La Segunda Venida de Cristo: ¿Ya Ocurrió? (Parte 2) – Estudio Bíblico – Biblia.Work

La Segunda Venida de Cristo: ¿Ya Ocurrió? (Parte 2) – Estudio Bíblico

Introducción. La doctrina que dice que la segunda venida personal de Jesucristo ocurrió en el año 70 dC está confundiendo a algunos hermanos y destruyendo la fe de otros. En nuestro artículo anterior, vimos cómo esta doctrina afirma que todas las profecías de la segunda venida ocurrieron en el año 70 d. C. Mientras mostraba que Jesús vino a juzgar a Jerusalén en el año 70 d. C., también notamos tres pasajes que nos enseñan que el regreso personal de Cristo todavía está futuro. Estos pasajes son Hechos 1:9-11, 2 Pedro 3:4-11 y 1 Corintios 15. Él vendrá trayendo descanso a los justos y castigo a los impíos (2 Tes. 1:7-10; Mateo 25:31). -46). A Su regreso, toda la humanidad será resucitada para comparecer ante Su tribunal, y allí recibirá una sentencia justa por las obras realizadas en esta vida (Jn. 5:28-29; 2 Cor. 5:10; Apoc. 20: 12-15). Este mundo será disuelto en un juicio de fuego, y se establecerá un nuevo orden (2 Pedro 3:10-13). Estos eventos no ocurrieron en el año 70 dC Por lo tanto, es correcto esperar un futuro regreso de Jesucristo. No fuimos engendrados para una esperanza muerta, sino para una esperanza viva (1 P. 1:3-5; cf. 1 Cor. 15:19).

¿Por qué se ha hecho del año 70 d.C. un punto tan focal en esta falsa doctrina? Si bien se pueden ofrecer varias respuestas que abordan esta pregunta, afirmo que la razón subyacente de este error doctrinal se basa en una interpretación pervertida de la alegoría que se encuentra en Gálatas 4:21-31. En esta alegoría, el abogado del 70 dC cree encontrar consuelo y apoyo para su doctrina. ¡En cambio, encuentra una refutación de ello!

¿Una superposición de los pactos? Para entender cómo encaja la alegoría de Gálatas 4:21-31 en el sistema de la Escatología Realizada, considere la siguiente declaración de Max King:

  • “El cristianismo es un cumplimiento de las profecías, tipos y sombras de la ley y no simplemente un ‘relleno’ entre el judaísmo y otra era por venir. Abraham tuvo dos hijos, y no hubo brecha entre ellos. Se superpusieron un poco, pero Isaac ‘entró’ cuando Ismael ‘salió’. Al hijo nacido del espíritu se le dio el lugar y la herencia del hijo nacido de la carne. Por lo tanto, esta simple alegoría (Gál. 4:21-31) establece el ‘Espíritu de Profecía’, confirmando el cumplimiento de la profecía en la simiente espiritual de Abraham a través de Cristo (Gál. 3:16, 26-29), y más allá de la caída de Jerusalén, estas profecías no se pueden extender”. ( El Espíritu de Profecía , Max R. King, p. 239. énfasis, King’s).

Según King (y otros), esta alegoría establece su punto de vista sobre el fin de los tiempos. Esta doctrina enseña que “de la decadencia del judaísmo surgió el cuerpo espiritual del cristianismo” (Ibid., p. 200). Se nos dice que esto ocurrió durante el período de cuarenta años del 30 al 70 dC Por lo tanto, se cree que ocurrió una superposición del antiguo y el nuevo pacto, y se vuelve crucial para la defensa de esta doctrina. Al hacernos creer que el antiguo y el nuevo pacto coincidieron entre el 30 y el 70 d. C., esta herejía nos haría creer que a los cristianos se les “dio el lugar y la herencia” de los judíos. Estas dos alegaciones (una superposición de los pactos y que los cristianos reciban la herencia de los judíos) constituyen dos errores fatales en esta falsa doctrina. Entonces, primero veamos si el antiguo y el nuevo pacto se superpusieron o no entre el 30 y el 70 d.C.

