Levítico 16: 7–10 ¿Cuál fue el propósito del chivo expiatorio? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

Levítico 16: 7–10 ¿Cuál fue el propósito del chivo expiatorio? – Estudio Bíblico

¿Cuál es el chivo expiatorio del Día de la Expiación en Levítico 16? ¿Por qué algunos eruditos dicen que esta cabra fue ofrecida a Azazel, un demonio del desierto que era capaz de alimentarse de un animal cargado con los pecados de toda la nación de Israel? ¿El Antiguo Testamento realmente ayuda y consuela a tales puntos de vista y enseña que los demonios habitan en el desierto?

Y si la opinión de los demonios es cierta, ¿por qué Levítico 17: 7 prohíbe expresamente hacer ofrendas o sacrificios a los demonios? Además, ¿cuál es el significado del nombre hebreo usado en relación con el chivo expiatorio, azazel? ¿Debe este nombre estar conectado con otros demonios nombrados en las Escrituras, como Lilith, “la criatura de la noche” (Is 34:14), o los Shedim, “demonios” (Lev 17: 7; 2 Crónicas 11:15; Is 13? : 21; 34:14), literalmente “los peludos”, “sátiros” o “ídolos de cabras”?

Ningún día fue, o es, tan sagrado para la comunidad judía como Yom Kippur, el Día de la Expiación. Después de que el sumo sacerdote hizo expiación por sus propios pecados y los de su casa, procedió con los ritos de expiación para toda la comunidad. La comunidad trajo dos machos cabríos como una sola ofrenda por el pecado y un carnero como holocausto. Ambos machos cabríos estaban destinados a la expiación: uno se refería al hecho de la expiación y el otro al efecto de la expiación para eliminar el pecado. La primera cabra tuvo que ser sacrificada para representar la expiación ofrecida; el otro macho cabrío fue presentado vivo y luego liberado en el desierto, simbolizando la remoción de los pecados perdonados (sobre la base del sustituto inmolado).

Hasta ahora, todos los intérpretes tienden a estar de acuerdo, pero después de este punto estalla el desacuerdo. En primer lugar, se ha señalado que el nombre de las cabras no es el término estándar, sino la expresión que se usa siempre en relación con la ofrenda por el pecado (s̸eîr ˓izzîm — Lv 4: 23–24, 28; 5: 6; 9: 3; 23:19).

Pero la especificación más difícil de manejar es que cuando los dos machos cabríos se colocan a la entrada de la Tienda de reunión, el tabernáculo, y se echan suertes, se dice que un macho cabrío es “para el Señor” y el otro se enamora “de azazel” (Levítico 16: 8 — layhwâh; la ˓azā˒zēl).

Los traductores griegos no consideraron azazel como un nombre propio, pero lo conectaron con ˒āzal, un verbo que no aparece en el Antiguo Testamento. El significado que le dieron fue “despedir”. Por lo tanto, el significado completo de la expresión hebrea sería “para enviar”. La traducción latina siguió este mismo entendimiento. Pero, se objeta, este significado no encajará fácilmente en los contextos de la última parte del versículo 10 y la primera parte del versículo 26.

En la teología judía posterior, el libro apócrifo de Enoc usa Azazel como el nombre de uno de los ángeles caídos. Pero no hay evidencia de la existencia de un demonio con ese nombre en los días de Moisés. La elaborada demonología de Enoc es ciertamente tardía (c. 200 a.C.) y a menudo usa las formas arameas tardías para estos nombres. Está claro que todos son de invención posbíblica.

La explicación más adecuada es ver el término ˓azā˒zēl como compuesto de dos palabras: la primera parte, ˓ēz, que significa “cabra”, y la segunda parte, ˒āzēl, que significa “irse”. Con evidencia reciente del ugarítico (el idioma de la antigua Canaán del cual se deriva el hebreo), los nombres compuestos como este están apareciendo con más frecuencia de lo que esperábamos basándonos en la evidencia del hebreo solamente. Así es como surgió la traducción “chivo expiatorio”. Hoy, sin embargo, tendríamos que llamarlo el “chivo expiatorio”, porque por “chivo expiatorio” nos referimos al que siempre se le echa la culpa o se queda atascado en una tarea que es desagradable. Sin embargo, originalmente, los traductores de la versión King James significaban “la cabra que fue llevada”.

Dado que esta ceremonia es parte de una ofrenda por el pecado, en ningún sentido la segunda cabra es una ofrenda al diablo o sus demonios. Los argumentos que se presentan para apoyar la opinión de que la segunda cabra es para el diablo o sus demonios no son convincentes. Uno dice que dado que la primera cláusula del versículo 8 indica que el macho cabrío está designado para una persona, el Señor, la segunda cláusula también debe referirse a que el macho cabrío está designado para una persona, Azazel. Si bien esta es una posibilidad gramatical, el texto no la exige, y la prohibición específica de hacer tales ofrendas a los demonios, que se encuentra en Levítico 17: 7, es decisiva para descartar esta posibilidad.

Según otro argumento, las palabras en 16:10 no pueden significar que se está haciendo la expiación con azazel (es decir, azazel como el chivo expiatorio) para propiciar al Señor, sino que se está haciendo la expiación para propiciar a Azazel (es decir, Azazel como un demonio del desierto). La respuesta es que la misma expresión hebrea para expiación se usa en todo el capítulo. Además, en Éxodo 30:10 la misma expresión se traduce como “expiar sobre o sobre”. Aquí el sumo sacerdote debía hacer expiación “por” el chivo expiatorio poniendo la culpa de Israel sobre él y luego despidiéndolo. Si la expresión parece extraña, la respuesta es que el acto descrito es en sí mismo inusual y ninguna otra palabra podría encajar mejor con él.

El sumo sacerdote no expió el pecado haciendo una ofrenda a Satanás o sus demonios. Hay evidencia de que el Antiguo Testamento enseña la existencia de demonios, porque Deuteronomio 32:17 y Salmo 106: 37 hablan de tales seres. Pero en ningún sentido se les dijo a los israelitas que les ofrecieran sacrificios; como hemos visto, Levítico 17: 7 advierte específicamente contra tales sacrificios.

Véase también el comentario sobre Jonás 1: 4-5, 7.