Juan 8:31-36 Descubrimientos que cambian la vida (Selbo) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 8:31-36 Descubrimientos que cambian la vida (Selbo) – Estudio bíblico

Sermón Juan 8:31-36 Descubrimientos que cambian la vida

Por el pastor Dan Selbo

Queridos amigos, Saludos esta mañana en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Tú y yo vivimos en una época en la que se hacen nuevos descubrimientos todos los días. Cosas en las que ni siquiera se pensaba hace años ahora son una parte habitual de nuestra vida cotidiana. Basta pensar, por ejemplo, en los avances que hemos visto en la medicina. Hay más opciones de atención médica disponibles hoy en día, más posibilidades para prolongar y mejorar la vida de lo que se imaginaba hace veinte años. Solo piense en la nueva tecnología que está ahora en el mercado. Dudo que alguno de los que estamos aquí hoy lo viera venir con la velocidad y disponibilidad que ahora es posible.

Leí no hace mucho que en el siglo pasado ha habido más avances en nuestro mundo , cambios en la forma en que vivimos que en los diecinueve siglos anteriores combinados. Es un mundo diferente hoy de aquel en el que crecimos. (Las cosas están cambiando todo el tiempo.) Y mañana será un mundo diferente al que vivimos hoy.

Bueno, todo eso para decir que tanto como hemos visto cambios en estos últimos años, tanto como los avances de nuestros días han cambiado la forma en que vivimos, así los eventos de hace casi 500 años en la Iglesia trajeron algunos de los cambios más dramáticos de nuestra mundo jamás visto.

Este fin de semana marca el 489 aniversario del comienzo de la Reforma protestante. Si recuerdas la historia, fue el 31 de octubre de 1517 cuando un monje relativamente desconocido llamado Martín Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia del Castillo en Wittenburg, Alemania. Y al hacerlo, comenzó uno de los movimientos de reforma más poderosos que este mundo jamás haya conocido.

Lo que Lutero descubrió, junto con los otros reformadores de su época, durante los siguientes 20 a 30 años, mientras las protestas comenzaron y, a medida que se desarrollaron las conversaciones y los debates, continúan siendo algunas de las verdades más fundamentales de la fe y la vida cristianas. Hoy quiero usar este aniversario de la reforma, los pasajes que tenemos frente a nosotros, para resaltar tres descubrimientos que cambiaron vidas que surgieron de esos años de reforma. Descubrimientos que no solo cambiaron el curso de la historia de la Iglesia, sino que continúan cambiando vidas incluso hoy.

Ahora, he colocado bosquejos en sus boletines nuevamente esta semana. Si desea seguir y tomar notas, siéntase libre de hacerlo. Podría ayudarlo a recordar algo de lo que estamos diciendo y poder seguir mejor a medida que avanzamos.

“Descubrimientos que cambian la vida.” ¿Qué fue lo que Lutero descubrió hace casi 500 años? Tres descubrimientos importantes que siguen siendo importantes para nosotros hoy. Descubrimiento #1: Hacer lo correcto no hace que una persona sea correcta.

Tuve una conversación la semana pasada en la que estaba hablando con un hombre sobre la crianza de los hijos. (Tenemos cuatro hijos en nuestra casa. Él tiene cinco. Le dije que oraría por él). De alguna manera, empezamos con el tema de la religión y cómo nuestras creencias religiosas impactan la forma en que somos padres.

Ahora, él sabe que soy pastor. Él sabe lo importante que es en mi vida. Pero su pensamiento es diferente. La forma en que llega a la vida es de un lugar totalmente diferente. Él dijo: “Tengo una religión.” Y él dijo, “lo uso todo el tiempo.” Él dijo: “Les enseño a mis hijos cómo vivir.” Él dijo: “Seguimos los Diez Mandamientos.” Y luego dijo: “Esa es mi religión. Esa es la forma en que mi familia enfoca la vida.

Ahora, no voy a pedir que levanten la mano. (No salí la semana pasada y realicé una encuesta). Pero lo que ese hombre describió como su religión, como la forma en que él y su familia llegan a la vida, es la misma forma en que la gran mayoría de las personas hoy en día llegan a su relación con Dios.

(Ya hemos hablado de esto antes). Todo es cuestión de comportamiento. Todo es cuestión de si estás a la altura o no. Detrás está esta idea de que si haces las cosas correctas, entonces tu relación con Dios será correcta. (¿Y por qué es eso?) Porque eso es lo que Dios espera. Eso es lo que Dios quiere encontrar.

No sé cuánto de esa historia recuerdas, la controversia que estaba sucediendo en el momento de la reforma. (También hemos hablado de esto antes). Todo comenzó con la cuestión de estar bien con Dios. Y estaba centrada en la práctica de las indulgencias.

Ahora bien, ¿qué era una indulgencia? Una indulgencia, si recuerdas, era algo que podías comprar y que te pondría bien con Dios. Más específicamente, (al menos de la forma en que se enseñaba), era algo que acortaría su tiempo en el purgatorio.

