Juan 1:1-5, 9-14 – El milagro del pesebre – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 1:1-5, 9-14 – El milagro del pesebre – Estudio bíblico

Serie de sermones: Vive el milagro de la Navidad

  1. El milagro del momento – Gálatas 4
  2. El Milagro del Mensaje – Hebreos 1
  3. El Milagro del Método – Romanos 11
  4. El Milagro del Pesebre – Juan 1

Escrituras: Juan 1:1-5, 9-14

Introducción

(Comience con el clip de la película – ” Cree que eres Santa Claus”. “Lo soy”. 1 minuto)

Hemos estado usando esta maravillosa película navideña, Milagro en la calle 34 como ilustración para nuestra serie de sermones navideños, Experimenta el milagro de Navidad. Hemos visto algunos fragmentos de la película para ilustrar diferentes verdades relacionadas con la verdadera historia navideña del nacimiento de Cristo. Pero en realidad no hemos examinado la trama básica de la película, que se revela aquí en esta escena inicial de la película. Este hombre realmente cree que es Santa Claus. El resto de la película es el desarrollo de la evidencia para respaldar esa afirmación.

La idea de conocer no solo a un Santa de una tienda por departamentos, y no solo a un hombre bien intencionado con una almohada en el cinturón y un Barba falsa en su rostro, pero el verdadero Papá Noel, representa un sueño navideño hecho realidad. Reconozco que vivimos en una sociedad muy escéptica y ciertamente estaría de acuerdo en que honestamente hemos llegado a ese escepticismo. Todos conocemos a personas que hacen afirmaciones falsas y fraudulentas.

Sin embargo, a pesar del escepticismo, hay algo en la historia que nos llama la atención y nos atrae. Se nos invita a reconsiderar algunas proposiciones que tal vez pensamos se establecieron hace mucho tiempo en nuestra infancia. A medida que se desarrolla la historia, surge esta esperanza infantil de que tal vez este Kris Kringle sea realmente Santa Claus. Comienza a abrir algunas oportunidades increíbles y asombrosas. “¿Podría realmente serlo? ¿Y si lo es? Y si es quien dice ser, qué triste que no lo reconozcan, qué trágico que lo consideren un fraude”.

(Clip – Conversación con la Sra. Walker, 2:15)

Las preguntas que plantea la Sra. Walker parecen aplicables a algo más que a Kris Kringle. Esas son las mismas preguntas que se hacen sobre este milagro de la Navidad. ¿Quién es este bebé acostado en el pesebre? ¿Podría realmente ser quien todos dicen que es? ¿Y si lo es?

El Evangelio de Juan nos describe en bellas y poéticas imágenes este milagro del pesebre.

(Lea Juan 1:1-5, 9-14)

La gran pregunta que se responde en esta película es también la gran pregunta al considerar el nacimiento y la vida de Jesucristo. Es una cuestión de identidad. ¿Quién es exactamente este niño que encontramos en el pesebre de Belén?
 

I. Afirmaciones sorprendentes

¿Podría ser quien dice ser?

Este anciano con barba blanca y sonrisa amistosa dice ser no solo un Santa, sino EL Santa, Kris Kringle, San Nicolás, el único Papá Noel. Y no podemos evitar sonreír mientras reflexionamos sobre la posibilidad. Algo dentro de nosotros nos obliga a querer creer. Por supuesto, lo sabemos mejor, ¿no?

(Clip: Conversación con Susan – 3 min)

Susan tiene algunos puntos muy buenos. El verdadero Santa podría hacer todas esas cosas, ¿no? Si no, entonces este es simplemente un buen hombre con una larga barba blanca.

Considere por un momento este milagro del pesebre y las asombrosas afirmaciones hechas con respecto a este niño. En la más humilde de las circunstancias nace Jesús. Su madre es una joven ordinaria llamada Mary. Su lugar de nacimiento es un establo, un granero en un pequeño y oscuro pueblito llamado Belén. Sin embargo, Jesús vino haciendo afirmaciones asombrosas que se centraban en su identidad. Afirmó ser enviado por Dios, el Hijo de Dios, e incluso Uno con Dios. El ángel anunció a los pastores que este bebé era Cristo el Señor (Lucas 2:11).

Como adulto, Jesús afirmó ser el Pan del Cielo y el Agua Viva que es lo único que puede satisfacer nuestras hambres más profundas. Jesús reclamó la autoridad para perdonar nuestros pecados y ofrecer gratuitamente Su gracia y misericordia. Jesús afirmó ser el Camino, la Verdad y la Vida, la Resurrección, la única esperanza de escapar del juicio de Dios, el único camino a la vida eterna. Jesús reclamó toda autoridad en el cielo y la tierra, y prometió regresar para juzgar al mundo con justicia.

¿Qué opinas de tales afirmaciones radicales? Hay algunos que los ignorarían por completo. Hay quienes, aunque son muy respetuosos con Jesús, no toman en serio sus asombrosas afirmaciones. La religión del Islam enseña que Jesús fue un profeta y maestro. La religión hindú enseña que Jesús es uno de los muchos caminos para encontrar a Dios. Mucha gente quiere admirar a Jesús desde la distancia, pero cuando se trata de eso, Él es solo un buen hombre con barba.