La palabra de Dios nos enseña claramente que el antiguo pacto cesó antes del 70 dC Sugerir que el pacto permaneció hasta el 70 dC es negar la verdad revelada de Dios. Considere la siguiente evidencia:

1) Romanos 7:1-6 – Una superposición de los pactos equivaldría a adulterio espiritual. Es adulterio estar casado con otro hombre mientras vive el marido (v. 3). Con su muerte, la esposa queda “liberada de la ley del marido” (v. 2), y es libre para casarse con otro (v. 3). Con estas verdades, Pablo ilustra la relación actual del hombre con la ley de Moisés:

  • “vosotros también habéis sido hechos muertos a la ley por el cuerpo de Cristo; para que os unáis (“casados” – KJV) con otro, sí, con aquel que resucitó de los muertos… Pero ahora hemos sido liberados de la ley…” (v. 4, 6) .

Si el antiguo y el nuevo pacto coincidieran entre el 30 y el 70 d.C., ¡la ilustración de Pablo no significaría nada! Además, un cristiano judío estaría casado con dos maridos (pactos) simultáneamente, ¡por lo tanto, adulterio espiritual! Más de una década antes del año 70 d.C., el apóstol dijo: “¡Pero ahora hemos sido liberados de la ley!” ¡No hubo superposición de los pactos!

2) Colosenses 2:13-15 – El punto focal en la remoción del antiguo pacto es la cruz, no el 70 d.C. En este pasaje, Pablo enfatiza la cruz como el medio por el cual uno fue liberado del “atadura escrita en las ordenanzas”. Mientras que el antiguo pacto no podía perdonar (Heb. 10:1-4), la cruz triunfa sobre el pecado y sus cohortes (v. 15). En la cruz, ocurrieron tres cosas con respecto al antiguo pacto (v. 14): (1) Fue borrado. Es decir, fue quitado, estando en contra o contrario al perdón del hombre. (2) Fue quitado de en medio. De nuevo, se insiste en su eliminación. (3) Fue clavado en la cruz. ¡El triunfo sobre el pecado ocurrió en la cruz, no en el 70 d.C.!

3) 2 Corintios 3:14 – El antiguo pacto es abolido en Cristo, no en el 70 dC Como los hebreos de la época de Pablo, el defensor del 70 dC no percibe que el antiguo pacto fue abolido en Cristo. ¡El antiguo pacto ya había sido abolido cuando Pablo escribió este pasaje! Solo las mentes “endurecidas” a esta verdad podrían pasar por alto el significado del apóstol.

4) Hebreos 7:11-14 – Una superposición de los pactos significaría que dos sacerdocios estaban en vigor al mismo tiempo. Bajo el antiguo pacto, estaba en vigor el sacerdocio levítico (v. 11). Sin embargo, Cristo no es un sacerdote como Aarón (v. 11), sino uno que es “semejante a Melquisedec” (v. 15, 3). Debido a que Jesús vino de la tribu de Judá y no de Leví, no podía servir como sacerdote mientras la ley antigua estaba en vigor (vs. 13-14; Heb. 8:4). La ley tuvo que cambiar para permitir que Jesucristo sirviera como sacerdote sobre la casa de Dios (Hebreos 7:12, 15-17; 10:21; 3:1; 5:5-6; 6:20). Jesús no esperó hasta el año 70 dC para convertirse en sacerdote. Tampoco se convirtió gradualmente en uno. Comenzó a servir como Sumo Sacerdote cuando se sentó a la diestra de Dios (Heb. 8:1-2). Por lo tanto, dado que Jesús sirvió como Sumo Sacerdote antes del año 70 dC, la ley fue cambiada antes del año 70 dC (Heb. 7:12).

