Hechos 17 – Compartiendo a Cristo con todas las personas – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hechos 17 – Compartiendo a Cristo con todas las personas – Estudio bíblico

Serie de sermones sobre la libertad

  1. Unidos permanecemos – 1 Cor. 3
  2. Encontrar nuestro lugar de servicio – Romanos 12
  3. Compartir a Cristo con todas las personas – Hechos 17
  4. Compartir a Cristo en todos los lugares – Hechos 1
  5. Acordar los puntos básicos – Church Life 101 – 1 Cor. 1

Introducción

La secularización de nuestro país es algo interesante. En nombre de la educación y el progreso, educadores e intelectuales han descartado de nuestro plan de estudios el libro más influyente de todos los tiempos. Es casi imposible comprender los escritos de Milton, Shakespeare y Chaucer sin una comprensión básica de las Escrituras. Y, sin embargo, en un día en que los liberales denuncian la censura, ellos mismos han censurado la Biblia del ámbito de la educación pública.

Los resultados han sido devastadores. Si uno tuviera que retroceder y documentar el declive de nuestra cultura durante las últimas cuatro décadas, un hecho que sería evidente sería la correlación significativa entre la oración y las escrituras que se están sacando de las escuelas públicas y el rápido declive de la cultura que alguna vez conocimos. sabía.

Como dice la escritura Proverbios 29:18, “Donde no hay revelación, el pueblo se desenfrena”.

Todo esto nos ha llevado a donde estamos hoy. ; una generación de personas que abrazan como verdad, como filosofía que dice que no hay verdad. Los días de predicar a personas que tienen incluso la comprensión más básica del cristianismo se han ido en nuestro país. Ahora, digo esto, no para recordar los buenos viejos tiempos, sino simplemente para establecer claramente dónde estamos mientras tratamos de comunicar a Cristo a una cultura sin Cristo.

Muchos cristianos hoy en día, se sientan y se lamentan la pérdida de lo que ellos consideran los “días dorados”. Pero no creo que sea una respuesta bíblica. La verdad del asunto es que nuestra cultura todavía está mucho mejor que la cultura a la que Pablo y los Apóstoles trajeron el evangelio.

Esta mañana, quiero invitarlos al libro de los Hechos, capítulo 17. , versículos 16-34. Es un pasaje famoso, muchos de ustedes lo conocen, es donde encontramos al Apóstol Pablo en Atenas, predicando el mensaje de Cristo a la intelectualidad de su época. (Lea el pasaje)

Así como Pablo fue llamado a llevar el mensaje de Cristo a todas las personas, a nosotros también se nos ha encomendado esta gloriosa tarea. Las necesidades básicas del hombre no han cambiado. Las personas en todas partes todavía necesitan un Salvador, y Jesucristo sigue siendo el único camino. El pensamiento del hombre puede haber cambiado, pero Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre. Nuestro desafío es encontrar la forma más efectiva de comunicar a Cristo a nuestro mundo.

Quiero mostrarles cuatro cosas sobre el ministerio de Pablo en Atenas esta mañana, y luego sacar algunas conclusiones orientadas a la aplicación. Mi esperanza es que podamos aprender de Pablo cómo compartir mejor nuestra fe dentro del marco de nuestra cultura.

1. El entorno cultural de Paul

(Nota del editor: “entorno” es la palabra francesa para “entorno”. Cuando se usa en literatura y sociología, un “entorno” es el entorno cultural en el que vive un individuo. wikipedia.org Calvin usa milieu aquí en lugar de entorno porque está usando la letra “m” en todos sus puntos principales, Medio, Motivación, Mensaje, Método y Mandato. Observe cómo también usa “-ción” al final de cada palabra principal en una serie de puntos hacia el final del sermón. Muchos pastores usan estos métodos para ayudar a su gente a recordar los puntos principales.)

Huyendo de la persecución en Tesalónica y Berea, Pablo se dirige a Atenas para esperar la llegada de Timoteo y Silas. Y esta es la ocasión para su famoso sermón en la Colina de Mar.

