Juan 4:5-42 La mujer junto al pozo (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 4:5-42 La mujer junto al pozo (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Juan 4:5-42 La mujer junto al pozo

Por Dr. Philip W. McLarty

La La historia de la mujer junto al pozo es familiar para la mayoría de los feligreses. Me gustaría contarlo de nuevo esta mañana de una manera que pueda sorprenderte. Espero que les hable de una manera fresca y nueva.

Tuve el privilegio de estudiar el Evangelio de Juan en el seminario con el Dr. Fred Gealy en ese momento, un respetado y bien -conocido erudito de la Biblia. Él ahora reina en la Iglesia Triunfante; aun así, me quito el sombrero ante él, mientras ofrezco este sermón en su honor.

La forma en que comúnmente se cuenta, la historia es así: Jesús se encuentra con una mujer samaritana en Jacob&# 8217;s bien y le pide un trago de agua. Ellos hablan. En el proceso, confiesa haberse casado cinco veces y actualmente vive fuera del matrimonio. Él confronta su pecaminosidad. Ella lo reconoce como el Cristo, se arrepiente y se apresura a contárselo a los demás, gritando: “¡Vengan, vean a un hombre que me dijo todo lo que he hecho!”

Eso&#8217 ;s la comprensión literal del texto. También hay una comprensión figurativa que se encuentra justo debajo de la superficie. Se basa en el poder del simbolismo. Es la manera de Juan de proclamar el evangelio a aquellos que tienen oídos para oír y ojos para ver a Jesús como Señor y Salvador. La historia comienza,

“(Jesús) salió de Judea y se fue a Galilea.
Tenía que pasar por Samaria.”
(Juan 4:3-4)

En realidad, hay dos maneras de llegar de Judea a Galilea. Uno te lleva al valle del río Jordán. Es suave y plano. El otro te lleva por Samaria. Es rocoso y montañoso. Tomando prestada una línea de Frost, Jesús tomó el camino menos transitado. Estaba en una misión. Juan continúa:

“Llegó, pues, a una ciudad de Samaria, llamada Sicar,
cerca de la parcela de tierra que Jacob dio a su hijo José. ”
(Juan 4:5)

Sicar fue el sitio del pozo de Jacob. En el Antiguo Testamento, aquí fue donde Jacob conoció a Raquel. Fue amor a primera vista. (Génesis 29)

Esta es nuestra primera pista sobre de qué se trata esta historia. Cuando Jacob conoció a Raquel, los judíos y los samaritanos eran un solo pueblo. Compartían una fe común, una herencia común y una devoción común a Yahvé. Fue en los días antes de que se fueran por caminos separados, apuntándose con el dedo y acusándose mutuamente de infidelidad.

Entonces, Jesús volvió a donde todo comenzó. Como su antepasado, Jacob, vino con una propuesta en la mano. Pero no una propuesta de matrimonio. Su propuesta tenía que ver con la reconciliación. Esa fue su misión de reconciliar al mundo con Dios. (2 Corintios 5:19.) Para hacer eso, primero tuvo que reconciliar a los judíos y los samaritanos. De eso se trata esta historia. Juan dice:

“Jacob’s pozo estaba allí.
Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo.
Era como la hora sexta.”
(Juan 4:6)

El mediodía es la hora del día cuando el sol está alto. Es la parte más brillante del día. John quiere que sepamos que es un momento para la auto-revelación de Dios.

También era la parte del día en la que probablemente no encontrarías muchas mujeres en el pozo. Las mujeres sacaban agua en el fresco de la mañana o al final de la tarde. Fue necesaria una mujer fuerte para sacar su agua en el calor del día una mujer independiente y resuelta una mujer con ideas propias una mujer como Raquel que, si recuerdas, también vino al pozo al mediodía el día que se conoció jacob (Génesis 29:7)

Jesús estaba sentado junto al pozo cuando llegó la mujer. Fue directo al grano. Él dijo: “Dame de beber.”

Claro, era mediodía. Claro, tenía calor y sed. Eso no viene al caso. El punto es que los judíos y los samaritanos no se mezclaban. No bebieron de la misma copa. No se comunicaban entre sí como hermanos y hermanas de una fe común. Él está empujando el sobre.