Ahora, ¿qué era el purgatorio? El purgatorio, según la iglesia de la época de Lutero, era el lugar al que tenías que ir una vez que morías, antes de poder llegar al cielo, donde serías purgado de tu pecado. Serás limpiado. Estarías limpio. Todos los errores de tu vida serían desechados. Y el tiempo que tenías que pasar dependía de cómo vivieras.

Ahora, no quiero pasar mucho tiempo con esto aquí hoy, pero hubo una serie de cosas mal con lo que se estaba enseñando, contra lo cual Lutero protestó. Uno, no existe tal lugar. No hay nada en la Biblia que apoye esta idea del purgatorio. Hay esta vida y la siguiente, pero no hay nada en el medio. Dos, si necesitábamos ser limpiados antes de ir al cielo, entonces ¿por qué murió Jesús? ¿De qué se trató Su muerte en la cruz, si aún teníamos que ser purgados de nuestro pecado? Y tres, no son las cosas correctas que hacemos en la vida las que nos hacen correctos. Pero es nuestra relación con Jesús y la rectitud de Su vida lo que se vuelve nuestro.

Esa fue nuestra segunda lección esta mañana. Al escribir a los creyentes en Roma, Pablo habla de la justicia que viene por la fe. “Una justicia fuera de la ley,” dice, “de lo cual dan testimonio la Ley y los Profetas. Una justicia de Dios que viene a través de la fe en Jesucristo a todos los que creen.

Lo que Lutero descubrió fue que hacer lo correcto no hace que una persona sea correcta. De hecho, si sabes algo sobre la vida de Lutero, sabes cuánto lo intentó. Todas las disciplinas, todas las prácticas de la fe formaban parte regular de su vida. (Como el hombre cuya religión eran los mandamientos. Como mucho de lo que encontramos en nuestro mundo hoy.)

Ahora, no se pierda el punto de lo que estamos diciendo, porque no hay nada de malo en seguir los mandamientos. (Ese no es el punto). Lutero habría sido el primero en hablar sobre la importancia de vivir una vida buena y piadosa. Lo que descubrió es que no funcionó. Nunca fue suficiente. Lo que hizo en su vida siempre se quedó corto. ¿Y por qué? Porque todo estaba centrado en su vida.

¿Recuerdas lo que dijo Jesús? (¿Recuerdan el evangelio?) Él dijo: “Si permanecéis en Mi Palabra, seréis verdaderamente Mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Lutero descubrió la verdad acerca de cómo llegamos a estar bien con Dios. Y cuando lo hizo, cambió la forma en que vivía. Y puede cambiar la forma en que vives, si descubres lo mismo.

#1: Hacer lo correcto no hace que una persona sea correcta. #2: No es el “qué” de nuestra fe que nos salva, sino el “quien.” No es el “qué” de nuestra fe que nos salva, sino el “a quién”

Hubo un gran debate en los días de Lutero sobre lo que creía la iglesia. Lo que la iglesia enseñó. Y fue ese debate el que condujo a los descubrimientos de la reforma. Parte del debate fue sobre el “qué” de nuestra fe. De hecho, si lee algo de esa historia, mira el trabajo que resultó como resultado, encontrará una larga lista de libros que se escribieron, largas discusiones registradas sobre lo que la iglesia consideraba que era. cierto.

(Ahora, esto es un poco aparte.) Pero como cristianos luteranos, tener las enseñanzas correctas es una parte tan importante de nuestra tradición como en cualquier parte de la Iglesia entera. (Hemos dicho esto antes). Somos una denominación confesional. Algunos de los libros que salieron en esos días todavía se mantienen juntos en lo que llamamos las Confesiones Luteranas. Son declaraciones de lo que creemos. Son escritos sobre lo que enseñamos y confesamos.

De hecho, nunca dejes que nadie te convenza de que las enseñanzas de la iglesia no importan, que lo que sostenemos ser verdad no es de suma importancia. Está. Y siempre lo será, tanto como cualquier otra cosa. Pero no es el “qué” de nuestra fe que nos salva, sino el “quién”

Ha sido toda la semana. Hablé, como te dije, con un hombre cuya religión eran los Diez Mandamientos. Tuve una conversación con otro hombre cuya afirmación de la fe cristiana fue lo que sucedió en su vida cuando era niño. Dijo: “Crecí en la iglesia.” Él dijo: “Fui confirmado cuando era joven”. Dijo: “Aprendí todo lo que necesitaba aprender.” Y luego dijo: “Desde entonces, no he vuelto. No he sentido la necesidad.

Ahora, no discutí con él sobre lo que dijo, sobre lo que había sucedido en su vida. (Lo invité a regresar y compartí un poco sobre por qué es importante). Pero su viaje de fe no es diferente al de muchas personas hoy. Su relación con Dios va sólo en la medida de las cosas que han aprendido. Ellos saben la historia. Entienden lo que sucedió hace 2000 años. (Y conocer la historia es importante. Comprender lo que sucedió es un paso importante). Pero nunca han hecho la conexión entre el “qué” de su fe y el “quién”

¿Alguien aquí esta mañana en nuestra clase de primera comunión de quinto grado? ¿Alguien aquí en la confirmación de octavo grado? (Si es así, aquí hay un recordatorio. La próxima semana, vamos a tener una prueba. En cada una de esas clases, vamos a evaluarte para ver lo que has aprendido. Si no está al día con su trabajo, es posible que desee ponerse al día). ¿Y por qué? Porque lo que aprendemos marca la diferencia. Es importante que entendamos lo que creemos. Da forma a lo que llegamos a conocer.