El mundo romano fue uno que había sido influenciado significativamente por los griegos. El arte y la literatura de la antigua Grecia fueron estudiados y admirados por los romanos, y todo romano bien educado podía leer y escribir griego con fluidez. El hecho de que el Nuevo Testamento fue escrito en griego da testimonio de la influencia del pensamiento y el lenguaje griego en los días de Pablo.

Aparte de ser una cultura pagana, es decir, adoraban ídolos paganos, hay Dos cosas me gustaría señalar sobre la cultura ateniense.

En primer lugar, era una ciudad que personificaba una cultura entregada al hedonismo, o la búsqueda del placer físico y sensual. El versículo 18 nos dice que había epicúreos en Atenas. Los epicúreos creían en una filosofía muy parecida al existencialismo moderno. Si bien no negaban la existencia de los dioses, como los deístas, sostenían que los dioses estaban distantes y no se involucraban en los asuntos de los humanos. Eran materialistas declarados, creyendo que esta vida, podrías poseerla y experimentarla si fuera todo lo que hay en la existencia humana. Negando la existencia de la eternidad, vivían para ellos el momento, profesando la creencia de que la mejor vida era la que se vivía libre de dolor, totalmente entregada a la búsqueda del placer. Esta filosofía, aunque verdaderamente entendida y sostenida por la élite educada, se había abierto camino en la cultura común. A lo largo de las calles y los templos de Atenas había miles de esculturas del cuerpo humano.

Mientras visitaba el Museo del Hermitage en San Petersburgo, Rusia, hace varios años, me topé con una sala llena de estatuas romanas y griegas. . Desde una postura puramente artística, los artistas de la época tenían un talento fabuloso para plasmar la forma humana en mármol. Pero vistas desde otro punto de vista, estas estatuas hablaban mucho sobre la naturaleza sensual de la cultura en la que Pablo ministraba. Decir que las estatuas eran eróticas sería quedarse corto. Debe recordarse que gran parte de la adoración pagana en los días de Pablo se centraba en la fertilidad e involucraba actos inmorales entre los adoradores y las prostitutas del templo (como el templo de Diana en Éfeso).

Así que la cultura de Atenas , y en su mayor parte el imperio romano en su conjunto, se entregaron a la búsqueda del placer sensual.

En segundo lugar, era una ciudad todavía asociada con el aprendizaje y la cultura. De todas las ciudades griegas, Atenas fue la más famosa por ser un centro de arte, arquitectura, filosofía y cultura. Si bien había perdido la mayor parte de la gloria que había tenido entre cuatrocientos y quinientos años antes, sus impresionantes templos todavía adornaban sus calles, atrayendo a artistas y filósofos de todo el mundo conocido.

El versículo 18 nos dice que había también estoicos en Atenas. Los estoicos tenían una visión más elevada de los dioses y se aferraban a lo que hoy llamaríamos panteísmo, es decir, creían que Dios se encontraba en toda la naturaleza. Vemos este tipo de filosofía hoy en día en el culto a la tierra que se expresa en muchas enseñanzas de la nueva era.

La escritura nos dice que la naturaleza declara la Gloria de Dios. Da testimonio de la obra de sus manos, habla de su poder y fuerza, pero Dios no está en la naturaleza. Dios es un ser personal, que nos conoce personalmente y puede ser conocido personalmente por nosotros.

Los estoicos mantuvieron una filosofía más intelectual que los epicúreos. Sintiendo que la chispa divina estaba dentro de todos los seres vivos, sintieron que había un principio racional que mantenía unido el orden cósmico. Así, la razón pura se convirtió en lo único que los conectaba con los dioses. Al igual que los filósofos durante la Ilustración, la razón finalmente se convirtió en su dios.

Un erudito ha señalado que “las filosofías prevalecientes del empirismo científico del humanismo secular de la era poscristiana de Occidente y el tipo de posmodernismo panteísta de la Nueva Era son notablemente similar al epicureísmo y al estoicismo que Pablo encontró en Atenas”. (Larkin, Williman J. Acts, The IVP New Testament Commentary Series, Grand R. Osborne, Editor. Intervarsity Press, Downers Grove, Ill. 1995.)

