Juan 10:22-30 ¿Eres tú Jesús’ ¿Corderito? (Kegel) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 10:22-30 ¿Eres tú Jesús’ ¿Corderito? (Kegel) – Estudio bíblico

Sermón Juan 10:22-30 ¿Eres Jesús’ ¿Corderito?

Por el reverendo Dr. James D. Kegel

CRISTO HA RESUCITADO.
DE VERDAD HA RESUCITADO.
¡ALELUYA!

En Jesucristo, superestrella de Andrew Lloyd Weber, el rey Herodes canta una canción burlona a Jesús “¿Quién eres tú, Jesucristo?” Es una pregunta que la gente se ha hecho durante dos mil años. ¿Quién es este Jesús? ¿Es un gran maestro o un fraude? ¿Es un sabio o un revolucionario o un hacedor de milagros? ¿Es él “solo un hombre,” como canta la figura de María Magdalena en la obra musical o es algo más? ¿Es Jesús el Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador?

A menudo imaginamos que si hubiéramos vivido en la época de Jesús, lo hubiéramos visto y escuchado, habría sido más fácil creer en él. Puede que lo haya sido o no.

En nuestro texto evangélico, Jesús es confrontado por sus hermanos judíos. El tiempo era diciembre, la fiesta de la Dedicación, Hanukkah, y el lugar era el pórtico de Salomón en el Templo de Jerusalén. Le preguntaron a Jesús, “Hasta cuándo nos tendrás en suspenso,” literalmente, “levantar o quitar nuestras almas,” “¿Eres el Mesías?” Habían oído a Jesús’ palabras y vio a Jesús’ obras y todavía no sabía si Jesús era el Mesías prometido o simplemente otro rabino. No entendían quién era Jesús.

Después de dos mil años, tenemos el testimonio de muchos creyentes, las historias de muchas, muchas cosas maravillosas hechas en el nombre de Jesús por sus seguidores. También tenemos nuestras dudas y nos preguntamos si estas historias antiguas tienen algo que decir a nuestro mundo moderno, incluso posmoderno. Recuerdo haber escuchado a uno de mis maestros de la escuela de posgrado, el Dr. Martin Marty de la Universidad de Chicago, en la radio pública cuando le preguntaron sobre el creciente interés en la religión hoy en día, pero también sobre el desafío del pluralismo religioso en tantos sistemas de creencias diferentes. Se le preguntó a Marty si creía que había una verdad objetiva. Él respondió: “Sí, y había cosas en las que creía tan firmemente que esperaba dar su vida por ellas” pero que en una situación pluralista, uno no necesariamente podría probar la verdad objetiva en una situación pública. También describió la posición opuesta que sostenía que la verdad es relativa, una especie de idea común hoy en día de que algo puede ser cierto para mí pero no para ti. Dijo:

“El relativismo es como un pie sobre una cáscara de plátano
y el otro pie… en una cáscara de plátano.”

Nuestra fe se basa en lo que creemos pero no podemos probar, lo que confesamos pero no podemos explicar muy bien. Y nada es más difícil de probar o explicar que Jesús, quién y qué es o incluso por qué hemos llegado a creer en él.

Incluso Jesús habla de nuestro dilema. Les explica a los judíos que lo estaban interrogando y en el Evangelio de San Juan, cuando las preguntas se le hacen a Jesús, a menudo tienen la forma de una prueba en lugar de una búsqueda abierta y honesta de respuestas. Aquí es como si los judíos estuvieran tratando de ponerlo a prueba para que no sea libre de responder abiertamente, sino que les responde diciendo:

“Os lo he dicho y no creéis.
Las obras que hago en nombre de mi Padre me dan testimonio,
pero vosotros no creéis.”

No sólo hacéis tenemos a Jesús dando una respuesta oblicua a la pregunta de quién es él, pero también a la siguiente pregunta que podemos tener de por qué algunos creen y otros no. Jesús simplemente dice que los que creen son los que escuchan su voz y lo siguen. Son sus ovejas; él los conoce y los lleva a través de tiempos de angustia a la vida eterna. Aquellos que no lo conocen o lo aman, que no creen que él es el Mesías, el Hijo de Dios, de alguna manera no son sus ovejas en absoluto.

Cuando estaba sirviendo como pastor interino en un pequeño iglesia del pueblo Me encariñé con la pintura del altar pasada de moda que todavía tenían detrás del altar adornado en el frente de la iglesia. Descubrí que la Iglesia Luterana Central, cuando se llamaba Iglesia Luterana de la Trinidad, en la iglesia antigua, también tenía una pintura en el altar de Cristo mirando la cruz. Bueno, la Primera Iglesia Luterana, en Audubon, Minnesota, todavía tenía su altar pintando a Jesús el Buen Pastor con corderitos a su alrededor. Todos eran blancos excepto uno que había incluso una oveja negra con Jesús y llevaba un corderito en sus brazos. La prima segunda de mi esposa, Laverne Jacobson, era miembro de esa congregación y me dijo que siempre había pensado en el corderito de Jesús. brazos como alguien en especial necesidad. Cuando estuvimos allí, a Laverne le diagnosticaron un cáncer terminal, un melanoma, y me dijo que cuando recibió ese informe del médico, comenzó a pensar en sí mismo como el corderito cargado por Jesús.