5) Efesios 2:13-18 – Cristo hizo la paz entre judíos y gentiles en Su muerte, no en el 70 d. C. Nuevamente, encontramos que la Biblia nos enseña que la cruz es el punto central del plan de Dios para la paz y la redención humana, no en el 70 AD “Él es nuestra paz” (v. 13), identificando así a Cristo como el que logró la paz entre judíos y gentiles. ¿Cuándo y cómo hizo esto? Produjo la paz entre judíos y gentiles al eliminar lo que se interponía como barrera entre ellos, a saber, la “ley de los mandamientos expresados ​​en ordenanzas” (vs. 14-15). Esta abolición de la “pared intermedia de separación”, con su enemistad, ocurrió “en su carne” (v. 15). El versículo 16 confirma esto como la muerte de Cristo, enseñándonos que la reconciliación con Dios se logró “por medio de la cruz, habiendo muerto en ella la enemistad”. Paz entre judíos y gentiles, y la reconciliación con Dios, no se logró sólo después de una lucha de 40 años de los dos pactos (¡con el nuevo venciendo finalmente al antiguo!). La salvación por gracia por medio de la fe (Efesios 2:8) estaba disponible para toda carne, y se predicaba sin distinción a toda carne, mucho antes del año 70 d.C. (Hechos 2:17, 21, 39; 11:12-18; 10:34- 35; 15:7-11). El acceso a Dios tanto para judíos como para gentiles es a través de la muerte de Cristo (v. 18).

¿Se les dio a los cristianos el lugar y la herencia de los judíos? La escatología realizada le haría creer que a los cristianos se les dio el lugar y la herencia de los judíos. Recuerde la cita de Max King, dada anteriormente, donde dijo: “Se superpusieron un poco, pero Isaac ‘entró’ cuando Ismael ‘salió’. Al hijo nacido del espíritu se le dio el lugar y la herencia del hijo nacido de la carne” ( The Spirit of Prophecy , p. 239). Al redefinir la alegoría de Gálatas 4:21-31, la doctrina del año 70 dC ha ocasionado su propia caída.

Un supuesto propósito de la alegoría de Pablo se usa como base para afirmar que a los cristianos se les dio el lugar y la herencia de los judíos:

  • “El propósito de Pablo en esta alegoría era triple: Primero, mostrar que Abraham tenía dos hijos que existieron uno al lado del otro por un tiempo en la misma casa. Esta es una verdad que es vital para las enseñanzas del Nuevo Testamento, y será un factor clave en el estudio y aplicación de la profecía. Gran parte de la mala aplicación de las Escrituras se puede atribuir a la falta de reconocimiento de esta verdad simple pero vital. Estos dos hijos son típicos de los dos Israels de Dios, uno nacido según la carne (antiguo pacto) y el otro nacido según el Espíritu (nuevo pacto)… Ismael fue el primogénito y, como tal, tenía el derecho de primogenitura, un derecho que mantuvo en el nacimiento de Isaac, e incluso después HASTA que fue expulsado o desheredado” (Ibid., pp. 29-30, énfasis mío, jrp).

La redefinición de la alegoría de Escatología realizada concluye que Ismael era el heredero legítimo de Abraham “HASTA” que fuera “echado fuera”. Por lo tanto, debemos creer que los judíos bajo el antiguo pacto eran los herederos legítimos de la herencia, pero fueron “expulsados” en el año 70 dC (momento en el cual los cristianos tomaron su lugar y recibieron la herencia de los judíos). Sin embargo, la Biblia declara que Ismael nunca fue heredero de las promesas abrahámicas (Génesis 12:1-3). Recuerde, Ismael fue el remedio de Sara para la falta de un heredero de Abraham (ya que ella le dio a su sierva Agar a Abraham, Gén. 16.1-3), no el de Dios. Incluso antes de que naciera Isaac, Dios dejó en claro que Ismael no era heredero de las promesas que había hecho, cuando declaró que Su pacto se establecería con Isaac, no con Ismael (Gén. 17:15-21). Como Ismael nunca fue heredero de estas bendiciones, ¡Él no podía ser “desheredado” de ellos! ¡Isaac no tomó el lugar de Ismael como heredero! ¡Tampoco los cristianos ocuparon el lugar de los judíos como herederos de la herencia de Dios!

El antiguo pacto no contenía la herencia de las promesas abrahámicas de Dios. La justicia y la justificación no son por la ley, sino por la fe en Cristo (Gál. 2:16, 21; 3:7-14, 21-23; Rom. 3:20-22). La ley dio un conocimiento del pecado (Romanos 3:20), pero no liberación de él (Gálatas 3:10, 12, 22-23). Produjo “hijos de servidumbre” (Gálatas 4:24). No contenía herencia (Gálatas 3:18-19), sólo una maldición (Gálatas 3:10-14). La “justicia de Dios por la fe en Jesucristo” (Rom. 3:22) es “aparte de la ley” (Rom. 3:21). Por lo tanto, los “hijos de la promesa” (Gálatas 4:28 – cristianos) no recibieron su herencia de los judíos del antiguo pacto. Si lo hicieran, la herencia sería “no más de la promesa” (Gálatas 3:18). Sugerir que a los cristianos se les dio el lugar y la herencia de los judíos es demostrar un lamentable malentendido de la promesa de Dios a Abraham y cómo se recibe. Sus bendiciones se reciben por la fe en Jesucristo (Gálatas 3:16-19, 23-29), no por la ley. Nuestra herencia es “según la promesa”, ¡no según la ley!