CS Lewis explicó que Jesús no nos dejó la opción de solo respetarlo. como un buen y noble maestro. Sus propias afirmaciones no dejan lugar a esa posición, aunque es muy popular. Realmente solo tenemos tres opciones con respecto a qué hacer con estas asombrosas afirmaciones de Jesús. O Él era quien decía ser, el Señor de todo. O bien, hizo estas afirmaciones sabiendo que eran falsas y, por lo tanto, era un mentiroso. O tercero, hizo estas afirmaciones porque creía que eran ciertas, pero en realidad no lo eran, lo que lo hace engañado o lunático. Cuando se trata de las asombrosas afirmaciones hechas por Jesús, solo hay tres conclusiones entre las que podemos elegir. Es el Señor, un mentiroso o un lunático. No puede ser simplemente un buen hombre con barba.
 

II. Implicaciones asombrosas

¿Qué pasa si Él es quien dice ser?

Parte del drama de esta película es la creciente evidencia de que quizás este Kris Kringle realmente es Santa. Cada personaje de la historia tiene que decidir por sí mismo lo que cree sobre Kris Kringle. Algunos quieren que el anciano sea declarado loco y encerrado. Pero muchos otros están listos para apoyarlo como el verdadero Papá Noel.

(Clip: ¿Crees en Papá Noel? ¡Creemos! – 2 min)

¿Crees? ¿Qué hay de este niño nacido en Belén? ¿Qué pasa si sus afirmaciones son ciertas? Piense por un momento en las increíbles implicaciones. ¿Qué pasa si existe ese asombroso Alguien que sabe tu nombre, que sabe cuándo estás durmiendo y cuándo estás despierto? Y sí, Él sabe cuándo has sido malo o bueno y, sin embargo, te ama y anhela que lo conozcas y lo ames.

¿Qué pasa si este niño en Belén realmente es el milagro del pesebre? ? ¿Qué pasa si este Jesús realmente es quien dice ser? Si lo es, entonces tú y yo tenemos que tomar una decisión. Es un asunto de significado eterno para cada uno de nosotros. Lo que decidamos sobre este niño nacido en Belén no solo determina nuestro destino eterno, también determina nuestra dirección terrenal. No podemos aceptar Sus reclamos sin reconocer también que Él ha puesto Su reclamo sobre nuestras vidas. Si Él es quien dice ser, entonces todas Sus promesas son verdaderas. Él realmente puede borrar un pasado doloroso y quitarnos la carga de culpa y arrepentimiento. Él puede darnos una razón completamente nueva para vivir y llenarnos con la plenitud de Su amor, Su vida, Su gracia. Significa que todo es verdad.
 

III. Una elección fatídica

¿Crees?

Todos debemos considerar la pregunta y la respuesta por nosotros mismos. Nadie puede decidir por nosotros cuando se trata de este milagro del pesebre. Jesús planteó la pregunta a sus discípulos un día: “Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: ‘¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?’ Y dijeron: ‘Algunos dicen Juan el Bautista, otros Elías, otros Jeremías o uno de los profetas’. ‘Pero vosotros, les preguntó, ‘¿quién decís que soy yo?’ Simón Pedro respondió: ‘¡Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente!'” (Mat. 16:13-16). ¿Cómo responderás a esa pregunta? ¿Es Cristo quien dijo ser? ¿Crees?

(Clip: Escena final del tribunal, 4:10 minutos)
 

Conclusión

En la película, ese último tribunal La escena representa el momento real de la decisión. Pero cuando consideramos a este niño nacido en Belén, hay un cambio importante, una inversión impresionante, un cambio dramático de roles para ti y para mí. Cuando venimos ante Cristo, no nos sentamos a juzgarlo. Es Jesucristo quien es Señor y Rey. Este milagro del pesebre es Dios en la carne. Él es juez de todos. Nosotros no determinamos Su destino. Es Jesucristo quien determinará nuestro destino final. Las Escrituras registran: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por lo que ha hecho en el cuerpo, sea bueno o sea inútil” (2 Corintios 5:10).

El milagro del pesebre es que Dios se hizo carne y habitó entre nosotros. No vino para enviarnos al castigo eterno, sino para liberarnos. Dios se hizo hombre para que nosotros pudiéramos convertirnos en hijos de Dios. Juan escribe en su Evangelio: “Mas a todos los que le recibieron, les dio potestad de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre” (Juan 1:12).

Si abrirá su corazón a Cristo y confiará en Él para ser exactamente quien dijo ser, no se sentirá decepcionado. Cristo preparará un lugar para ti, un maravilloso hogar nuevo donde pasarás la eternidad. Recibirás un nuevo papá, uno que es perfecto y que te ama perfectamente. ¿Es posible? ¿Podría ser Él quien dice ser? ¡Yo creo! ¿Y tú?
 

Oración

Querido Dios, creo en el milagro del pesebre. Sí creo que este niño nacido en Belén es exactamente quien Él afirmó ser. Él es Dios en la carne, el Señor de la vida y el Salvador de todos los que lo invocan con fe. Sé de ti, pero quiero conocerte de una manera real y personal. Quiero seguirte y experimentar este milagro de la Navidad en mi propia vida. Perdóname de mi pecado, lléname con tu Espíritu Santo. Hazme conocer la alegría de caminar contigo a lo largo de mi camino en la tierra y pasar para siempre contigo en el cielo. Úsame para extender tu reino aquí en la tierra hasta ese día en que regreses o me llames a casa. En el nombre de Jesús oro, Amén.
 

El Dr. Greg Fine es pastor de la Primera Iglesia Bautista, Higginsville, Missouri. Él y su esposa, Melanie, han sido bendecidos con cuatro maravillosos hijos, Matt, Emily, Jessica y Mark. Greg obtuvo su Maestría en Divinidad del Seminario Teológico Bautista del Suroeste en 1982 y su Doctorado en Ministerio del Seminario Teológico Bautista del Medio Oeste en 1992.