplemente nunca pudimos lograr que nuestros horarios encajaran. Vivía a casi una hora de Liberty Hill y no podía viajar a voluntad – Más tarde supe que Jesse estaba totalmente ciego, como resultado de una condición diabética avanzada. Al final resultó que, tomaría más de dos meses después de la sesión del 12 de junio para que los pastores se reunieran cara a cara.

Era un domingo por la tarde. Mi sala de estar. Hablamos durante una hora y media sobre una amplia gama de intereses comunes: la reunión, nuestra comunidad, nuestras iglesias, el edificio en ruinas, lo que podríamos hacer juntos. Finalmente, cerca del final de nuestra visita, el pastor Moore dijo: “Sabes que vendrán por ti, ¿no?”

“ Ellos?” Respondí. “¿Qué quieres decir?”

“El Klan. El Ku Klux Klan. No vendrán por mí porque solo soy un pobre viejo. predicador ciego. Pero eres joven. Tienes una familia. ¿Has pensado en ellos?”

Honestamente, tuve que decir que no. Sabía que el Ku Klux Klan todavía estaba vivo y coleando en nuestra parte del sur, pero no se me había ocurrido que dos pequeñas congregaciones en un pequeño pueblo oscuro que querían adorar juntos atraerían su atención. Finalmente le dije a mi invitado, “no soy masoquista. No me gusta el dolor, ni por mí ni por mi familia. Pero tengo que decir que si alguna vez me piden que muera por una causa, no puedo pensar en una causa mejor que esta.” Realmente lo dije en serio entonces, y lo digo en serio hoy. Afortunadamente, nunca me pidieron que respaldara mi valentía.

Pasó hasta Navidad para que sucediera algo entre nuestras dos congregaciones – un programa especial que se llevará a cabo a las 5:00 p. m. el domingo 18 de diciembre. Las personas de ambas congregaciones participarán en un tiempo de lectura de las Escrituras y canto que se llevará a cabo en el destartalado santuario negro. A eso le seguiría un momento de refrigerio ligero y compañerismo en el edificio educativo de la iglesia blanca.

Finalmente llegó el gran día y mi esposa y yo subimos a nuestro auto para el viaje rápido desde la única iglesia. para el otro. Cuando llegamos, recuerdo que me sorprendió gratamente la cantidad de autos estacionados allí. La multitud resultó ser mucho más grande de lo que hubiera esperado – unos treinta y cinco blancos y veinticinco negros. Incluso hubo algunos que expresaron su descontento con todo el concepto. En general, la mayoría de los asistentes pronto quedaron embelesados por los procedimientos. La música fue emocionante y las escrituras inspiradoras. La presencia del Espíritu Santo era casi palpable. Fue una experiencia increíble. Se había producido un milagro. Tanto durante el servicio como en el automóvil en el camino de regreso al salón de actos de nuestra iglesia, Christie estaba llorando porque estaba muy conmovida por lo que había sucedido.

En unos pocos minutos, tanto en blanco como en negro. los fieles se reunieron para los refrigerios, y algo más increíble ocurrió – en realidad se sentaron y comieron juntos, algo que NO SE HACÍA en esa cultura. La gente tenía problemas para saber cómo actuar. Una querida dama blanca, en un esfuerzo por ser sociable, se acercaba a los visitantes negros, preguntaba sus nombres y luego, con feliz reconocimiento, identificaba a las familias blancas a las que habían pertenecido sus abuelos como esclavos. Ella solo estaba siendo amigable. (¡Quería estrangularla!)

Había más por venir. Había rostros negros en nuestra congregación blanca en la víspera de Navidad, un servicio de adoración conjunto en la mañana de Navidad. El primer domingo de febrero, el Domingo de las Relaciones Raciales, hubo un servicio de comunión conjunto, los ancianos de ambas congregaciones distribuyeron los elementos, la primera vez que cristianos blancos y negros se unieron JUNTOS a la Mesa del Señor en Liberty Hill. Esos fueron días especiales, llenos del Espíritu.

Por supuesto, no todo fue dulzura y luz. Hubo algunas llamadas telefónicas llenas de odio y un par de cartas desagradables de personas ajenas a nuestra comunidad que habían oído lo que estábamos haciendo. Hubo quejas en mi congregación sobre el daño que le ocurriría a nuestro santuario si dejáramos entrar a los negros: ensuciarían las cosas, tal vez grabarían sus iniciales en los bancos. Una dama blanca, en ese domingo de Comunión, se negó a participar del pan o jugo que habían sido llevados por manos negras – tomó ceremoniosamente lo que le ofrecían y lo dejó con desdén. En ese momento pensé, “Qué bueno, probablemente la envenenaría.” No, no fue perfecto, pero fue un comienzo.

Me encantaría decir que el tiempo finalmente pudo curar las viejas heridas raciales y ahora esas dos congregaciones son una sola, pero no puedo. Todavía hay un camino por recorrer. Pero ese tiempo hace veinte años fue un anticipo de lo que PUEDE SER y SERÁ cuando el evangelio que derriba cercas sea realmente VIVIDO.

Con cada fibra de mi ser, creo que llegará el día en que:

En la iglesia, entre ricos y pobres, la valla se allana;

En la iglesia, entre jóvenes y viejos, la valla se allana;

En la la iglesia, entre los poderosos y los impotentes, la valla se allana.

En la iglesia, entre los elocuentes y los vacilantes, la valla se allana.

En la iglesia, entre los educados y analfabetos, la valla se derriba.

En la iglesia, incluso entre negros y blancos, así como entre judíos y gentiles hace tanto tiempo, la valla se derriba.

Cómo ? No por nuestro hacer. Más bien, por aquel “que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, porque ¡por los siglos de los siglos!

Amén.

Copyright 2003 Dr. David E. Leininger. Usado con permiso.