Fue en este ambiente sensual y filosófico, muy muy parecido al nuestro, que Pablo trajo el evangelio de Jesucristo.

Esto nos lleva a nuestra segunda observación, la motivación devoradora de Pablo.

2. La motivación devoradora de Pablo

El versículo 16 nos dice que su espíritu se enardecía dentro de él. La palabra griega empleada aquí literalmente significa enfurecerse o ser provocado a ira. Pablo estaba físicamente molesto al ver tal idolatría y paganismo.

Conocía la verdad de Dios

Pablo sabía que estas estatuas eran simplemente objetos hechos por el hombre que no tenían poder para salvar, no poder para proteger, sin poder para perdonar o responder. Sabía que era Dios quien había creado el cielo y la tierra. Él conocía la verdad, y el engaño y las falsas enseñanzas que lo rodeaban despertaron dentro de su alma una profunda y profunda indignación justa.

Quizás hayas experimentado lo mismo de vez en cuando: Cuando sabes que algo es falso, pero se presenta como la verdad. Todo lo que tienes que hacer es mirar CNN durante unos minutos y tendrás una experiencia similar. El conocimiento de Pablo de la verdad, la verdad que lo había hecho libre, hizo que respondiera.

Él estaba habitado por el Espíritu de Dios

No solo era su intelecto, su conocimiento de la voluntad de Dios. verdad, eso lo conmovió, pero Pablo, como todos los cristianos, estaba habitado por el Espíritu de Dios. Amigos, una de las cosas que debemos tener en cuenta es que cuanto más cerca estemos de Dios, más sensibles seremos a su Espíritu. Efesios 4 nos dice que con nuestras palabras podemos contristar al Espíritu de Dios, y sabemos que Él es una persona que vive dentro de nosotros, guiándonos a la verdad, convenciéndonos de pecado y guiándonos por sendas de justicia.

Cuando Jesús vio a los cambistas en el templo, su justa indignación se hinchó dentro de él. Cuando Pablo vio hasta qué punto estos atenienses estaban en la oscuridad, se indignó de manera similar.

Por supuesto, la pregunta es, ¿cuándo fue la última vez que te enojaste por la perdición del mundo que te rodea? ¿Cuándo fue la última vez que la cultura en la que vives te conmovió con palabras o acciones? El problema con muchos cristianos hoy en día es que están contentos de dejar que otros vayan al infierno, siempre y cuando ellos y los suyos vayan al cielo. Este tipo de actitud da evidencia a una persona insensible al Espíritu de Dios. El mismo Espíritu que estaba dentro de Pablo está dentro de nosotros. La pregunta es: ¿Nuestra respuesta es como la de él?

Pero había otro factor motivador en la vida de Pablo.

Estaba constreñido por el amor de Dios

Escribiendo al iglesia en Corinto, en 2 Corintios 5 Pablo dice: “Porque el amor de Cristo nos constriñe”.

Pablo entendió por qué Jesús murió en la cruz. No solo tuvo una comprensión cognitiva del amor de Dios, sino que tuvo una experiencia personal con el Dios de amor. ¿Cómo es que podemos afirmar que hemos muerto a nosotros mismos y ahora permitir que Cristo viva dentro de nosotros y, sin embargo, no nos conmovemos por la perdición de quienes nos rodean? ¿Cómo podemos pretender ser Su cuerpo y, sin embargo, permanecer indiferentes a la perdición eterna de las mismas personas por las que Cristo murió?

Pablo fue movido y constreñido por el amor de Dios, tal como deberíamos estarlo nosotros.

Pero fíjate en una cosa más.

Estaba celoso de la gloria de Dios

Él sabía que hay un solo Dios, y sin embargo estos atenienses estaban adorando, dando gloria a, atribuir alabanza a meras piedras. El crédito que pertenecía a Dios iba a los ídolos. En Isaías 42:8, Dios dice: “Yo soy Yahvé, ese es mi nombre, a otro no daré mi gloria ni mi alabanza a los ídolos”.

