Juan 2,13-22 Éxodo 20,1-17 ¿Tu Dios es demasiado pequeño? (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 2,13-22 Éxodo 20,1-17 ¿Tu Dios es demasiado pequeño? (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Éxodo 20:1-17 & Juan 2:13-22 ¿Es tu Dios demasiado pequeño?

El reverendo Charles Hoffacker

Los dioses vienen en diferentes tamaños.
La Cuaresma es un buen momento para considerar
el tamaño del Dios al que estamos aquí para servir.
En el nombre de este Dios:
Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Nos equivocamos si vemos nuestro tiempo
como uno con escasez de fe.
No hay escasez hoy en día.
Existe una creencia considerable,
hoy como siempre,
en dioses que no son dioses,
en dioses que son demasiado pequeños.
Sin embargo, estos pequeños dioses son potentes;
reducen la estatura
de quien los adora.

Los Diez Mandamientos,
aquellas leyes que Dios da a Israel a través de Moisés,
constituyen una serie de advertencias
contra el más popular de los pequeños dioses.

Por ejemplo,
el mandamiento del sábado nos advierte
contra el pequeño dios del Trabajo ,
cuyos adoradores–
y son numerosos–
recurren a una actividad frenética
para sentir que tienen derecho a existir.

El comando El ent contra el asesinato nos advierte
de no convertir a nuestro enemigo en un pequeño dios,
porque, curiosamente,
eso es lo que sucede
cuando el odio domina nuestra vida,
y nuestro oponente se convierte en nuestra obsesión.

El mandamiento contra la codicia
nos advierte, por otro lado,
contra hacer de nuestro prójimo un pequeño dios,
porque eso es qué sucede
cuando consideramos la posesión de nuestro prójimo,
el estilo de vida de nuestro prójimo,
como algo indispensable para nuestra existencia.

Los Diez Mandamientos
no son simplemente leyes en el sentido convencional,
relacionadas con lo que está bien y lo que está mal.
Estos mandamientos tienen que ver con la lealtad,
nuestra lealtad al único Dios verdadero,
> en lugar de a pequeños dioses de nuestra propia invención.

Ninguno de los pequeños dioses puede darnos vida.
Todo lo que hacen es encarcelarnos.
Contra lo que nos advierten los mandamientos&# 8211;
el odio y la lujuria y la falsedad y todo lo demás–
son las trampas
s et para nosotros por estos pequeños dioses.

¡Es de estas trampas
que el único Dios verdadero se aventura
a liberarnos!
Rescató a su pueblo de la esclavitud en Egipto
en tiempos de Moisés.
Levantó a Jesús de las garras de la muerte
la primera mañana de Pascua.
Y este mismo Dios se esfuerza
por libraros y yo
de la angosta prisión,
el infierno en la tierra que sucede,
cuando tropezamos en la trampa de algún dios extraño.
Sí, el Señor ha venido.
¡Dios ha venido a liberarnos!

Vemos que esta liberación tiene lugar
cuando Jesús provoca un alboroto
en el templo de Jerusalén.
Entra un día
blandiendo un látigo hecho a mano,
¡y comienza a causar problemas!
Animales ruidosos y en estampida;
comerciantes enojados y gritando;
mesas volcadas y monedas rodando
en todas direcciones.

Esa área del vasto complejo del templo
suele ser un lugar bullicioso,
pero las escandalosas acciones de Je sus
lo reducen al caos.
Durante semanas
siguen hablando de ello
en las reuniones de la Cámara de Comercio de Jerusalén.
El alboroto que causa Jesús ese día
no lo hace popular
con los poderes fácticos.
Incluso puede ayudar a que lo maten.

¿Qué crees que es lo que lo impulsa?
No es que se oponga al comercio en el templo.
Estos comerciantes realizan un servicio necesario.
Proporcionan a los fieles que llegan desde muy lejos
animales de sacrificio apropiados
y los tipos correctos de monedas para usar en las donaciones.
Ayudan al templo a funcionar sin problemas
como un centro de sacrificio y una casa de oración.

Lo que Jesús rechaza
es el beneficio excesivo que obtienen estos comerciantes,
y la forma en que su comercio oscurece el propósito del templo
como un lugar donde personas de todo tipo pueden ofrecer culto.
Una vez que los medios para un fin legítimo,
este comercio se ha convertido en su propia justificación,
de modo que la ganancia ha ahogado la devoción.
El templo del Dios de Israel,
el Libertador de su pueblo de Egipto,
se ha convertido en un lugar para servir
a los pequeños dioses de la codicia y la arrogancia,
dioses que reducen la estatura
de quien los adora.
¡Con razón la ira de Jesús
hace que destroce el lugar!

Jesús está hoy
a la entrada de nuestro corazón.
Él sabe que
“no tenemos poder en nosotros mismos para ayudarnos a nosotros mismos.”
Él sabe que no podemos evitar quedarnos cortos
de los mandamientos.
Sin embargo, está listo para limpiar nuestros corazones y vidas
de dioses que son demasiado pequeños.

El El proceso no es fácil.
Llegan momentos
en los que nos vemos reducidos al caos y la confusión,
cuando los animales corren en estampida y los comerciantes gritan,
cuando las mesas se vuelcan
y lo que parece valioso se pierde.

Sin embargo, de esta manera
Jesús convierte nuestro corazón en un verdadero templo.
Nos libra de m la tiranía de los pequeños dioses
para que podamos crecer en todo a su semejanza.
A través del lenguaje de las Escrituras,
a través de la fiesta eucarística,
a través de nuestra reunión como un Asamblea cristiana,
Jesús aparece entre nosotros esta mañana,
deseoso de volver a consagrar los templos de nuestros corazones
para que podamos ofrecer el verdadero culto
durante los días venideros.

Esta venida de Cristo
el Libertador de nuestras vidas
no cuadra con
los patrones de pensamiento dominantes de nuestra época.
Es un insulto a toda ideología de humanidad composición.
Este Cristo
que está a la entrada de nuestro corazón
nos ciega con su resplandor
porque su luz es el amor,
y su amor toma la forma de una cruz.

A esta luz
se manifiestan las fallas de todas las épocas
y de todas las escuelas de pensamiento.
Porque la sabiduría humana, por maravillosa que sea,
debe ceder a la sabiduría divina,
aunque la sabiduría divina parezca necia según los estándares del mundo.
Al final, e incluso esta mañana,
la debilidad que nos salva
es más fuerte que la fuerza humana.
Es la ruina de los santuarios
de todos los dioses falsos,
y la purificación de todo templo verdadero,
el enderezar nuestros propios corazones.

Esta debilidad que nos salva
es la ortodoxia del cielo.
Más fuerte que la sabiduría humana,
es el fundamento
de la alabanza que ofrecemos.

Y así,
al Padre,
cuya ley es perfecta y vivifica el alma;
al Hijo,
que nos limpia de toda mancha;
y al Espíritu Santo,
que llena nuestros corazones y nuestras vidas de gratitud;
se le atribuye, como es justamente debido,
todo poder, majestad y dominio,
ahora y por siempre.
Amén.

  1. De la colecta del tercer domingo de Cuaresma.

Copyright 2015 Charles Hoffacker. Usado con permiso.