“Entonces la mujer samaritana le dijo:
‘¿Cómo es que tú, siendo judío , ¿me pides de beber a mí, una mujer samaritana?’
(Porque los judíos no tienen trato con los samaritanos.)’ “

Jesús le respondió: ‘Si conocieras el don de Dios,
y quién es el que te dice: ‘Dale de beber,’
le habrías pedido, y él te habría dado agua viva.’”
(Juan 4:9-10)

Debería ser obvio: no está hablando de agua. Él está hablando de la vida, la vida real, la vida en toda su abundancia, la vida eterna, la vida en el Espíritu, la Nueva Creación. Como Nicodemo en la historia de la semana pasada, la mujer no lo entendió. Pasó justo sobre su cabeza. Ella dijo:

“‘Señor, no tiene con qué sacar agua y el pozo es profundo.
Entonces, ¿de dónde saca esa agua viva? ?
¿Eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo,
y él mismo bebió de él, al igual que sus hijos y su ganado?’”
(Juan 4:11-12)

Aquí hay otra pista: tanto los judíos como los samaritanos afirmaban que Jacob era uno de los patriarcas. Compartían una historia común. Uno pensaría que eso los habría mantenido unidos. Pero no fue así. Jesús dijo:

“Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed,
pero el que beba del agua que yo le daré
nunca más sed de nuevo; pero el agua que yo le daré
se convertirá en él en una fuente de agua que salte para vida eterna.”
(Juan 4:13-14)

Otra vez , ella no lo entendió. Ella dijo: “Señor, dame de esta agua, para que no tenga sed, ni venga hasta aquí a sacar.” (Juan 4:15)

Otra pista: está incrustada en el lenguaje. La misma palabra griega para “señor” kurios es también la palabra para “Señor”. También es la misma palabra para “esposo,” y ahí es donde va esta conversación.

“Jesús dijo: ‘Ve, llama a tu esposo y ven aquí.’

A lo que la mujer respondió: ‘No tengo marido.’
(Que es lo mismo que decir, ‘No tengo señor.’)

“Jesús dijo: ‘Dijiste bien, “No tengo marido,”
porque has tenido cinco maridos;
y el que ahora tienes no es tu marido.
Esto has dicho con verdad.’

A lo que la mujer respondió:
‘Veo que eres profeta.’
(Juan 4:16-19)

Juan supone que conoce el trasfondo. En los días de Oseas, los samaritanos abandonaron la fe. Las Escrituras dicen: “Se fueron en pos de dioses falsos y abandonaron todos los mandamientos de Yahweh.” (2 Reyes 17:15-16)

Cayeron en manos de Asiria, y el rey de Asiria trajo pueblos de cinco regiones diferentes para ocupar Samaria. Ellos, a su vez, trajeron sus propios dioses y construyeron santuarios para ellos. (2 Reyes 17:24, 29-31)

Los samaritanos comenzaron a adorar a estos dioses falsos, y así, se alejaron más y más del único Dios verdadero, Yahvé, creador de los cielos y la tierra.

Para decirlo de esta manera: Jesús no está confrontando el adulterio de la mujer; él & # 8217; se enfrenta a los samaritanos & # 8217; idolatría. Él no le está preguntando, ‘¿Con quién te has estado acostando?’ pero “¿A quién atribuyes tu lealtad?” Esto se pone de manifiesto en el versículo que sigue. La mujer dijo:

“Nuestros padres adoraron en este monte,
y vosotros los judíos decís que en Jerusalén es el lugar
donde se debe adorar .”
(Juan 4:20)

Aquí está la pieza faltante del rompecabezas: cuando los judíos y los samaritanos se separaron, establecieron sus propios centros De alabanza. El monte sagrado para los samaritanos era el monte Gerazim. El monte sagrado para los judíos era el monte Sión. Si los judíos y los samaritanos se reconciliaran, uno tendría que pasarse al lugar de culto del otro.

Por eso la mujer responde como lo hace: “¿Eres pidiéndome que abandone a mis padres y me pase al monte Sion?” Uno pensaría que Jesús habría dicho: ‘¡Sí! Eso es precisamente lo que tengo en mente.” Pero no, dijo:

“Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte,
ni en Jerusalén adoraréis al Padre.
Adora lo que no conoces.
Adoramos lo que conocemos; porque la salvación viene de los judíos.
Pero llega la hora, y ahora es,
cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad,
porque el Padre busca a los tales para que sean sus adoradores .
Dios es espíritu, y los que le adoran
en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”
(Juan 4:21-24)

La mujer no entendió. Ella dijo:

“‘Sé que viene el Mesías, el llamado Cristo.
Cuando él haya venido, nos anunciará a todos cosas.’
Jesús le dijo: ‘Yo soy el que te habla.’”
(Juan 4:25-26)

La mujer dejó su cántaro y corrió al pueblo gritando: “Ven, mira a un hombre que me contó todo lo que hice. ¿Puede ser este el Cristo?” (Juan 4:29)

En este punto hay una ruptura en la historia cuando Jesús consulta con sus discípulos. Mientras tanto, la mujer regresa al pueblo y les cuenta a todos los que conoce lo que sucedió. Como resultado, Juan dice: “De aquella ciudad, muchos de los samaritanos creyeron en él por la palabra de la mujer …” (Juan 4:39)

No sólo le tomaron la palabra, sino que la siguieron hasta el pozo. Juan dice:

“Entonces, cuando los samaritanos vinieron a él, le rogaron que se quedara con ellos.