Este es el sentimiento que invadió a Pablo cuando se paró en medio de la idolatría de Atenas. Fue lo que lo motivó a compartir a Cristo con una cultura sin Cristo.

Esto nos lleva a nuestra tercera observación, el mensaje de Pablo centrado en Cristo.

3. El mensaje de Pablo centrado en Cristo

El versículo 18 nos dice que Pablo predicó a Jesús y la resurrección. Por supuesto que es imposible predicar que Jesús resucitó de entre los muertos, sin antes predicar que Jesús murió en una cruz. El evangelio, claro y simple, era el mensaje de Pablo. El versículo 18 también nos da una idea de cuántos recibieron su mensaje, lo llamaron un charlatán ocioso. Una traducción literal de lo que le llamaban era “hablante semilla”. Llevaba consigo la idea de un pájaro picoteando indiscriminadamente trozos de ideas aquí y allá, y luego haciéndolos pasar por profundidad, sin profundidad de comprensión alguna. (Polhill, John B. Acts, The New American Commentary, Broadman, Nashville, 1992, pág. 366.)

Sin embargo, es de suma importancia que las Escrituras nos digan que Pablo predicó a Jesús y la resurrección . Pablo no se avergonzaba del evangelio, porque sabía que es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree.

El clima cultural en el que vivimos trae consigo la tentación muy real de intentar y hacer el evangelio apetecible, para que sea más fácil de tragar o de alguna manera menos duro. Después de todo, un mensaje que dice que tenemos que negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Jesús hasta el Calvario, no va a ser un mensaje popular en una sociedad entregada a la satisfacción propia y la búsqueda de las cosas materiales y el placer.

John MacArthur, en su libro, Difícil de creer: el alto costo y el valor infinito de seguir a Cristo, dice: “Ahora viene el problema que está detrás de toda la música pop y la autocomplacencia y la ‘diversión’ que Las iglesias sensibles al buscador prometen: la gente no va a comprar el cristianismo si es tan difícil. Si no satisface sus necesidades, no estarán interesados. Si quieren seis sabores de frutas y solo tienes dos, “Los he perdido. Necesitan un cristianismo que sepa muy bien, y si es menos, que los llene a corto plazo, bueno, explicaremos todas las cosas difíciles más adelante. Hay un nombre para eso en el mundo del marketing”, dice MacArthur, “y se llama cebo y cambio”. (MacArthur, John, Hard to Believe, Thomas Nelson, Nashville, 2003, pg 16-17.)

Amigos, las Escrituras nos dicen que el evangelio es una piedra de tropiezo, un escándalo, ciertamente para aquellos que no conocen a Cristo. Pero el problema hoy es que se ha convertido en una piedra de tropiezo para muchos que profesan conocerlo.

El resultado es una versión diluida del evangelio que, mientras trata de ser relevante para la cultura en la que vivimos, termina comprometiendo el corazón del evangelio.

Ahora, no quiero criticar a todas las iglesias “sensibles a los buscadores”, porque, en primer lugar, el término significa cosas diferentes a diferentes personas. Pero algo de lo que he visto me ha llevado a creer que hay motivo de preocupación. Recientemente hablé con varios artistas cristianos de renombre nacional que me dijeron que la iglesia a la que asistían ahora tocaba regularmente canciones de rock secular como parte de su llamado servicio de adoración. No estoy hablando del estilo de la música cristiana, estoy hablando de canciones clásicas de rock, palabras, música y todo, que se incorporan a sus servicios de adoración.

Otras iglesias han creado una atmósfera tan sensible a perdidos que está prohibido que el personal mencione el nombre de Jesús desde el púlpito, para que no se vuelvan ofensivos para los visitantes no creyentes.

Debemos estar siempre conscientes de la realidad de que es el evangelio, no nuestro discurso persuasivo, no nuestra capacidad de comercializar la iglesia o incluso nuestro Señor, sino que es el poder del evangelio mismo, aplicado a los corazones de los oyentes por el Espíritu Santo que lleva a la salvación.