La Alegoría de Gálatas 4:21-31 Niega la Doctrina del 70 d.C. La cita de Max King de la página 239 de su libro dice que “esta simple alegoría (Gálatas 4:21-31) establece el ‘Espíritu de profecía’”. En cambio, la verdad de esta alegoría destruye la doctrina del año 70 d.C. ¿Por qué usó esta alegoría el apóstol Pablo? ¿Qué enseña la alegoría?

El trasfondo de la alegoría se encuentra en Gálatas 3:23-29, donde el maestro inspirado hace cuatro observaciones necesarias:

1) v. 23 – La ley de Moisés estaba en vigor, y los hombres estaban bajo ella, ANTES de que viniera la fe.
2) vs. 24-25 – La ley era un tutor para llevar a los hombres a Cristo, y ahora ese tutor ya no era necesario.
3) v. 25 – Pablo dice que “AHORA” la fe está aquí (59-60 dC).
4) vs. 26-29 – Somos hijos de Dios y herederos según la promesa por medio de la fe en Cristo, no por la ley de Moisés.

Habiendo usado Gálatas 3 para enseñar que los cristianos no son justificados por la ley de Moisés, sino por la fe en Cristo, Pablo ahora se dirige a aquellos cristianos que “quieren estar bajo la ley” (Gálatas 4:21), y les muestra que la la ley misma contiene una ilustración de cómo su deseo estaba fuera de lugar.

La alegoría (Gálatas 4:21-31) usa a Sara y Agar como los dos pactos (v. 24), ya sus hijos como el producto de esos pactos. Agar representa la ley mosaica, que produjo “hijos de servidumbre” (v. 24). El versículo 25 enfatiza este punto de la esclavitud (cf. Gálatas 3:10, 22; Romanos 3:20). Sara corresponde al nuevo pacto. Isaac corresponde a los cristianos, que son los hijos de la promesa (vs. 26-28). En el versículo 29, los hijos de la servidumbre (judíos) son presentados como perseguidores de los hijos de la promesa (cristianos), así como Ismael fue el perseguidor de Isaac (no “el primogénito” de Abraham). ¿Qué deben hacer los cristianos? ¿Deberían desear estar bajo la ley? ¿Deberían volver a la servidumbre uniéndose a sus perseguidores? ¡NO! La alegoría les enseña (y a nosotros) a no volver a la ley y vivir bajo ella, porque eso los colocaría a ellos (y a nosotros) en la esclavitud del pecado. En cambio, “echar fuera a la sierva (antiguo pacto) ya su hijo (judíos con sus persecuciones)”, y vivir en la libertad del nuevo pacto (Gálatas 4:30-5:4). ¡Dios dice que te purgues de volverte a la ley Mosaica, y que vivas como los hijos de la promesa que eres! ¡No vivas en la esclavitud de la ley y su maldición, sino en libertad del pecado y de la muerte a través de la fe en Cristo!

La alegoría no lleva dentro de sí las definiciones arbitrarias y las aplicaciones subjetivas que la doctrina del año 70 d.C. le impone. No podemos aplicar la alegoría más allá de dónde y cómo la aplicó el inspirado apóstol de Cristo. Hacer de ella una “declaración embrionaria” de la teoría de la Escatología Realizada es torcer la Escritura (2 Pedro 3:16) por la sabiduría de los hombres (1 Corintios 3:18-20; Rom. 1:22).

Tal mal manejo de la palabra de verdad debe evitarse (2 Timoteo 2:15) y combatirse (Judas 3-4). En nuestra última entrega sobre la doctrina del año 70 d. C., veremos algunas de las graves consecuencias de sus principios principales.