El El tema de este domingo es Jesús como Buen Pastor y nosotros como pueblo de Dios, ovejas de su rebaño. ¿Cómo llegamos a reconocer al Pastor? ¿Cómo llegamos a ser Jesús? ¿rebaño? La mayoría de nosotros no llegamos a la fe porque nos dispusimos a deducir el significado del universo. Sí, están esas preguntas de las tres de la mañana: ¿cuál es el significado de la vida, cuál es mi propósito para vivir, existe un Dios?

Pero la mayoría de nosotros llegamos a conocer y amar a Jesús porque tuvimos padres cristianos y abuelos, amigos cristianos y vecinos. La mayoría de nosotros íbamos a la escuela dominical y a la escuela bíblica de vacaciones, donde aprendimos que éramos Jesús’ corderitos. Podemos estar agradecidos por eso. Se ha dicho que el cristianismo no se enseña tanto como se contagia, y podemos estar agradecidos si de niños nos enseñaron a conocer y amar a Dios y contagiamos la emoción de la fe de otros creyentes.

Como ha dicho Kathleen Norris, la célebre autora, una de las mayores preocupaciones hoy en día es que muchos de nuestros jóvenes NO están siendo formados en una tradición religiosa y están creciendo espiritualmente sin raíces. Es muy posible que crean cualquier cosa vieja porque no se les ha enseñado algo específico. Lo mejor, dijo Norris, es simplemente leer y contar historias bíblicas a los niños para que tengan alguna base en la fe religiosa. Es posible que lo rechacen cuando sean mayores, pero al menos tendrán algo que rechazar.

Sin embargo, nunca podemos realmente dar fe a otra persona. Podemos conocer la verdad por nosotros mismos, el camino, la verdad y la vida que es Jesucristo. Podemos confesar que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, porque hemos oído su voz. Hemos llegado a conocerlo y amarlo y creer en su promesa de que creyendo en él nunca pereceremos, sino que tendremos vida eterna. Creemos porque somos Jesús’ oveja; él es nuestro buen pastor y ha prometido que nadie nos arrebatará de la mano de su Padre.

¿Quién es Jesús? ¿Qué creo de él? ¿Por qué yo creo y los demás no? Hace poco leí una historia sobre un evangelista que fue a un mitin en California. Allí conoció a un hombre que le dijo: “Estuve en su reunión anoche. ¿Qué tal tener unos momentos de comunión cristiana conmigo? Al evangelista le gustó la forma en que el hombre dijo eso, así que tomó tiempo de su apretada agenda para estar con el hombre. El hombre dijo: “Amo a Jesús. Me pregunto si ha hecho tanto por ti como lo ha hecho por mí. “Él ha hecho mucho por mí,” dijo el evangelista. “Para mí, lo ha hecho todo,” respondió el hombre. “Traté tanto de cambiarme a mí mismo. Quería tanto ser diferente y usé toda la fuerza de voluntad que pude reunir para cambiar, pero seguía siendo el mismo. Luego fui a una reunión de avivamiento y el predicador dijo: ‘La única forma en que puedes ser cambiado es entregándote a Jesucristo’. Así que fui a casa y me puse de rodillas en mi habitación y le dije dos frases a Jesús: ‘Querido Señor, no quiero ser así. No puedo cambiarme a mí mismo; Tu me cambias’. Y en ese momento, tuve una maravillosa sensación de su presencia. Luego descubrí que esas cosas que solían tener poder sobre mí ya no lo tenían. Agarró la mano del orador, “¿No es Jesús maravilloso?”
Hemos llegado a conocer y amar a Jesús por lo que ha hecho por nosotros. Es posible que no podamos responder a todas las respuestas teológicas que nadie puede. Pero podemos conocer a Jesús. Podemos ser Jesús’ corderito. Podemos ser como nuestros hijos o nietos que pueden cantar, “Jesús me ama, esto lo sé” a pesar de que no entienden mucho de los matices de la teología o no pueden discutir con los despreciadores cultos de la religión. Pero pueden conocer el amor de Jesús a su manera y querer seguir a Jesús como puedan. Cuando los discípulos habían impedido que los niños vinieran a él, Jesús dijo: “Dejad a los niños venir a mí, porque de ellos es el reino de los cielos”. El Reino de Dios llega a los pequeños que conocen a Jesús, que son Jesús’ corderitos de cualquier edad, posición o condición. Oyen la voz del Salvador y lo siguen. Él los conoce y les da vida nueva y abundante para siempre. No podemos probarlo ni siquiera explicarlo, pero sabemos que es verdad. Amén.

Copyright 2004 James Kegel. Usado con permiso.