Mientras yo Soy un firme defensor de ayudar a las personas a llegar a una comprensión clara del mensaje del evangelio, y creo que debemos saber cómo responder a cualquiera que pregunte por la razón de la esperanza que hay dentro de nosotros, también estoy muy consciente de que, como dice Jesús en Juan 6:44, que nadie puede venir a él a menos que el Padre lo traiga.

El mensaje de Pablo era Cristo-ce entrado Él no dependía de su propia habilidad persuasiva para hacer que la gente creyera el mensaje de la cruz, por el contrario, sabía que ese era el trabajo de Dios, no el suyo. Eso no significa que fue descuidado o poco entusiasta al comprender a su audiencia y sus creencias, simplemente significa que sabía dónde estaba el poder, en el mensaje del evangelio de Jesucristo, crucificado y resucitado.

Tal vez no se pueda ver mayor prueba de este poder en nuestros días y época que en la película “La Pasión de Cristo”. No mucho después de su lanzamiento, es la película número uno en Turquía, la película número uno en Egipto y en varios otros países del Medio Oriente. Los misioneros cristianos informaron que muchos musulmanes fueron a ver la película y creyeron en Cristo como Salvador. Difícilmente llamaría sensible a ese buscador de películas. Difícilmente lo llamaría inofensivo, en todo caso es extremadamente ofensivo, pero esa es la naturaleza del mensaje del evangelio, es ofensivo saber que tu pecado y mi pecado enviaron a Jesús a morir en la cruz. Es extremadamente ofensivo aceptar el hecho de que a causa de nuestros pecados Él sufrió y murió una muerte cruel y horrible. Nunca debemos sacar la ofensa del evangelio, no sea que transmitamos un mensaje que no muestre la pecaminosidad del hombre. No debemos buscar ser ofensivos, 1 Pedro 3:15 dice, “Sino apartad al Mesías como Señor en vuestros corazones y estad siempre preparados para presentar defensa ante cualquiera que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros. ” Si bien nuestro mensaje es ofensivo, nosotros, como mensajeros de Cristo, debemos hablar la verdad con amor, no con ira ni con un espíritu de justicia propia.

Pablo predicó a Jesús, y tú y yo también deberíamos. Ahora, ese era el contenido de Su mensaje, pero ¿cuál era su método de comunicación? ¿Cómo se acercó a estos filósofos epicúreos y estoicos?

Eso nos lleva a nuestra siguiente observación.

4. Método de comunicación de Pablo

Observación general vv. 16, 22-23

En primer lugar, Pablo entendió a quién le estaba hablando. Una de las cosas que debemos hacer siempre es conocer a nuestra audiencia. Si bien el contenido del mensaje nunca debe variar, si está predicando a los agricultores de Kenia, se acercará al evangelio de una manera, y si se dirige a los financieros de Wall Street, lo abordará de otra manera. La forma en que te acercas a tu audiencia depende de quiénes son, y lo sabes por observación.

Paul estaba en Atenas, estaba entre filósofos, personas educadas que pensaban que sabían más de lo que sabían, él los conocía a ellos. ser religioso y ahí es donde comenzó.

Conversación religiosa v. 17

Si estudias los métodos misioneros de Pablo, encontrarás que en casi todas las ciudades Pablo predicó, el primer lugar donde fue a los judíos. ¿Por qué? Porque, recuerda, el cristianismo es el cumplimiento del judaísmo. Jesús es el Mesías anunciado por los profetas judíos. Paul fue a un lugar donde podía encontrar puntos en común. Predicó a los judíos ya los gentiles temerosos de Dios. Comenzó con personas que tenían una visión del mundo similar a la suya. Pero luego lo llevó a la plaza del mercado, donde estarían los paganos, y dialogó con ellos. Eso es literalmente lo que dice la escritura, mantuvo un diálogo con ellos. Escuchó sus preguntas y respondió con las respuestas de Dios.

Compartir el evangelio es más que simplemente decirles a otros lo que sabes y crees, también es tomarte el tiempo para escuchar y responder sus preguntas. Pablo hizo ambas cosas, pero lo hizo desde una posición de entendimiento.

