Juan 11:32-44 Misterios Vivientes (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 11:32-44 Misterios Vivientes (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Juan 11:32-44 Misterios Vivientes (Todos los Santos)

Por el Rev. Charles Hoffacker

Aquí en la fiesta de Todos los Santos’, se hace con frecuencia la observación de que la palabra “santo” tiene al menos dos significados en el cristianismo.

El primer y más antiguo significado de la palabra se aplica a “santo” a todo cristiano. Encontramos este uso en el Nuevo Testamento.

El otro significado de santo se aplica a ciertos cristianos fallecidos cuyo testimonio se ha hecho conocido y celebrado en grandes sectores de la comunidad cristiana. Dichos santos son conmemorados por días festivos, iglesias nombradas para ellos y aún otras prácticas.

Me gustaría ofrecer una tercera definición de la palabra para complementar las otras dos. Tiene su origen en algo dicho por Emmanuel Suhard, quien fue cardenal arzobispo de París a mediados del siglo XX. Declaró que “Ser testigo no consiste en hacer propaganda, ni siquiera en agitar a la gente, sino en ser un misterio viviente. Significa vivir de tal manera que la vida de uno no tendría sentido si Dios no existiera.

Las últimas palabras de Suhard aquí son lo que me atrapó, cuando habló de alguien cuya “vida no tendría sentido si Dios no existiera”. Eso, al parecer, es una definición práctica de lo que significa ser un santo.

Se nos presenta un ejemplo radical de esta definición en el evangelio de hoy.

Lázaro ha muerto. Ha sido enterrado en una tumba. Su amigo Jesús aparece, demasiado tarde para curar a Lázaro, demasiado tarde incluso para el funeral.

Junto con otras personas, Jesús visita la tumba, que es una cueva con la entrada bloqueada por una gran piedra. Jesús ordena quitar la piedra. La hermana de Martha el muerto objeta. Lázaro murió hace cuatro días; seguramente habrá un hedor. Jesús le promete que verá la gloria de Dios, por lo que se quita la piedra de la entrada.

Jesús mira hacia arriba, ora en voz alta, luego llama a Lázaro fuera de la tumba. El hombre muerto camina hacia la luz del día, y es digno de contemplar, atado de pies a cabeza con telas funerarias.

Ver a Lázaro resucitar de entre los muertos debe haber sido una experiencia inolvidable para todos los que lo presenciaron. Y por el resto de su vida, fue reconocido allí en el pueblo de Betania como el hombre que Jesús llamó para salir de la tumba. Lázaro cumple claramente con la definición de santo que te ofrecí. Su vida después de dejar la tumba no habría tenido sentido si Dios no existiera. Lázaro era, en palabras del cardenal Suhard, “un misterio viviente”.

Lo mismo se aplica a otros santos, ya sea que figuren en los calendarios de la iglesia o que solo se conozcan a unos pocos Si prestamos atención a sus vidas, encontramos que no tienen sentido de acuerdo con las formas del mundo. Hay que tener en cuenta otro factor: el Dios que existe y que actúa en la vida de las personas.

En el caso de Lázaro, fue una tumba real de la que fue liberado. Otros santos son llamados a alejarse de diferentes formas de muerte.

Así, Saulo de Tarso, a quien honramos como San Pablo, fue librado de una prometedora carrera como asesino de cristianos.

Moisés el etíope, líder de sangre caliente de una banda de ladrones merodeadores, dejó su vida de crimen y más tarde aceptó el martirio por Cristo.

John Newton fue emancipado por una gracia asombrosa de su negocio como traficante de esclavos para proclamar el evangelio en discursos y canciones.

Florence Nightingale, fundadora de la enfermería moderna, horrorizada por las altas tasas de mortalidad entre los heridos en batalla, trabajó arduamente para librarlos de lo que de otro modo sería una muerte segura.

Cada uno de estos cristianos, y muchos más, se convirtieron en un misterio viviente y lo siguen siendo.

Todos los Santos’ El día es la ocasión en que, como Iglesia, nos damos por vencidos, admitiendo que las filas de estos santos son demasiado amplias para que cada uno sea celebrado por su nombre, incluso si todos los nombres nos fueran conocidos. Y así mantenemos esta fiesta inclusiva, honrando a todos y cada uno, conscientes de que las filas están siempre creciendo, momento a momento, año tras año.

Miramos no solo al pasado, sino a las personas cuyos las vidas terrenales están completas. Este día también nos obliga a mirar alrededor, porque tenemos muchos contemporáneos que están viviendo misterios, personas cuyas vidas no tienen sentido si Dios no existe, pero cuyas vidas tienen un sentido sublime porque Dios sí existe.

Iglesia la tradición a veces habla de una octava, un período de ocho días. Así la octava de Todos los Santos’ continúa hasta el próximo domingo.

Durante este período de tiempo, los invito a unirse a mí para realizar una tarea. Considera a las personas que conoces y conoces. Considéralos cuidadosamente.

¿Son algunos de ellos misterios vivientes, el tipo de personas cuyas vidas no tendrían sentido si Dios no existiera? Me imagino que cada uno de nosotros puede llegar a varios de estos. Recordándolos, dando gracias por ellos, dejándonos desconcertar por los que son como ellos, podemos guardar la fiesta de Todos los Santos durante este período de ocho días– y más allá.

 

Reconocer a las personas cuyas vidas no tienen sentido a menos que Dios exista– reconociendo a estas personas entre nuestros contemporáneos ahora en la tierra y entre las personas que nos han precedido– al hacer esto identificamos los misterios vivos que nos rodean, y que también son partícipes del misterio mucho mayor al que contribuyen.

Para Todos los Santos es un tiempo para mirar y ver cómo los campos esperan su cosecha.

Innumerables semillas han caído en la tierra, compartiendo con Cristo el misterio pascual de muerte y resurrección. Producen su tremenda cosecha, una cosecha que no tiene sentido a menos que Dios exista.

La asamblea de los santos en el cielo es gloriosísima. Así también es la cosecha de santos aquí en la tierra.

Busca esta tremenda cosecha con los ojos de la fe. Reconoce que tu lugar está entre ellos.

Copyright 2015 Charles Hoffacker. Usado con permiso.