Pero, ¿adivina qué? En el Día del Juicio, no hay prueba. No entras ni sales por lo que sabes. Entras o sales por causa de Jesús. Entras o sales por aquel en quien has creído.

La vida de Martín Lutero cambió cuando descubrió esa verdad. Hasta ese momento, tenía miedo de lo que podría pasar cuando muriera. (Al igual que muchas personas hoy en día que están muertas de miedo de morir). Una vez que descubrió que Jesús se encargó de todo, ya no tuvo miedo.

Amigos míos, Jesús no #8217;que no tengamos miedo: que no tengamos miedo de vivir, que no tengamos miedo de morir, que no tengamos miedo de estar o no estar adentro. “Si permanecéis en Mi Palabra, conoceréis la verdad,& #8221; Él dijo, “¡y la verdad os hará libres!”

Martín Lutero descubrió la libertad de la vida cristiana. Y no fue atándose al “qué” de la fe, sino por entregarse diariamente al “quien.” Y una vez que lo hizo, nunca miró hacia atrás.

De hecho, no mucho después de que comenzara la Reforma, Lutero comenzaría a escribir un tratado llamado “La libertad del cristiano”. (En realidad, fue una carta escrita al Papa León el décimo.) En el corazón de lo que escribió está la libertad que nos pertenece en Cristo.

Él dijo, (y cito), & #8220;No son las enseñanzas de la Iglesia las que liberan al hombre, sino las enseñanzas de la Iglesia las que dan libertad al hombre.” No son las doctrinas de lo que creemos,” escribiría, “el que nos lleva al reino, pero el que gobierna el reino que nos lleva a saber lo que es justo.”

Hace quinientos años, estos descubrimientos los estamos rehaciendo. Hace dos mil años, se vivían en la carne en la persona y obra de Jesucristo. Y son descubrimientos que han ido cambiando vidas desde que – las que pueden cambiar tu vida y hacerte libre.

#1: Hacer lo correcto no hace que una persona sea correcta. #2: No es el “qué” de nuestra fe que nos salva, sino el “quien.” Y Descubrimiento #3: La verdad de lo que creemos se basa en la Verdad.

Desde el principio de los tiempos, personas de todos los días y épocas han estado buscando conocer la verdad. Cada generación que ha vivido quiere saber y entender lo que es verdad. Adán y Eva querían saber cuándo eligieron comer ese fruto prohibido. Pilato quiso saber, cuando cuestionó y juzgó a Jesús. Lutero quería saber, al igual que los otros reformadores en el siglo XVI. Y lo mismo es cierto para usted. Lo mismo es cierto para mí.

La buena noticia que necesitamos escuchar una vez más esta mañana, el genio del evangelio, es que la verdad no se encuentra en alguna enseñanza, en algún grano de sabiduría descubierto por hombre, sino en una persona y en una promesa y en un plan revelado, expuesto y consumado en Jesucristo.

200 veces en el Nuevo Testamento, encontramos a los escritores bíblicos hablando de la verdad. (Más de 50 veces, solo en el evangelio de Juan). Pero desde el principio hasta el final, a medida que se cuenta y desarrolla la historia de Jesús, la verdad de lo que creemos, la verdad que necesitamos saber, se basa en la uno que es la Verdad.

Juan dice: “La ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” Pablo dice que más que cualquier otra cosa, Dios “quiere que seamos salvos y lleguemos al conocimiento de la verdad”. Y Jesús dijo, en palabras que condujeron a los descubrimientos de los días de Lutero, que continúan cambiando vidas aquí y ahora, “Si permanecéis en Mi Palabra, seréis verdaderamente Mis discípulos, y conoceréis el verdad, y la verdad os hará libres.

Amigos míos, lo que hemos estado diciendo aquí esta mañana es básico. Es fundamental para lo que creemos. La fe cristiana se sostiene o cae en Cristo. Si Él no era el Hijo de Dios, entonces todo es en vano. Si Él no era quien decía ser, entonces todas las afirmaciones que hacemos son infundadas y falsas.

Pero la verdad es que Él era el Hijo de Dios. Él fue y es quien dijo ser. Y eso es lo que descubrió Lutero. Y eso es lo que reformó a la Iglesia. Y ahí es donde tú y yo encontramos nuestra esperanza.

Hacer lo correcto no hace que una persona sea correcta. No es el “qué” de nuestra fe que nos salva, sino el “quien.” Y la verdad de lo que creemos se basa en la Verdad. Que esos mismos descubrimientos que cambian la vida continúen siendo redescubiertos en tu vida, mientras fijas tus ojos en Jesús. Amén.

Copyright 2008 Dan Selbo. Usado con autorización.