Comprensión intelectual vv. 18, 28

Pablo estaba bien versado en la filosofía de la época. Había estudiado sus creencias, después de todo, el judaísmo era una religión antigua, y los judíos educados de su época habían aprendido a ser apologistas de su creencia en un solo Dios. Pablo tomó este entendimiento y lo aplicó a su presentación del evangelio. La escritura, en el versículo 18, dice que estaba conversando o debatiendo con ellos. La palabra griega traducida “conversando” o “encontrándose” es una palabra que en este contexto literalmente significa “conferir o conversar” o considerar cuidadosamente y llevar a cabo una discusión.

En el versículo 28 encontramos a Pablo en realidad citando a uno de sus poetas. Paul estaba bien versado, no solo en su filosofía, sino también en sus tradiciones y su literatura. Pablo se había convertido en un estudiante de su cultura para poder transmitir mejor el mensaje de Cristo. Pablo se había hecho de todo a todos para salvar a algunos. Estaba dispuesto a invertir su tiempo, su mente y su vida en hacer lo que fuera necesario para llegar a otros con el mensaje de Cristo.

Entonces, comprender su cultura, conocer su literatura, sus pensamientos religiosos, sus ideas filosóficas fundamentos, Pablo los confronta.

Confrontación directa vv. 18, 23

El versículo 23 dice: Por tanto, lo que adoráis en la ignorancia, esto os lo proclamo”.

Llegó un momento en el que se habían sentado las bases preliminares y Pablo cortó a la persecución. Los confrontó sobre las diferencias entre las falsedades que creían y lo que él sabía que era verdad. Esto es algo difícil para muchos cristianos de hoy en día.

Somos bienvenidos a compartir a Cristo con otros, así que siempre y cuando no les digamos que Él dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, y nadie viene al Padre sino por mí”. Es la exclusividad de Cristo, lo que causa problemas a muchos cristianos. Escuche. , Pablo entendió que tenía que llegar a un punto de confrontación, a un punto en el que les mostrara la diferencia entre la verdad y el error, y si vamos a presentar fielmente el evangelio a nuestra cultura, tendremos que llegar a ese punto. de confrontación.

Desde ahí simplemente presentó el evangelio.

Presentación del evangelio vv. 18, 24-31

Él comienza en el versículo 24 con h el Dios Único como Creador de todas las cosas, supremo sobre toda la creación y soberano en el universo. Les dice que todo lo que es viene de Dios, y que toda la humanidad ha sido creada por Él, y que Dios es el Dios del tiempo, de la vida y de la muerte. En el versículo 27 dice que el hombre no busca a Dios por sí mismo a causa de su pecaminosidad, sino que el hombre es teísta porque hemos sido creados a Su imagen. Desde allí les declara que Dios se ha revelado a la humanidad en la forma de su único Hijo Jesús, que vendrá a juzgar la tierra, y les predica la resurrección y en el versículo 30 los llama al arrepentimiento.

Amigos, este es el evangelio. Que Dios nos creó, que el pecado nos separa de Él, que solo a través de la obra completa de Jesús podemos estar en una relación correcta con Dios y que, a menos que lleguemos a conocerlo, enfrentaremos un juicio inevitable.

Note conmigo, en el versículo 32 que después de que él predicó el evangelio, algunos se burlaron de él, pero otros dijeron “volveremos a escucharte acerca de esto”.

Invitación personal vv. 30, 34

El llamado al arrepentimiento en el versículo 30 culmina en el versículo 34 donde la Escritura dice: “Sin embargo, algunos se unieron a él y creyeron”.

Dios no nos ha llamado a ser exitoso; Él nos ha llamado a ser fieles. Pablo usó su conocimiento de la cultura, su pasión por el evangelio y la oportunidad que Dios le dio para predicar el evangelio. Su fidelidad resultó en la salvación de personas.

5. Nuestra comisión y mandato

El mandato de nuestro Señor sigue siendo el mismo para nosotros como lo ha sido para todos los cristianos durante los últimos dos milenios. A medida que avanzamos debemos hacer, no meras decisiones, sino discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Debemos enseñarles a hacer todas las cosas que Cristo nos ha mandado. Eso es lo que nuestro Señor nos ha mandado hacer, y debemos hacerlo con toda diligencia.