Él se quedó allí dos días.
Muchos más creyeron por su palabra.
Dijeron a la mujer: “Ahora creemos,
no por tus palabras; porque nosotros mismos hemos oído,
y sabemos que verdaderamente éste es el Cristo, el Salvador del mundo.”
(Juan 4:40-42)

Hay hay dos puntos que deben hacerse aquí. La primera es esta: Una vez que la mujer reconoció a Jesús como el Cristo, corrió a decírselo a los demás. Fue una experiencia tan asombrosa y notable que no pudo guardarla para sí misma. Es como la vieja canción del campamento:

… Así es con el amor de Dios, una vez que lo experimentas,
Contagias su amor a todos, quieres transmitirlo.

La mujer les dijo a los demás lo que ella 8217;d visto y oído y, debido a su testimonio, otros aceptaron a Jesús como el Cristo. Pero no estaban contentos simplemente con saber acerca de Jesús; querían conocerlo de primera mano. Esto lleva al segundo punto.

Vinieron al pozo para ver por sí mismos y, una vez que tuvieron su propio encuentro con Jesús, ya no se trataba de lo que la mujer les había dicho. Dijeron, “… hemos oído por nosotros mismos, y sabemos que este es verdaderamente el Cristo, el Salvador del mundo.”

Ambas caras de la moneda son importantes: ¿Cómo vas a saber que Jesús es el Cristo a menos que alguien te lo diga? Sin embargo, simplemente adoptar la fe de otro no es suficiente. Escucha: nunca conocerás el gozo de esta vida abundante que Jesús promete hasta que lo experimentes por ti mismo.

Me apresuro a decir que la experiencia de conocer a Jesús como Señor y Salvador no es una experiencia única. cosa; es un proceso continuo de seguir sus pasos y sentir su presencia en el camino. De eso estaba hablando Austin Miles cuando escribió las palabras,

“Vengo al jardín solo mientras el rocío todavía está en las rosas,
Y la voz que oigo caer en mi oído la revela el Hijo de Dios.< > Y él camina conmigo, y habla conmigo, y me dice que soy de Su propiedad,
Y el gozo que compartimos mientras nos quedamos allí nadie más lo ha conocido jamás.”

Vamos a terminar. ¿Reconciliaron alguna vez sus diferencias los judíos y los samaritanos? ¿Alguna vez volvieron a estar juntos? La respuesta es sí, pero tomó un tiempo. Primero, Jesús fue crucificado. Cincuenta días después vino el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés. La iglesia creció a pasos agigantados. Luego vino la reacción violenta, cuando los judíos comenzaron a perseguir a los cristianos por su fe.

Se dispersaron a los cuatro vientos. Felipe, uno de los diáconos, fue a Samaria a predicar el evangelio.

Ya sea que su predicación fuera algo que nunca antes habían escuchado o algo viejo, él y los samaritanos bebieron de la misma copa y se abrazaron. Jesucristo como el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

¿Mencioné que la historia trata sobre la reconciliación? Ya sea que se trate de un conflicto en el hogar, la iglesia, la comunidad, la nación o el mundo, estamos llamados a reconciliarnos con Dios y con los demás, y solo hay una manera de hacerlo. es posible y eso es en Cristo.

Puedes esforzarte por reconciliar tus diferencias en un plano humano, buscando áreas de acuerdo; y, si trabajas lo suficientemente duro, puedes acercarte. Pero nunca serás verdaderamente uno con los demás hasta que seas uno en Cristo.

Solo si nos unimos como pecadores, limpios y perdonados mediante la muerte expiatoria y la resurrección de Jesucristo, podemos manténganse unidos en relaciones duraderas de paz, alegría y amor.

Hermanos y hermanas, beban de la copa común de Jesucristo y sean uno en él. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Copyright 2014 Philip McLarty. Usado con permiso.

Las CITAS DE LAS ESCRITURAS son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.