La nuestra es una cultura que, mientras abraza el humanismo secular, mientras abraza los principios experienciales del existencialismo, ha rechazado el mensaje histórico de Jesucristo crucificado.

Muchos cristianos simplemente están desconcertados por la cultura, no pueden entenderla, no les gusta y buscan evitarla. Pero Cristo nos ha llamado a alcanzar nuestra cultura, nos guste o no.

Y aquí radica la tensión para los cristianos de hoy en día. Queremos transmitir el mensaje de Cristo a nuestra cultura, pero no de tal manera que parezca cansada y desgastada. Al mismo tiempo, no podemos comprometer el corazón del mensaje, no podemos diluirlo o tratar de hacerlo aceptable para las personas perdidas. La naturaleza misma del evangelio significa que siempre será ofensivo para aquellos que están pereciendo. Pero recuerde, no es nuestro conocimiento o nuestra capacidad de persuasión lo que los ganará, es el poder del evangelio mismo.

Estamos llamados a compartir la vieja, vieja historia, a una cultura que necesita escucharlo en el contexto de dónde viven y quiénes creen que son. Es por eso que es tan importante para nosotros comprender las cosmovisiones predominantes que tienen las personas perdidas. Necesitamos entender los tiempos para saber cómo llevar a cabo la gran comisión de nuestro Señor de la manera más efectiva.

Permítame sugerir varias cosas que creo que lo ayudarán a comprender la cultura y, por lo tanto, comunicar mejor el mensaje. de Cristo al mundo en que vivís.

1. Tenga la certeza de lo que cree que no puede compartir lo que no sabe. Si no está bien cimentado en su propia fe, será un miserable fracaso al tratar de compartir con otros lo que usted mismo no entiende.

2. Sea consciente de lo que otros creen, tómese el tiempo de leer un libro como el libro de JP Moreland, Ama a Dios con toda tu mente. Conéctese a Internet y busque cosas como el posmodernismo o el existencialismo. Deja el control remoto de la televisión y coge un libro. Involucra a tu cerebro. Hace más de cien años, el Príncipe de los Predicadores, Charles Spurgeon, dijo: “Creo que una gran mayoría de los feligreses son simplemente adoradores inconscientes y dormidos de un Dios desconocido”. Que nunca se diga eso de nosotros.

3. Esté preparado para compartir No lo vea como una tarea onerosa, sino más bien como un gran privilegio. Encuentro que generalmente estamos preparados para hacer lo que nos gusta hacer. La mayoría de los bautistas que conozco siempre están preparados para comer, ¿por qué? Porque les gusta comer. Si disfrutáramos de compartir a Cristo, estaríamos preparados para hacerlo. Seríamos, como Pablo le dijo a Timoteo, instantáneos a tiempo y fuera de tiempo. Prepárate, nunca sabes cuándo Dios te dará la oportunidad.

4. Sé sensible al Espíritu de Dios. Un hombre sabio me dijo una vez que el evangelio sigue las huellas de las relaciones. Las personas a las que Dios va a usar para alcanzar son, en su mayoría, personas a las que Él ha puesto en su círculo de conocidos. Sea sensible a las oportunidades, las crisis en sus vidas, los momentos de apertura, cuando están buscando respuestas. Ten un oído abierto a la voz del Espíritu de Dios.

5. Sé fiel, no te rindas. Las personas en diferentes culturas responden de manera diferente. Cuando vamos a África, en ciertos lugares cuando se predica el evangelio, la gente responde por miles. En Europa occidental, puede tomar años de trabajo fiel para ver a una sola persona venir a Cristo. Usted y yo tenemos que ser fieles a nuestro Señor en la cultura donde Él nos plantó.

El Dr. Calvin Wittman es pastor de la Iglesia Bautista Applewood, Wheat Ridge, Colorado. Se desempeña como síndico en Criswell College y regularmente contribuye a Open Windows, una publicación devocional mensual de LifeWay.